Podcasts de historia

Cronología de Decebalus

Cronología de Decebalus

  • 85 CE - 86 CE

    Los dacios invaden Moesia y derrotan a los romanos.

  • 86 d.C.

    El general romano Cornelius Fuscus invade Dacia. Es emboscado y su ejército es aniquilado.

  • 87 CE - 106 CE

    Reinado del último rey dacio, Decebalus.

  • 88 d.C.

    Decidido a vengar la derrota de Fuscus, Domiciano envía otro ejército a Dacia al mando de Tettius Iulianus. Este general vence en el paso montañoso de Tapae, en el suroeste de la actual Rumanía.

  • 101 CE - 106 CE

    Trajano conquista Dacia.

  • 113 d.C.

    La columna de Trajano está construida en Roma y conmemora las campañas del emperador en Dacia.


Historia de Transilvania

Transilvania es una región histórica en el centro y noroeste de Rumanía. Formaba parte del Reino de Dacia (siglo II a.C.-siglo II d.C.), la Dacia romana (siglos II-III), el Imperio huno (siglos IV-V), el Reino de los gépidos (siglos V-VI), el Avar Khaganate (siglos VI-IX) y el Primer Imperio Búlgaro del siglo IX. A finales del siglo IX, el oeste de Transilvania fue alcanzado por los conquistadores húngaros [1] y más tarde pasó a formar parte del Reino de Hungría, formado en 1000.

Después de la Batalla de Mohács en 1526 perteneció al Reino de Hungría Oriental, del que surgió el Principado de Transilvania. Durante la mayor parte de los siglos XVI y XVII, el principado fue un estado vasallo del Imperio Otomano, sin embargo, el principado tenía una soberanía dual (otomana y Habsburgo). [2] [3]

En 1690, la monarquía de los Habsburgo tomó posesión de Transilvania a través de la corona húngara. [4] [5] [6] Después de 1711 [7] Se consolidó el control de los Habsburgo sobre Transilvania, y los príncipes de Transilvania fueron reemplazados por gobernadores imperiales de los Habsburgo. [8] [9] Después del Compromiso Austro-Húngaro de 1867, cesó el estado separado [10] de Transilvania y se incorporó al Reino de Hungría (Transleithania) como parte del Imperio Austriaco-Húngaro. [11] Después de la Primera Guerra Mundial, Transilvania se convirtió en parte de Rumania. En 1940, el norte de Transilvania volvió a convertirse en Hungría como resultado del Segundo Premio de Viena, pero fue reclamado por Rumania después del final de la Segunda Guerra Mundial.

Debido a su variada historia, la población de Transilvania es étnica, lingüística, cultural y religiosamente diversa. De 1437 a 1848, el poder político en Transilvania se compartió entre la nobleza mayoritariamente húngara, los burgueses alemanes y los asientos de los Székelys (un grupo étnico húngaro). La población estaba formada por rumanos, húngaros (especialmente Székelys) y alemanes. La mayoría de la población actual es rumana, pero grandes minorías (principalmente húngaras y romaníes) conservan sus tradiciones. Sin embargo, tan recientemente como la era comunista, las relaciones entre las minorías étnicas seguían siendo un tema de controversia internacional. Esto ha disminuido (pero no ha desaparecido) desde que la Revolución de 1989 restauró la democracia en Rumania. Transilvania conserva una minoría significativa de habla húngara, poco menos de la mitad de los cuales se identifican como Székely. [12] Los alemanes étnicos en Transilvania (conocidos como sajones) comprenden alrededor del uno por ciento de la población, sin embargo, las influencias austriacas y alemanas permanecen en la arquitectura y el paisaje urbano de gran parte de Transilvania.

La historia de la región se puede rastrear a través de las religiones de sus habitantes. La mayoría de los rumanos en Transilvania pertenecen a la fe de la Iglesia Ortodoxa Oriental, pero desde los siglos XVIII al XX la Iglesia greco-católica rumana también tuvo una influencia sustancial. Los húngaros pertenecen principalmente a las iglesias católica romana o reformada, un número menor son unitarios. De los alemanes étnicos en Transilvania, los sajones han sido principalmente luteranos desde la Reforma, sin embargo, los suevos del Danubio son católicos. La Unión Bautista de Rumania es el segundo organismo más grande de este tipo en Europa. Se establecen los adventistas del séptimo día, y otras iglesias evangélicas han tenido una presencia creciente desde 1989. No quedan comunidades musulmanas de la era de las invasiones otomanas. Como en otros lugares, la política antisemita del siglo XX vio a la población judía de Transilvania, una vez considerable, reducida en gran medida por el Holocausto y la emigración.


Contenido

  • Historia antigua 1
    • Parte del estado dacio 1.1
    • Dacia romana 1.2
    • Dacia post-romana 1.3
    • Alta Edad Media: las grandes migraciones 2.1
      • Conquista húngara 2.1.1
      • Alta Edad Media 2.2.1
      • Baja Edad Media 2.2.2
      • Primer principado autónomo 3.1
      • Regla de los Habsburgo 3.2
      • Imperio Austro-Húngaro 3.3
      • Gran Rumanía 4.1
        • Después de la Primera Guerra Mundial 4.1.1
        • Escudo de armas 5.1
        • Historiografía 5.2

        Punto álgido

        Nació el 8 de noviembre del 30 d.C. en Narnia. Cónsul AD 71, 90, 97, 98. Se convirtió en emperador el 18 de septiembre AD 96. Esposas desconocidas. Adoptado por Trajano como sucesor en octubre de 97 d. C. Murió en Roma el 28 de enero de 98 d. C.

        Con el asesinato de Domiciano no quedó ningún miembro de la casa Flavia, y mucho menos uno del Julio-Claudio, para sucederlo. Por una vez, no había un general ambicioso a las puertas, y el Senado podía ejecutar su autoridad constitucional.

        Entonces, por primera vez, el Senado tomó su propia decisión y nombró a Marco Cocceius Nerva. Y los senadores de hecho eligieron bien. Con Nerva, así como con sus cuatro sucesores, hubo una nueva ruptura con la tradición, ya que los cuatro procedían de familias que mucho antes se habían establecido fuera de Italia.

        Nerva tenía sesenta y tantos años cuando lo llevaron al poder supremo. No era un gobernante de hombres nato, pero era un hombre de carácter elevado, sabio y valiente. Hubo un final inmediato de los agravios que habían ido surgiendo bajo Domiciano.

        Pero también enfrentó los hechos y se dio cuenta de la debilidad fundamental de la situación. Un anciano, no tenía heredero, y el poder del emperador residía en el ejército.

        En la elección de su sucesor estaba el destino de Roma. En lugar de dejarlo al azar, la facción o la intriga, Nerva se encargó de nombrar un sucesor.

        El muy capaz que ahora mandaba sobre el Rin era Marco Ulpio Trajano, como el propio Nerva, un romano provincial cuya familia se había establecido en España. En el 97 d. C. Nerva adoptó a Trajano como su heredero y asoció al general consigo mismo como co-emperador.

        La elección fue aceptada por la ya alta reputación de Trajano, particularmente entre el ejército. Dio seguridad inmediata y aseguró la lealtad indivisa de los soldados. La nominación de Trajano fue el legado de Nerva al imperio, y al año siguiente, 98 d.C., murió.

        Trajano

        Marco Ulpio Trajano

        Nació el 18 de septiembre del 53 d.C. en Itálica en España. Cónsul AD 91, 98, 100, 101, 103, 112. Se convirtió en emperador el 28 de enero AD 98. Esposa: Pompeia Plotina. Murió en Selinus, el 7 de agosto de 117 d.C.

        Trajano, que nació en Itálica, cerca de Sevilla, en el 52 d. C., se convirtió en emperador en el 98 d. C. y, por lo tanto, tenía una edad de considerable discreción. Era sobre todo un hombre de gran capacidad y carácter que había pasado la mitad de su vida en el servicio militar y disfrutaba de la confianza de todos los que lo conocían.

        El nuevo emperador no se apresuró a celebrar su ascenso.
        Primero tenía que terminar su obra sobre el Rin, una obra no de conquista sino de fortificación estratégica. En cualquier caso, se sentía más a gusto en un campamento militar que en la ciudad.

        Desde el comienzo de su reinado, estableció que el Senado siempre estaría informado de lo que estaba sucediendo y que el derecho de gobernar del soberano era compatible con la libertad de los gobernados.
        También anunció que durante su reinado ningún senador debería ser ejecutado.

        Cuando a su debido tiempo dejó sus legiones y llegó a Roma, la buena impresión quedó plenamente confirmada y alcanzó popularidad inmediata por la franca sencillez y sinceridad de sus modales, y su intrépida confianza en la lealtad de quienes lo rodeaban. La atmósfera de sospecha se disipó, los numerosos informantes y espías de reinados anteriores se redujeron sustancialmente.

        Aunque Trajano encontró las finanzas en muy mal estado, se negó por completo a reponer el tesoro mediante fuertes impuestos o mediante las habituales confiscaciones arbitrarias y multas. La necesidad de economía se cubrió con la reducción de las extravagancias en su propia casa imperial y en los departamentos públicos.

        Además, suprimió los monopolios que ayudaron a desarrollar el comercio y, en general, reformó la administración pública, reduciendo en gran medida la corrupción.
        Con el aumento de los ingresos del comercio vinieron los gastos, especialmente en carreteras y puertos, que nuevamente aumentaron el comercio y los ingresos.

        El resultado de todo esto fue que ningún reinado del imperio romano dejó monumentos de riqueza pública más espléndidos que el de Trajano, pagado sin ninguna presión indebida de impuestos en todo el imperio.

        Por grandes que fueran los servicios prestados a la administración del imperio por Trajano, es más conocido por sus logros como conquistador, ya que fue un soldado por instinto, mientras que fue un emperador simplemente por las circunstancias.

        Sin embargo, por consenso, sus logros militares no fueron una ventaja duradera para el imperio. En la persecución de su política militar agresiva, Trajano llevó al ejército romano a través del Danubio en las campañas de 101-106 d. C., y sobre el Éufrates en las de 114-117 d. C., descartando los principios recomendados por Augusto.

        Con respecto a la campaña de Dacia, debe decirse que Trajano reaccionó en gran medida debido a una amenaza percibida por parte de los dacios. Durante los veinte años anteriores a la guerra, el jefe dacio Decebalus había estado soldando a las tribus de la región del Danubio en una especie de unidad, había cruzado el Danubio mismo y asaltado territorio romano, y se había ocupado de las expediciones punitivas de Domiciano de una manera que indicó claramente que sus fuerzas eran de considerable fuerza.

        Por lo tanto, en el 101 d.C. Trajano organizó su primera expedición dacia. La campaña fue un asunto muy reñido que exigió lo máximo a las legiones, así como al propio Trajano. A pesar del terreno muy difícil, Trajano se abrió paso a través del paso conocido como & # 8216Iron Gates & # 8217 y capturó la capital dacia, lo que obligó a Decebalus a someterse.

        Aunque tan pronto como Trajano dio la espalda, la diplomacia dacia estaba trabajando de nuevo, construyendo una nueva confederación danubiana. De modo que en el año 103 d. C. Trajano volvió a salir al campo, decidido hasta ese momento no sólo a afirmar la autoridad romana, sino a aplastar a los dacios de una vez por todas.

        El Danubio estaba atravesado por un poderoso puente, los pasos fueron forzados en tres puntos diferentes simultáneamente y el reino de Decebalus & # 8217 fue destruido en el 104 d.C.

        El territorio recién conquistado fue poblado en gran parte por legionarios y en el año 106 d.C. Trajano regresó a Roma para levantar su foro y el monumento conocido como la Columna de Trajano. Fueron 123 días de juegos públicos y competencias de gladiadores.

        Pero para el año 113 d. C. los asuntos del este despertaron nuevamente sus ambiciones militares.
        El Éufrates había sido durante mucho tiempo la frontera vagamente reconocida entre los dominios romano y parto, pero ambos imperios afirmaban que el reino del norte de Armenia era un estado cliente.

        Cuando el rey parto Cosroes instaló un rey propio en el trono de Armenia, fue excusa suficiente para que Trajano comenzara un proyecto de expansión militar aún mayor.

        En el año 113 d. C. puso en movimiento sus ejércitos y se dirigió hacia el este para tomar el mando en persona. Cosroes intentó demandar por pieza, ofreciendo establecer un nuevo rey en Armenia, un tal Parthamasiris, en lugar del que Trajano inicialmente objetó, pero no fue suficiente para el emperador romano.

        Trajano avanzó sin encontrar resistencia hasta que llegó a las fronteras de Armenia. Parthamasiris acudió en persona para pedir el fin de las hostilidades, pero sólo le dijeron que Armenia ya no era un reino, sino una provincia romana, y que debía marcharse. Las circunstancias en las que Parthamasiris fue asesinado casi inmediatamente después son oscuras, pero ciertamente no hablarían bien de Trajano.

        Armenia con Mesopotamia estaba asegurada, pero Partia era el objetivo real del emperador. Sin embargo, las operaciones se retrasaron hasta el año 116 d. C. debido a la necesidad de crear alguna organización, y luego debido a los estragos causados ​​por un terrible terremoto en Antioquía, en el que el propio Trajano apenas escapó con vida. Luego vino una gran campaña sobre el Tigris, el paso de la cual frente a un enemigo activo no fue tarea fácil, y el avance a Susa, el último logro triunfal.

        Porque en la retaguardia de los ejércitos victoriosos estalló la revuelta en los territorios anexados. Trajano se vio obligado a retirarse con el enemigo detrás de él, no frente a él, y su propia salud finalmente se había deteriorado. De hecho, solo fue detenido, de ninguna manera derrotado, pero al menos vio que su sueño de recrear los logros de Alejandro el Grande nunca podría cumplirse.

        Su salud se deterioró rápidamente y emprendió el camino de regreso a Roma, pero murió en el camino en Cilicia (117 d.C.), dejando a su jefe de personal, Publio Elio Adriano, a cargo de la situación inconclusa en el este.

        Adriano

        Publio Elio Adriano

        Nació el 24 de enero del 76 d.C. en Roma. Cónsul 108, 118, 119 d. C. Se convirtió en emperador el 11 de agosto de 117 d. C. Esposa: Vibia Sabina. Murió en Baiae, el 10 de julio de 138 d.C.

        Adriano afirmó que Trajano lo había adoptado en su lecho de muerte: en cualquier caso, ya había sido aclamado como emperador por el ejército en el este, y el Senado no tenía más remedio que confirmarlo en el puesto o arriesgarse a una guerra civil.
        Adriano era tan complejo como lo había sido Trajano simple, de un tipo que se asociaba más fácilmente con el griego que con el romano.

        El estadista en Adriano no tardó en darse cuenta de que para el imperio romano la conquista no era una habilidad política. Con una frontera que podía contener cualquier ataque, nada debía temer de los bárbaros que estaban organizados a medias en su mejor momento.

        No se ganaría nada derrotándolos en batalla u ocupando su territorio. Con las antiguas fronteras, el imperio era lo suficientemente grande como para poner a prueba al máximo las capacidades organizativas de cualquier gobierno. Adriano descartó todos los planes de expansión y abandonó deliberadamente las recientes conquistas más allá del Éufrates.

        Se reintegró a Cosroes de Partia, en cuyo lugar Trajano había instalado un títere propio. Habiendo abandonado las recientes adquisiciones en el este, Adriano se estableció para restaurar el orden general en todo el imperio y consolidar la administración en casa.

        Bajo el gobierno de Adriano no hubo depreciación de la majestad de Roma, pero para él Roma significaba todo el imperio, no como los que le precedieron, la ciudad imperial.

        El muro en Gran Bretaña, que lleva el nombre de Adriano, y del cual algunas partes aún sobreviven, es un monumento y un recordatorio del papel que asumió como gobernante de un imperio. De hecho, era menos un imperio como lo entendemos, y más una colección de territorios separados ocupados por tropas romanas y administrados por ciudadanos romanos de acuerdo con la ley romana.

        Debido a las distancias, las dificultades de comunicación y las circunstancias muy diferentes, el gobierno central de Roma era casi imposible, y los gobernadores provinciales se quedaban en gran parte a su suerte. Adriano, sin embargo, viajó incansablemente no solo a todas las provincias de Roma, sino también a lo largo de la mayor parte de sus confines exteriores, y estableció líneas fronterizas.

        Era un hombre de amplio conocimiento, que, se decía, hablaba griego con más fluidez que latín, era un mecenas del arte, la literatura y la educación, y un benefactor de los pobres necesitados. Sin embargo, su mentalidad liberal no se extendió a los judíos, a quienes provocó una revuelta renovada al prohibir las prácticas judías, incluida la circuncisión, y al construir un santuario a Júpiter en el lugar de Jerusalén donde se encontraba el antiguo templo judío. fue destripado y demolido por Titus.

        El levantamiento de Simón Bar Kojba (muerto en 135 d. C.) en el 131 d. C. fue sorprendentemente eficaz y sólo fue sofocado después de que Adriano transfiriera a Sexto Julio Severo, gobernador de Gran Bretaña, al frente de Judea como comandante.

        Si el relato del historiador Dio Cassius es correcto, para detener la amenaza de una guerra adicional, el ejército romano destruyó cincuenta fortalezas judías y 985 aldeas, y mató a 580 & # 8217000 hombres. El rabino Akiba, de 82 años, y los demás eruditos y profesores que habían apoyado a Bar Kojba, fueron torturados y luego ejecutados.

        Al final de su vida, Adriano mostró signos cada vez mayores de falta de autocontrol y comenzó a mostrar venganza y crueldad. Su primera elección como sucesor fue Aelius Verus, un joven que no tenía ninguna cualificación particular más que una persona atractiva.

        Aunque murió pronto, y Adriano en su lugar adoptó a un senador de edad madura y carácter distinguido, Titus Aurelius Antoninus. Adriano, sin embargo, también exigió que Antoninus adoptara a Verus & # 8217 hijo Lucius, así como a un joven de la más alta promesa llamado Marcus Annius Verus, a quien el mundo debería recordar como Marcus Aurelius.

        Adriano fue víctima de una enfermedad que no solo finalmente lo mató sino que también lo vio sufrir severos episodios de depresión y cambios de humor, lo que al menos puede ayudar a explicar la crueldad caprichosa que mostró al final de su reinado.

        Un año después de la adopción de Antonino, Adriano murió (138 d. C.).

        Antonino

        Titus Aurelius Fulvus Boionus Arrius Antoninus

        Nació el 19 de septiembre del 86 d.C. en Roma. Cónsul AD 120, 139, 140, 145. Se convirtió en emperador el 10 de julio AD 138. Esposa: Annia Galeria Faustina & # 8216the mayor & # 8217 (dos hijos Marcus Aurelius, Marcus Galerius dos hijas Aurelia Fadilla, Annia Galeria & # 8216the menor & # 8217 ). Murió en Lorium el 7 de marzo de 161 d.C.

        A la muerte de Adriano, una vez más, la falta de hijos del emperador funcionó en beneficio del estado.

        Antoninus Pius no era un hombre con grandes ambiciones propias y mucho más se entendía a sí mismo como un cuidador hasta que la verdadera elección de Adriano, a saber, Lucius Verus y Marcus Aurelius, lo sucediera para gobernar el imperio.

        El largo reinado de Antoninus Pius casi no tiene registros. En las fronteras bárbaras, en ocasiones, los movimientos militares eran inevitables, pero incluso allí Antonino prefería la conciliación a la fuerza. El suyo fue un reinado de paz aún más completo que el de su predecesor.

        Quizás se deba a que Adriano dejó la administración en tan buen orden que los veinte años del reinado de Antonino, que murió en el 161 d. C., son notables por la ausencia de incidentes. Con los informes a su disposición de las misiones trotamundos de Adriano, Antonino pudo pasar la mayor parte de su tiempo en el centro del gobierno en Roma.

        Sin embargo, hizo dos ajustes a las fronteras del imperio. El límite oriental de la Alta Alemania se avanzó y se fortaleció en Gran Bretaña, se construyó un muro de césped fortificado, de 60 km de largo, en todo el país desde el río Clyde hasta el Forth, un poco al norte del Muro de Adriano.

        Aunque el Muro Antonino, construido por la Segunda, Sexta y Vigésima legiones, parece haber sido abandonado, y quizás desmantelado, alrededor del 165 d.C., el Muro de Adriano se mantuvo firme hasta aproximadamente el 400 d.C., cuando los romanos se retiraron de Gran Bretaña.

        Durante su vida, Antonino justificó plenamente el apellido honorífico de Pío, que le otorgó el senado: su muerte, a diferencia de la de la mayoría de los otros emperadores, fue apropiadamente calmada y digna.

        Marcus Aurelius y amp Verus

        Marco Annius Verus

        Nació el 26 de abril de 121 d.C.en Roma. Cónsul 140, 145, 161 d. C. Se convirtió en emperador el 7 de marzo de 161 d. C. Esposa: Annia Galeria Faustina & # 8216the más joven & # 8217 (ocho hijos Titus Aurelius Antoninus, Titus Aelius Aurelius, Tituts Aelius Antoninus, desconocido, Titus Aurelius Fulvus Antoninus, Lucius Aurelius Commodus, Marcus Annius Averus, Hadrianus 6 hijas Domitia Faustina, Annia Aurelia Galeria Lucilla, Annia Aurelia Galeria Faustina, Fadilla, Cornificia, Vibia Aurelia Sabina). Murió cerca de Sirmio, el 17 de marzo de 180 d.C.

        Lucius Ceionius Commodus

        Nació el 15 de diciembre del 130 d.C. en Roma. Cónsul AD 154, 161, 167. Se convirtió en emperador el 7 de marzo de 161 AD. Esposa: (1) Annia Aurelia, (2) Galeria Lucilla (una hija). Murió en Altinum, enero / febrero de 169 d.C.

        En contraste con el tranquilo reinado de Antonino, su sucesor, Marco Aurelio, tuvo que pasar la mayor parte de su tiempo en el campo al frente de sus ejércitos, uno de los cuales trajo de una campaña oriental la plaga más virulenta de la época romana, que se extendió por todo el imperio.

        Un estudiante nato, Marcus Aurelius fue llamado de mala gana por su abrumador sentido del deber a ser un hombre de acción.

        Fue un devoto activo de la escuela estoica de filosofía, una de cuyas doctrinas era la hermandad universal y la igualdad del hombre. cuando llegó el momento, insistió en que los mismos derechos imperiales debían ser otorgados a su candidato rival, que Verus ejercía plena pero en gran medida nominalmente hasta su muerte.

        Si el destino hubiera sido más amable con Marco Aurelio, su reinado habría sido una repetición del de Antonino. Obedeciendo no al llamado de la inclinación sino del deber, había sido constante en el ejercicio de las funciones públicas mientras su corazón estaba en la búsqueda de las verdades filosóficas.

        Las tropas habían conocido el vigor de Adriano, pero nunca habían sentido la mano del apacible Antonino, y las legiones de la lejana Bretaña estaban ansiosas por elevar a su propio comandante, Prisco, al nivel púrpura. Pero Prisco era demasiado leal para ser tentado y el motín se derrumbó.

        luego, en el este, Partia afirmó una vez más su derecho a Armenia. Las fuerzas partas cruzaron la frontera y amenazaron a Siria, una región siempre destructiva para la disciplina de la guarnición romana. Adriano había mantenido en todas partes una disciplina muy estricta, sin duda Antonino la había descuidado. Ahora el prestigio romano en el este estaba tan amenazado que exigía la presencia del emperador.

        Marco no ansiaba los laureles de un conquistador y, por lo tanto, dejó el mando de la guerra de los partos a su colega imperial Verus, que permaneció en su mayor parte sin gloria en Antioquía, una de las ciudades más lujosas del imperio.

        El trabajo de organización y campaña fue realizado por subordinados que habían sido elegidos por su eficiencia. Prisco, que fue convocado desde Gran Bretaña, y Casio Avidio, un severo soldado disciplinado.

        Pero se necesitaron unos cinco años de dura campaña antes de que Partia se sometiera a los términos por los que renunciaba a su derecho a Mesopotamia y Armenia.

        Pero la guerra de los partos fue sólo un preludio, porque se produciría una violencia aún mayor. En el alto Danubio, los quadi y los marcomanos alemanes amenazaban, y el regreso de Verus con las tropas del este fue acompañado por un tremendo estallido de peste en Italia que retrasó los preparativos necesarios.

        Marco Aurelio no estaba libre de la convicción de que la enfermedad era una visita, un castigo enviado por los dioses por algún defecto de sacrilegio en el estado. Y a esta superstición bien puede atribuirse la severa persecución de los cristianos que habían gozado de una inmunidad casi completa bajo Adriano y Antonino.

        En el año 167 d. C., Marcus salió al campo en compañía de Verus. La demostración de fuerza fue suficiente para reconciliar a los Quadi sin luchar. En el año 168 d. C. los emperadores pudieron regresar a casa en paz, aunque Verus enfermó y murió, dejando a Marco para reinar solo.

        Sin embargo, la paz en el Danubio resultó ser una ilusión esperanzadora.
        Año tras año debería seguir una campaña de la que el emperador no se escatimaría, por mucho que le desagradara, ya que entendía que formaba parte de su deber. Aunque no se hacía ilusiones en cuanto a sus propias habilidades mediocres como general, y confiaba más en el juicio militar de sus oficiales que en el suyo propio.

        En el año 175 d.C. surgió una infeliz revuelta en la que Casio Avidio, creyendo muerto a Marco Aurelio, se declaró emperador. Marcus se vio a regañadientes a sí mismo obligado a mover sus tropas para lidiar con un hombre al que creía un súbdito leal. Aunque pronto llegaron noticias de que el levantamiento había sido sofocado y Cassius estaba muerto. Al comprender la tragedia, Marcus insistió en que Cassius y la familia # 8217 deberían permanecer ilesos y que nadie debería ser castigado.

        No pasó mucho tiempo antes de que lo llamaran nuevamente a la frontera del Danubio. En esta ocasión, sus ejércitos demostraron un éxito más convincente que antes y, sin embargo, la campaña no terminó cuando fue golpeado por una enfermedad y murió en el año 180 d. C., agotado por sus trabajos, a los sesenta años de edad.

        Marco Aurelio dejó a la posteridad la columna triunfal en Roma que lleva su nombre y registra sus victorias sobre los marcomanos (una versión inferior a la de Trajano) y, de manera bastante inusual, un libro de meditaciones, escrito en griego.

        A su muerte en el año 180 d. C. a la edad de 59 años, el imperio atravesaba una vez más un período de malestar general. Tan pronto como una revuelta era aplastada o una invasión bárbara se evitaba, otra estallaba o amenazaba en una parte diferente del imperio.

        Sobre Antoninus y Marcus Aurelius Edward Gibbon (un aclamado historiador británico del siglo XVIII) escribió: & # 8220 Sus reinados unidos son posiblemente el único período de la historia en el que la felicidad de un gran pueblo fue el único objeto del gobierno & # 8221.

        Lucius Aurelius Cómodo

        Commodus

        Nació el 31 de agosto de 161 d.C. en Lanuvium. Cónsul AD 177,179,181,183,186,190,192. Se convirtió en emperador el 17 de marzo de 180 d. C. Esposa: Bruttia Crispina. Murió en Roma el 31 de diciembre de 192 d.C.

        Los 84 años anteriores habían visto solo cinco emperadores durante los próximos 104 años Roma debería soportar no menos de 29. Lo que realmente comenzó la podredumbre fue que solo de los & # 8216 cinco buenos emperadores & # 8217, Marco Aurelio tenía un hijo al que había nominado como su sucesor.

        Marco Aurelio tenía 40 años cuando asumió el vestido púrpura imperial de un cargo para el que había sido preparado durante más de veinte años. Lucius Aurelius Cómodo tenía varios hermanos mayores que habían muerto temprano: solo tenía 19 años cuando se convirtió en emperador, y demostró ser un Nerón de los últimos días.

        Era un joven en mal estado cuya educación había sido excelente aunque ineficaz en la práctica.

        Cuando Cómodo estaba al mando efectivo de la campaña del Danubio en su acceso, hizo una paz sin gloria con los bárbaros, lo que confirmó la convicción de las tribus hostiles de que el día de la supremacía romana había pasado y regresó a Roma para vivir una vida. de ocio dejando la administración en manos de sus tutores.

        El carácter personal de los dos últimos emperadores inspiraba un respeto y una admiración que los salvaguardaba a pesar de una dulzura que podría interpretarse como debilidad. El joven Cómodo, sin embargo, no poseía ni fuerza ni elevación de carácter ni inteligencia. Se formaron complots contra él.

        Fueron descubiertos y suprimidos. Pero se alarmó y el miedo lo transformó en un tirano que alternaba entre elevar al poder a favoritos inútiles y entregarlos a los enemigos que excitaban.
        Como Nero, su vida privada fue una vergüenza y sus extravagancias públicas escandalosas como Nero, se imaginaba en el circo y como Nero, murió de una muerte indigna & # 8211 un atleta profesional fue contratado para estrangularlo en su cama en el 192 d.C.


        Contenido

        La guerra romano-dacia y la caída de la Segunda República

        La Primera Guerra Romano-Dacia tuvo lugar de 101 a 102. El Reino de Dacia, bajo el rey Decebalus, se había convertido en una amenaza para la Segunda República y derrotó a varios de los ejércitos de Roma durante el mandato de Domiciano como Cónsul Supremo (81-96). Su sucesor, Trajano, estaba decidido a librarse de esta amenaza al poder de Roma y en 101 se dispuso a derrotar a Dacia. Después de un año de intensos combates, el rey Decebalus de Dacia venció a Roma en la batalla de Tapae y ocupó el territorio romano de Transilvania.

        El Cónsul Supremo Trajano fue considerado responsable de esta amarga derrota por parte del Senado y falló un voto de confianza en marzo de 103 presentado por el senador Adriano, sobrino de Trajano. Un grupo de senadores pro-autocracia promovió con éxito a Adriano al rango de Cónsul y luego a Dictador en 103. En 105, después de la victoria de Adriano en la Segunda Guerra Romano-Dacia, fue designado Emperador de Roma, poniendo fin a la Segunda República. .

        El Segundo Imperio y la división Este-Oeste & # 160

        El período post-republicano de Roma comenzó oficialmente. Los dos primeros siglos del Imperio vieron un período de estabilidad y prosperidad sin precedentes conocido como la Pax Romana ("Paz Romana"). Roma alcanzó su mayor extensión territorial durante el reinado de Adriano (103-137). Con el reinado de Cómodo (177-192) comenzó un período de crecientes problemas y declive. En el siglo III, el Imperio atravesó una crisis que amenazó su existencia, ya que el Imperio Galo y el Imperio Palmireno se separaron del estado romano, y una serie de emperadores de corta duración, a menudo de las legiones, lideraron el imperio. El imperio se reunificó bajo Aureliano (r. 270-275). Bajo el gobierno de Aureliano, las Asambleas romanas fueron declaradas "enemigas del estado" y, por lo tanto, abolidas. El Senado se convirtió en un cuerpo legislativo de sello de goma y simplemente sirvió como un cuerpo asesor imperial. Esto puso fin a la era del Principado, en la que el Emperador conservó la ilusión de la continuación formal, en algunos aspectos, de la República Romana.

        Varios acontecimientos importantes de los siglos IV al VI marcan el período de transición durante el cual la autoridad en Roma perdió su control sobre la parte griega oriental. Esto fue exacerbado por Diocleciano, el primer emperador de origen oriental, que estableció una corte imperial adicional en el este griego en 286. Bajo Teodosio I (r. 379-395), el cristianismo ortodoxo oriental se convirtió en la religión oficial en el este, mientras que en el romano. La católica siguió siendo la religión estatal de la parte occidental. Durante el reinado de Heraclio (r. 610-641), el duque Licinio, el gobernante de facto del imperio oriental, se autoproclamó emperador del llamado Imperio Romano Oriental en 625 e invadió la provincia romana occidental de Bélgica. Esto provocó la Guerra Civil Oriental que terminó en 653 cuando Licinio fue asesinado en 628 (presumiblemente por el propio Heraclio) y el emperador Heraclio logró controlar directamente la parte oriental en 631 después de aplastar la rebelión y los restos del ejército oriental leales a Licinio. Para evitar que la parte oriental continuara rebelándose contra el gobierno central en el oeste, el Senado del Este se restableció en 632. Algunos cónsules influyentes asumieron el control de facto sobre la parte oriental desde finales del siglo VIII mientras seguían pagando tributo y prometiendo lealtad a el Emperador en Roma. Roma nunca se reunificó hasta el siglo XII.

        Las fronteras del imperio fluctuaron a través de ciclos de decadencia y recuperación. Durante el reinado de Justiniano I (r. 527-565), el imperio alcanzó su mayor extensión. La Guerra Romano-Sasánida de 602-628 agotó los recursos del imperio y, durante las primeras conquistas musulmanas del siglo VII, perdió sus provincias más ricas, Egipto y Siria, ante el califato árabe. Durante la dinastía macedonia (siglos X-XI), el imperio se expandió nuevamente y experimentó el Renacimiento macedonio de dos siglos de duración, derrotando a los turcos selyúcidas en la batalla de Manzikert de 1071. El imperio se recuperó durante la restauración de Komnenian y al final del En el siglo XI, Constantinopla era la ciudad europea más grande y rica.

        Teodoro el Grande y la era del acercamiento este-oeste & # 160

        A pesar de que todavía se conoce como un Imperio unificado, el estado romano desde el siglo III se ha dividido gradualmente política, cultural y económicamente en dos partes separadas: el latín occidental y el griego oriental. During Emperor Theodore's reign, seeing the vulnerability of the Empire in light of the imminent threat from the rise of Asian and Muslim empires, the Emperor has issued multiple decrees to unify the country in a process known as The Great Restoration during the late 13th century. Latin was once again designated as the official language throughout the Empire while Greek was reduced into a recognizing language. The Renaissant Rapprochement, a movement led by Emperor Theodore that enabled the East-West rapprochement of the Catholic Church and the Eastern Orthodox Church, was highly successful. The new unified religion, named as Renaissant Roman Christianity, was designated as the state's official religion while the state exercised a religious tolerance policy. The Empire was gradually re-unified culturally in a process known as the East-West Rapprochement. This strong sense of national unity helped the Empire survived the attacks of the Mongols and the Ottomans and maintained its status as an imperial hegemony in the region until the 18th century.

        The seed of democracy still propelled within the new Roman Empire, especially after Emperor Theodore's rule. Theodore's attempt to abolish the Eastern Senate to unify the nation was met with anger in the Eastern part. As a compromise, the Senate, rather than serving as a mere advisory body like the pre-Reapprochement Era, since circa 1290, was tasked with a considerably more prominent check on the monarch to assist with the Rapprochement. In an unprecedented move, Emperor Theodore also ruled that elections at local levels were held again since 1294 to mitigate the secession tension of the Eastern part of the Empire. This period marks the beginning of the semi-constitutional monarchy of Rome.175

        The New World and the failed Revolutionary War of the Roman American Colony 

        With the discovery of the New World by Christopherus Columbus and Amerigo Vespucci in 1491, the Roman Empire colonized the continent of North America. The Trio War was raised against the Scandinavian Empire and the Russian Empire, resulting in the division of the Americas in the Berlin Conference of 1601 after the defeat of Russia in the Battle of Quebec. Roma exercised a peaceful assimilation policy towards the native population of North America, who was largely decimated by diseases. In Roman-controlled parts of America, surviving Native Americans were assimilated into Roman culture and harmoniously integrated with European colonizers. African slaves were transported from the African provinces of Roma to America to fill in the demand for the new colonies.

        Early Roman policy for empire in North America was one of salutary neglect. It largely left the settlers there alone to govern themselves. After the Roma-Scandinavian War of 1691, Roma was devastated financially despite gaining new territories in North America. With the rationale that Americans should compensate the Empire for protecting the colonies, the Senate turned to the Navigation Acts to increase revenues. That provoked unrest among the Thirteen Colonies that continued into the next decade. To punish the 1713 Bostonium Tea Party, Senate's Intolerable Acts closed the port of Bostonium and suspended their colonial legislature, as Imperial Governors then did elsewhere. Twelve colonial house assemblies sent delegates to the First Continental Congress. It coordinated a systematic boycott of Roman goods, then called for a second congress. The Second Continental Congress appointed George Washington in June 1715 as its commander in chief to create a Continental Army and to oversee the Siege of Bostonium. Their July 1715 Olive Branch Petition was answered by Emperor Senopianus with a Proclamation of Rebellion. Congress then passed the Declaration of Independence in July 1716.

        After evicting the Roman from Boston in 1715, Congress then sponsored an attack on Roman Quebec, but it failed. The Roman commander in chief, General Sir William Howe then launched a Roman counter-offensive, capturing Nova Eboracum (New York City). Washington retaliated with harassing attacks at Trenton and Princeton. In 1717, the Roman launched an invasion from Quebec to isolate Nova Britannia. Howe’s 1717-18 Philadelphia campaign captured the city. The Native American population acted as a strong ally of Roma throughout the Revolutionary War and played a key role in Washington's defeat at Saratoga in 1719, which prompted the Scandinavian to withdraw earlier support for American independence.

        To appeal to dissatisfied European settlers, Roma established the House of Nationalities to give representation for colonizers in North America and citizens of other overseas territories of Roma.

        The Republican Revolution and the Roman Commonwealth era

        With its expanding reach across North America, North Africa, Southern, and Western Europe, the Roman Empire became a global hegemony. Centuries of Pax Romana came to an end with the family feud between Galerius and Quintillus after the sudden death of their father, Emperor Flavianus III. The Roman Empire went through a twenty-year civil war that ultimately resulted in the victory of Quintillus while draining the resources of the vast empire. Under Quintillus's rule, century-old religious tolerance policy was abolished, local elections were abandoned and both the Senate and House of Nationalities were removed. This prompted a costly war with the Provinces of Gaul and Brittania, which successfully seceded from the Empire in 1741.

        The rise of democratic movements in the neighboring United Kingdom of Scandinavia and the secession of the Provinces of Gaul sparked a rise of democratic revolutions throughout the Roman Empire known as the Republican Revolution (1743–1751), a series of civil wars and political machinations between former Senators and Imperialists principally over the manner of Roma's governance.

        Following the defeat in the Gaul-Brittania War, the Roman government's debt--which has been accumulated since the American Revolutionary War--was deeply exacerbated. It attempted to restore its financial status through unpopular taxation schemes, which were heavily regressive. Leading up to the Revolution, years of bad harvests worsened by deregulation of the grain industry and fifty consecutive days of below-freezing temperatures in the winter of 1748/1749 inflamed popular resentment of the privileges enjoyed by the aristocracy and the Christianity clergy of the established church.

        Demands for change were formulated in terms of Enlightenment ideals on democracy and contributed to the convocation of the National Assembly in May 1749, which comprised of former Senators and representatives of the commoners. During the first year of the Revolution, members of the commoners took control the Roman Forum was attacked in July the Declaration of the Rights of Man and of the Citizen was passed in August, and the Women's March on Alexandria forced the royal court back to Rome in October. The war ended with Parliamentarian victory at the Battle of Worcester on 3 September 1751. A central event of the first stage, in August 1750, was the trial and execution of Charles I, the first public execution of a Roman Emperor.

        The outcome of the Revolution was threefold: the trial and execution of Charles I (1750) and the end of the century-old Roman absolute monarchy replaced by a parliamentary republic under the Roman Commonwealth the end of the monopoly of the Church of Renaissant Roman Christianity on Christian worship.

        Quintus Aurelius Cato, one of the main leaders of the Republican Revolution, was elected as Chancellor in 1751 by the National Assembly. He was the first democratically-elected head of state of Rome since 103.


        On eastern shores – A Roman Timeline

        But mandatory training (munera?) for the militia would be best IMHO.

        =====

        Caput Unus Et Tricesimus: The Gothic Campaign
        En el Great Gothic War, los Battle of Axiopolis (1023 AUC [1]) had been the turning point. The army of the Goths, led by their ruler (kindins) Cannabaudes, had suffered a terrible defeat, and while Lucius was in Rome, his general Decius hunted down the last Gothic troops in Greece. Barely escapingfrom the Numidian Cavalry, Cannabaudesentered the city of Paloda.
        There, he tried to organize the Gothic defense. Many Goths wanted to sue for peace, as long as an amicable arrangement with Rome was still possible. However, Cannabaudes was determined to pursue war by all means, mainly because he knew that Rome would impose harsh terms on Gothia and maybe end its existence as an independent country.
        But among his fellow Goths who had once cheered him as the unifier of Gutthiuda, he met nothing more than disloyalty. The warriors wanted to returnto their families, to their farms, tents or cities the Gothic aristocracy hadn't accepted the modern administration established by Cannabaudes and wanted to return to a more loose organization last but not least, the allies wanted to leave Gothic domination, hoping to come to good terms with Rome if they changed sides.

        When the Sarmatian allies of Gothia, the Roxolani, as well as the Celtic Bastarnae denied him loyalty, the Goths decided to get rid of Cannabaudes. The tragic events following were related by the Gothic author and historian Wulfila, who wrote a century after the occurrences, in his book Gothia's Fall (Gutþiudas gataúrþs). According to Wulfila, the Gothic chiefs (reikis) had gathered in Cannabaudes Roman style house at Paloda, where they formed the Gothic high council (gafaúrds).
        At this day, Cannabaudes started to present his plans to assemble the remaining Gothic warriors and form a new army to stop the expected Roman invasion. His adjutant, who was part of the conjuration, came nearer as to present him the numbers needed to levy the new troops. Meanwhile, the others conspirators gathered around him, as if to express their respect, but under their elegant Greek dresses, they hid daggers. Others distracted thelifeguards, and when the right moment came, the plotters surrounded Cannabaudes, attacked him and wounded him to death.

        Subsequently, a Gothic aristocrat, Filimer, was elected new ruler of the Goths to arrangea peace deal with the Romans. Filimer's envoys (who spoke perfect Greek) expected Rome to agree on a simple ceasefire, at the most to a moderate tribute. In fact, the Goths didn't intend to give Rome any guaranties for a durable peace. And this was completely unacceptable for the Roman authorities.
        The Goths had, within two decades, caused hundreds of millions of losses by raids, plundering and destruction. Lucius, who was now emperor and thus responsible for the commonweal of his subjects, had to ensure that no threat against Rome would ever arise again out of Gothia. Therefor, he offered the Goths to become an autonomousclient kingdom of Rome's, protected by Roman troops against the attacks of steppe nomads.
        But the Goths knew that a Roman protectorate was nothing more than the first steptowards a total provincialization only the romanophiles, mostly civilized Goths living in the cities, argued for a for a peace with Rome, because they hoped to play a role within the coming Roman order. Their opponents, the misoromans from the steppe, who called themselves patriots, despised the Roman lifestyle and wanted to preserve their nomadic way of life based on raiding.

        While the cities had no common ruler, the patriots were at least loosely led by Filimer, who was charged with the organization of the hopeless defense. On the other side, Lucius deployed his troops. Since the Moesian legions had to return to their positions on the Danube to prevent any Barbarian incursions, Lucius fetched 40,000 men of the Central Army [2] from Italy over to the front.
        Gothia sank into total chaos, and given the fragmentation of the Gothic forces, the resistance against the Roman legions was useless. But while the cities were quickly conquered by the Romans, the steppe couldn't be easily occupied. The Romans simply hadn't the manpower to occupy each saltus [3] of the Sarmatian plain, and the war dragged on for several years.
        Still, the Romans could rely on the Numidian forces, who crushed the Gothic steppe cavalry: The steppe in general proved to be a perfect battle ground for the Numidians, who did much damage by marauding through the Gothic hinterland. By 1027 AUC [4], Filimer and his last warriors surrendered to Rome, and the Great Gothic War, that had begun in 1022 AUC [5], ended.

        [1] 270 CE
        [2] The Central Army or comitatus fielded 50,000 men altogether at this point
        [3] Roughly 2 km²
        [4] 274 CE
        [5] 269 CE


        Romania since 1989

        Presidential and parliamentary elections were held on May 20, 1990. Running against representatives of the pre-war National Peasants' Party and National Liberal Party, and taking advantage of FSN's tight control of the national radio and television, Iliescu won 85% of the vote. The FSN secured two-thirds of the seats in Parliament. A university professor with strong family roots in the Communist Party, Petre Roman, was named Prime Minister of the new government, which consisted mainly of former communist officials. The government initiated modest free market reforms.

        Because the majority of ministers in the Petre Roman government were ex-communists, anti-communist protesters initiated a round-the-clock anti-government demonstration in University Square, Bucharest in April 1990. Two months later, these protesters, whom the government referred to as "hooligans", were brutally dispersed by the miners from Jiu Valley, called in by President Iliescu this event became known as the mineriad. The miners also attacked the headquarters and private residences of opposition leaders. Petre Roman's government fell in late September 1991, when the miners returned to Bucharest to demand higher salaries. A technocrat, Theodor Stolojan, was appointed to head an interim government until new elections could be held.

        In December 1991, a new constitution was drafted and subsequently adopted, after a popular referendum.

        March 1992 marked the split of the FSN into two groups: the Democratic National Front (FDSN), led by Ion Iliescu and the Democratic Party (PD), led by Petre Roman. Iliescu won the presidential elections in September 1992 by a clear margin, and his FDSN won the general elections held at the same time. With parliamentary support from the nationalist PUNR (National Unity Party of Romanians), PRM (Great Romania Party), and the ex-communist PSM (Socialist Workers' Party), a new government was formed in November 1992 under Prime Minister Nicolae Văcăroiu, an economist and former Communist Party official. The FDSN changed its name to Party of Social Democracy in Romania (PDSR) in July 1993.

        Emil Constantinescu of the Democratic Convention (CDR) emerged as the winner of the second round of the 1996 presidential elections and replaced Iliescu as chief of state. The PDSR won the largest number of seats in Parliament, but was unable to form a viable coalition. Constituent parties of the CDR joined the Democratic Party (PD), the National Liberal Party (PNL) and the Hungarian Democratic Union of Romania (UDMR) to form a centrist coalition government, holding 60% of the seats in Parliament. This coalition of sorts frequently struggled for survival, as decisions were often delayed by long periods of negotiations among the involved parties. Nevertheless, this coalition was able to implement several critical reforms. The new coalition government, under prime minister Victor Ciorbea remained in office until March 1998, when Radu Vasile (PNŢCD) took over as prime minister. The former governor of the National Bank, Mugur Isărescu, eventually replaced Radu Vasile as head of the government.

        The 2000 elections, brought Iliescu's PSD (Social Democratic Party) back to power (the party, led largely by former Communist officials, had changed its name again from PDSR to PSD) and Iliescu himself won a third term as the country's president. Adrian Năstase became the prime minister of the newly formed government. His rule was shaken by recurring allegations of corruption.

        Presidential and parliamentary elections took place again on November 28, 2004. No political party was able to secure a viable parliamentary majority, amidst accusations from international observers and opposition parties alike that the PSD had committed large-scale electoral fraud. There was no winner in the first round of the presidential elections. The joint PNL-PD candidate, Traian Băsescu, won the second round on December 12, 2004 with 51% of the vote and thus became the third post-revolutionary president of Romania. The PNL leader, Călin Popescu Tăriceanu was assigned the difficult task of building a coalition government withour including the PSD. In December 2004, the new coalition government (PD, PNL, PUR Romanian Humanist Party - which eventually changed its name to Romanian Conservative Party and UDMR), was sworn in under Prime Minister Tăriceanu.

        Romania joined NATO in 2004, and the country is scheduled to join the European Union (EU), alongside Bulgaria, in 2007. The EU accession treaty signed on April 25, 2005 in Luxembourg contains a safeguard clause, which allows delaying entry for a year if EU standards are not met. The government faces two main challenges to achieve the necessary conditions for entry into the EU: eradication of corruption, which remains widespread, and reform of the judicial system.


        Dark ages [ edit | editar fuente]

        Steppe Warrior (Bulgar, Khazar or Avar) with a prisoner. Detailed reconstruction by Norman Finkelshteyn based on an 8th-century ewer found in Romania.

        During the Dark Ages, the Northern Balkan Peninsula became a conduit for invading tribes who targeted richer lands further west and south. Information about the military operations conducted in this period is very scarce.

        The territory of modern Romania was part of the Hun Empire, but after its disintegration different parts were under successive control of the Gepids, Avars, Slavs, Bulgars and Pechenegs. Most of these invaders did not permanently occupy the territory, as their organization was of typical nomadic confederacies. From them, only the Slavs settled in large numbers beginning with the 7th century.

        The Byzantine Empire held the region between the Danube and the Black Sea (modern Dobruja) from time to time (such as during Justinian's reign in the 6th century) or again under some emperors of the Macedonian and Komnenian dynasties, being part of the Byzantine Paristrion thema (province) between in the period 971-976 and between 1001 and 1185, although it was a border that was hard to maintain due to the constant invasions from the north. Dobrudja was part of the Bulgarian Empire during its whole period of existence. The area around the Danube Delta was the site of battle of Ongal in 680 which led to the formation of Bulgaria in 681. Ζ] Since the formation of the country the Bulgarians controlled the Wallachian Plain and Bessarabia to the north of the Danube, bordering the Avars to the north-west. Η] The Bulgarians under Khan Krum destroyed the crumbling Avar Khanate in 803 and moved the border along the river Tisza, ⎖] thus including Transylvania and parts of Pannonia in the Bulgarian state. In a military conflict with the Franks between 827-829 the Bulgarians secured their border with the Frankish Empire. At the end of the 10th century, Dobruja was the theatre of operations between the Kievan Rus army led by Prince Sviatoslav I, the Bulgarian army and the Byzantine army led by emperor John Tzimiskes. Sviatoslav controlled large parts of the First Bulgarian Empire and established his capital at Pereyaslavets (near modern Nufăru) on the Danube. The Byzantines, led by John Tzimiskes were on the offensive after they defeated the united Russo-Bulgarian forces in the Battle of Arcadiopolis. Pereyaslavets was captured and Sviatoslav was forced to flee westwards to the fortress of Dorostolon (Durostorum). Emperor John proceeded to lay siege to Dorostolon, which resisted for sixty five days until Sviatoslav agreed to sign a peace treaty with the Byzantine Empire, whereby he renounced his claims on Bulgaria and the city of Chersonesos in Crimea. Sviatoslav was allowed to evacuate his army to Kiev.

        The Magyars settled the Pannonian Plain and subdued Transylvania from Bulgaria in the 10th and 11th centuries, while the Cumans occupied the Lower Danube region in the 11th century.


        Legion/Primarch II

        En The Lightning Tower by Dan Abnett, while constructing the defences of the Imperial Palace on Terra in preparation for the coming attack by the Traitor Legions, Primarch Rogal Dorn of the Imperial Fists Legion is walking through the Palace and comes across a corridor displaying the statues of all 20 primarchs. The audiobook states that "an accident befell them" that may somehow be a precursor of what happened to Horus. In the novel Mechanicum a conversation between Imperial Fists Primarch Rogal Dorn and Malcador the Sigillite in regards to the war on Mars and the Heresy states:

        (Malcador)". Horus has three of his brother legions with him, you have your fists and thirteen others."

        "Would that it were fifteen." mused Dorn

        "Do not even think it, my friend," warned Malcador. "They are lost to us forever."

        In any case, it is unlikely that the current writers at Games Workshop could do justice to the now much-anticipated mystery of what happened to the Lost Legions and why they were deleted from the Imperium's historical records.


        Roman Empire as The Dacian Empire

        According to Lactantius, emperor Galerius(c. 260 – April or May 311) affirmed his Dacian identity and avowed himself the enemy of the Roman name once made emperor, even proposing that the empire should be called, not the Roman, but the Dacian Empire, much to the horror of the patricians and senators. He exhibited anti-Roman attitude as soon as he had attained the highest power, treating the Roman citizens with ruthless cruelty, like the conquerors treated the conquered, all in the name of the same treatment that the victorious Trajan had applied to the conquered Dacians, forefathers of Galerius, two centuries before. [ 65 ] [ 66 ]


        Ver el vídeo: LANGUAGE CHALLENGE - Romanian VS Italian (Diciembre 2021).