Podcasts de historia

La verdadera historia detrás de Black Panther

La verdadera historia detrás de Black Panther

La película "Black Panther", protagonizada por el fallecido Chadwick Boseman, rompió récords de venta de entradas en 2018. Pero el personaje de Black Panther apareció por primera vez en las páginas de los cómics décadas antes de la exitosa película. El primer superhéroe negro de Marvel Comics debutó en el cómic "Fantastic 4" de Marvel en 1966 y se convirtió en miembro de los Vengadores dos años después. En 1977, el revolucionario superhéroe protagonizaba su propio cómic.

La serie se centra en T’Challa, rey de Wakanda y el personaje de ficción más rico del universo Marvel. A diferencia de muchos otros héroes, T'Challa hereda su manto de su padre T'Chaka (el rey anterior) y obtiene sus poderes, incluidos los sentidos súper agudos y la fuerza y ​​la velocidad mejoradas, a partir de una combinación de habilidad, favor divino y una hierba especial. .

En una entrevista de 1990 con El diario de los cómics, el co-creador Jack Kirby describió por qué creó el personaje: “Se me ocurrió Black Panther porque me di cuenta de que no tenía negros en mi tira… tenía muchos lectores negros. Mi primer amigo fue… ¡Black! Y aquí los estaba ignorando porque me estaba asociando con todos los demás ".

La historia de Black Panther se origina en la nación ficticia de Wakanda, promocionada en el cómic como el único país africano que nunca fue colonizado, aunque muchos lo intentaron. A lo largo de los años, los observadores han establecido paralelismos en el mundo real entre Wakanda y Etiopía, que nunca fue colonizada oficialmente, pero que fue ocupada por Italia en la década de 1930.

Sin poderes externos que extraigan sus recursos o impongan políticas de explotación, Wakanda prospera y se convierte en el país más avanzado tecnológicamente de la Tierra, rico en recursos naturales como el elemento ficticio Vibranium. (¿Te suena familiar? Es de lo que está hecho el escudo del Capitán América).

Para entender más sobre "Black Panther" y la historia que refleja, HISTORY habló con el autor Adilifu Nama, autor de Super Black: cultura pop estadounidense y superhéroes negros.

HISTORIA: ¿Por qué es tan importante "Black Panther"?

Adilifu Nama: Lo que convierte a la Pantera Negra en una figura tan significativa en la cultura popular estadounidense, así como en la cultura popular negra, es su revolucionaria representación de la negritud como algo más que un tropo de inferioridad estereotipado y racista. Debemos tener en cuenta el contexto histórico de la primera aparición del superhéroe, en 1966, en el contexto de los derechos civiles y el floreciente movimiento Black Power. Eso se vuelve importante porque en muchos sentidos [el surgimiento de un superhéroe negro] ... marca una transformación racial que está sucediendo a nivel político y social.

¿Cuál es el significado de la nación de Wakanda?

Wakanda simboliza un país de las maravillas de posibilidades: ¿Qué le habría sucedido a una sociedad que no [afectada] por el impacto devastador del racismo y el colonialismo? En ese sentido, la película es un faro para la imaginación negra ... lo que Blackness podría ser en el futuro.

¿Por qué crees que esta película tuvo tanta repercusión?

Yo diría que "Black Panther" como proyecto cinematográfico probablemente esté más en sintonía con ser una película de ciencia ficción negra que una adaptación de un cómic. La oleada de entusiasmo y anticipación, particularmente en las comunidades negras en los EE. UU. Y el mundo, no fue una función de millones de lectores de cómics que han seguido a Black Panther en las diversas iteraciones que tienes en Marvel Comics. Esta película habla de una demanda reprimida más amplia y el deseo de ver una versión de ciencia ficción de Blackness que esté a la par con una "Guerra de las Galaxias". Nunca hemos visto este tipo de representación visionaria ... africana / negra de la súper ciencia, y avance tecnológico y posición social fuera del [contexto] histórico del colonialismo.

¿Cómo crees que este personaje, que es un producto del zeitgeist de la década de 1960, resuena hoy en día?

[Es] una alegoría tan fuerte [de] nuestro momento contemporáneo, dada la forma en que las tensiones raciales, en la sociedad estadounidense en particular, han pasado a primer plano. Particularmente a raíz del movimiento Black Lives Matter y los comentarios del presidente que desprecian a las naciones africanas, los jugadores de fútbol negros se ponen de pie y se arrodillan ... En ese tipo de telón de fondo, películas como "Get Out" y "Black Panther" tienen una vívida resonancia .

¿Crees que la película conservará los aspectos políticos del cómic?

El cómic es más simbólico y alegórico… La película tiene más… política racial en tu cara.

¿Qué fue primero: la "Pantera Negra" o las Panteras Negras?

Es complicado. Stokely Carmichael pronunció su famoso discurso "Black Power" en la Universidad de California, Berkeley, unos meses después del debut del personaje, y ese otoño los fundadores Huey Newton y Bobby Seale llamaron a su movimiento el Partido Pantera Negra para la Autodefensa.

Aidlifu Nama continúa señalando que el Partido Pantera Negra tomó prestado su apodo de la Organización de Libertad del Condado de Lowndes de Alabama, que había adoptado un logotipo de pantera. Para escapar de las connotaciones políticas radicales del nombre, Marvel intentó que Black Panther fuera llamado "Black Leopard" a principios de la década de 1970, pero no funcionó. Y, a lo largo de los años, el cómic independiente "Black Panther" profundizó en la política, presentando al personaje principal luchando contra fuerzas racistas como el Ku Klux Klan y la "República de Azania", que era una alegoría del apartheid en Sudáfrica.


"Black Panther" es una película sobre la historia. . . que hace historia

Por Matthew Rozsa
Publicado el 18 de febrero de 2018 11:00 a. M. (EST)

Michael B. Jordan y Chadwick Boseman en "Black Panther" (Marvel Studios)

Comparte

"Black Panther" es una de las cosas más raras que han salido de Hollywood en estos días: un logro histórico sin precedentes.

La magnitud de lo que ha logrado debe entenderse a través de dos paradigmas: el contexto de lo que esta película representa como un hito, y su grandeza como obra de arte popular que habla inteligentemente tanto de política como de historia.

Comencemos con lo que representa "Black Panther".

Es relativamente raro ver una película de superhéroes de gran éxito protagonizada por un protagonista afroamericano, y mucho menos un elenco de reparto que también es abrumadoramente afroamericano. "Black Panther" también tiene un director afroamericano, escritores afroamericanos, músicos afroamericanos y muchos otros artistas y tomadores de decisiones creativos afroamericanos detrás de escena. Ese nivel de representación de los artistas afroamericanos que trabajan en una película importante sigue siendo, para frustración de muchos, notable.

"La industria del cine es profundamente racista, estructuralmente racista", dijo a Salon Rashad Robinson, director ejecutivo de Color of Change.

La industria cinematográfica a menudo ha justificado la representación insuficiente de los afroamericanos al decir que las películas con elencos negros no funcionan tan bien en la taquilla, pero Robinson no compra ese argumento.

"No se trata de la economía. Se trata de un sistema que ha sido en gran parte impenetrable para los creativos del color", dijo Robinson a Salon. "Pero creo que eso está cambiando. Creo que 'Black Panther' representa un camino real, no solo una llamada de atención, sino para una industria que realmente ha estado luchando económicamente".

Añadió: "La película de Hollywood de gran presupuesto es uno de los últimos lugares en los que la gente de todas las clases, y de alguna manera de todas las razas, pero definitivamente de todas las clases, se ríen y animan al mismo tiempo. No vayamos a las mismas iglesias. Ya ni siquiera vamos a las mismas escuelas. De muchas maneras, las segregaciones en este país entre clases y razas hacen que el cine y las películas sean un lugar real donde se pueden construir conexiones y puntos en común. "

Robinson y yo hablamos sobre una serie de películas taquilleras de Hollywood que se han considerado hitos para la comunidad afroamericana. Hubo la película más taquillera de 1974, la comedia "Blazing Saddles", protagonizada por un protagonista afroamericano pero dirigida por un hombre blanco (Mel Brooks) y contenía muchos chistes racistas y sexistas que han envejecido bastante mal. También estaba la franquicia "Shaft" de la década de 1970, que fue un éxito financiero pero apenas al nivel de "Black Panther". "The Color Purple" fue un gran éxito en 1985, pero (nuevamente) fue dirigida por un hombre blanco (Steven Spielberg), aunque uno de sus productores fue el legendario músico Quincy Jones. Estuvieron las películas de "Blade" de finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, que también mostraban a un superhéroe afroamericano pero que nunca fueron dirigidas por afroamericanos.

Como habrás notado, cada uno de estos ejemplos antiguos necesitaba ser calificado de alguna manera. Esto se debe a que, como señaló Robinson, gran parte del progreso de los afroamericanos en el cine de gran éxito se ha producido con películas recientes, incluido un par de los mayores éxitos de 2017: la película de terror "Get Out" y la comedia "Girls Trip". Sin embargo, con "Black Panther" de 2018, las bases establecidas en 2017 se han llevado al siguiente nivel. Ningún género cinematográfico es tan popular o culturalmente influyente a principios del siglo XXI como las películas de superhéroes. Si a "Black Panther" le va bien en la taquilla (lo que parece estar preparada para hacerlo) y es aclamada por la crítica (que ya lo es), el hecho de que haya dominado como una película de superhéroes la convertirá en un hito cultural como ninguna otra. antes de eso.

Esto hace que sea aún más significativo que "Black Panther" sea una de las películas de superhéroes más inteligentes y políticamente fundamentadas jamás realizadas.

Su equivalente más cercano sería "Capitán América: Guerra civil" de 2016, que utilizó la disputa entre el Capitán América y Iron Man como metáfora de debates políticos complejos sobre temas como la regulación gubernamental y la política exterior. Si bien esa película simplemente creó un conflicto ficticio que podría aplicarse a problemas del mundo real, sin embargo, "Black Panther" no trata solo de abstracciones. Los personajes de la película discuten directamente las injusticias reales como la vigilancia excesiva y el encarcelamiento masivo de minorías raciales, crisis de refugiados, pobreza sistémica, colonialismo y explotación poscolonial y racismo en general. Tampoco se trata simplemente de formas lindas de mostrar a la audiencia que una película de superhéroes puede ser de actualidad. Las principales motivaciones de los personajes están arraigadas en la realidad de estos problemas, cruzando audazmente las batallas del mundo real entre el bien y el mal con sus fantásticos contrapartes de celuloide.

Incluso cuando "Black Panther" tiene que enfocarse en su mundo ficticio, lo hace de una manera que se aplica más directamente al presente político que cualquier película de superhéroes anterior. Su conflicto central es cómo el reino africano de Wakanda, a pesar de poseer tecnología que supera con creces a cualquier otra creada en el planeta, opta por aislarse del resto de la comunidad internacional. Mientras que una película menor habría abordado este conflicto simplemente argumentando que el aislacionismo está mal, "Black Panther" reconoce que las alternativas no son necesariamente mejores. Erik Killmonger, el villano principal de la película (interpretado conmovedoramente por Michael B. Jordan, digno de un Oscar), puede tener razón cuando señala que el aislacionismo de Wakanda ha condenado egoístamente a las personas oprimidas en todo el mundo a un destino terrible. Al mismo tiempo, la película utiliza el arco del personaje de Killmonger para demostrar cómo aquellos que desean liberar a los oprimidos pueden convertirse fácilmente en opresores si se corrompen con su justa ira. Y el aislacionismo de Wakanda puede al menos justificarse como un intento de evitar precisamente ese tipo de corrupción, así como proteger a sus ciudadanos de las depredaciones del mundo exterior y mantener la autonomía del país.

De hecho, "Black Panther" es particularmente notable en cómo ubica el propio significado histórico de la película, una película de superhéroes de gran éxito realizada por creadores abrumadoramente negros, dentro de la lucha histórica más amplia por la autodeterminación negra. Este punto fue expresado de manera experta por el historiador de la Universidad Johns Hopkins N. D. B. Connolly en un ensayo reciente para The Hollywood Reporter:

Qué es histórico sobre Pantera negra, quizás en el respeto más profundo, es la forma inteligente con la que invoca la historia de la lucha anticolonial y las visiones ancestrales de la autodeterminación negra. También se enfrenta a una ambivalencia, igualmente antigua, sobre las aspiraciones colectivistas de los negros, por un lado, y el valor simbólico de los monarcas negros, por el otro.

El peligro de ensalzar las virtudes políticas de la película, por supuesto, es que se corre el riesgo de que suene demasiado pesada. Esta fue una de las muchas fallas de otra película de superhéroes que trató de traficar con temas inteligentes, "Batman v. Superman: El origen de la justicia", y es una trampa que "Black Panther" esquiva hábilmente. Cuando se trata de imágenes creativas, acción atractiva y personajes agradables, "Black Panther" se ubica con confianza al lado de la mejor tarifa ofrecida por Marvel Cinematic Universe. Esta es precisamente la razón por la que el subtexto político es tan efectivo: si "Black Panther" no hubiera sido divertida, no habría funcionado como una película de superhéroes en absoluto. Es un triunfo artístico precisamente porque es una maravilla de ver y, sin embargo, logra contar una historia cerebral y romper barreras al mismo tiempo.

Mateo Rozsa

Matthew Rozsa es redactor de Salon. Tiene una maestría en historia de la Universidad de Rutgers-Newark y es licenciado en derecho en su programa de doctorado en historia en la Universidad de Lehigh. Su trabajo ha aparecido en Mic, Quartz y MSNBC.


Black Panther fue la visión de Stan Lee y Jack Kirby

La Pantera Negra, co-creada por Stan Lee y Jack Kirby, hizo su debut en 1966. Cuatro Fantásticos # 52. Los seguidores de la historia del cómic saben que Lee y Kirby tuvieron algunos desacuerdos famosos, pero en el caso de la creación de Black Panther, tanto el escritor como el artista estuvieron de acuerdo en que el rey de Wakanda era necesario para llenar un vacío que había existido durante demasiado tiempo en los cómics: el existencia de un superhéroe negro.

En una entrevista de 1990 con El diario de los cómicsKirby recordó darse cuenta de que quería más diversidad en los cómics que hacía: "Se me ocurrió Black Panther porque me di cuenta de que no tenía Blacks en mi tira", dijo Kirby. "De repente descubrí que tenía muchos lectores negros. ¡Mi primer amigo era un negro! Y aquí los estaba ignorando porque me estaba asociando con todos los demás".

Asimismo, Lee dijo que concibió Black Panther con Kirby porque "quería hacer el primer superhéroe negro". En una entrevista de 2011 con Alter ego (vía thegeektwins.com ), Lee dijo que mientras creaba Black Panther, era consciente de ir en contra de los estereotipos. América estaba acostumbrada a las representaciones de África como un lugar atrasado y primitivo, por lo que Lee y Kirby nos dieron exactamente lo contrario. "[Black Panther] es uno de los más grandes científicos del mundo y su área", dijo Lee. "Este país está científicamente más avanzado que cualquier otro". Lee continuó describiendo a Wakanda como "¡una escena de una película de ciencia ficción del siglo treinta!"


De rey a cómic: la historia detrás de la verdadera pantera negra, Mansa Musa

Cuando Marvel anunció en 2014 que comenzaría la producción en un Pantera negrapelícula, la noticia fue recibida con el mismo tipo de exageración que un lanzamiento de Air Jordan. Stan Lee (quien junto con el autor, Jack Kirby, creó La pantera negra cómics) estaría dando vida al más rico y uno de los protagonistas más poderosos del Universo Marvel: el rey guerrero de Wakanda, T’Challa.

La emoción que rodea a la película se puede atribuir a la naturaleza sin precedentes de la historia de Black Panther. En los cómics, T’Challa es conocido como el hombre más rico del mundo con una fortuna que hace que Ironman parezca oxidado. También es el líder de una nación africana avanzada. Este poder, que proviene de donde el 45 ° presidente de Estados Unidos una vez llamó a uno de sus países un "mierda", a algunos les parece más fantasioso que las personas con espadas láser. Sin embargo, esto se debe solo a que el excepcionalismo estadounidense priva a sus ciudadanos de la historia mundana, ya que la historia de T’Challa es inquietantemente similar a la leyenda de un gobernante africano histórico. Si bien sería incorrecto desacreditar la creatividad del autor, cuando se le informa, uno no puede evitar insistir en que los talentos de Panteras Negras los personajes principales no son tan originales como parecen.

“Todo lo que hay aquí para reyes como nosotros, la razón por la que nos gustan estas joyas y este diamante y estas cosas, no lo entienden es porque realmente somos de África. Nos originamos en Kings ... está en nuestros genes. Simplemente no conocemos nuestra historia ". - Chulo C

De hecho, mucho antes de que se imaginara a Wakanda, el verdadero Black Panther una vez gobernó las tierras de África occidental y su nombre era Mansa Musa.

Musa I (conocido más comúnmente como Mansa Musa) fue el décimo Mansa (una palabra en mandinka para "emperador") del Imperio de Mali. Gobernó la nación durante casi 25 años hasta su muerte en 1337 y es considerado por muchos gurús del cómic como la musa de T’Challa y el Pantera negra. Aunque ni Kirby ni Lee han probado estas hipótesis, los fanáticos estarían en apuros para ignorar las similitudes entre los dos.

Como su contraparte de ficción, Musa estaba cargado. Con un patrimonio neto estimado cercano a los $ 400 mil millones, TIEMPO afirma que Mansa Musa era "más rica de lo que nadie podría describir". En realidad, fueron estas riquezas las que llamaron la atención del mundo sobre su poder, ya que fue su peregrinaje de 1324 a La Meca lo que convirtió a Musa en un nombre familiar.

Mansa Musa trató este viaje como un video de Puff Daddy. Él y 60.000 de sus muchachos vestían nada más que seda y viajaron desde África Occidental a La Meca. Gastaron más dinero en el camino del que el mundo jamás había visto. Sin embargo, era casi como si el espíritu del gobernante mezclara "Money Ain’t A Thing" de JAY-Z con "The Story of O.J." ya que donó tanto como derrochó. De hecho, según Britannica, Musa les dio a los pobres tanto oro que sus acciones caritativas causaron el mundo una inflación masiva. Se estrelló contra el mercado mundial de una manera tan monstruosa que la ciudad de El Cairo tardó 12 años en recuperarse.

Sin embargo, la riqueza no es el único lugar donde Musa y T’Challa se correlacionan. Al comparar sus reinos, está claro que Wakanda es una versión magnificada y majestuosa del imperio de Musa en Mali.

Al igual que Wakanda, Mali y Timbuktu eran conocidos por sus conocimientos y tecnología avanzados. Durante su reinado, Mansa Musa urbanizó la ciudad de Tombuctú, convirtiéndola en el modelo del intelecto y la infraestructura que se conoce hoy. Esta inteligencia ayudó al éxito militar del país, que Musa sostuvo al recuperar la rebelde ciudad comercial de Goa. Musa incluso construyó la mezquita Djinguereber, una de las tres estructuras que componen lo que se cree que es uno de los centros de aprendizaje más antiguos de África.

Esta regla legendaria es algo por lo que Mansa Musa no podía atribuirse únicamente el mérito. Según lo informado por el Base de datos de GaleCuando se le preguntó cómo acumuló este intelecto y éxito, Musa siempre se refirió a sus conexiones espirituales profundamente arraigadas. Siendo un musulmán devoto, Musa jugó un papel importante en la expansión del Islam en África y el sur de España. También engrandeció su gabinete enormemente popular de guerreros y eruditos, los cuales tienen el paralelo de T’Challa Pantera negra historia.

"Voy a decir esto, entonces voy a acabar con las minas. Si no estás abajo por los africanos aquí en los Estados Unidos ... si no estás abajo con los que sufrieron en Sudáfrica por el apartheid y la mierda, tienes que dar un paso al punk a *". * al lado… ”–Protestor Audio (“ The Chronic ”del Dr. Dre)

Al proyectar la historia ficticia de T’Challa, las personas de color ahora tienen el medio para informar a otros sobre la grandeza de la vida real de los reyes africanos del pasado, como Musa I, el Pantera negraMusa. Relacionar la historia de Mansa Musa a través de este contexto popularizado le da a la posteridad negra una vía para identificarse indirectamente no solo con un personaje de cómic, sino también con un rey histórico y no ficticio.

Cuando las conexiones entre Mansa y T’Challa se combinan con Pantera negraEn el récord de taquilla, se enfatiza el poder económico de la gente, especialmente la gente negra. Desde las festividades de las redes sociales hasta vestirse con atuendos africanos tradicionales para el estreno, es seguro decir que el Pantera negra El cine se ha convertido en un fenómeno cultural. La gente de color está utilizando apoyo monetario y mostrando la existencia moderna de los poderes económicos que posee Mansa Musa y su contraparte ficticia.

"Te guste o no, eres de África". - Tre Styles (Chavales en el barrio)

Cuando esta noción se internalice, permitirá a los pocos oponentes de la película aceptar la película por lo que es y ver que, como la peregrinación de Mansa Musa, Pantera negra ha comenzado a crear la inflación necesaria para mostrar la Diáspora Negra en una luz positiva.


1971 - Cuentos asombrosos

Panther estuvo con los Vengadores durante unos años antes de embarcarse en sus primeras aventuras en solitario. Haciendo su debut independiente en Cuentos asombrosos # 6, Panther regresó a Wakanda después de ser alertado sobre el intento del Doctor Doom de robar el vibranium del país. Después de una corta batalla, Black Panther amenazó con destruir todas las reservas nacionales del precioso mineral, lo que demuestra que preferiría poner a su país en la pobreza antes que ceder ante Doom. Su arrogancia real impresionó a Doom, que ya tenía el trono en su país natal de Latveria, y consideró brevemente hacer de Black Panther un aliado.


Una breve historia de Lumpen, la revolucionaria banda de funk de las Panteras Negras

Saturu Ned afirma que una vez le cambió el pañal a Tupac Shakur antes de subir al escenario.

Ned tiene muchas historias de principios de los años 70: su banda, Lumpen, compartió facturas con Curtis Mayfield, Muhammad Ali e incluso con Grateful Dead. Las turbas los amenazaron con violencia durante una actuación frente a la cárcel de New Haven, Connecticut, donde jugaron en apoyo de un Bobby Seale encarcelado. Los artistas populares de R&A de la época como los Dell y los Stylistics eran fanáticos del Lumpen, y un pez gordo de la industria quería darles un contrato discográfico.

Pero para Ned y sus compañeros de banda & mdashWilliam Calhoun, Clark Bailey y Mark Torrance & mdash, la fiesta fue lo primero. Ese partido era el Partido Pantera Negra, la organización revolucionaria de derechos civiles que requería que todos sus miembros participaran en programas de servicio comunitario. Nacido como James Mott, Ned se unió a los Panthers cuando era adolescente. Para 1970, estaba trabajando en la Sede Central de los Panthers en West Oakland, ayudando a que el boletín del Partido llegara a las manos de los miembros de la comunidad.

"A veces cantaba al frente", recuerda Ned. "Emory [Douglas, el Ministro de Cultura de los Panthers] vendría. 'Oh, tienes una buena voz'".

Douglas le dijo a Ned que conocía a algunos otros miembros del partido con buenas voces, y pensó que combinar R & ampB con comentarios sociales urgentes podría ayudar a llegar a las masas y galvanizar a los fieles. Tomando su nombre del texto antiimperialista de Franz Fanon Los miserables de la tierra, el Lumpen comenzó a ensayar en el Panther HQ en West Oakland.

El Lumpen actuó entre 1970 y 1972, posteriormente, el liderazgo del Partido Pantera Negra asignó a sus miembros a otros roles dentro de la organización. (Cortesía de itsabouttime.com)

"Todos colaboramos en la letra, las canciones, los conceptos y la coreografía", recuerda Ned. Comenzaron a tocar en espectáculos locales y fueron parte de la programación de arte y cultura en el Templo del Hijo del Hombre, un centro espiritual no confesional administrado por Panther.

"Entonces todo se aceleró. ¡Bobby fue secuestrado!" Ned recuerda, refiriéndose a los diversos problemas legales de Seale, incluida una condena por desacato al tribunal y un arresto posterior por presuntamente ordenar el asesinato de un informante sospechoso de Panther (los cargos se retiraron más tarde). Mientras los Panthers apoyaban a Seale, los líderes del partido le dijeron a Ned: "Queremos que crees una canción".

En 1970, el Lumpen grabó dos canciones, "No More" y "Free Bobby Now", que fueron grabadas como un disco de 45 rpm. Desarrollaron un espectáculo escénico que incorporó material original, sketches y versiones de canciones de otros artistas con letras revolucionarias. "Ol 'Man River" se convirtió en "Ol' Pig Nixon".

Uno de los aspectos más destacados de la carrera de Lumpen se produjo cuando la periodista (y ex presentadora de KQED) Belva Davis organizó una actuación en San Quentin con Curtis Mayfield y Muhammad Ali. The Lumpen interpretó su versión de "People Get Ready" de Mayfield, luego pasó a "Free Bobby Now" y "Ol 'Pig Nixon". Con la cuarta canción, "La revolución es la única solución", los funcionarios de la prisión comenzaron a tomar nota de la letra: "Un 45 detendrá todo jive / A 357 enviará un cerdo al cielo / A 38 will & hellip".

Ned recuerda: "De repente, los micrófonos se apagaron. Los guardias se desconectaron. Cortaron nuestro micrófono y dijeron: 'No vas a cantar más, o terminaremos este concierto y vamos a devuelva a los prisioneros. Así que salió Curtis, y Muhammad Ali estaba allá atrás simplemente rompiendo. "No los dejaron cantar, ¿eh? Bueno, supongo que tendré que salir y decir la verdad de todos modos". Nunca olvidaré eso ".

Otro punto culminante fue una gira por la costa este con Douglas, que incluyó una parada polémica en New Haven, donde se estaba llevando a cabo Seale. De hecho, Ned relata confrontaciones con multitudes enojadas: "Nos amenazaron en New Haven, [pero] dijimos: 'Oh, bueno. Es posible que no tengamos otra oportunidad para decir esto de manera consistente'".

The Lumpen hizo una grabación en vivo de esa gira, pero las cintas maestras de alguna manera desaparecieron y el álbum nunca fue lanzado.

En 2013, Rickey Vincent, presentador de KPFA Historia del Funk show, escribió un libro sobre el Lumpen llamado Música de fiesta. Vincent dice que nunca escuchó el álbum completo y mdash, al que llama un "unicornio", pero sí transcribió la letra de ocho canciones que obtuvo de una copia en cassette mientras investigaba su libro.

El Lumpen, dice, "representaba la música, pero también representaba al Partido Pantera Negra en ese momento. & Hellip Representaban un momento de la verdad donde la música, la política, las posibilidades estaban alcanzando un pico al mismo tiempo. . "

Vincent dice que la banda existió en un contexto musical formado por "Say It Loud (I'm Black and I'm Proud) de James Brown". "Ese fue el registro que estableció este discurso explícito a través de la división racial", explica. "El uso explícito de race & mdashall evolucionó desde finales del 69 hasta el 70. Esta nueva era de la música fue impulsada por una tentadora mezcla de comunidad racial y confrontación racial. La forma en que cambiaban los tiempos, la forma en que cambiaban las expectativas de la gente, alguien tuvo que empujar eso un poco más ".

Vincent argumenta que los Lumpen eran únicos. "No eran un grupo diseñado para trabajar con fines de lucro", dice. "Fueron diseñados para funcionar para una agenda política específica que reflejaba o reflejaba la visión del cambio social del Partido Pantera Negra".

Saturu Ned hoy. (Eric Arnold)

Tanto Vincent como Ned señalan que las estaciones de radio de la época tenían miedo de transmitir el Lumpen a pesar de su talento. Ned agrega que el liderazgo de Panther tenía otras prioridades además de promover una banda de funk. Aunque tocaron algunos espectáculos locales en 1972, el grupo se disolvió después de que sus miembros fueron reasignados a otros roles en la organización Panther.

Con un tinte de pesar, Ned comenta: "Lo que [la dirección de Panther] no entendió en el momento en que trajimos rehumanización, abriendo las puertas para que todos digan: 'Yo también soy un revolucionario'".

Sin lugar a dudas, el legado de Lumpen continuó a través de los comentarios sociopolíticos que impregnaron el R & ampB y el funk a lo largo de los años 70 y mdas, así como el discurso político directo de grupos de hip-hop como Coup, Public Enemy y dead prez. Ha habido preguntas, dice Ned, del artista local Kev Choice y del hermano J de X Clan sobre la colaboración en un programa de reunión y sugiere que puede haber otro capítulo en la historia de Lumpen.

Saturu Ned habla en El legado: artes negras, panteras negras y hip-hop, a panel de discusión moderado por Eric Arnold el 27 de febrero en Oakstop. Detalles aquí.


El regreso de la pantera negra

El año pasado me ofrecieron la oportunidad de escribir un guion de una serie de 11 Pantera negra, para Marvel. La Pantera Negra, quien, cuando debutó en un número de Cuatro Fantásticos, en 1966, fue el primer superhéroe negro en los cómics estadounidenses convencionales; es el alter ego de T’Challa, el rey de Wakanda, un país africano mítico y tecnológicamente avanzado. De día, T’Challa media en conflictos dentro de su nación. Por la noche, lucha contra el Dr. Doom. El intento de hacer coherentes estas dos identidades, monarca y superhéroe, ha demostrado ser una vena rica para la narración de creadores como Jack Kirby, Christopher Priest y Reginald Hudlin. Pero cuando recibí la llamada para escribir Pantera negra, Estaba menos preocupado por el conflicto de personajes que por la realización de mis sueños cuando tenía 9 años.

La portada de septiembre de 1976 de Acción de la jungla, la primera serie de Marvel protagonizada por Black Panther (Marvel Entertainment)

Algunos de los mejores días de mi vida los pasé estudiando detenidamente los números anteriores de los Uncanny X-Men y El asombroso Hombre Araña. Cuando era niño del West Baltimore plagado de crack de la década de 1980, encontré los cuentos de los cómics como un escape, otra realidad en la que, muy a menudo, los débiles y los burlados podían transformar su falibilidad en un poder fantástico. Esa es la premisa detrás del debilucho Steve Rogers que se transforma en Capitán América, detrás del nerd Bruce Banner que solo necesita enojarse para hacer que sus enemigos tomen vuelo, detrás del Peter Parker con anteojos transfigurado por una mordedura de araña banal en algo más.

De nuestra edición de abril de 2016

Pruebe 2 ediciones GRATIS de El Atlántico

Pero los cómics aportaron algo más que escapismo. De hecho, aparte del hip-hop y Dungeons & amp Dragons, los cómics fueron mis primeras influencias. De la forma en que los escritores pasados ​​habían sido moldeados por el canon de Fitzgerald, Hemingway y Wharton, yo fui formado por el canon de Claremont, DeFalco y Simonson. Algo de esto fue personal. Todos los cómics que amaba utilizaban dos fuerzas aparentemente en duelo: una grandiosidad fantástica y una eficiencia despiadada. Los cómics son absurdos. En cualquier momento, los Vengadores podrían incluir un héroe extraído de la mitología nórdica (Thor), una realización monstruosa de nuestras pesadillas de la era nuclear (Hulk), una creación de ciencia ficción (Avispa) y una alegoría de la experiencia de las minorías en sociedad humana (Bestia). Pero los absurdos de los cómics son, en parte, posibles gracias a un enfoque frío del arte de oraciones. Incluso cuando el lenguaje se inclina hacia la grandilocuencia, el espacio es un bien escaso, cada palabra tiene que contar. Este acercamiento grande / pequeño a la literatura, lo absurdo y surrealista casado con lo concreto y tangible, ha apuntalado gran parte de mi acercamiento a la escritura. En mi periodismo aquí en El Atlántico, Trato de fundamentar mis argumentos no solo en la presentación de informes, sino también en una astuta atención a cada oración. Puede que no siempre funcione, pero realmente estoy tratando de hacer que cada una de esas 18.000 palabras cuente.

Izquierda: La portada de Pantera Negra # 1. Derecha: Un dibujo conceptual de Brian Stelfreeze que influyó en la trama. (Marvel Entertainment)

Estos fueron los principios que observé y extraje como lector de cómics. Pero cuando toda la fantasía y el ensueño se desvanecieron, y llegó el momento de escribir Black Panther came, those principles turned out to be not as primary as I’d thought. An old saw in art and in journalism holds that one should show and not tell. In comic books, the notion is doubly true. Unlike in prose or even poetry, the writer has to constantly think visually. Exposition and backstory exist, but the exigencies of comic-book storytelling demand that they be folded into the action.

Writing here at El Atlántico, I can, say, tell you that:

But for a comic book, I must get down to the brass tacks of deciding how each beat should look. Is this a narrated series of scenes, illustrated by panels of a baby being born, a father walking out of the house, a nurse leaving her children to go off to work? No, I think it would be better to dramatize everything—perhaps with a young Moynihan waving goodbye to his mother as she leaves for work and then going to his room to look longingly at a picture of his father.

A concept drawing by Brian Stelfreeze that influenced the plot (Marvel Entertainment)

Ideally, the writer offers notes in his script on how the comic book should look. This requires thinking with intention about what a character is actually doing, not merely what he is saying. This is harder than it sounds, and often I found myself vaguely gesturing at what should happen in a panel—“T’Challa looks concerned.” Or “Ramonda stands to object.” I was lucky in that I was paired with a wonderful and experienced artist, Brian Stelfreeze. Storytelling in a comic book is a partnership between the writer and the artist, as surely as a film is a partnership between the screenwriter and the director. Brian, whose art is displayed here, doesn’t just execute the art direction—he edits and remixes it. I decide the overall arc of the story, and the words used to convey that arc—but Brian ultimately decides how the story should look. The script for the second page of Black Panther #1 called for a big, splashy panel depicting a massacre. Brian drew that panel, but he also drew two other, overlapping panels that depicted T’Challa’s realization of the tragedy unfolding around him. Our partnership doesn’t end with the art, either. Brian’s concept drawings for Black Panther ultimately influenced the plot.

A concept drawing by Brian Stelfreeze that influenced the plot (Marvel Entertainment)

Despite the difference in style and practice of storytelling, my approach to comic books ultimately differs little from my approach to journalism. In both forms, I am trying to answer a question. In my work for El Atlántico I have, for some time, been asking a particular question: Can a society part with, and triumph over, the very plunder that made it possible? En Black Panther there is a simpler question: Can a good man be a king, and would an advanced society tolerate a monarch? Research is crucial in both cases. The Black Panther I offer pulls from the archives of Marvel and the character’s own long history. But it also pulls from the very real history of society—from the pre-colonial era of Africa, the peasant rebellions that wracked Europe toward the end of the Middle Ages, the American Civil War, the Arab Spring, and the rise of isis .

And this, too, is the fulfillment of the 9-year-old in me. Reading The Amazing Spider-Man comic books as a kid, I didn’t just take in the hero’s latest amazing feat I wrestled seriously with his celebrated tagline—“With great power comes great responsibility.” Chris Claremont’s The Uncanny X‑Men wasn’t just about an ultracool band of rebels. That series sought to grapple with the role of minorities in society—both the inner power and the outward persecution that come with that status. And so it is (I hope) with Black Panther. The questions are what motivate the action. The questions, ultimately, are more necessary than the answers.


Black panther

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Black panther, colloquial term used to refer to large felines classified in the genus Panthera that are characterized by a coat of black fur or large concentrations of black spots set against a dark background. El término black panther is most frequently applied to black-coated leopards (Panthera pardus) of Africa and Asia and jaguars (P. onca) of Central and South America black-furred variants of these species are also called black leopards y black jaguars, respectivamente. In addition, the term is sometimes used to describe dark-coloured bobcats, lynx, jaguarundis, tigers, and pumas (cougars), even though reports of black-coloured representatives of some species, such as the puma, have not been confirmed.

Black coat coloration is attributed to the expression of recessive alleles in leopards and dominant alleles in jaguars. In each species, a certain combination of alleles stimulates the production of large amounts of the dark pigment melanin in the animal’s fur and skin. Although melanin concentrations often vary between members of the same litter, individuals displaying completely black coats are rare.

The appearance of a black coat may be influenced by other factors, such as the angle of incident light and the animal’s life stage. For example, some melanistic leopards and jaguars display totally black coats, because the finer details of their fur may be masked by diffuse light. In full sunlight, however, the faint spotted pattern of the coat may emerge. Also, blackened or near-blackened coats may result from the retention of black spots from the juvenile stage, which may complement other concentrations of dark-coloured fur, into adulthood. In other species, such as lynx (Lince), the appearance of black or near-black fur might also be explained by seasonal colour changes.

Melanistic leopards and jaguars are uncommon, with some studies estimating that at most 11 percent of these animals have this coloration. Confirmed sightings, however, are less frequent, and confirmed sightings of black leopards, especially in Africa, are rare events. Before the most recent verified observation of a black leopard took place in Kenya in 2019, it had been 110 years since it had been photographed (and thus confirmed) in Africa.


The Foundations of Black Power

Fists in the air, attendees smile at the Revolutionary People's Party Constitutional Convention, Philadelphia, September 1970. Photo: David Fenton via Getty Images.

Black power emphasized black self-reliance and self-determination more than integration. Proponents believed African Americans should secure their human rights by creating political and cultural organizations that served their interests.

They insisted that African Americans should have power over their own schools, businesses, community services and local government. They focused on combating centuries of humiliation by demonstrating self-respect and racial pride as well as celebrating the cultural accomplishments of black people around the world. The black power movement frightened most of white America and unsettled scores of black Americans.

Malcolm X
The inspiration behind much of the black power movement, Malcolm X’s intellect, historical analysis, and powerful speeches impressed friend and foe alike. The primary spokesman for the Nation of Islam until 1964, he traveled to Mecca that year and returned more optimistic about social change. He saw the African American freedom movement as part of an international struggle for human rights and anti-colonialism. After his assassination in 1965, his memory continued to inspire the rising tide of black power.

Malcolm X speaking in front of the 369th Regiment Armory, 1964.

More than any other person, Malcolm X was responsible for the growing consciousness and new militancy of black people.

Julius Lester 1968

Malcolm X’s expression of black pride and self-determination continued to resonate with and engage many African Americans long after his death in February 1965. For example, listening to recordings of his speeches inspired African American soldiers to organize GIs United Against the War in Vietnam in 1969.

This 16mm film is a short documentary made by Madeline Anderson for National Education Television's Black Journal television program to commemorate the four year anniversary of the assassination of Malcolm X.

Stokely Carmichael
Stokely Carmichael set a new tone for the black freedom movement when he demanded “black power” in 1966. Drawing on long traditions of racial pride and black nationalism, black power advocates enlarged and enhanced the accomplishments and tactics of the civil rights movement. Rather than settle for legal rights and integration into white society, they demanded the cultural, political, and economic power to strengthen black communities so they could determine their own futures.

Martin Luther King Jr.'s former associate Stokely Carmichael speaks at civil rights rally in Washington, April 4, 1970.

Black Power Intertwines with Civil Rights
Organizers made no distinctions between black power and nonviolent civil rights boycotts in Madison County, Mississippi, 1966.

Flyer for the Madison County Movement, founded 1963.

SNCC Supports Black Power
SNCC, the Student Nonviolent Coordinating Committee, created in 1960, destroyed “the psychological shackles which had kept black southerners in physical and mental peonage,” according to its chairman, Julian Bond.

Julian Bond standing and writing as a young African American boy watches closely, 1976.

Protest, Teaneck, New Jersey
​Building on the successes of the civil rights movement in dismantling segregation, the black power movement sought a further transformation of American society and culture.

A woman sits on a bench outside the Black Panther office in Harlem circa 1970 in New York City. Pictured in the window are Panther founders Huey P. Newton and Bobby Seale.

Black Power Around the World
​Revolutions in other nations inspired advocates of black power. The African revolutions against European colonialism in the 1950s and 1960s were exciting examples of success. Wars of national liberation in Southeast Asia and Northern Africa offered still more encouragement. Stokely Carmichael’s five-month world speaking tour in 1967 made black power a key to revolutionary language in places like Algeria, Cuba and Vietnam.

Sharpeville massacre: Dead and wounded rioters lie in the streets of Sharpeville, South Africa, following an anti-apartheid demonstration organized by the Pan-Africanist Congress which called upon Africans to leave their passes at home, March 21, 1960. The South African police opened fire on the crowd, killing 69 people and injuring 180 others.

Protesting Apartheid, Cape Town, South Africa
In 1972 African Americans began annual celebrations of African Liberation Day to commemorate and support liberation movements in Africa.

This flyer announces a protest against apartheid in South Africa, 1977. Pan African Students Organization in the Americas (1960 - 1977) and Youth Against War & Fascism, founded 1961.

“Free All Political Prisoners!”
Critics vilified black power organizations as separatist groups or street gangs. These critics ignored the movement’s political activism, cultural innovations and social programs. Of nearly 300 authorized FBI operations against black nationalist groups, more than 230 targeted the Black Panthers. This forced organizations to spend time, money, and effort toward legal defense rather than social programs.

A round, yellow pinback button with a photographic portrait of Angela Davis in the center, 1970-72.

The War on Black Power
Between 1956 and 1971, the FBI and other government agencies waged a war against dissidents, especially African Americans and anti-war advocates. The FBI’s Counterintelligence Program (COINTELPRO) targeted Martin Luther King Jr., the Black Panthers, Us and other black groups. Activities included spying, wiretapping phones, making criminal charges on flimsy evidence, spreading rumors and even assassinating prominent individuals, like Black Panther Fred Hampton. By the mid-1970s, these actions helped to weaken or destroy many of the groups associated with the black power movement.

The Black Panther Party, without question, represents the greatest threat to the internal security of the country.

FBI Director J. Edgar Hoover 1969

Olympic Medalists Giving Black Power Sign, 1968
Tommie Smith (center) and John Carlos (right) gold and bronze medalists in the 200-meter run at the 1968 Olympic Games. During the national anthem, they stand with heads lowered and black-gloved fists raised in the black power salute to protest against unfair treatment of blacks in the United States. Australian Peter Norman is the silver medalist (left).


Not a Myth After All? The Truth Behind the Real-Life Inspiration for ‘Black Panther’s’ Wakanda

Wakanda is what’s been on everyone’s minds since the blockbuster debut of Marvel’s “Black Panther,” which continues to smash box office records as moviegoers rush to see the highly anticipated film.

From the movie’s Afro-centric theme to the actors’ beautifully unique costuming, it’s clear “Black Panther” drew much of its inspiration from a variety of cultures across the African continent. In fact, the film’s main setting, the fictitious African nation of Wakanda, may be based on a real place in the Motherland.https://591d3fd913017be8fa89c65ad6fe09ca.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

In a 2016 interview with The New York Times, lead actor Chadwick Boseman, who plays protagonist T-Challah “aka” Black Panther, explained that Wakanda is a fictional version of the “Mutapa empire of 15th-century Zimbabwe.”

“Wakanda is the stargazing kingdom of Dogon,” Boseman said. “There are many things you can fuse together here, many rulers and warriors throughout world history that your imagination can draw from at any given moment.”

So how does the fictional empire stack up against the real one?

The kingdom of Mutapa thrived from the early 1400s to around 1760, stretching from modern-day South Africa into Zimbabwe, Mozambique and even Zambia, NPR reported. Professor Angelo Nicolaides of the University of South Africa explained that the empire operated on three basic levels – capital city, provinces and small villages – and that a chief ruled over each. Those chiefs then ruled under the supreme authority of the king, known as the “Munhumutapa”

“The Mutapan people believed that their leaders were placed in positions of authority by the creator,” Nicolaides said. “The oral tradition tells us that they were involved in ancestral worship to a large extent, and the people believed that the kings had a very good relationship with the spirit world.”

Edward Mabaya, associate director of Cornell’s International Institute for Food, Agriculture, and Development, added that Mutapa stands as a symbol of economic success through regional and international trade. The kingdom established fruitful trading networks with Europe, North Africa and Asia but also traded extensively within its own borders.

But what about the sacred mineral of vibraniuim everyone tries to get their hands on “Black Panther?” Mutapa had a real-life equivalent: gold.

“They had resources of very rich gold in the valley to the east of modern-day Harare in Zimbabwe,” Nicolaides said, adding that the king maintained exclusive control of all the mines throughout the kingdom. Mutapa was also rich in ivory, salt and cotton.