Podcasts de historia

Cuántas palabras se escribieron antes de Gutenberg

Cuántas palabras se escribieron antes de Gutenberg

Supongamos que hubiera una biblioteca que contenga todos los libros escritos antes de Gutenberg. I excluir libros que se han perdido, pero incluir libros que han sobrevivido solo en copia. ¿Cuántas palabras en total había en esos libros?

Aparte: la pregunta original pedía una medida de libros en metros, pero "libros" parece ser un término impreciso que implica mucha discusión. "Palabras" es probablemente más exacto.


Aproximadamente 10,000 textos antiguos sobreviven, lo que requeriría alrededor de 4 a 8 m2 de espacio de piso apilado a 1,8 m de altura. Los textos serían principalmente de los períodos romano y griego.

http://www.roger-pearse.com/weblog/2009/10/26/reference-for-the-claim-that-only-1-of-ancient-literature-survives/

Según Gerstinger (1948) p.10, unos 2000 autores griegos eran conocidos por su nombre antes del descubrimiento de los papiros. Pero se conservaron las obras completas de solo 136 (6,8%) y fragmentos de otros 127 (6,3%). Gerstinger contó, sin embargo, solo los autores cuyos nombres eran conocidos, no las obras conocidas por sus títulos ...

En el primer volumen de Ioannis Kakrides editado "Mitología griega" (una recopilación de 5 volúmenes en griego de todos los mitos griegos conocidos) tiene unas 10 páginas donde da nombres de escritores y títulos de obras mitológicas antiguas y un resumen del contenido de cada obra. si tenemos alguna idea de lo que es. Cuando lo leí originalmente, no sentí la necesidad de tomar notas, pero por lo que recuerdo está muy por debajo del 1% de lo que ha sobrevivido de esa lista. Supongo que alrededor del 0,3 al 0,4% de esa lista ha sobrevivido.

Esto se cita comúnmente como "el 1% de los textos antiguos ha sobrevivido".

https://journals.tdl.org/jodi/index.php/jodi/article/view/81/80

Los componentes (1) - (4) ya se han completado y hasta ahora han dado lugar a la publicación de más de 80 concordancias impresas (Figura 1a-b) y más de 60 títulos en medios electrónicos (Figura 2). Hay 103 títulos (más de 9.000.000 de caracteres chinos) en la base de datos de Pre-Han y Han, más de 1000 títulos (más de 21.000.000 de caracteres chinos) en la base de datos de Weijin, nueve títulos (más de 300.000 caracteres chinos) en la base de datos de Jianbo (Figura 3a-b ) y más de 1.000.000 de caracteres chinos en la base de datos de Jiaguwen. Partes de las bases de datos anteriores se han publicado en el sitio web de CHANT desde 1998 y se estima que toda la base de datos de CHANT, con funciones de búsqueda, estará disponible en septiembre de 2002.

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Siku_Quanshu

El Siku Quanshu comprendió 79.000 capítulos en 36.000 volúmenes y fue producido en siete copias manuscritas entre 1773 y 1782 (por más de 3.800 copistas); de estos, una copia sobrevivió intacta en la Ciudad Prohibida, de la cual la obra fue reimpresa fotolitográficamente en la década de 1980 y ahora está disponible en línea. Con 800 millones de palabras, ha sido superado recientemente por la Wikipedia en inglés (más de mil millones de palabras en junio de 2010), pero en el siglo XVIII superó con creces los 40 millones de palabras de la decimoquinta edición de la Enciclopedia Británica ".

http://www.historyofinformation.com/expanded.php?id=2762

El consejo editorial incluyó a 361 académicos, con Ji Yun (紀 昀) y Lu Xixiong (陸錫 熊) como editores en jefe. Comenzaron la compilación en 1773 y la completaron en 1782. Los editores recopilaron y anotaron más de 10,000 manuscritos de las colecciones imperiales y otras bibliotecas, destruyeron unos 3,000 títulos u obras que se consideraron anti-manchúes y seleccionaron 3,461 títulos, o funciona, para su inclusión en el Siku quanshu. Fueron encuadernados en 36.381 volúmenes (册) con más de 79.000 capítulos (卷), que comprenden alrededor de 2,3 millones de páginas y aproximadamente 800 millones de caracteres chinos.

De estos, muy pocos sobrevivieron.

http://www.sysu.edu.cn/2012/en/news/news01/5700.htm

Recientemente, la Fundación de Educación Budista de Hong Kong donó una Reimpresión Fotofacsímil de la Copia del Pabellón Wenyuan del Siku Quanshu a las Bibliotecas de la Universidad Sun Yat-sen. Basado en la copia del pabellón de Wenyuan del Siku Quanshu conservado en el Museo del Palacio Nacional en Taipei, ha sido reimpreso por The Commercial Press (Taiwan) LTD. en formato sextodecimo donde cuatro páginas se compactan en una. La colección se compone de 1.500 volúmenes y tiene un valor de casi 500.000 yuanes.

Un índice completo de literatura latina antes del 600:

https://wiki.digitalclassicist.org/TLG

En la primavera de 2001, el equipo de TLG desarrolló su propio motor de búsqueda e hizo que el corpus estuviera disponible en línea. Hoy en día, el TLG en línea contiene más de 110 millones de palabras de más de 10,000 trabajos asociados con 4,000 autores y se actualiza y mejora constantemente con nuevas funciones y textos.

Así que estimamos tentativamente 10,000 obras supervivientes de la Biblioteca de Constantinopla y otras fuentes europeas y de otros lugares, y veamos si esto tiene sentido. Dado que probablemente sobrevivieron menos de 2000 obras chinas, centrémonos en el corpus europeo.

http://www.nytimes.com/2001/02/12/news/12iht-rchina.t.html

https://en.m.wikipedia.org/wiki/History_of_education

La antigua Roma tenía aproximadamente 100 millones de personas, de las cuales aproximadamente el 10% estaban alfabetizadas.

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Books_published_per_country_per_year

http://authorearnings.com/report/the-tenured-vs-debut-author-report/

Los países del tamaño de la población alfabetizada del imperio romano publican al menos 10.000 libros al año. Dada la explosión de libros electrónicos de baja calidad, probablemente sea seguro reducir a la mitad este número. A lo largo de 500 años, pico demográfico de la civilización romana, esto se traduciría en 2,5 millones de obras. Si el 0,4% de estos sobreviviera, estaría de acuerdo con la estimación de 10.000. Está por debajo de la tasa de supervivencia del 1% citada anteriormente, pero dentro de un orden de magnitud.

https://en.m.wikipedia.org/wiki/List_of_ancient_Egyptian_papyri

http://pnc-ecai.oiu.ac.jp/jhti/search%20gateway.html

http://beinecke.library.yale.edu/collections/curatorial-areas/early-books-and-manuscripts

Las principales fortalezas de la colección de manuscritos del Cercano Oriente se encuentran en el idioma árabe, la gramática y la lingüística, la ley islámica y la historia islámica, pero la colección es completa y la mayoría de las áreas de la cultura árabe e islámica están representadas hasta cierto punto. La colección incluye más de cinco mil manuscritos en árabe, persa, turco, etíope, urdu, siríaco, armenio, copto y samaritano, y está muy aumentada por la colección de la American Oriental Society, que está depositada en la Biblioteca Beinecke.

https://en.m.wikipedia.org/wiki/List_of_pre-Columbian_cultures

Algunas de estas civilizaciones habían dejado de funcionar durante mucho tiempo en el momento de las primeras llegadas europeas permanentes (aproximadamente a finales del siglo XV y principios del XVI), y solo se conocen a través de investigaciones arqueológicas o de la historia oral de las tribus actuales. Otros fueron contemporáneos de este período y también se conocen por relatos históricos de la época. Algunos, como los olmecas, mayas, mixtecos y nahuas, tenían sus propios registros escritos. Sin embargo, la mayoría de los europeos de la época veían esos textos como heréticos y quemaron la mayoría de ellos. Solo unos pocos documentos estaban ocultos y, por lo tanto, permanecen hoy, dejando a los historiadores modernos atisbos de la cultura y el conocimiento antiguos.

Agregue las otras civilizaciones antiguas de las que sobrevive poco registro y el número original podría ser aún mayor. Pero muy pocos sobrevivieron.

En total, se encontrarían alrededor de 10,000 libros en una biblioteca de este tipo, casi todos escritos en la Grecia clásica o Roma y sobrevivientes de la Biblioteca de Constantinopla, o conservados en un puñado de colecciones del Imperio Chino.

https://en.m.wikibooks.org/wiki/Basic_Book_Design/Page_Size

En cuanto a la cuestión de los metros cuadrados, eso depende de cómo se almacenen. Suponiendo que cada libro tiene un tamaño típico de 15x22x2 cm, podría caber alrededor de 8 de alto para un estante de 1,8 m. Cada libro ocupa 0,003 metros cuadrados de superficie. Considerándolo todo, se trata de sólo 4 metros cuadrados de libros, y tal vez el doble para tener en cuenta el material de las estanterías y los sujetalibros.


Creo que la estimación de Mustang es una gran sobreestimación. Estamos hablando de libros sobrevivientes. Loeb Classical Library tiene el objetivo declarado de publicar todo lo que sobrevivió de la antigua Grecia y Roma. Por supuesto, esto está lejos de todo. No publican mucho sobre matemáticas, astronomía, astrología y otras disciplinas especiales. (Pero esto no es mucho en términos de volumen). No publican pequeños fragmentos.

La biblioteca tiene unos 500 volúmenes. Seamos generosos y multipliquemos esto por 2 para obtener una estimación superior de lo que sobrevivió de los griegos y romanos. Suponiendo que aproximadamente la misma cantidad sobrevivió de la Europa medieval, obtenemos alrededor de 2000.

Sobre China, de las fuentes señaladas por Mustang obtengo aproximadamente el mismo orden de magnificación. Añadiendo los libros en árabe puedo imaginar algo el resultado final menos de 10.000.

Pero ciertamente no 10-14 veces más.

Sobre la metodología de Mustang:

a) Cuando dicen que la biblioteca de Constantinopla tenía 100.000 libros, se refieren a 100.000 rollos físicos, no a 100.000 títulos. Se pueden conservar muchas copias de un libro. Un libro (título) generalmente consta de varios rollos. Lo mismo se aplica a la biblioteca de Alejandría.

b) La tasa de publicación "en un país del tamaño de China" que usa Mustang es la tasa MODERNA, según la referencia que cita. Es ridículo aplicar esta tasa al imperio romano oa la antigua China.

Para concluir, supongo que el número de títulos supervivientes debe ser inferior a 10.000, que es un orden de magnitud menor que la estimación de Mustang.

Para una mayor investigación, es necesario definir qué se cuenta como libro. Una tablilla de arcilla, una hoja de papiro o una inscripción probablemente no pueden contarse como un libro. Historias de Herodoto es un libro (un título) en la actualidad. Pero consta de 9 "libros" (originalmente probablemente 9 pergaminos). En mi opinión, es más razonable contar palabras o caracteres, no libros. Entonces contribuirán tablillas de arcilla y fragmentos de papiro. Lo mejor para contar son las palabras, porque los caracteres significan cosas muy diferentes en documentos chinos y latinos / griegos / europeos / asirios.

EDITAR. Realmente no sé mucho sobre la historia china (e india). Mi estimación de "libros" griegos / romanos supervivientes es de 1000, lo que sea que se quiera decir con "libro". El resto de mi respuesta es solo una extrapolación. Pero me sorprendería mucho si el número de libros supervivientes en otros idiomas es mayor en un orden de magnitud.


Johannes Gutenberg

Johannes Gensfleisch zur Laden zum Gutenberg (/ ˈ ɡ uː t ən b ɜːr ɡ / [1] c. 1400 [2] - 3 de febrero de 1468) fue un inventor, impresor, editor y orfebre alemán que introdujo la impresión en Europa con su imprenta mecánica de tipo móvil. .

El uso de tipos móviles supuso una mejora notable en el manuscrito manuscrito, que era el método existente de producción de libros en Europa, y en la impresión en bloque de madera, y revolucionó la producción de libros europea. La tecnología de impresión de Gutenberg se extendió rápidamente por Europa y más tarde por el mundo. Su obra principal, la Biblia de Gutenberg (también conocida como la Biblia de 42 líneas), fue la primera versión impresa de la Biblia y ha sido aclamada por su alta calidad estética y técnica.

Su trabajo inició la Revolución de la Imprenta en Europa y se considera un hito del segundo milenio, marcando el comienzo del período moderno de la historia de la humanidad. Varias fuentes contienen una descripción general de la gran aclamación de los logros de Gutenberg. [3] En 1999, la Red A & ampE clasificó a Gutenberg como no. 1 en su cuenta regresiva "Gente del Milenio". [4] En 1997, la revista Time – Life eligió el invento de Gutenberg como el más importante del segundo milenio. [5] Cuatro destacados periodistas estadounidenses hicieron lo mismo en su currículum de 1998, calificando su impacto en la configuración del milenio. [6] El Enciclopedia católica describe la invención de Gutenberg como haber tenido un impacto cultural prácticamente sin paralelo en la era cristiana. [7] Desempeñó un papel clave en el desarrollo del Renacimiento, la Reforma, el Siglo de las Luces y la Revolución científica, además de sentar las bases materiales para la economía moderna basada en el conocimiento y la difusión del aprendizaje a las masas. [8] [9] [10] [11]

Aunque no es el primero en utilizar tipos móviles en el mundo, [12] en 1439 Gutenberg fue el primer europeo en hacerlo. Sus muchas contribuciones a la impresión incluyen: la invención de un proceso para la producción masiva de tipos móviles el uso de tinta a base de aceite para imprimir libros [13] moldes ajustables [14] tipos móviles mecánicos y el uso de una imprenta de madera similar a la prensas de tornillo agrícolas de la época. [15] Su invención verdaderamente trascendental fue la combinación de estos elementos en un sistema práctico que permitía la producción en masa de libros impresos y era económicamente viable tanto para impresores como para lectores. Tradicionalmente se considera que el método de Gutenberg para fabricar tipos incluía un tipo de aleación de metal y un molde manual para el tipo de fundición. La aleación era una mezcla de plomo, estaño y antimonio que se fundía a una temperatura relativamente baja para una fundición más rápida y económica, se fundía bien y creaba un tipo duradero. [dieciséis]

En la Europa del Renacimiento, la llegada de la impresión de tipos móviles mecánicos introdujo la era de la comunicación de masas que alteró permanentemente la estructura de la sociedad. La circulación relativamente irrestricta de información, incluidas las ideas revolucionarias, trascendió las fronteras, capturó a las masas en la Reforma y amenazó el poder de las autoridades políticas y religiosas. clase media. En toda Europa, la creciente conciencia cultural de su gente llevó al surgimiento del proto-nacionalismo, acelerado por el florecimiento de las lenguas vernáculas europeas en detrimento del estatus del latín como lingua franca. En el siglo XIX, el reemplazo de la prensa de estilo Gutenberg operada manualmente por prensas rotativas de vapor permitió la impresión a escala industrial, mientras que la impresión de estilo occidental se adoptó en todo el mundo, convirtiéndose prácticamente en el único medio para la impresión a granel moderna. .


Libros

Los datos y la investigación que se presentan actualmente aquí son una recopilación preliminar o material relevante. Continuaremos desarrollando nuestro trabajo sobre este tema en el futuro (para cubrirlo con el mismo detalle que, por ejemplo, nuestra entrada sobre el crecimiento de la población mundial).

Si tiene experiencia en esta área y le gustaría contribuir, solicite aquí para unirse a nosotros como investigador.

En esta entrada estudiamos la historia de los libros durante los últimos siglos.

Varios trabajos de investigación y libros recientes han hecho posible seguir el auge de la producción de libros. El acontecimiento crucial fue la invención de la imprenta por Gutenberg alrededor de 1440. Pero también estudiaremos la historia de los manuscritos que precedieron a los libros impresos. Particularmente interesante es la transición de manuscritos a libros & # x2013 la producción de libros se volvió más eficiente, los precios bajaron y el consumo de libros aumentó.

Un factor importante para el aumento de la producción de libros es la revolución de la alfabetización, que estudiamos en detalle en nuestra entrada sobre alfabetización.

Producción de manuscritos y libros desde 500 hasta 1800

Buringh y Van Zanden (2009) estimaron el aumento de la producción de manuscritos y libros. 1

La unidad de análisis para las estimaciones de manuscritos es el número de manuscritos individuales. La unidad de análisis para las estimaciones de libros impresos es (nuevo) & # x2018title & # x2019 o & # x2018edition & # x2019. Los autores corrigieron los números para tener en cuenta la subrepresentación de estimaciones para diferentes regiones geográficas y diferentes épocas. Los autores consideran que sus estimaciones son conservadoras y señalan que las cifras & # x201C deben interpretarse como estimaciones bajas & # x201D.

Los títulos son libros (que tienen por definición más de 49 páginas) o folletos (menos de 50 páginas). Los autores definen un título como & # x2018una publicación impresa que forma un todo separado, ya sea que se publique en uno o varios volúmenes. Las versiones en diferentes idiomas del mismo título publicadas en un país en particular deben considerarse como títulos individuales & # x2019 esto incluye primeras ediciones y reediciones. Los autores dan el siguiente ejemplo: & # x2018La primera impresión de la Biblia de Gutenberg & # x2019 es un título, y las nuevas ediciones de la Biblia se contarán nuevamente, pero no se incluiría una reimpresión exactamente del mismo manuscrito. & # X2019

Buringh y Van Zanden señalan que la agregación de los datos a los niveles de país oculta las desigualdades dentro de los países & # x2013 & # x2018 si pudiéramos aislar los datos de, por ejemplo, el norte de Italia o el norte de Francia (incluido París), estas regiones tienen una clasificación mucho más alta en producción per cápita & # x2019.

El crecimiento del sector del libro en Europa Occidental durante los 1300 años estudiados por los autores es enorme. El desarrollo más decisivo para el aumento de la producción de libros fue la invención de la imprenta. Buringh y Van Zanden señalan: & # x201C solo en el año 1550, por ejemplo, se produjeron unos 3 millones de libros en Europa occidental, más que el número total de manuscritos producidos durante el siglo XIV en su conjunto & # x201D.


Movable Type: la primera impresora y un breve vistazo a su historia

Antes de que existieran las impresoras, los libros debían escribirse manualmente y tuvo que ser copiado a mano para ser producido en masa. Obviamente, esto lleva mucho tiempo y es muy tedioso. Todo esto cambió con la invención del tipos móviles.

El primer tipo móvil conocido fue acreditado por el inventor chino Bi Sheng en 990-1051 d. C. durante la dinastía Song. Antes de que Bi Sheng inventara la impresión de tipos móviles, los caracteres se grababan en un bloque grande, lo que requería mucho tiempo y era costoso.

Esto significa que el bloque e a ch solo se puede usar para un libro, lo que lo hace bastante ineficiente y costoso, en comparación con las impresoras actuales. Además, un tallado incorrecto podría significar tener que empezar de nuevo. Una vez finalizada la talla, se aplicará tinta a todo el bloque y se presionará papel contra él. Esencialmente es un sello enorme, imagínese tener un sello grande para una página de libro completa.

El tipo móvil de Bi Sheng cambió la forma en que la antigua China imprimía sus documentos, haciendo que la impresión fuera más eficiente y fácil. En lugar de tallar un libro entero en un bloque enorme, los personajes se tallan en pequeños bloques de arcilla. De esta manera, los bloques se pueden reorganizar y puede elegir qué personajes necesita en lugar de tener que comenzar a grabar de nuevo. Cada bloque está ensamblado y pegado a una placa de hierro. Después de eso, el proceso es similar al método antiguo, en el que se aplica tinta sobre los bloques y se presiona papel contra los bloques. Los errores son mucho menos costosos, ya que simplemente puede eliminar un bloque o reorganizar los bloques.

Su eficiencia es lo que llevó a sus éxitos en la antigua China, luego en el mundo entero, lo que eventualmente condujo a las modernas impresoras de hoy. ¡Bi Sheng es posiblemente una de las personas más importantes de las que nunca has oído hablar en tu vida!

Mientras tanto, en Europa en el año 1439, Johannes Gutenberg de Alemania, desarrolló la tecnología de impresión de tipos móviles europea llamada Gutenberg Press. Es muy similar al de Bi Sheng, la única diferencia son obviamente los personajes de cada bloque.

Esta invención inició el negocio de la impresión. Los libros ahora son mucho más fáciles de reproducir. La obra más famosa de Gutenberg es la Biblia de Gutenberg (también conocida como la Biblia de 42 líneas) que se imprime con su máquina.

La impresión a través de tipos móviles no se popularizó tan rápidamente en Asia como lo hizo en Europa debido a la gran cantidad de caracteres de China y Japón, en comparación con los alfabetos europeos. No obstante, este desarrollo tuvo un gran impacto en el mundo. Es fácil imaginar cómo sería la vida hoy sin la invención de la imprenta. ¡Imagínese tener que escribir sus ensayos e informes a mano! Además, antes de que se inventara la imprenta, los libros se mucho más caras, ya que tenían que ser copiadas a mano. Los libros eran esencialmente un lujo. La impresión hizo que los libros fueran mucho más baratos y uniformes. Como estudiante, me puedo imaginar cuánto más costosos serían los libros de texto sin imprimirlos. Incluso con la impresión moderna, los libros de texto cuestan alrededor de $ 200, por lo que el precio probablemente rondaría los miles o más si no fuera por la impresión. La impresión ha hecho que los libros sean más accesibles para todos. Debido a esto, puedo argumentar que la impresión no solo revolucionó la tipografía, sino que también revolucionó la educación.


La Biblia de Gutenberg

En 1452, Gutenberg se asoció comercialmente con Fust para continuar financiando sus experimentos de impresión. Gutenberg continuó refinando su proceso de impresión y en 1455 había impreso varias copias de la Biblia. La Biblia de Gutenberg, que consta de tres volúmenes de texto en latín, presentaba 42 líneas de texto por página con ilustraciones en color.

Las Biblias de Gutenberg estaban limitadas a solo 42 líneas por página por el tamaño de la fuente, que si bien era grande, también hacía que el texto fuera extremadamente fácil de leer. Esta facilidad de lectura resultó especialmente popular entre el clero de la iglesia. En una carta escrita en marzo de 1455, el futuro Papa Pío II recomendó las Biblias de Gutenberg al Cardenal Carvajal, declarando: “El guión era muy limpio y legible, para nada difícil de seguir; su excelencia podría leerlo sin esfuerzo y de hecho sin anteojos ".

Desafortunadamente, Gutenberg no pudo disfrutar de su innovación por mucho tiempo. En 1456, su patrocinador financiero y socio Johann Fust acusó a Gutenberg de hacer un mal uso del dinero que le había prestado en 1450 y exigió el reembolso. Con un interés del 6%, los 1.600 florines que Gutenberg había pedido prestados ahora ascendían a 2.026 florines. Cuando Gutenberg se negó o no pudo pagar el préstamo, Fust lo demandó en la corte del arzobispo. Cuando el tribunal falló en contra de Gutenberg, a Fust se le permitió apoderarse de la imprenta como garantía. La mayor parte de las prensas y piezas tipográficas de Gutenberg fueron para su empleado y el futuro yerno de Fust, Peter Schöffer. Fust continuó imprimiendo las Biblias de Gutenberg de 42 líneas, y finalmente publicó alrededor de 200 copias, de las cuales solo existen 22 en la actualidad.

Prácticamente en bancarrota, se cree que Gutenberg abrió una imprenta más pequeña en la ciudad de Bamberg alrededor de 1459. Además de la Biblia de 42 líneas, algunos historiadores le atribuyen a Gutenberg un Libro del Salterio, publicado por Fust y Schöffer pero utilizando nuevos fuentes y técnicas innovadoras generalmente atribuidas a Gutenberg. El manuscrito más antiguo que se conserva de la primera imprenta de Gutenberg es el de un fragmento del poema "La profecía de la sibila", que se realizó utilizando el tipo de letra más antiguo de Gutenberg entre 1452 y 1453. La página, que incluye una mesa planetaria para astrólogos, fue encontrada a finales del siglo XIX y donada al Museo Gutenberg de Mainz en 1903.


Sobre el Autor

Perry Marshall ha lanzado dos revoluciones en ventas y marketing. En publicidad de pago por clic, fue pionero en las mejores prácticas y escribió el libro más vendido del mundo sobre publicidad de Google. Y ha impulsado el Principio 80/20 más profundamente que cualquier otro autor, creando un nuevo movimiento en los negocios.

Se hace referencia a él en Internet y en Harvard Business Review, The New York Times, INC y Forbes Magazine.


Imprenta y su & # 8220Impacto & # 8221 en la alfabetización

El advenimiento de la imprenta hace más de quinientos años puede describirse como uno de los pocos acontecimientos importantes en la historia de la humanidad en términos de mayor impacto en la alfabetización. Antes de que se inventaran el papel y la letra impresa, la comunicación oral era el único método de recopilación y distribución de información. Aunque esto unió a la comunidad, no permitió que la comunidad creciera y no existían métodos para almacenar y recuperar información con precisión. Además, si la comunidad siguió adelante o pereció, también lo hicieron sus registros y conocimientos históricos. Aunque las siguientes tecnologías involucraban la palabra escrita en forma de rollos de papiro y códice manuscrito como ejemplos, todavía consumía bastante tiempo y se limitaba a la clase social de élite alfabetizada superior. Cuando se inventó la imprenta, hubo un cambio de la laboriosa elaboración de manuscritos a la impresión del códice, lo que permitió crear rápidamente muchas copias del trabajo escrito, lo que a su vez proporcionó un mayor acceso a la información para todos y proporcionó el marco para la transformación gradual de la alfabetización social. .

El concepto de impresión se concibió y desarrolló por primera vez en China y Corea. Aunque el concepto fue concebido por las naciones orientales, la primera imprenta mecanizada fue inventada por un metalúrgico alemán llamado Johann Gutenberg en 1452. Gutenberg no inventó la imprenta, sino que concibió la idea de tipo móvil, que en realidad es una agregación de tres tipos distintos. tecnologías utilizadas por los seres humanos durante muchos siglos antes de Gutenberg (Jones 2007). Esto puede describirse como una forma de remediación de tecnologías de comunicación anteriores. Bolter define la remediación cuando un "medio más nuevo toma el lugar de uno más antiguo, tomando prestadas y reorganizando las características de la escritura en el medio más antiguo y reformando su espacio cultural". (Bolter, 2001, p. 23). Gutenberg combinó las tecnologías del papel, la tinta viscosa a base de aceite y la prensa de vino para imprimir libros, lo que permitió la producción y distribución masiva de trabajos escritos. Como resultado de la imprenta, ya no hubo necesidad de la laboriosa copia de manuscritos y producción de la palabra escrita.

La imprenta permitió democratizar el conocimiento ya que un mayor número de personas tuvo acceso a más información. A través de la imprenta, el trabajo escrito fue más uniforme en su formato de visualización. La mecanización de la imprenta consiguió un espaciado y una división por guiones más regulares de la impresión. (Bolter, 2001). Antes de la imprenta, la palabra escrita se trazaba individualmente sin un formato estándar, con escritura, gramática y caligrafía inconsistentes. La imprenta condujo a una ortografía, gramática y puntuación más consistentes. (McLuhan, 1962). A través de esta uniformidad y confiabilidad del trabajo escrito, los lectores pudieron interpretar consistentemente los pensamientos e ideas del escritor. Si bien la imprenta no tuvo ningún efecto inmediato significativo en la alfabetización social, durante las siguientes décadas, a medida que se pudo acceder y difundir más información a través de la palabra escrita, esta tecnología avanzó la alfabetización masiva, como se demostró mediante un drástico aumento de la alfabetización de adultos en toda Europa. Antes de la imprenta, los libros eran bastante caros, ya que era una tarea laboriosa escribir a mano cada libro. Como resultado, solo la clase alta de la élite adinerada podía permitirse tales libros y, por lo tanto, los alfabetizados se encontraban principalmente en este nivel de clase. Sin embargo, con la invención de la imprenta que creó libros de calidad casi idéntica a un precio económico, los libros eran ahora más asequibles y disponibles para el público en general. Se estima que para el año 1500 había "de quince a veinte millones de copias de 30.000 a 35.000 publicaciones separadas". (McLuhan, 1962, pág.207)

Además, algunos estudiosos afirman que la invención de la imprenta ha sido una fuerza significativa en la transformación de una cultura medieval oral en una alfabetizada o una que se centra más en la lectura silenciosa y privada (McLuhan 1962, Havelock 1963, Ong 1982). Sin embargo, otros estudiosos como Eisenstein (1983) sostienen que el desarrollo de la imprenta no cambió la Europa medieval, ya que estaba alfabetizada antes de la invención de la imprenta. La imprenta no provocó un cambio monumental de la oralidad a la alfabetización, sino que cambió a Europa de un tipo de sociedad alfabetizada a otro. Si bien todavía existe un debate en este ámbito, se puede estar de acuerdo en que la tecnología de la imprenta ha tenido un efecto profundo en la alfabetización en Europa.

La imprenta también se ha descrito como un factor impulsor de la creación de importantes transformaciones culturales y religiosas en toda Europa. Eisenstein (1997) analiza el cambio del manuscrito a la imprenta en relación con tres movimientos, a saber, la Revolución científica, el Renacimiento y la Reforma. Con la invención de la imprenta, los científicos pudieron compartir e intercambiar información más fácilmente. Además, dado que los diagramas se dibujaban a mano, los esquemas y diagramas detallados consumían mucho tiempo y la imprenta podía reproducir fácilmente muchas copias. Al poder reproducir rápidamente diagramas, imágenes y tablas para consumo masivo y lectores, los académicos estaban más ansiosos por tomarse el tiempo para producir ilustraciones precisas y útiles. La difusión del conocimiento científico mediante el uso de la imprenta aumentó aún más la alfabetización, ya que más personas tendrían un mayor acceso a dicho conocimiento y estarían fácilmente disponibles para que la siguiente persona continuara o se basara en investigaciones anteriores.

La imprenta fue un agente de cambio en términos de práctica educativa. Transformó la relación entre educador y alumno. “Se alteraron las relaciones anteriores entre maestros y discípulos. Alumnos que aprovecharon al máximo los textos técnicos que sirvieron como instructores silenciosos…. Las mentes jóvenes provistas de ediciones actualizadas, especialmente de textos matemáticos, comenzaron a superar no solo a sus propios mayores, sino también a la sabiduría de los antiguos. & # 8221 (Eisenstein, 1979, p. 689).

Por último, muchas obras se produjeron en lengua latina y, por lo tanto, la imprenta ayudó a promover esta lengua. Sin embargo, muy pocas personas sabían leer en latín y, por lo tanto, con el tiempo y con la demanda del público cada vez más alfabetizado, un número creciente de obras escritas se tradujeron del latín y fueron reemplazadas lentamente por la lengua vernácula de cada área. A partir de 1520, muchos impresores convirtieron sus oficinas en talleres de traductores. (Febre y Martin. 1997: 271-272). Al proporcionar trabajo escrito en el idioma nativo de una persona, esto tuvo un impacto positivo adicional en las tasas de alfabetización, ya que hubo menos obstáculos en el acceso a la palabra escrita.

Con la invención de la imprenta, el efecto más inmediato fue la producción de un mayor número de libros a un costo más económico para el público en general. Sin embargo, a largo plazo, los libros no solo aumentarían las tasas de alfabetización debido a la mayor disponibilidad y acceso, sino que también ayudarían a iniciar la expansión de movimientos políticos y religiosos en Europa. No hay duda de que la imprenta ha tenido un impacto en las tasas de alfabetización social, pero aún se debate hasta qué punto. Actualmente estamos experimentando un cambio monumental similar en la educación en una nueva forma de tecnología con Internet. Ojalá podamos aprender de la implementación de la imprenta y, junto con Internet, comprender de manera beneficiosa el crecimiento, el desarrollo y el impacto en la alfabetización.

Bolter, J.D. (2001). Espacio de escritura: Computadoras, hipertexto y corrección de la imprenta. Mahwah, Nueva Jersey: Lawrence, Erlbaum Associates Inc.

Eisenstein, E. L. (1997). La imprenta como agente de cambio. Cambridge: Cambridge University Press. [publicado por primera vez en 1979.]

Eisenstein, E.L. (1993). La revolución de la imprenta en la Europa moderna temprana. Cambridge: Cambridge University Press. [publicado por primera vez en 1983.]

Febvre, L y Martin, H. (1997). La venida del libro. Londres: Verso. [publicado por primera vez en 1976]

Havelock, E. A. (1963). Preface to Plato. Cambridge: Prensa de la Universidad de Harvard.

Jones, B. (2007). Manuscripts, Books, and Maps: The Printing Press and a Changing World. Retrieved from http://communication.ucsd.edu/bjones/Books/printech.html

McLuhan, M. (1962). The Gutenberg Galaxy: The Making of Typographic Man. Toronto: Prensa de la Universidad de Toronto.

Ong, W. J. (1982). Orality and Literacy: Technologizing of the Word. New York: Routledge.


Arnold, Thomas.—Beowulf. A heroic poem of the eighth century. London, 1876. With English translation. Prose.

Botkine, L.— Beowulf. Epopée Anglo-Saxonne. Havre, 1877. First French translation. Passages occasionally omitted.

Conybeare, J.J.—Illustrations of Anglo-Saxon Poetry. London, 1826. Full Latin translation, and some passages translated into English blank-verse.

Ettmuller, L.— Beowulf, stabreimend übersetzt. Zürich, 1840.

Garnett, J.M.—Beowulf: an Anglo-Saxon Poem, and the Fight at Finnsburg. Boston, 1882. An accurate line-for-line translation, using alliteration occasionally, and sometimes assuming a metrical cadence.

Grein, C.W.M.— Dichtungen der Angelsachsen, stabreimend übersetzt. 2 Bde. Göttingen, 1857-59.

Grion, Giusto.— Beovulf, poema epico anglo-sassone del VII. secolo, tradotto e illustrato. Lucca, 1883. First Italian translation.

Grundtvig, N.F.S.— Bjowulfs Drape. Copenhagen, 1820.

Heyne, M.—A translation in iambic measures. Paderborn, 1863.

Kemble, J.M.—The Anglo-Saxon Poems of Beowulf, the Traveller’s Song, and the Battle of Finnsburg. London, 1833. The second edition contains a prose translation of Beowulf.

Leo, H.— Ueber Beowulf. Halle, 1839. Translations of extracts.

Lumsden, H.W.—Beowulf, translated into modern rhymes. London, 1881. Ballad measures. Passages occasionally omitted.

Sandras, G.S.— De carminibus Cædmoni adjudicatis. Paris, 1859. An extract from Beowulf, with Latin translation.

Schaldmose, F.— Beowulf og Scopes Widsith, to Angelsaxiske Digte. Copenhagen, 1847.

Simrock, K.— Beowulf. Uebersetzt und erläutert. Stuttgart und Augsburg, 1859. Alliterative measures.

Thorkelin, G.J.— De Danorum rebus gestis secul. III. et IV. poema Danicum dialecto Anglosaxonica. Havniæ, 1815. Latin translation.

Thorpe, B.—The Anglo-Saxon Poems of Beowulf, the Scôp or Gleeman’s Tale, and the Fight at Finnsburg. Oxford, 1855. English translation in short lines, generally containing two stresses.

Wackerbarth, A.D.—Beowulf, translated into English verse. London, 1849.

Wickberg, R.— Beowulf, en fornengelsk hjeltedikt, öfersatt. Westervik . First Swedish translation.

von Wolzogen, H.—Beowulf, in alliterative measures. Leipzig.

Zinsser, G.— Der Kampf Beowulfs mit Grendel. Jahresbericht of the Realschule at Forbach, 1881.


The Story of Johann Gutenberg and His Printing Press

Johann Gutenberg (right) is credited with the invention of the printing press, but not a lot is known about him, with the known facts coming from records of his trials in the Rhineland.
(Imagen: Everett Historical / Shutterstock)

Who Was Johann Gutenberg?

Not a lot is known about Johann Gutenberg, despite the fact that his invention of the printing press was arguably one of the pivotal points on which our modern world stands.

In fact, most of what is known about him come from records of his legal disputes in the Rhineland, which suggests that he was a practical man, a business-minded entrepreneur.

From what is known, Johann Gensfleisch zur Laden zum Gutenberg, better known as Johann Gutenberg, was probably born in 1394, in a notable family in the small city of Mainz, Germany, a part of the beautiful Rhineland, which was then a part of the Holy Roman Empire. He was part of the elite circles of the city and had become an adroit goldsmith, a vocation that provided him with many of the technical skills that he would later use for his invention. Gutenberg had to work on the printing press for a lot of years, and he did so in Mainz, as well as in Strasbourg.

The fruits of his invention were immense and sweet, but to appreciate them, it is imperative to understand what the world was like until then.

The World before the Printing Press

Before writing became common, it was the spoken word that was passed along generations, and honing one’s memory, therefore, became an imperative skill.

When writing started to become commonplace, it faced a lot of opposition. In fact, the philosopher Socrates also opposed it, claiming that it would create ‘forgetfulness in the learners’ souls because they will not use their memories.

The written word became the preserve of elite society, those who had acquired the skill of writing. Written texts began to be recorded in the special, holy language of Latin in monasteries and cathedrals, further narrowing access to those who were learned in Latin. Over time, monasteries and cathedrals became repositories of rare, sometimes even unique texts. If a copy was needed, it would be prepared by a scribe, who would attempt to make it as close to the original text as possible.

Despite the fact that these copies were often riddled with errors, such copying was construed as a holy task, and many devoted their lives to it. Over the years, a number of beautiful and rare books have come about in this fashion, the Book of Kells, for instance.

But even though the entire work of copying books by hand seems to be intent on preventing variations, the world of writing did, in fact, go through a lot of changes.

A crucial change, touted by some to be even more significant than the introduction of printing, was the shift from scrolls to codices. A codex is the folded or stacked form in which books are seen today, and its introduction greatly reduced the wear and tear caused by rolling and unrolling scrolls, thereby increasing the efficiency and accessibility of the written word.

Another change, one which came about in the later Middle Ages, was bookselling becoming a much fuller business. As a result, stationery shops started popping up around the young universities of medieval Europe around the year 1350. It was from such shops that scribes would produce the required copies of texts, much like on a ‘print-on-demand’ basis.

Gutenberg’s Invention

Even though there were precursors to the invention of the print, such as block printing, which had been common in China since the eighth century, it was unlikely that Gutenberg was aware of these when he began his project.

Having been working for many years on the printing press, Gutenberg shrouding his progress in thick veils of secrecy, calling it das werck der bucher—’the work of the books’ in deliberate equivocacy. It was only after his laborious efforts for many years that he was able to perfect the process.

For his invention, Gutenberg combined several elements into the process. Even though presses had been in use for centuries to press olives or grapes, or to make paper, bind books, or imprint designs on cloth, he came up with a printing press. Another crucial element was the moveable type.

Even though presses had been used for a long time, Gutenberg made one print and combined it with other elements, such as types and oil-based ink.
(Image: Jan Schneckenhaus/Shutterstock)

Prints had been made using woodblocks for a long time, but individually cast types that broke down the text into its constituent elements, the alphabet, were much newer. Gutenberg manufactured a special mold to produce individual types, in a method similar to the one used in minting coins. This allowed the production of interchangeable, reusable types in huge quantities.
The last element perfected by Gutenberg was a special oil-based ink that worked well with these methods and was able to print on paper or vellum.

Although Gutenberg has been attributed to the nearly single-handed invention of the printing press, he did initiate some people into his secret, in order to rope them in as financial partners. A notable partner was Johann Fust, a prosperous merchant from Mainz.

However, as Gutenberg later found out, Fust’s partnership wasn’t all beneficial, and Gutenberg did not really receive all the acclaim that he wished for during his lifetime.

Esta es una transcripción de la serie de videos Turning Points in Modern History.Watch it now, on Wondrium.

After the Gutenberg Press

Gutenberg’s printing press had far-reaching effects. While some, such as the proliferation of the written word, took some time to reach the masses, there were other consequences that were felt relatively faster.

The printing press allowed the production of more uniform, approved versions of the Bible for the religious authority, thereby fastening its hold over Christendom. For instance, he produced indulgences, the funds from which went to the Crusade Against the Turks, which became a major issue after the fall of Constantinople. He also produced other products for which the biggest market was that of Monasteries and Churches, but right when he was reaching commercial success, in 1455, his partner, Fust, withdrew his investment after losing his payment, causing Gutenberg to lose his equipment and his business in the ensuing trials. It, however, seems that Gutenberg was able to get his business up and running again before he passed away in 1468, largely unrecognized by his contemporaries.

The printing press standardized and ‘fixed’ texts, purging documents of scribal errors and creating copies that were closer to the original, and birthing the possibility of creating a ‘searchable’ index of texts.

Printing democratized access to reading, creating a new, international community of intellectuals, who no longer had to necessarily be clerks or of a religious order. To cater to the masses, printers also shifted to vernacular languages from Latin, standardizing these languages in the process.

It also bolstered the foundations for the later renaissance, the reformation, the scientific revolution, and the growth of national communities.

Perhaps one of the most significant contributions of printing at the time was that to the protestant movement, by disseminating Martin Luther’s 95 theses and other writings to the masses, practically making him the first best selling author.

While it is practically impossible to list all the ways in which Gutenberg’s printing press revolutionized our world, it suffices to say that it has been described as a ‘print revolution’, and for the right reasons despite not being appreciated in his time, Gutenberg stands as a key figure in Modern History today.

Commonly Asked Questions about Johann Gutenberg And His Printing Press

Johann Gensfleisch zur Laden zum Gutenberg, commonly known as Johann Gutenberg , was a goldsmith from Mainz, Germany, who was born in 1395 and is credited with the invention of the printing press.

Johann Gutenberg invented the printing press, and by doing so, created a ‘print revolution’ with far-reaching impacts.

The printing press brought about a communications revolution, bringing the written word to the masses and standardizing vernacular languages over Latin. Further, it plays pivotal roles in the later Renaissance, the scientific revolution, and the protestant movement.


How Martin Luther became a publishing smash — and created books as we know them

Five hundred years after purportedly nailing the world’s most famous post to a chapel door in Germany, Martin Luther is being remembered this fall for sparking the revolution that rent and remade Western Christianity. Somewhat lost in its shadow is another transformation the German monk led, one of no less influence on our culture: the print revolution.

An obscure monk, professor of theology and parish priest in backwater Germany in October 1517, Luther became Europe’s first best-selling author and first mass-media celebrity. In the process, he lifted the fledgling print industry off the ground and, as much as any other single individual, made the book as we know it today.

Johannes Gutenberg, who invented movable type around 1450, usually gets the credit for that. But Gutenberg gave us only the technology that would make John Grisham possible — a press in which cast metal type pieces could be easily inserted and removed. The print industry after him was plagued by poor quality and dependent on producing long, unreadable tomes in Latin for princes and bishops. Many printers, including Gutenberg himself, went bankrupt.

Luther changed all that. His short, inexpensive, provocative books and pamphlets, written in fiery, witty and earthy German that people could easily understand, were wildly successful. His writings electrified Germany and created the first true mass market for books.

The printing press let Luther bypass Rome's monopoly on knowledge and build popular support before the clerics could lock him up or silence him. "Print allowed the Reformation, essentially, to go viral," said Christopher D. Fletcher, a Medieval historian who helped put together "Religious Change and Print, 1450-1700," an exhibit about Luther currently at the Newberry Library in Chicago.

Luther in three years churned out some 30 cheap pamphlets, 300,000 copies of which were printed, turning Gutenberg's invention into the disruptive social media of its day. In 1520 alone, there were 35 editions of two of his works, "Address to the Christian Nobility of the German Nation" and "The Freedom of a Christian."

Luther was not the first to use pamphlets to incite reform — the friar and political agitator Girolamo Savonarola did so in Florence in the 1490s — but he perfected the new form. These and his immensely popular German translation of the New Testament made him the most published author since the invention of printing, according to Andrew Pettegree, a British Renaissance historian and early-print specialist who documented Luther's impact on books and printing in his own 2015 book, "Brand Luther."

“Printing made Luther who he was,” he said in an interview, “but it’s also true that Luther made printing into the success it became.”

The keys to his success — in addition, of course, to the power of his ideas — were his skill as a writer and his recognition of the importance of the quality and appearance of his books.

Luther had one advantage the Roman cardinals in their silk and ermine capes lacked. His experience teaching, preaching and ministering to his parish in Wittenberg, a provincial town in northeast Germany, had taught him how to speak to people. “He had an instinctive grasp about how to talk to a lay audience,” said Pettegree, a history professor at the University of St Andrews in Scotland, who has written widely on the history of communication, especially the impact of early pamphlets and broadsheets.

Luther needed that skill to get Germans to read the Bible themselves. Before translating it, he wandered the streets and markets, sometimes in disguise, “to listen to ordinary Germans” and capture the simplicity and directness of their speech, said David Spadafora, a historian of ideas and president of the Newberry, an independent research library. In his translation, he noted, Luther famously inserted the word “allein,” or “alone,” into Romans 3:28, making Paul say that one is saved not simply “by faith” but “by faith alone” (thus not by works), a key element of Luther’s theology.

And for any readers not persuaded of Rome’s errors by the woodcut illustration of the Whore of Babylon in a papal crown, Luther added short notes in the margins to make his points. The final work sold out upon its release in September 1522 and had to be reprinted that December.

Brevity was another virtue Luther practiced in print. At the time, theological works were written in an obtuse dispositional style of Latin in which more was better. “Luther took a huge step into the unknown by writing short works,” Pettegree said. His “Sermon on Indulgences and Grace,” for example, unlike the verbose discourses of the day, “was a master class in brevity that got straight to the heart of the matter.” It was reprinted a dozen times in 1518 alone.

Half of Luther’s 45 original works were short sermons that fit into eight pages. This sped up and simplified production because the printer needed to use only a single sheet, or folio, to print an eight-page pamphlet. Cheap, easily portable and highly readable, these works gave ordinary people access to theological ideas that had been the purview of a small elite.

Luther was not the first to use the vernacular in printed works, said William Stoneman, an early-book specialist at Harvard’s Houghton Library. But his use of German as he replied to his critics demonstrated that print could be used flexibly in a public debate.

Printing in 1517 was not very good. Books frequently had off-center or irregular lettering and were full of errors. Luther saw this as a limitation, essentially recognizing, four centuries before Marshall McLuhan, that the better the medium, the wider and more effective the message. Despite being a scholastic and having a low opinion of printers, he took an active role in the production of his works, rolling up his sleeves to correct errors and cajole printers to improve their products. He insisted that the type be legible, the lines even and the design elements centered. Eventually he lured a more competent Leipzig printer to open a shop in Wittenberg.

He recruited the famous woodcut artist Lucas Cranach, a friend and wealthy Wittenberg burgher, to improve the appearance of his works. Cranach created exquisite illustrations and simple, elegant designs that were the envy of other printers. His iconic woodcut of the Augustinian monk in a cowl, used on the title pages of his Wittenberg works, made Luther’s the most famous face in Christendom. The standard Cranach set immeasurably improved the design of books.

While Pettegree makes a case for Luther’s single-handed impact on the book, some scholars are less willing to grant him such a role. “There was a significant boom in printing to meet demand for what Luther had to say, but Luther did not save printing,” said Spadafora. “What he did do was to provide a new set of new options, and a new audience for printers, that allowed printing to grow dramatically.”

To Pettegree, what made Luther special was his genius for recognizing the potential of a new form of media to speak directly to people and to create a movement that reshaped both the book and German public life — a genius that, in the end, also transformed Western society.

In the 1450s, Gutenberg’s press was immediately recognized as a game changer. But it was Luther’s success, Pettegree holds, that gave it the game it would change.

To Luther, it was all preordained. He called the printing press a literal gift from God “whereby the business of the Gospel is driven forward.” Right onto bestseller lists, then and for centuries to come.


Open Cloze

Before Gutenberg (1394 – 1468), all books had to be copied by hand. The so-called ‘manuscripts’ of medieval times were laboriously hand-written, usually by monks (1) . devoted years (2) . the work. Earlier attempts had been made to produce printing 𠆋locks’. The designs on playing cards (3) . example were carved from wooden blocks which were inked and then printed onto cards. There are even examples of whole pages in books being hand carved and printed. Gutenberg however came up with the idea of printing using, not whole page blocks, but letter blocks. (4) . he was a goldsmith (5) . trade, he knew how to mould metal into whatever shape was needed. He made thousands of tiny blocks of ‘type’, (6) . with a letter raised on it, which could be lined up and clamped into position in a 𠆏orme’ (page block). The type could be linked, paper laid on top, and the whole thing compressed by turning a handle. When released, the paper had the page printed on it. Years of work went into this invention. Gutenberg (7) . to make the letters, develop an ink which would cling to metal (most didn’t), build the forme, and above (8) . find the money to do all this while not working as a goldsmith.


Ver el vídeo: Breaking the laws of physics. Open experiment PYRAMID. On the possibility of the impossible. (Diciembre 2021).