Podcasts de historia

Robert E. Lee renuncia al Ejército de los EE. UU. Después de que Virginia se separa de la Unión

Robert E. Lee renuncia al Ejército de los EE. UU. Después de que Virginia se separa de la Unión

El coronel Robert E. Lee dimite del ejército de los Estados Unidos dos días después de que le ofrecieron el mando del ejército de la Unión y tres días después de que su estado natal, Virginia, se separara de la Unión.

Lee se opuso a la secesión, pero era un hijo leal de Virginia. Su renuncia oficial fue solo una oración, pero escribió una explicación más larga a su amigo y mentor, el general Winfield Scott, más tarde ese mismo día. Lee había luchado bajo Scott durante la Guerra México-Estadounidense (1846-48), y le reveló a su ex comandante la profundidad de su lucha. Lee habló con Scott el 18 de abril, y explicó que habría renunciado entonces “de no ser por la lucha que me ha costado separarme de un servicio al que he dedicado los mejores años de mi vida y toda la habilidad que poseo”. Lee expresó su gratitud por la amabilidad que le mostraron todos en el ejército durante sus 25 años de servicio, pero Lee estaba muy agradecido con Scott. “Con nadie, general, he estado en deuda con usted tanto como con usted por la amabilidad y consideración uniformes ...” Concluyó con este sentimiento conmovedor: “Salvo en la defensa de mi estado natal, no deseo nunca más sacar mi espada”.

Pero dibujarlo lo haría. Dos días después, Lee fue nombrado comandante de las fuerzas de Virginia con el rango de general de división. Pasó los siguientes meses reuniendo tropas en Virginia, y en julio fue enviado al oeste de Virginia para asesorar a los comandantes confederados que luchan por mantener el control sobre la región montañosa. Lee hizo poco para construir su reputación allí, ya que los confederados experimentaron una serie de reveses y regresó a Richmond cuando la Unión ganó el control del área. Al año siguiente, Lee asumió el mando del Ejército del Norte de Virginia después de que el general Joseph Johnston fuera herido en batalla. Lee rápidamente le dio la vuelta al general de la Unión George B. McClellan, como lo haría con varios otros comandantes del Ejército del Potomac.


¿Cómo se sintió Robert E Lee con respecto a la secesión?

Coronel Robert E. Sotavento dimite del ejército de los Estados Unidos dos días después de que él era ofreció el mando del ejército de la Unión y tres días después de su estado natal, Virginia, se separó de la Unión. Sotavento opuesto secesión, pero él era un hijo leal de Virginia.

También sepa, ¿por qué Robert E Lee rechazó el sindicato? Desde el Congreso Confederado tenía lo nombró comandante supremo de los ejércitos confederados, las fuerzas confederadas restantes capitularon después de su rendición. Sotavento rechazó la propuesta de una insurgencia sostenida contra la Unión y pidió la reconciliación nacional. Sotavento Murió en 1870.

Además, ¿cómo se sintió Robert E Lee sobre la Guerra Civil?

Sotavento ha sido ampliamente criticado por sus estrategias agresivas que provocaron bajas masivas. los guerra se prolongó durante dos años más hasta una victoria para Sotavento se volvió imposible. Con un ejército menguante Sotavento se rindió a Grant el 9 de abril de 1865 en Appomattox Court House en Virginia, poniendo fin efectivamente a la Guerra civil.

¿En qué creía Robert E Lee?

Antes de la guerra, Sotavento tenía dos ideas algo diferentes sobre la esclavitud en su mente al mismo tiempo. Admitió que la esclavitud "era un mal moral y político en cualquier país", pero también creía que la esclavitud estaba ordenada por Dios y era parte del desarrollo histórico necesario de los afroamericanos.


Reclamaciones de verificación de hechos sobre la posición de Robert E. Lee sobre la esclavitud y la secesión

Si tu tiempo es corto

Robert E. Lee se opuso a la secesión e hizo declaraciones más tarde en la guerra sobre sus reservas sobre la esclavitud.

Aun así, poseía esclavos personalmente y se desempeñaba como general del Ejército Confederado, que luchó a favor de la secesión y en la defensa de la esclavitud.

Presuntamente programado para coincidir con la oposición del presidente Donald Trump de eliminar los nombres confederados de los activos militares actuales, los usuarios de las redes sociales están compartiendo publicaciones que afirman que el famoso general del Ejército Confederado, Robert E. Lee, se opuso a la esclavitud.

Anteriormente verificamos una publicación que usaba la misma afirmación para cuestionar la eliminación de estatuas y monumentos confederados. Lo calificamos como falso.

Ahora, hay otra publicación sobre la posición de Lee sobre la esclavitud y la secesión en Facebook. Se lee:

"Aquí está la ironía: Robert E. Lee era el soldado más condecorado del Ejército de los Estados Unidos. Era un hombre de integridad intachable. Lincoln le ofreció el mando del Ejército de la Unión, pero Lee se negó solo porque su lealtad era a Virginia. Lee se opuso a ambos secesión y esclavitud. Y, sin embargo, para la izquierda históricamente analfabeta, un hombre que se opuso tanto a la esclavitud como a la secesión ha llegado a simbolizar tanto la esclavitud como la secesión ".

La publicación fue marcada como parte de los esfuerzos de Facebook para combatir las noticias falsas y la información errónea en su News Feed. (Lea más sobre nuestra asociación con Facebook).

Es cierto que a Lee se le ofreció comandar el Ejército de la Unión y lo rechazó a pesar de su deseo de que el país permaneciera intacto, citando la lealtad a su estado natal de Virginia.

Lee hizo algunas declaraciones contradictorias sobre sus sentimientos hacia la esclavitud, en particular acercándose al final de la guerra, pero sus acciones y posiciones políticas contradicen la idea de que se opuso a ella.

"Robert E. Lee se opuso a la secesión. En ese punto, no hay disputa. Las actitudes de Lee hacia la esclavitud, sin embargo, son más complejas de lo que sugiere la afirmación de que 'se opuso a la esclavitud'", W. Fitzhugh Brundage, profesor de historia en la La Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, le dijo a PolitiFact en un correo electrónico.

"Lo que está claro es que Lee no se opuso a la esclavitud en la medida en que estuviera dispuesto a tomar medidas significativas contra la institución. Finalmente, durante la Guerra Civil, Lee utilizó a su ejército de diversas formas para reforzar y mantener la institución de la esclavitud. Así que aunque Lee nunca apoyó la esclavitud como un bien positivo (al estilo de James Henry Hammond), no llegó más allá de retorcerse las manos sobre la institución y lamentar su existencia. Después de la Guerra Civil mostró una clara hostilidad hacia la igualdad negra de cualquier tipo ".

Lee esclavizó personalmente a las personas que heredó después de la muerte de su madre en 1829. Luego, en 1857, tras la muerte de su suegro, Lee asumió el mando de 189 esclavos que trabajaban entre las dos propiedades. Curiosamente, el suegro de Lee especificó en su testamento que todos los esclavos de la familia serían liberados dentro de los cinco años posteriores a su muerte.

Sean Kane, ex especialista en programas e interpretación del Museo de la Guerra Civil Estadounidense, escribió en un artículo que Lee, como ejecutor del testamento, "obligó a su nueva fuerza laboral a sacar esas propiedades de la deuda", y le preocupaba que durante más de cinco años, "solicitó a los tribunales estatales que ampliaran su control sobre las personas esclavizadas". Eso no sucedió, ya que Lee los liberó de acuerdo con el testamento de 1862 (y tres días antes de que entrara en vigor la Proclamación de Emancipación).


En este día: en 1861, Robert E. Lee dimite del ejército de EE. UU.

RICHMOND, Virginia (WWBT) - El 20 de abril de 1961, pocos días después de que le ofrecieran el mando de las fuerzas de la Unión, Robert E. Lee dimite del Ejército de los Estados Unidos después de décadas de servicio.

Lee se opuso a la secesión pero fue leal a la voluntad de Virginia.

Cuando Virginia se separó de la Unión, Lee dijo que no tenía más remedio que seguirla. Se negó a invadir el sur y luchar contra los miembros de su familia.

Aprenda todo sobre esta lucha interna con la ayuda de William Rasmussen, curador principal de colecciones de museos en el Museo de Historia y Cultura de Virginia, en el Episodio 1 de la temporada 3 del Podcast How We Got Here:


La terrible defensa de PragerU de las estatuas en honor a Robert E. Lee

Imagen del video de PragerU que defiende que las estatuas en honor a Robert E. Lee permanezcan en su lugar.

Después de que se supo la noticia esta mañana de que una estatua del general confederado Robert E. Lee fue retirada del Capitolio de los Estados Unidos, el productor de propaganda de derecha PragerU publicó un video de dos minutos defendiendo estatuas en honor a Lee.

El video se presenta como una parodia del material de Prager U, dedicando su primera mitad al pedigrí histórico de Lee y su esposa y al aplastamiento de Lee del esfuerzo del abolicionista John Brown por provocar un levantamiento entre las personas mantenidas como esclavas.

El video señala que Lee creía que la esclavitud era "un mal mayor para los blancos que para la raza negra" porque "los negros están inmensamente mejor aquí que en África".

Menciona que la antigua casa de Lee es ahora el sitio del Cementerio Nacional de Arlington, sin señalar que después de la guerra, Lee y su familia lucharon para recuperar la posesión de la propiedad del gobierno de los Estados Unidos y poner fin a los entierros en la propiedad.

¿Quién era Robert E. Lee?

Las estatuas de grandes personajes históricos como Robert E. Lee están siendo demolidas en todo Estados Unidos. Aquí hay algunos datos sobre Lee que nos recuerdan por qué debería permanecer su estatua.

Robert E. Lee estaba conectado con George Washington a través de su padre, "Light Horse Harry" Lee, el Comandante de Caballería de Washington, y su esposa, la bisnieta de Martha Washington.

Lee's Home en Arlington House estaba a solo diez millas de Mount Vernon en Washington. Hoy, es el sitio del Cementerio Nacional de Arlington.

Después de 30 años de servicio militar, Lee llevó a los infantes de marina estadounidenses a aplastar el intento de rebelión de esclavos del abolicionista radical John Brown en octubre de 1859. Veintiún co-conspiradores se habían apoderado de una armería federal y todos ellos fueron asesinados o capturados, incluido John Brown. quien fue juzgado y ahorcado por traición.

Lee consideró la esclavitud como "un mal moral y político y para cualquier país", pero la consideró "un mal mayor para el hombre blanco que para la raza negra", ya que "los negros están inmensamente mejor aquí que en África".

Oponiéndose a la secesión, Lee previó que "no había mayor calamidad para el país que la disolución de la unión". Pero cuando Virginia se separó en una votación cerrada, Lee renunció a su cargo. A pesar de las ofertas para comandar las fuerzas de la Unión, Lee optó por organizar la defensa de su estado natal.

Después de cuatro años como comandante confederado, Lee se convirtió en un "icono de la reconciliación" tras su rendición.

Como presidente del Washington College de Virginia, favoreció la educación de los esclavos liberados, pero se opuso a su derecho al voto.

Lee murió de un derrame cerebral en 1870 y está enterrado debajo de Lee Chapel en lo que ahora es Washington and Lee University. Su legendario caballo de guerra, Traveller, descansa en una parcela cercana.

PragerU promueve su versión de derecha de los ideales y la historia estadounidenses mediante el uso de videos, uno de los cuales aparentemente fue la fuente de la falsa afirmación de la activista de derecha Candace Owens de que la "estrategia sureña" racista e históricamente bien documentada del Partido Republicano era un "mito" que "nunca sucedió".

La estatua de Lee fue retirada del Capitolio a petición del gobierno de Virginia. Cada estado puede colocar dos estatuas en el Capitolio; la legislatura de Virginia había establecido una comisión a principios de este año que recomendó que la estatua de Lee fuera reemplazada por Barbara Johns, quien luchó por la igualdad en la educación durante la década de 1950 en un caso judicial que se convirtió en parte de la Suprema La decisión histórica de la corte en Brown contra la Junta de Educación.

En la misma carta que incluye los comentarios de Lee de que & # 8220 [l] os negros están inmensamente mejor & # 8221 esclavizados en Estados Unidos que viviendo libremente en África, escribió sobre los negros esclavizados: “La dolorosa disciplina que están sufriendo es necesarios para su instrucción como raza, y espero que los prepare y los lleve a mejores cosas ". Añadió que solo Dios sabía cuánto tiempo su subyugación "puede ser necesaria" y que la emancipación sería mejor lograda por "la influencia suave y desvanecedora del cristianismo que las tormentas y tempestades de una controversia ardiente", mientras escribía que Dios, para quien " dos mil años no son más que un día ”, elige“ trabajar por influencias lentas ”.


Hace 160 años, Robert E. Lee fue nombrado comandante de las fuerzas confederadas de Virginia

Robert E. Lee tenía la reputación de ser uno de los mejores oficiales del ejército de los Estados Unidos. Por lo tanto, Abraham Lincoln le ofreció a Lee el mando de las fuerzas federales en abril de 1861. Sin embargo, Lee declinó y presentó su renuncia al ejército cuando Virginia se separó el 17 de abril. Argumentó que no podía luchar contra su pueblo. En cambio, aceptó una comisión general para el recién formado Ejército Confederado.

Su primera batalla militar de la Guerra Civil fue en Cheat Mountain, Virginia (ahora Virginia Occidental) el 11 de septiembre de 1861.

Aunque ganó la Unión, la reputación de Lee resistió las críticas públicas que siguieron a la batalla. Luego se desempeñó como asesor militar del difunto presidente Jefferson Davis hasta junio de 1862. Después de eso, se le dio el mando del ejército asediado del general Joseph E. Johnston en la península de Virginia.

Este ejército también contaba con algunas de las figuras militares más destacadas de la Confederación, como James Longstreet, Stonewall Jackson y el caballero J.E.B. Stuart.

Muchas calles de las bases militares llevan el nombre de estos hombres. El nombre de estas bases y calles se realizó durante la Primera Guerra Mundial cuando el Ejército expandió sus centros de entrenamiento militar para entrenar tropas en el extranjero a Europa. Incluso a principios de la década de 1900, existía un sólido sentimiento anti-unionista todavía activo en el Sur. Por lo tanto, se creía que nombrar las bases en honor a los generales confederados (en lugar de a los de la Unión) aumentaría el número de hombres del sur que respondían al llamado del reclutamiento.

Las tropas de Lee & # 8217 continuamente mejoraron a sus adversarios sin importar las probabilidades

& # 8220 Estatua reclinada & # 8221 de Robert E. Lee dormido en el campo de batalla por Edward Valentine en la Capilla Lee en Lexington, VA. (Susan Rissi Tregoning)

Después de las victorias simultáneas de la Unión en Gettysburg y Vicksburg, Ulysses S. Grant asumió el mando de los ejércitos de la Unión. En lugar de convertir a Richmond en el objetivo de su campaña, Grant decidió centrarse en destruir el ejército de Lee & # 8217 del norte de Virginia. En una campaña implacable y sangrienta, el gigante de la Unión aporreó a la banda rebelde, que no contaba con suficientes suministros.

A pesar de su capacidad para hacer que Grant pagara con sangre sus tácticas agresivas, Lee se había visto obligado a ceder la iniciativa a su adversario. Reconoció que el fin de la Confederación era solo cuestión de tiempo. En el verano de 1864, los confederados se habían visto obligados a librar una guerra de trincheras en las afueras de Petersburgo.

Leer siguiente: El proyecto de ley para cambiar el nombre de las bases militares con el nombre de generales confederados gana fuerza

El presidente Davis lo nombró general en jefe de todas las fuerzas confederadas en febrero de 1865. Pero solo dos meses después, el 9 de abril de 1865, Lee se vio obligado a entregar su ejército cansado y agotado a Grant en el Palacio de Justicia de Appomattox, poniendo fin a la Guerra civil.

Como escribió el autor y biógrafo de Lee Roy Blount, Jr. en la Revista Smithsonian,

& # 8220Su propia mano probablemente nunca sacó sangre humana ni disparó un tiro con ira, y su única herida de la Guerra Civil fue un leve rasguño en la mejilla de un francotirador & # 8217s bala, pero muchos miles de hombres murieron horriblemente en batallas donde él estaba el espíritu dominante, y la mayoría de las bajas estaban del otro lado. Si tomamos como una convicción granítica dada de Lee de que todo es Dios y la voluntad de Dios, sin embargo, él nació para perder. & # 8221

Sin embargo, se puede disputar que Lee fue & # 8220 nacido para perder & # 8221. Fue segundo en su clase en West Point y lideró a los Marines que recuperaron Harpers Ferry de John Brown. Además, fue considerado el oficial general más capaz del Ejército de los Estados Unidos al comienzo de la Guerra Civil. Y durante la guerra, ganó una serie de victorias contra los generales de la Unión, mientras que a menudo escaseaban los suministros y eran superados en número.

En junio de 1865, apenas dos meses después de la rendición del Sur, un juez federal de Virginia se preparó para dictar acusaciones de traición contra los generales Lee, Longstreet, Jubal Early y otros. El juez afirmó que la libertad condicional que Grant les había otorgado eran expedientes militares temporales, por lo que no afectaron el derecho del gobierno a presentar cargos penales después de que cesaron las hostilidades.

El general de división George Washington Custis Lee con su padre, Robert E. Lee (sentado), y el teniente coronel Walter Herron Taylor, Lee & # 8217s jefe de personal, poco después de la rendición en Appomattox, fotografiados en Lee & # 8217s Franklin St. casa, Richmond, VA., abril de 1865.

En mayo de 1865 se había emitido una proclamación de amnistía general, pero excluía de ella a 14 clases de personas, incluidos los generales confederados. El general Grant salvó a Lee y a otros de la soga del verdugo. Grant insistió en que durante la emergencia nacional de una guerra, ejerció su autoridad bajo el presidente, quien tenía el poder de otorgar libertad condicional, indultos y clemencia. Las libertad condicional que otorgó bajo la autoridad del presidente estaban respaldadas por toda la fuerza de la ley federal.

Grant argumentó que Lee y otros deberían permanecer libres siempre que cumplan con los términos de la libertad condicional. Además, si el gobierno procedía a enjuiciar a estos generales confederados, los miles de soldados en el sur, que habían aceptado una libertad condicional similar, creerían que ya no se les estaba honrando.

El general Grant temía que esto provocara la reanudación de las hostilidades a costa de muchas vidas.

Leer siguiente: Antes de ser general: Robert E. Lee, el hombre de reconocimiento

Cuando el presidente Johnson todavía se negó a evitar que se emitieran las acusaciones, Grant amenazó con renunciar al ejército en protesta si Johnson no actuaba.

En ese momento, el general Grant era el estadounidense más famoso del país. Johnson sabía que no podía permitirse perder su apoyo. Por lo tanto, Johnson se vio obligado a evitar que procedieran las acusaciones de traición de Lee y otros confederados en libertad condicional.

Lee nunca regresó a su casa en la plantación cerca de Alexandria. Más bien, su casa se había convertido en un cementerio para los muertos de la Unión y la Confederación. Lee se mudó a Lexington Virginia y finalmente se convirtió en el presidente del Washington College en Virginia (ahora conocido como Washington and Lee University). Permaneció en ese puesto hasta su muerte.

Durante la Reconstrucción, Lee fue una fuerza líder en el intento de curar las heridas de la división y traer al Sur de regreso a los Estados Unidos.

De manera reveladora, cuando recibió una carta de la viuda de un soldado confederado en la que expresaba su amargura por la pérdida de la guerra, Lee le respondió: & # 8220 Elimina de tu mente todo sentimiento seccional y haz que (tus hijos) se conviertan en estadounidenses. & # 8221

El 1 de mayo de 1869, Lee llamó a Ulysses S Grant, quien recientemente había sido elegido presidente. La reunión fue breve y cordial, pero envió un poderoso mensaje de que era hora de que el Sur dejara a un lado la animosidad y se uniera a la Unión.

Es irónico que, aunque Lee estaba pidiendo a la gente del Sur que se uniera a los Estados Unidos en sus corazones y mentes, le habían despojado de su ciudadanía estadounidense.

Lee había solicitado formalmente una amnistía al gobierno, que habría restaurado su plena ciudadanía. La amnistía consistió en un juramento de lealtad al gobierno, la Constitución y los Estados Unidos. Lo firmó el 2 de octubre de 1865. La presentación de este juramento debería haber tenido como resultado que Lee recibiera un perdón total y definitivo y que se le restablecieran todos sus derechos como ciudadano estadounidense. La redacción del juramento fue la siguiente:

& # 8220I Robert E. Lee de Lexington, Virginia, juro solemnemente en presencia de Dios Todopoderoso que de ahora en adelante apoyaré, protegeré y defenderé fielmente la Constitución de los Estados Unidos y la Unión de los Estados en virtud de ella y que lo haré, De igual manera acata y apoya fielmente todas las leyes y proclamas que se han hecho durante la rebelión existente con referencia a la emancipación de los esclavos, así que ayúdame Dios. & # 8221

Quizás debido a un sentimiento de despecho y enojo por el asesinato del presidente Lincoln, la solicitud de amnistía de Lee nunca fue concedida. El secretario de Estado William H. Seward le dio la solicitud de Lee & # 8217 a un amigo como recuerdo. No se volvió a ver hasta que se descubrió que estaba mal archivado en los Archivos Nacionales & # 8217 en 1970. En 1975, el presidente Gerald Ford concedió ese perdón perdido a Robert E. Lee, y sus plenos derechos como ciudadano fueron restaurados póstumamente.

Recientemente, bajo la cultura de cancelación, las estatuas confederadas han sido eliminadas de todo EE. UU.

La estatua de Robert E. Lee estuvo en el centro de violentas protestas en 2017 en Charlottesville, Virginia. Fue objeto de actos de vandalismo y los manifestantes garabatearon blasfemias contra Trump con pintura blanca.

Además, la estatua en Market Street Park fue desfigurada con un improperio dirigido al expresidente Donald Trump, según WVIR. Además, se escribió una palabra ilegible en la parte posterior de la estatua y se salpicó pintura azul alrededor de su base. Parte de la valla que rodeaba el monumento fue derribada.

Una de las estatuas más famosas que se eliminará fue en el Instituto Militar de Virginia

Pero a fines de octubre de 2020, la junta de la institución votó para eliminar la estatua de Stonewall Jackson después de que el Washington Post informara sobre los estudiantes y las acusaciones de una atmósfera de hostilidad e insensibilidad cultural en la escuela.

Kaleb Tucker se graduó del Instituto Militar de Virginia en mayo. De acuerdo con un artículo reciente, & # 8220él no puede & # 8217 dejar de pensar en las indignidades que sufrió como hombre negro en el campus del país & # 8217, la universidad militar apoyada por el estado más antigua & # 8221. & # 8221

No hay necesidad de preguntarse qué pensaría el propio Lee del reciente alboroto por el cambio de nombre de las bases militares y el derribo de los monumentos erigidos a los generales confederados y sus muertos en la guerra. Sospecho que su consejo hoy sería el mismo que le dio a esa viuda afligida hace 150 años.

Hay varios libros excelentes sobre Robert E Lee que hemos vinculado a continuación para leer más:


Robert E. Lee renuncia al Ejército de los EE. UU. Después de que Virginia se separa de la Unión - HISTORIA


Carta de Robert E. Lee al general Winfield Scott explicando su renuncia
20 de abril de 1861

En la noche del 19 de abril de 1861, el coronel Robert E. Lee resolvió renunciar a su cargo en el ejército estadounidense. Escribió dos cartas. La primera fue una breve carta al Secretario de Guerra renunciando a su cargo en el Ejército de los Estados Unidos. El segundo fue para su comandante y mentor, el general Winfield Scott.

Lee sirvió bajo Scott durante la Guerra Mexicana y lo respetaba como líder y amigo. En esta carta, Lee explicó las razones de su renuncia y agradeció al general Scott por su amabilidad. Solo unos días antes, Scott lo había enviado a la oficina de Francis Blair, donde le ofrecieron a Lee el mando del ejército estadounidense. Lee rechazó esta oferta y en esta carta, explicó su decisión al general Scott.


Transcripción:
Arlington, ciudad de Washington, P.O
20 de abril de 1861

Teniente Genl Winfield Scott
Commd U.S. Army

Genl,
Desde mi entrevista con usted el 18 de julio: he sentido que ya no debería retener ninguna comisión en el ejército. Por tanto, presento mi dimisión, que le pido que recomiende para su aceptación. Habría sido presentado enseguida de no ser por la lucha que me ha costado separarme de un Servicio al que he dedicado todos los mejores años de mi vida, y toda la capacidad que poseía. Durante todo ese tiempo, más de un cuarto de siglo, no he experimentado más que la bondad de mis superiores y las amistades más cordiales de todos los Camaradas. Con nadie, Genl, he estado tan en deuda con usted como con usted por su amabilidad y consideración, y siempre ha sido mi ardiente deseo merecer su aprobación. Llevaré conmigo a la tumba los recuerdos más agradecidos
de su amable consideración, y su nombre y su fama siempre serán muy queridos para mí. Salvo en la defensa de mi estado natal, volveré a desenvainar mi espada. Siéntete complacido de aceptar más deseos [ilegibles] de & # x201C la continuación de tu felicidad & amp; prosperidad & amp; créeme

Verdaderamente tuyo
R E Lee

Papel. L 32,7, ancho 29,3 cm
Arlington House, el monumento a Robert E. Lee, ARHO 5623


Robert E. Lee y los marines estadounidenses capturan a John Brown después de la redada en Harpers Ferry

La mayoría de la gente sabe que Robert E. Lee sirvió en el ejército de los Estados Unidos con distinción, especialmente durante la guerra entre México y Estados Unidos. Sin embargo, muchos no saben que Lee jugó un papel importante en sofocar una rebelión contra Estados Unidos justo antes de la Guerra Civil.

El 16 de octubre de 1859, el abolicionista John Brown y un grupo de más de 20 hombres asaltaron el Arsenal de Estados Unidos en Harpers Ferry, Virginia (ahora Virginia Occidental). Intentaban iniciar un levantamiento de esclavos y destruir la esclavitud en los Estados Unidos.

El audaz plan de Brown estaba condenado al fracaso desde el principio. Si bien la mayoría de las personas al norte de la línea Mason-Dixon generalmente aprobaron cuál era el objetivo final de Brown, incluso los abolicionistas más fervientes sintieron que era una temeridad en el mejor de los casos. Era indicativo de cuán lejos se había separado el país y se había dividido irremediablemente. Brown sería colgado por sus acciones, pero el país pronto se vería arrastrado a una sangrienta guerra civil. El objetivo de Brown & # 8217 de detener la esclavitud se convertiría en una realidad solo unos años y alrededor de 620.000 muertes más tarde.

Brown había luchado económicamente a lo largo de su vida y había tenido numerosas demandas en su contra. Pero toda su vida se alteró después de que asistió a una reunión contra la esclavitud en 1842. La idea de poner fin a la práctica de la esclavitud consumiría el resto de sus días. Según se informa, planeaba llevar a cabo una insurrección de esclavos ya en 1848.

Brown pasó de hablar a hacer. Después de mudarse al estado fronterizo de Kansas, Brown, sus hijos y otros tomaron represalias por una redada a favor de la esclavitud en Lawrence, Kansas. Buscando sangre, Brown y sus hombres cruzaron el Pottawatomie Creek y atacaron tres cabañas familiares, asesinando a cinco hombres con espadas. Estas acciones dieron inicio a un verano de ataques al estilo guerrillero que presagiarían lo que vendría.

Brown fue al este y recibió apoyo financiero de fervientes abolicionistas que le proporcionaron a él y a su equipo de asalto de 22 hombres 198 carabinas Sharps de retrocarga calibre 52 y 950 picas. Brown y sus hijos alquilaron una pequeña granja a seis kilómetros de distancia en Dargan, Maryland, a nombre de Isaac Smith. Allí, comenzaron a prepararse. Brown incluso trató de reclutar a Frederick Douglass como enlace con los esclavos que esperaban liberar y armar. Douglass se negó, creyendo que Brown estaba haciendo un intento inútil. Según Douglass, el plan de Brown era & # 8220 un ataque al gobierno federal & # 8221 que & # 8220 pondría a todo el país en contra nuestra & # 8221 & # 8220 Nunca saldrás con vida & # 8221, le dijo a Brown.

El arsenal federal, uno de los seis del ejército de los Estados Unidos, contenía alrededor de 100.000 mosquetes y rifles. El plan de Brown era asaltarlo y usar sus armas para liderar un levantamiento de los esclavos del área. Luego, su objetivo era llevarlos a Tennessee o tal vez hasta Alabama.

Leer siguiente: Hace 160 años, Robert E. Lee fue nombrado comandante de las fuerzas confederadas de Virginia

La pequeña granja de los Dargan estaba abarrotada y los hombres permanecían en el interior durante las horas del día. Su hija y nuera cocinaban y vigilaban. Los hombres solo dejarían la casa en la oscuridad para perforar. Estaba convencido de que los esclavos acudirían en masa a su estandarte y lucharían contra los esclavistas de la zona. (Creía que hasta 250 esclavos se unirían a sus fuerzas). Estaba equivocado.

La noche del 16 de octubre, Brown partió con su plan. Dejó a cuatro hombres como retaguardia en la finca, incluido uno de sus hijos. Envió un pequeño destacamento al mando de John Cook Jr. para capturar al coronel Lewis Washington, sobrino bisnieto de George Washington, en su propiedad de Beall-Air y tomarlo como rehén. Brown también quería algunos de los esclavos de Washington # 8217, y dos reliquias del general George Washington, una espada supuestamente presentada a Washington por Federico el Grande y dos pistolas que fueron entregadas por el Marqués de Lafayette. Brown consideró estos dos premios como talismanes.

El resto de los hombres lo acompañó hasta Harpers Ferry. Al principio, las cosas salieron bien. Los asaltantes capturaron a varios vigilantes nocturnos, cortaron los cables del telégrafo y detuvieron un tren que había entrado en la estación.

La primera víctima de la redada fue un presagio de lo que vendría. En un cruel giro del destino, Hayward Shepherd, un hombre negro libre que trabajaba como manipulador de equipaje en el tren, fue asesinado a tiros por los asaltantes. Brown permitió que el tren continuara, creyendo que la noticia de su incursión galvanizaría a los esclavos en el área haciéndolos correr en su ayuda. Una vez más, Brown se equivocó.

Los hombres de Brown pudieron tomar la armería, aunque la gente del pueblo comenzaba a formarse contra él.

Temprano el 17 de octubre, la milicia local fue alertada y capturó el puente que cruza el Potomac, cortando la ruta de escape de Brown. Los lugareños y la milicia pronto rodearon la armería en un intento de rodear a los asaltantes. Comenzó el tiroteo y murieron cuatro civiles, incluido el alcalde de Harpers Ferry.

Al darse cuenta de que su situación se estaba volviendo desesperada, Brown tomó nueve rehenes y se mudó a la pequeña casa de máquinas, que más tarde se conocería como John Brown's Fort. Él y sus hombres cerraron puertas y ventanas con barricadas y comenzaron a disparar esporádicamente con la milicia. Brown envió a su hijo Watson y a otro hombre con una bandera blanca para un parlay oficial.

Los milicianos, que ya habían visto abatidos a varios de sus vecinos, no estaban de acuerdo. Disparó a los dos hombres, hiriendo mortalmente a Watson y tomando prisionero al otro hombre, Aaron Dwight Stevens. Durante la descarga posterior, el otro hijo de Brown, Oliver, también resultaría herido de muerte. Moriría al día siguiente. Uno de los asaltantes de Brown, William Leeman, que solo tenía 20 años, entró en pánico y trató de nadar el Potomac hasta un lugar seguro. Lo mataron sin llegar muy lejos.

Leer siguiente: El proyecto de ley para cambiar el nombre de las bases militares con el nombre de generales confederados gana fuerza

Una segunda compañía de milicianos llegó a las 15.00 horas y liberó a los 24 rehenes de la sala de guardia.

A las 15.30 horas, el presidente James Buchanan había ordenado a los infantes de marina de su cercano cuartel de DC en el 8 y a mí a Harpers Ferry para sofocar la redada. Los infantes de marina fueron puestos bajo el mando del coronel Robert E. Lee, quien estaba de licencia de Texas con el 2º Regimiento de Caballería.

Acompañando a Lee estaba el teniente J.E.B. Stuart, que había sido asignado a la nueva 1.ª Caballería en el oeste.

Stuart estaba bajo el mando de John Sedgwick, quien sería el oficial de más alto rango asesinado en la próxima Guerra Civil. Stuart había diseñado un nuevo accesorio de sable para la caballería y se le otorgó una patente. Sedgwick le había concedido permiso para que Stuart pudiera vender su patente al ejército. Cuando Stuart se enteró de lo que estaba pasando en Harpers Ferry, se ofreció como ayudante de campo de Lee.

El coronel Lee y el teniente J.E.B Stuart, que estaría inexorablemente ligado a la Confederación como parte del Ejército de Lee en Virginia del Norte, no se habían conocido antes.

En la mañana del 18, Lee envió a Stuart bajo una bandera blanca para ofrecer a los hombres de Brown la oportunidad de rendirse. Si se negaban, los marines bajo el mando del teniente Greene atacarían la pequeña casa de máquinas. Brown se negó a rendirse y se alejó, Stuart agitó su gorra indicando su negativa. Los hombres de Greene irrumpieron en la pequeña casa de máquinas y Brown y los demás asaltantes supervivientes fueron capturados.

Lee envió un informe posterior a la acción a Washington, indicando que Brown era & # 8220 un loco & # 8221 y que su plan reflejaba eso. Lee also exonerated the blacks and slaves in Brown’s presence by stating: “The blacks, whom [Brown] forced from their homes in this neighborhood, as far as I could learn, gave him no voluntary assistance.”

Afterward, there were some historians who claimed that it was Stuart and not Greene who led the raid. While this may make for a more entertaining footnote to the entire war that was soon to transpire, it is not true. A letter that Stuart wrote to his mother after the incident gave some incredible insight into what happened. Stuart quickly put any ideas to rest that he led the assault and went out of his way to give the proper credit to Greene. Perhaps the most intriguing part of his recollections to his mother is that they could belong to any time.

“Colonel Lee was sent to command the forces at Harper’s Ferry. I volunteered as his aide. I had no command whatever. The United States Marines are a branch of the naval force, — there was not an enlisted man of the army on hand. Lieutenant Green was sent in command. Major Russell had been requested by the Secretary of the Navy to accompany the marines, but, being a paymaster, could exercise no command yet it was his corps. For Colonel Lee to have put me in command of the storming party would have been an outrage to Lieutenant Green, which would have rung through the navy for twenty years. As well might they send him out here to command my company of cavalry…

I, too, had a part to perform, which prevented me in a measure from participating in the very brief onset made so gallantly by Green and Russell, well backed by their men. I was deputed by Colonel Lee to read to the leader, then called Smith, a demand to surrender immediately and I was instructed to leave the door after his refusal, which was expected, and wave my cap at which signal the storming party was to advance, batter open the doors, and capture the insurgents at the point of the bayonet. Colonel Lee cautioned the stormers particularly to discriminate between the insurgents and their prisoners.

I approached the door in the presence of perhaps two thousand spectators and told Mr. Smith that I had a communication for him from Colonel Lee. He opened the door about four inches, and placed his body against the crack, with a cocked carbine in his hand: hence his remark after his capture that he could have wiped me out like a mosquito. The parley was a long one. He presented his propositions in every possible shape, and with admirable tact but all amounted to this: that the only condition upon which he would surrender was that he and his party should be allowed to escape. Some of his prisoners begged me to ask Colonel Lee to come and see him. I told them he would never accede to any terms but those he had offered and as soon as I could tear myself away from their importunities I left the door and waved my cap, and Colonel Lee’s plan was carried out…

When Smith first came to the door I recognized old Osawatomie Brown, who had given us so much trouble in Kansas. No one present but myself could have performed that service. I got his bowie-knife from his person, and have it yet.

The same day, about eleven or twelve o’clock, Colonel Lee requested me, as Lieutenant Green had charge of the prisoners and was officer of the guard, to take a few marines and go over to old Brown’s house, four and a half miles distant, in Maryland, and see what was there. I did so, and discovered the magazine of pikes, blankets, clothing, and utensils of every sort. I could only carry off the pikes, as I had but one wagon. The next day I was occupied in delivering the various orders of Colonel Lee, and in other duties devolving on an aid-de-camp. The night after, Colonel Lee, Green, and myself, with thirty marines, marched six miles and back on a false alarm among the inhabitants of a district called Pleasant Valley.

The prisoners having been turned over to the United States Marshal, Colonel Lee and the marines were ordered back to Washington. I went with him, and this terminated my connection with the Harper’s Ferry affair.”

John Brown was brought to Charles Town and put on trial for treason against the State of Virginia. He was found guilty and sentenced to death. On December 2, the day of his execution, he wrote in his final will an omen that would come true:

“I John Brown am now quite certain that the crimes of this guilty, land: will never be purged away but with Blood. I had as I now think: vainly flattered myself that without very much bloodshed it might be done.”

Four other raiders were executed on December 16, 1859, and two more on March 16, 1860.

Lee was given the rank of full Colonel in March of 1861 signing a new oath to the U.S. But after Virginia seceded from the Union, Lee resigned his commission and joined the Confederacy, of which he had mixed feelings. In a letter he wrote to George Washington Custis, Lee said:

“Secession is nothing but revolution. Los redactores de nuestra Constitución nunca agotaron tanto trabajo, sabiduría y tolerancia en su formación, y la rodearon con tantos guardias y seguridades, si se pretendía que todos los miembros de la Confederación la rompieran a voluntad. It was intended for “perpetual union,” so expressed in the preamble, and for the establishment of a government, not a compact, which can only be dissolved by revolution, or the consent of all the people in convention assembled.”

Stuart resigned and rose to become a Major General in the Confederate Cavalry. He was killed in action at the Battle of Yellow Tavern in 1864.


Lee resigns from U.S. Army

Lee opposed secession, but he was a loyal son of Virginia. His official resignation was only one sentence, but he wrote a longer explanation to his friend and mentor, General Winfield Scott, later that day. Lee had fought under Scott during the Mexican War (1846-48), and he revealed to his former commander the depth of his struggle. Lee spoke with Scott on April 18, and explained that he would have resigned then “but for the struggle it has cost me to separate myself from a service to which I have devoted the best years of my life and all the ability I possess.” Lee expressed gratitude for the kindness shown him by all in the army during his 25-year service, but Lee was most grateful to Scott. “To no one, general, have I been as much indebted as to yourself for uniform kindness and consideration…” He concluded with this poignant sentiment: “Save in the defense of my native State, I never desire again to draw my sword.”

But draw it he would. Two days later, Lee was appointed commander of Virginia’s forces with the rank of major general. He spent the next few months raising troops in Virginia, and in July he was sent to western Virginia to advise Confederate commanders struggling to maintain control over the mountainous region. Lee did little to build his reputation there as the Confederates experienced a series of setbacks, and he returned to Richmond when the Union gained control of the area. The next year, Lee assumed command of the Army of Northern Virginia after General Joseph Johnston was wounded in battle. Lee quickly turned the tables on Union General George B. McClellan, as he would several other commanders of the Army of the Potomac. His brilliance as a battlefield tactician earned him a place among the great military leaders of all time.


Experiencia americana

Robert E. Lee at age 31, then a young Lieutenant of Engineers, U. S. Army, 1838. PD.

Robert Edward Lee is the fourth child born to Colonel Harry and Ann Lee, prominent members of the Virginia aristocracy. His mother, Ann Hill Carter, descends from one of the wealthiest families in Virginia, and his father, Henry "Light-Horse Harry" Lee, had served as the Governor of Virginia and had earned the respect and friendship of President George Washington as a commander during the American Revolution.

April 11, 1809
Although Lee's father is active in Virginia politics, a series of bad financial investments land him in debtors prison. While in prison, he writes his Memoirs of the War in the Southern Department about the Revolutionary War.

The childhood home of Robert E. Lee in Alexandria, Virginia. Courtesy: Library of Congress

Anne moves her children into a small house in Alexandria after Henry is no longer able to afford the Lee's mansion in Stratford.

July 25, 1812
Henry Lee is severely injured while resisting a mob on his friend, newspaper editor A.C. Hanson, who had publicly opposed the War of 1812. Lee will never recover from the internal injuries he sustains.

To escape his financial troubles, Henry Lee flees to the West Indies. The tarnished reputation of his once-great father will haunt Robert E. Lee for the rest of his life. Robert's older brother Carter goes to Harvard, leaving Robert to care for his invalid mother, and his sickly sister, Ann.

March 25, 1818
While attempting to return home to his family in Virginia, Henry Lee dies in Cumberland Island, Georgia. Despite his role as a hero in the Revolutionary War, he will be remembered most for once writing George Washington a bad check.

June 1825
At the age of 18, Robert leaves for the U.S. Military Academy at West Point, which had earned the reputation as one of the best schools in the country.

June 1829
Robert E. Lee graduates second in his class from West Point. While at the military academy, Lee is one of six students in his graduating class to never receive a demerit. His classmates note his drive for perfection and focused, secluded personality with the nickname "Marble Model." As one of the top cadets, Lee is able to choose the branch of service for his first assignment, and elects to work for the Army's Engineer Corps.

July 10, 1829
Ann Carter Lee dies at the age of 56 with Robert by her side.

November 1829
Lee is appointed second lieutenant in the U.S. Army Corps of Engineers and assigned to Cockspur Island, Georgia.

Spring 1830
Lee begins courting Mary Custis, Martha Washington’s great-granddaughter and a member of the Virginia aristocracy. Although Lee was part of the Southern gentry, the reputation of Lee's father was enough for Custis’ father to express initial reservations about the courtship. After finally winning Mr. Custus' approval, the couple married on June 30, 1831.

1832-1835
Mary gives birth to their first child, George "Custis" Washington Custis Lee, and later a daughter, Mary Custis Lee.

September 21, 1836
Throughout the 1830s, Lee earns a reputation as a gifted civil engineer on assignments in Virginia, Michigan, Missouri and New York. In September of 1836, he is promoted to First Lieutenant.

1837-1846
Robert and Mary have five more children: William "Rooney" Henry Fitzhugh Lee, Anne "Annie" Carter Lee, Eleanor "Agnes" Lee, Robert Edward Lee, Jr., and Mildred "Milly" Childe Lee.

Summer 1838
Lee is promoted to captain of engineers, and moves on to his greatest engineering challenge, "moving" the Mississippi River. The Mississippi had been drifting away from the St. Louis shore, and Lee was able to temporarily channel the river back toward the city, allowing St. Louis to remain a river port.

During his extended time away from Virginia, Lee continually writes letters to Mary and the children. Parenting from afar, he instructs Mary how to raise the children and remains engaged in their growth.

August 1846
As the Mexican-American war develops, Lee is called upon to lend his engineering skills to General Winfield Scott's force. Lee assesses routes for attack and completes challenging reconnaissance missions in Cerro Gordo. He wins General Scotts' trust during the battle of Vera Cruz, and Scott comes to rely upon Lee's mathematical skills and innovative battle strategy.

February 2, 1848
The war ends with a U.S. victory, and Lee returns to Virginia a rising star in the American army. Scott would, in a court martial, declare Lee "the very best soldier I ever saw in the field" based on his work in the Mexican-American War, and told his superiors that in the event of a war to take out an immediate life insurance policy on Robert E. Lee.

1852-1855
Lee returns to West Point as the Academy's superintendent.

July 17, 1853
At the age of 46, Lee experiences a spiritual awakening and is confirmed at Christ Church. His letters home become more introspective and melancholy and, for the first time, he turns a critical eye toward his accomplishments.

1854
Robert and Mary’s oldest son Custis graduates first in his class from West Point. Lee had tried to talk him out of military service. "I wish I was out of the Army myself," he confided.

Spring 1855
Lee leaves the engineer corps when Secretary of War Jefferson Davis appoints him to the role of Lieutenant Colonel of the newly formed 2nd US Cavalry. Lee moves to west Texas for the position. From his isolated post, he learns in letters that his second eldest son, Rooney Lee, was having difficulties at Harvard.

October 1857
Mary's father, George Washington Park Custis, dies, leaving Robert E. Lee the executor of his estate. Lee returns to Virginia to temporarily manage the family estate, and finds his father-in-law’s finances in terrible shape: the plantations willed to his sons are barely functioning and heavily mortgaged, there is no cash to pay his daughters their promised inheritances, and most of the 195 slaves—who had been promised their freedom in Custis' will— are unwilling to continue to work the farm to pay off the family debt. Lee deals with slave insubordination harshly, paying to have runaways captured and sending insubordinate slaves away from their families. Unable to turn things around, Lee returns to Texas in 1860.

John Brown. Courtesy: Library of Congress

October 1859
Lee is sent to Harper's Ferry to suppress the John Brown raid. He remains at Harper's Ferry through Brown's arrest, trial, and hanging.

November 7, 1860
Abraham Lincoln, an outspoken critic of slavery, is elected to President of the United States. In response, South Carolina secedes from the Union, closely followed by Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Louisiana and Texas. From his post in Texas, Lee writes home to his son Custis that the secession will lead to war.

February 1861
The seceding states form the original Confederate States of America, with Jefferson Davis as their President.

April 12, 1861
Confederate forces attack Fort Sumter in South Carolina to ignite the Civil War. Lincoln mandates that all states provide troops to stop the rebellion, forcing those states that had remained neutral to select a side.

April 17, 1861
Virginia secedes from the Union.

April 18, 1861
As a rising star in the U.S. Military, Lee is called to a meeting with Francis Blair, a close associate of Abraham Lincoln. Blair offers Lee command of the Union Army, but Lee declines the offer, unwilling to fight against his home state of Virginia. Lee next seeks the advice of his former commander and Director of the War Department, Winfield Scott. Lee explains his divided loyalties to Scott, but his superior refuses to allow him to " sit out" the war.

Compiled Military Service Record of Robert E. Lee. Courtesy: NARA

April 20, 1861
After days of deliberation, Lee resigns from the United States Army. He states in a letter to his Union-supporting sister, Anne Marshall, that "with all of my devotion to the Union and the feeling of loyalty and duty of an American citizens, I have not been able to make up my mind to raise my hand against my relatives, my children, my home." Just two days later, Lee is assigned by the governor of Virginia to command the Virginia forces for the Confederate Army.

May 24, 1861
Federal troops cross the Potomac and take up positions around Arlington Estate for its confiscation.

July 21, 1861
The Confederate Army, led by Brigadier General Joseph E. Johnston and General P.G.T. Beauregard, defeats Union forces at the Battle of Manassas. Commonly known as Bull Run, this is the first major battle of the Civil War. After this battle yields 2,950 Union and 1,750 Confederate casualties, it is clear that the war will be bloodier than either side had expected.

September 12-15, 1861
Lee oversees an embarrassing defeat at the Battle of Cheat Mountain and his harshly criticized for his failure.

Winter 1861-62
Lee is relieved of his command and appointed to oversee the fortification of the cities on the southeastern coast. The media criticizes him for his timidity on the battlefield.

March 1862
Jefferson Davis, Confederate President and fellow West Point graduate, appoints Lee to a minor position as his personal military adviser. In a March 14th letter, Lee describes his frustration with the new position and the little influence it brings.

May 31, 1862
General Joseph E. Johnson is shot off his horse and severely injured in the Battle of the Seven Pines. Robert E. Lee is chosen to replace Johnson and take control of the South's biggest field army, the Army of Northern Virginia.

Early June 1862
Union General George McClellan's forces come within four miles of Richmond, the capitol of the Confederacy. Richmond civilians make plans to evacuate. Lee plans an aggressive assault against the Army of the Potomac.

June 25-July 1, 1862
The Seven Days Battle is Lee's first engagement with the North and McClellan. In a bold plan, Lee devises a way to cut off McClellan's army and divide it into two. The plan successfully pushes the Union army back 20 miles to the York River. The victory saves Richmond and restores confidence in Lee's leadership, but costs 20,000 Confederate casualties.

August 29-30, 1862
At the Second Battle of Bull Run, Lee pushes McClellan's troops back to Washington and continues his strategy of relentless attack despite heavy casualties.

In a matter of months, Lee has been able to turn the tide of the war in the Confederacy's favor. His army exhibits a high morale and complete confidence in their general, but continually suffers from Lee's tendency to push his men behind logistical capacity.

September 17, 1862
Lee decides to launch an attack on Northern soil and meets Union troops in the Battle of Antietam. Despite rumors of a strong Union army led by McClellan, Lee refuses to retreat. Lee had been thrown from his horse weeks earlier, resulting in two broken wrists, but he insists on moving among his troops, often in the line of fire. Lee's tactical decisions at Antietam save his army and thousands of men, but even so Antietam becomes the bloodiest single day of combat in the war. 2,108 Union soldiers die Lee's army loses 1,546 men.

September 22, 1862
President Abraham Lincoln declares Antietam a decisive victory for the Union. He relieves General McClellan of his duties and issues the preliminary Emancipation Proclamation. The Proclamation, which frees all slaves in Confederate states that do not rejoin the Union, drastically changes the terms of the Civil War by raising the stakes for both sides.

October 1862
Lee receives a letter that his daughter Annie has died of scarlet fever. The death of Annie leaves Lee devastated.

December 13, 1862
Lee achieves one of his greatest victories at the Battle of Fredericksburg. His Army of Northern Virginia inflicts over 12,000 casualties while losing 5,000 soldiers.

January 1863
As a bitter winter descends upon the Army of Northern Virginia, Lee writes that he only has enough livestock to feed his army until the end of January.

Lee suffers from acute angina, or heart pain, that leaves him incapacitated for months, forcing him to move from his military headquarters to a house in nearby Fredericksburg.

Spring 1863
After suffering heart problems during the winter, Lee's physical stature is never the same. At the age of 56, his peers report that he rarely sleeps and is consumed with preparation for upcoming battles.

April 30 - May 6, 1863
In the Battle of Chancellorsville, Lee is able to ward off the Union Army despite Union General Hooker's bold plan to divide up Lee's forces. Lee, in what is remembered as his finest hour, identifies the critical moment to attack Hooker's right flank and save his Army. Outnumbered by over 40,000 men, the Confederate army strikes a great moral blow to the Union, but it nonetheless suffers a more substantial number of casualties, including the loss of another famous Confederate, General "Stonewall" Jackson.

End of June 1863
Lee's army is in high spirits and they rally behind their leader, whom they call "Marse Robert." Lee believes that the Confederacy is at its peak but that the Union is getting stronger and wishes for a chance to deal a mortal blow to northern forces.


July 1863
Lee discovers that his son Rooney had been taken captive and is serving as a prisoner of war at Fort Monroe. He will not be exchanged until March of 1864.

July 1-3, 1863
At the epic Battle of Gettysburg, Union General George G. Meade and Lee meet head-to-head in what would mark the turning point of the war. Lee's bold tactical maneuvers fail due to miscommunication and unfamiliarity with new generals. Three days of continuous battle inflict more than 23,000 Confederate casualties, and deal a psychological blow to the South that it will fail to overcome. Lee is stunned by the defeat.

August 8, 1863
Lee submits his letter of resignation to Jefferson Davis, which Davis promptly refuses. There is no one who could replace Lee.

Gen. Ulysses S. Grant. Courtesy Library of Congress

March 1864
Union General Ulysses S. Grant realizes his forces have the advantage of superior numbers of troops and supplies.

May 5-June 24, 1864
Grant begins his war of attrition with the Overland Campaign, engaging Lee’s forces in over 12 battles in just seven weeks. Never getting more than two consecutive hours of sleep, Lee rides into the midst of the fighting on many occasions to pick up the slack of underperforming commanding officers. He gets little sleep, and on May 25 is confined to his cot despite significant fighting in North Anna. The Overland Campaign wreaks devastation and havoc on the southern forces, but the Confederate army still inflicts over 60,000 Union casualties.

June 15, 1864
Brigadier General Montgomery C. Meigs appropriates the grounds of Mary Custis’ Arlington property for use as a military cemetery. Today, the cemetery’s Confederate section holds the graves of over 400 Confederate soldiers.

September 1864
In letters home to Arlington, Robert E. Lee continually reminds his children of the importance of self-control and discipline.

Inauguration of Abraham Lincoln. Courtesy: Library of Congress

November 8, 1864
President Abraham Lincoln wins re-election, defeating the Democratic candidate George McClellan. Lee, like many members of Confederate leadership, realizes the Civil War will soon end in a Southern defeat.

Winter 1864-1865
The desertion rate in the Army of Northern Virginia soars. Lee proposes enlisting black soldiers to fill the gap in manpower, a terrifying proposition to most southerners. If the Union was using black soldiers to their advantage, Lee argues, then so should the south.

Company E, 4th U.S. Colored Infantry. Courtesy: Library of Congress

April 3, 1865
Lee tries to stop the Union Army by transitioning to the offensive. He is, however, unable to break through Grant's army and loses control of the vital Virginian cities Petersburg and Richmond.

9 de abril de 1865
In an official ceremony at the courthouse in Appomattox, Virginia, Lee surrenders to General Grant. Lee keeps his emotions under control as he signs a surrender document in Wilmer McLean's parlor inside the Court House. As Lee returns to his tent, soldiers line up alongside the road to salute their commander.

April 10, 1865
Lee drafts General Order Number Nine announcing the surrender to his troops. The document praises the army for a courageous and brave effort, and cites the Union's overwhelming numbers as the cause for surrender.

April 15, 1865
Lee rejoins his family in Richmond, where Mary has been living since 1861. That summer they will move to the country in Derwent, Virginia.

In a letter to Jefferson Davis, Lee blames the loss of the war on the moral condition of his men. He believes that the troops had been getting letters from home indicating that they no longer supported the war, leading the soldiers to lack aggressiveness and the grit necessary to win battles.

June 13, 1865
Lee sends an application for pardon to President Andrew Johnson.

Fall 1865
The Lee family moves to Lexington, Virginia, where Lee assumes the role of President of Washington College. Lee overhauls the curriculum, requires weekly progress reports for all of the students, and encourages the females in his family to attend church services in the hopes that "if the ladies would patronize it that the students would be more interested in going." The college has since changed its name to Washington and Lee University.

1866-1869
Lee assembles notes, letters and data in an effort to defend his actions and his Army of Northern Virginia, but never writes. Lee discusses the failures of Gettysburg in conversations with his peers at Washington College, attributing the loss to his commanders J.E.B. Stuart and Richard Ewell.

February 1866
Lee is summoned to give testimony to the Joint Committee on Reconstruction. In his testimony, Lee expresses his concern over the social and political structure of the country and his doubts that African Americans should have civil rights. Above all, he expresses a desire to be left alone.

Gen. Robert E. Lee. Courtesy: Library of Congress,

October 12, 1870
After suffering a severe stroke, Lee dies in the company of his family.

October 15, 1870
Lee's coffin is paraded through the small town of Lexington, Virginia. The procession, filled with former Confederate soldiers, Washington College students and state politicians, makes its way past the Virginia Military Institute for a small service.


On the Defensive After Gettysburg

During 1864-65, Lee was forced to fight a defensive war, attempting to safeguard the Confederate capital at Richmond, and he came finally to the realization that the war of attrition was one that he could not win. Facing the overwhelming superiority of Union men and equipment, Lee’s army suffered irreplaceable losses during campaigns in Virginia. He was forced from his entrenchments before Petersburg and Richmond and pursued to Appomattox Court House, where he surrendered to General Ulysses S. Grant, commander of all Union armies in the field, on April 9, 1865.

After the war, Lee became president of Washington College in Lexington, Virginia. He died of a stroke on October 12, 1870, and the institution was subsequently renamed Washington and Lee University. Following his death, Lee’s stature among military commanders of the Civil War grew tremendously, and today he remains an iconic figure of the conflict.