Podcasts de historia

Golda Meir elegida en Israel

Golda Meir elegida en Israel

El 17 de marzo de 1969, Golda Meir, de 70 años, hace historia cuando es elegida como la primera mujer primera ministra de Israel. Fue la cuarta primera ministra del país y sigue siendo la única mujer que ha ocupado este cargo.

Meir, quien nació en Kiev, Ucrania y se crió en Wisconsin, comenzó su carrera como organizadora laboral sionista y luego ocupó varios cargos en el gobierno israelí, incluido el de Ministro de Trabajo y Ministro de Relaciones Exteriores. Tras la repentina muerte del primer ministro Levi Eshkol en 1969, Meir fue elegido como su sucesor.

Durante su mandato, Meir se ganó la reputación de diplomática inteligente. Vio al país a través de la Guerra de Yom Kippur en octubre de 1973, después de que Egipto y Siria lanzaran un ataque sorpresa contra Israel. Aunque Israel salió victorioso, más de 2.500 israelíes murieron y muchos criticaron al gobierno por su falta de preparación.

Debido en parte a su edad y salud, Meir renunció en octubre de 1974. Fue sucedida por Yitzhak Rabin.

Meir murió en Jerusalén el 8 de diciembre de 1978, a la edad de 80 años.

LEER MÁS: 7 mujeres líderes que fueron elegidas para el cargo más alto


La verdad no contada de Golda Meir

Es casi imposible imaginar la existencia del moderno estado de Israel sin las muchas contribuciones de Golda Meir. A veces conocida como "La Dama de Hierro del Medio Oriente" (a través de la Escuela de Hebreo Rosen), Meir fue uno de los primeros inmigrantes sionistas en el área de Palestina, una de las dos únicas mujeres que firmaron la Declaración de Independencia de Israel en 1948, y se desempeñó como su cuarta primera ministra (y primera mujer primera ministra) de 1969 a 1974. Tras su renuncia y retiro de la política, Meir se convirtió en una de las líderes políticas más citadas de la historia, ocupando un asiento en el panteón junto a figuras como Winston Churchill y Abraham Lincoln.

Está claro que Israel, tal como lo conocemos, no existiría sin el ingenio y el liderazgo de Golda Meir, pero ¿cuánto sabes de ella realmente? Siga leyendo para conocer algunos de los hechos sobre Meir que quizás no haya aprendido en la clase de historia.


Golda Meir

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Golda Meir, nombre original Goldie Mabovitch, más tarde Goldie Myerson, (nacido el 3 de mayo de 1898 en Kiev [Ucrania]; fallecido el 8 de diciembre de 1978 en Jerusalén), político israelí que ayudó a fundar (1948) el Estado de Israel y más tarde se desempeñó como su cuarto primer ministro (1969-1974). Fue la primera mujer en ocupar el cargo.

¿Por qué era importante Golda Meir?

Golda Meir (1898-1978) fue una política israelí que ayudó a fundar (1948) el Estado de Israel y más tarde fue su cuarto primer ministro (1969-1974). Fue la primera mujer en ocupar ese cargo.

¿Cómo fue la vida temprana de Golda Meir?

Golda Meir nació Goldie Mabovitch en Kiev. Su familia emigró a Milwaukee, Wisconsin, en 1906. Asistió a la Escuela Normal de Milwaukee (ahora Universidad de Wisconsin-Milwaukee) y más tarde se convirtió en líder del Partido Laborista Sionista de Milwaukee. Emigró a Palestina en 1921 con su esposo, Morris Myerson, y se unió a un kibutz.

¿Cómo se hizo famosa Golda Meir?

Durante la Segunda Guerra Mundial, Golda Meir (hebraizado de Goldie Myerson) fue una enérgica portavoz de la causa sionista. En 1948 firmó la declaración de independencia de Israel y fue nombrada ministra en Moscú. Fue elegida para la Knesset (parlamento israelí) en 1949 y sirvió en ese organismo hasta 1974.

¿Qué logró Golda Meir?

Como primera ministra, Golda Meir viajó mucho y se reunió con Nicolae Ceauşescu y el Papa Pablo VI. Meir presionó por un acuerdo de paz en el Medio Oriente por medios diplomáticos, pero sus esfuerzos por forjar la paz con los estados árabes se detuvieron con el estallido de la Guerra de Yom Kippur en octubre de 1973.

En 1906, la familia de Goldie Mabovitch emigró a Milwaukee, Wisconsin, donde asistió a la Escuela Normal de Milwaukee (ahora Universidad de Wisconsin-Milwaukee) y luego se convirtió en líder del Partido Laborista Sionista de Milwaukee. En 1921, ella y su esposo, Morris Myerson, emigraron a Palestina y se unieron al kibutz Merẖavya. Se convirtió en representante del kibutz ante la Histadrut (Federación General del Trabajo), secretaria del Consejo Laboral de Mujeres de esa organización (1928-1932) y miembro de su comité ejecutivo (1934 hasta la Segunda Guerra Mundial). Durante la guerra, emergió como una enérgica portavoz de la causa sionista al negociar con las autoridades británicas obligatorias. En 1946, cuando los británicos arrestaron y detuvieron a muchos activistas judíos, incluido Moshe Sharett, jefe del Departamento Político de la Agencia Judía, Goldie Myerson lo reemplazó provisionalmente y trabajó por la liberación de sus camaradas y de los muchos refugiados de guerra judíos que habían violado a los británicos. regulaciones de inmigración al establecerse en Palestina. Tras su liberación, Sharett asumió funciones diplomáticas y ella asumió oficialmente su cargo anterior. Ella personalmente intentó disuadir al rey ʿAbdullāh I de Jordania de unirse a la invasión de Israel decidida por otros estados árabes.

El 14 de mayo de 1948, Goldie Myerson fue signataria de la declaración de independencia de Israel y ese año fue nombrada ministra en Moscú. Fue elegida miembro de la Knesset (parlamento israelí) en 1949 y sirvió en ese organismo hasta 1974. Como ministra de Trabajo (1949-1956), llevó a cabo importantes programas de construcción de viviendas y carreteras y apoyó enérgicamente la política de inmigración judía irrestricta a Israel. Nombrada ministra de Relaciones Exteriores en 1956, cambió su nombre a Golda Meir. Promovió la política israelí de asistencia a los nuevos estados africanos destinada a mejorar el apoyo diplomático entre naciones no comprometidas. Poco después de retirarse del Ministerio de Relaciones Exteriores en enero de 1966, se convirtió en secretaria general del Partido Mapai y apoyó al primer ministro Levi Eshkol en los conflictos intrapartidistas. Después de la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días (junio de 1967) contra Egipto, Jordania y Siria, ayudó a fusionar Mapai con dos partidos disidentes en el Partido Laborista de Israel.

Tras la muerte de Eshkol el 26 de febrero de 1969, Meir, el candidato de compromiso, se convirtió en primer ministro. Mantuvo el gobierno de coalición que había surgido en junio de 1967. Meir presionó por un acuerdo de paz en el Medio Oriente por medios diplomáticos. Viajó mucho, sus reuniones incluyeron las de Nicolae Ceauşescu en Rumania (1972) y el Papa Pablo VI en el Vaticano (1973). También en 1973, el gobierno de Meir recibió a Willy Brandt, canciller de Alemania Occidental.

Sus esfuerzos por forjar una paz con los estados árabes se detuvieron con el estallido en octubre de 1973 de la cuarta guerra árabe-israelí, llamada Guerra de Yom Kippur. La falta de preparación de Israel para la guerra asombró a la nación, y Meir formó un nuevo gobierno de coalición solo con grandes dificultades en marzo de 1974 y renunció a su puesto como primera ministra el 10 de abril. Permaneció en el poder como jefa de un gobierno provisional hasta que se creó uno nuevo. se formó en junio. Aunque se jubiló a partir de entonces, siguió siendo una figura política importante. Tras su muerte, se reveló que había tenido leucemia durante 12 años. Su autobiografía, Mi vida, fue publicado en 1975.


Nadie desde Golda: mujeres políticas en Israel y más allá

El tema de la representación de las mujeres en la política ha sido el foco de un intenso debate público en muchos países durante las últimas dos décadas. La premisa básica de este debate es que la representación significativa de mujeres en roles políticos es de gran importancia. La presencia de las mujeres en la arena pública se percibe como positiva y, de hecho, esencial, en el contexto de valores democráticos básicos como la igualdad y el pluralismo. Además, esa presencia refuerza la condición de la mujer en la sociedad y la internalización del hecho de que las mujeres deben ser ciudadanas de igual valor.

Sin embargo, esta discusión se desarrolla en el contexto de una realidad en la que, en muchos países, las mujeres todavía están muy infrarrepresentadas en los roles políticos. Esta brecha ha llevado a numerosos países y partidos políticos a tomar medidas activas para mejorar la representación de las mujeres en la política. Por lo tanto, varios estados han instituido cuotas de género que han dado lugar a un aumento constante y significativo de la representación de las mujeres en el parlamento. Recientemente, incluso ha habido un aumento en el número de gabinetes con equilibrio de género & # 8212 aquellos con un número par de hombres y mujeres que sirven como ministros. También ha habido más casos de mujeres que alcanzaron los más altos cargos políticos, de Primera Ministra o Presidenta (según el sistema de gobierno).

Mujeres en la cima

El número de mujeres que han alcanzado la posición política más alta en su país (Primera Ministra o Presidenta) ha crecido significativamente durante la última década. En el momento de escribir este artículo, las mujeres se desempeñan como líderes en ocho de los 37 países de la OCDE. Estos incluyen a Angela Merkel (Alemania), Erna Solberg (Noruega), Jacinda Ardern (Nueva Zelanda) y Mette Frederiksen (Dinamarca). Como se muestra claramente en la Tabla 1, Desde 2012, las mujeres han ocupado estos puestos en más de la mitad de los países de la OCDE.. Esta lista incluye países en los que el techo de cristal se rompió por primera vez durante este período (Alemania, Bélgica, Austria), así como países en los que las mujeres ya habían ocupado este cargo (Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda).

En 15 de los 37 países de la OCDE, las mujeres nunca han sido nombradas para el cargo político más alto. Estados Unidos es uno de ellos, aunque la reciente elección de Kamala Harris como la primera mujer vicepresidenta del país es un hito importante. Israel fue uno de los primeros países en los que una mujer ocupó ese puesto. Cuando Golda Meir fue elegida Primera Ministra en 1969, era solo la tercera mujer en el mundo en alcanzar ese puesto. Sin embargo, desde que dejó el cargo en 1974, Israel ha tenido ocho primeros ministros hombres, y ni una sola mujer.

Cuadro 1. Año más reciente en el que una mujer ocupó el cargo político más alto * en los 37 países miembros de la OCDE

País Nombre Año
Estonia Kaja Kallas Titular
Lituania Ingrida Šimonytė Titular
Finlandia Sanna Marin Titular
Dinamarca Mette Frederiksen Titular
Islandia Katrín Jakobsdóttir Titular
Nueva Zelanda Jacinda Ardern Titular
Noruega Erna Solberg Titular
Alemania Angela Merkel Titular
Suiza Simonetta Sommaruga 2020
Bélgica Sophie Wilmès 2020
Austria Brigitte Bierlein 2020
Reino Unido Teresa mayo 2019
Chile Michelle Bachelet 2018
Polonia Beata Szydło 2017
Corea del Sur Parque Geun-hye 2016
Letonia Laimdota Straujuma 2016
Eslovenia Alenka Bratušek 2014
Australia Julia Gillard 2013
Eslovaquia Iveta Radičová 2012
Canadá Kim Campbell 1993
Portugal María Pintasilgo 1980
Israel Golda Meir 1974

* Primer Ministro o Presidente en democracias presidenciales (las presidencias ceremoniales no están incluidas en esta lista)

Colombia, República Checa, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Países Bajos, España, Suecia, Turquía y Estados Unidos han Nunca tenía una mujer jefa de estado.

Mujeres en el gobierno israelí

Hasta 1974, la única mujer que se había desempeñado como ministra en los gobiernos de Israel era Golda Meir. Con esta excepción, el gobierno siempre había sido completamente masculino. Las siguientes ministras fueron Shulamit Aloni (1974), Sarah Doron (1983), Shoshana Arbeli-Almozlino (1986) y Ora Namir (1992). Pero en 1996, todavía había solo cinco mujeres que habían servido en el gobierno.

Desde entonces, la situación ha mejorado un poco y se ha nombrado a 19 mujeres más para puestos ministeriales. Sin embargo, en la actualidad, de 267 ministros que han servido en gobiernos israelíes a lo largo de los años, solo 24 han sido mujeres & # 8212 menos del 9%.

El gobierno número 35 de Israel, el gobierno de unidad hinchado creado después de las elecciones de 2020, incluía un número récord de ocho ministras cuando se formó, [1] el doble que el récord anterior de cuatro mujeres sirviendo en el gobierno.

Sin embargo, esta mejora en la representación femenina en el gobierno no es motivo de celebración. Primero, ninguna de estas mujeres fue nombrada para dirigir uno de los ministerios más prestigiosos de Finanzas, Defensa o Relaciones Exteriores. La última mujer en ocupar el cargo de Ministra de Relaciones Exteriores fue Tzipi Livni (2006-2009), y ninguna mujer ha sido ministra de Defensa o Ministra de Finanzas. De las seis mujeres que actualmente sirven en el gobierno, solo dos fueron nombradas para los principales ministerios: Gila Gamliel para el Ministerio de Protección Ambiental y Miri Regev para el Ministerio de Transporte. A los otros cuatro se les asignaron puestos ministeriales menores, e incluso marginales.

En segundo lugar, tener tan pocas mujeres en el gobierno contrasta radicalmente con la tendencia en muchas democracias, en las que la representación de las mujeres en el gobierno ha aumentado significativamente y donde ha habido cada vez más casos de gabinetes con un equilibrio de género uniforme, o muy cerca de él. Como puede verse en la Figura 1, Finlandia, Suecia, Austria y España tienen actualmente gobiernos con mayoría femenina, mientras que los gobiernos de Canadá y los Países Bajos tienen un número casi uniforme de ministros y ministros. También ha habido una mejora significativa en este sentido en los Estados Unidos. Hace un año, las mujeres constituían solo el 13% de los miembros del gabinete de Donald Trump. Hoy, esta cifra ha aumentado considerablemente al 38% en el gabinete del recién elegido Joe Biden, incluida la primera mujer en ocupar el cargo de vicepresidente y la primera mujer en ocupar el cargo de secretaria del Tesoro (Janet Yellen). En Israel, por el contrario, el porcentaje de ministras es solo del 22%, seis de 27.

Figura 1. Distribución por género de los gabinetes, febrero de 2021 (%)

Mujeres en la Knesset

En las tres primeras elecciones parlamentarias de Israel (1949-1955), las mujeres constituyeron alrededor del 10% de los elegidos para la Knesset (ver Figura 2). Posteriormente, durante las cuatro décadas hasta 1999, el número de mujeres miembros de la Knesset disminuyó y osciló entre un mínimo de siete (1988) y un máximo de 11 (1992). Entre 1999 y 2015, hubo un fuerte aumento en el número de mujeres en la Knesset, pero esto ha disminuido desde las elecciones de 2015.. En las últimas cuatro elecciones, el número de mujeres elegidas para la Knesset ha estado entre 28 y 30, alrededor de una cuarta parte del total de 120 miembros.

Figura 2. Número de mujeres en la Knesset en el momento de su elección: 1949-2020


Una comparación entre la representación de las mujeres en la Knesset y en legislaturas paralelas en otros países revela que (a principios de 2021) Israel ocupa el puesto 72 entre 190 países. Si nos centramos solo en las 37 naciones de la OCDE, encontramos que Israel ocupa el puesto 26. El aumento de la representación de las mujeres en la Knesset no es un fenómeno único. De hecho, el fuerte aumento en el número de mujeres elegidas para los parlamentos en todo el mundo ha sido uno de los acontecimientos políticos más llamativos de las últimas dos décadas, y no solo en los países democráticos. Por ejemplo, hasta 2003 sólo había un país en el mundo en el que las mujeres constituían más del 40% de los miembros del parlamento. Hoy en día, hay 23 países de este tipo (ver Figura 3).

Figura 3: Estados con al menos un 40% de representación femenina en el parlamento (hasta enero de 2021) *


* Los datos se refieren a la cámara única de representantes o la cámara baja


17 de marzo en la historia: Golda Meir se convirtió en la primera mujer primera ministra de Israel y degradó a Palestina al considerar que no existía

Ex primera ministra israelí, Golda Meir (Fuente: Commons Wikimedia)

YAKARTA - El 17 de marzo de 1969, Israel tuvo por primera vez una primera ministra (PM). Ella es Golda Meir. La cuarta primera ministra de Israel es conocida como una mujer de hierro por su actitud dura y firme.

Citado de Historia, Golda Meir nació en Kiev, Ucrania, el 3 de mayo de 1898. Golda Meir luego se mudó a los Estados Unidos (EE. UU.). Allí creció allí.

Golda Meir comenzó su carrera como líder sindical sionista. Posteriormente ocupó cargos clave en el gobierno israelí, incluido el de Ministra de Recursos Humanos y Ministra de Relaciones Exteriores. Después de la muerte del primer ministro israelí Levi Eshkol en 1969, Golda Meir fue nombrada primera ministra de Israel.

Durante su mandato, la popularidad de Golda Meir siguió aumentando debido a su destreza diplomática. Golda Meir observa a su país durante la guerra de Yom Kippur en octubre de 1973, cuando Egipto y Siria lanzaron ataques contra Israel.

A pesar de la eventual victoria, murieron 2.500 israelíes. Aparte de eso, varios críticos también han culpado al gobierno israelí de no estar preparado.

Humillando y despreciando a Palestina

Por otro lado, Golda Meir también suele utilizar frases más xenófobas, especialmente las relacionadas con Palestina. "No existe tal cosa como un palestino", dijo, citada por Al Jazeera.

"¿Cuándo habrá palestinos independientes con un estado palestino? ¿No hay palestinos en Palestina que se piensan a sí mismos como palestinos? Vinimos y los echamos y les quitamos su país. No existen", dijo Golda Meir sobre el existencia de Palestina que para ella no existe.

Para sus críticos, la cita de Golda Meir sobre Palestina es uno de sus legados más onerosos. Según muchos observadores, Golda Meir no ha podido contemplar que la creación de Israel dio a los palestinos, que perdieron sus hogares después de su resurrección, una narrativa diferente de los acontecimientos.

Golda Meir con varios niños (Fuente: Commons Wikimedia)

"(Golda Meir) tenía la intención de limpiar étnicamente a la población indígena de Palestina para dejar espacio a los inmigrantes judíos", dijo Musulmanes Estadounidenses por Palestina, un grupo con sede en Estados Unidos dedicado a educar al público estadounidense sobre Palestina y su herencia.

"No tuvo ningún problema en obligar a la gente a mudarse de sus hogares y expulsarlos de sus países para que Israel permaneciera".

El 29 de noviembre de 1947, las Naciones Unidas emitieron una decisión para dividir los territorios de Israel, Palestina y Jerusalén. Esta propuesta fue bien recibida por Israel, pero no por el liderazgo del estado palestino. Fue sobre esta decisión que Golda Meir también participó en el establecimiento de Israel.

El 14 de mayo de 1948, Israel proclamó la independencia, seguida de guerras con países árabes que rechazaron el plan de zonificación. Golda Meir, quien todavía era la Jefa del Departamento Político de la comunidad judía, fue enviada a Estados Unidos para pedir ayuda.

Luego, los fondos de ayuda se entregaron a los soldados israelíes. Su éxito en la obtención de ayuda de Estados Unidos se consideró un logro extraordinario.

Golda Meir quería la paz

Aunque Golda Meir siempre estuvo en el bando ganador, también perdió muchas vidas. Por lo tanto, a la propia Golda Meir no le gusta la violencia.

En una entrevista con el New York TimesGolda Meir dijo que su única ambición era ver a Israel aceptado por sus vecinos árabes y vivir en paz. Con determinación y determinación, lo buscó todo, aunque no logró ese objetivo.

“Decimos 'paz' y el regreso resuena desde el otro lado, 'guerra'”, lamentó. "No queremos la guerra aunque ganemos".

No sin razón, Golda Meir odia la violencia. Mientras aún vivía en Kiev, la vida de Golda Meir siempre estuvo cerca de la muerte. En ese momento hubo muchos incidentes de masacres en Kiev.

Desde entonces, a Golda Meir no le gusta nada violento. "Siempre sentí demasiado frío por fuera y demasiado vacío por dentro", recuerda.

Monumento Golda Meir en la calle Baseina, Kiev, Ucrania (Fuente: Commons Wikimedia)

A veces le dan la comida a su hermano menor, Zipke. Mientras tanto, su hermana mayor, Sheyna, a menudo se desmayaba de hambre.

Finalmente, en 1906, la familia de Golda Meir emigró a Estados Unidos. El padre de Golda Meir vivió en Milwaukee durante tres años para ahorrar dinero y prepararse para la próxima vida.

El padre de Golda Meir logró encontrar un trabajo como carpintero. Mientras tanto, su madre abrió una pequeña tienda de comestibles.

A partir de los ocho años, Golda Meir tuvo que cuidar la tienda todas las mañanas cuando su madre estaba en el mercado para comprar suministros. Golda Meir siempre llegaba tarde a la escuela todos los días, llorando todo el camino desde casa.

Su actitud pacífica también se fortaleció cuando conoció al Papa Pablo. Golda Meir enfatizó el deseo de paz de Israel y explicó la posición de Israel sobre la posibilidad de lograr una solución pacífica al conflicto de Oriente Medio a través de negociaciones entre las partes involucradas.

El Papa Pablo en ese momento expresó la esperanza de que una paz justa permitiría a todas las personas en el Medio Oriente vivir juntas. El Vaticano luego concluye la declaración y "reafirma la intención de la Santa Sede de hacer todo lo que esté en su poder para lograr este fin".

* Lea otra información sobre el CONFLICTO ISRAEL-PALESTINA o lea otros artículos interesantes de Putri Ainur Islam.


Documental israelí puede derribar a Golda Meir de su pedestal & # 8212 y meterla en tu corazón

NUEVA YORK & # 8212 Han pasado poco más de 45 años desde que Golda Meir dimitió como primera ministra de Israel. Fue la cuarta primera ministra de Israel y una de las primeras mujeres jefas de un gobierno moderno. Y dependiendo de si estás leyendo esto desde Israel o fuera de Israel, probablemente tengas una opinión muy diferente sobre ella.

Cuando yo crecía en los Estados Unidos (y era demasiado joven para "conocerla" mientras estaba en el poder), ella era una figura adorada. Una figura de abuela originaria de Ucrania (¡como mi abuela materna real!), Emigró a los Estados Unidos, vivió en Milwaukee, creció hasta convertirse en una de las sionistas más importantes y, finalmente, se convirtió en una figura clave en el gobierno. David Ben-Gurion la llamó "el único hombre en su gabinete", lo que probablemente pensó que era lindo. En nuestra familia sionista de izquierda, este joven judío capaz y cariñoso encajaba con nuestra visión idealizada de la Tierra de la Leche y la Miel mucho mejor que los belicosos Uzi Narkiss o Moshe Dayan. Ella parecía agradable.

En Israel, como he descubierto, el sentimiento dominante es todo lo contrario. Su legado está muy empañado por, como muchos creen, estropear las oportunidades de paz, exacerbar los problemas entre los judíos Mizrahi y Ashkenazi y no evitar la costosa guerra de Yom Kippur.

Este cisma entre la opinión nacional y la diáspora está en el centro de un nuevo documental llamado "Golda", que se estrenó el 10 de noviembre en el prestigioso festival Doc NYC de Nueva York. Continuará una serie de próximos festivales de cine judío en Miami, Chicago, Los Ángeles, Richmond, Filadelfia, Denver y otros lugares antes de un eventual lanzamiento general.

El documental es informativo e inteligente al contextualizar la vida política de Golda desde una perspectiva actual. Es una mezcla de entrevistas de personas que la conocieron, así como clips de archivo, cuya joya de la corona es una larga conversación grabada en 1978.

Ese metraje, nunca antes visto, es una conversación sin filtro con dos periodistas en un estudio de televisión después de que terminó la entrevista "oficial". Estaban fuera del aire, pero las cámaras seguían rodando. Con la guardia baja, la primera ministra ahora retirada habla desde el corazón, mostrando su lado vulnerable. Actúa como la columna vertebral de esta película.

Shani Rozanes, una cineasta israelí que actualmente vive en Berlín, es una de las tres directoras detrás de "Golda". Tuve la suerte de hablar con ella después del estreno en Nueva York. A continuación se muestra una transcripción editada de nuestra conversación.

"Golda" es franca sobre sus intenciones desde el primer fotograma, con una tarjeta de título que discute las diferentes percepciones de Golda Meir dentro y fuera de Israel. Como judía estadounidense, admito que todavía conserva algo de ese halo de "reina del pueblo judío".

Estoy interesado en ver si movemos el dial.

Puedo decir por mi experiencia, crecer con un padre que era un veterano de la Guerra de Yom Kipur, es un tema doloroso. Cuando tenía unos nueve años y, cuando era niña, buscaba modelos a seguir, miré a la dama del billete de 10 shekel. Le pregunté a mi mamá: “Oye, ¿qué pasa con Golda? ¡La primera mujer primera ministra! Ella es una mujer digna de admirar, ¿verdad? Y dijo que si estaba "buscando a una mujer a la que admirar, Golda Meir no es la correcta". Lo recuerdo claramente.

Para esa generación, aquellos que tenían poco más de 20 años durante la guerra de Yom Kippur, ella es una figura muy controvertida. Hay mucho resentimiento, dolor e ira. Si bien ha habido mucho debate sobre su papel en la guerra, ella misma ha asumido la responsabilidad como primera ministra.

Aún así, sus partidarios han dicho que no es & # 8217t un papel del primer ministro & # 8217 saber, digamos, cuántos cascos hay almacenados. Entonces, la controversia en torno a esa guerra y a ella en general todavía se siente. Y ha creado una cierta huella en Golda, razón por la cual, creo, nuestra película no podría haberse hecho antes. Necesitaba tiempo y perspectiva, y una generación más joven.

Entonces, ¿ha cambiado tu opinión sobre Golda trabajando en esto?

Sí lo tiene. Conoces a una persona cuando haces una película. Cualquier persona. Pero ella es muy impresionante.

Al crecer quería estudiar, pero su padre dijo: "A la gente no le gustan las mujeres inteligentes". Querían que se casara y tuviera bebés y eso es todo. Ella tuvo su perseverancia y visión, es algo que hay que admirar, viniendo de ese trasfondo. Esta es una parte clave de la película & # 8212 la gente parece preguntarse si estamos a favor o en contra de ella. Estamos tratando más de ser con ella. Es una personalidad carismática y cautivadora. Es difícil no sentirse conmovido por su humanidad. ¡Quizás no estoy de acuerdo con todo lo que dice! Pero entiendo su educación y por lo tanto su convicción. Quiero que la película haga eso, que vea la imagen más grande de ella como un personaje redondo, no solo una villana o una gran abuela judía.

Cuénteme más sobre esta gran entrevista “fuera del aire” de 1978 que encontró.

Una vez que lo vimos quedamos anonadados. La ves hablando, fumando, riendo. Es magnético. No puedes apartar la vista de él. Tuvimos que incorporarlo. Nos ayudó a organizar toda la película. Llegamos a esto preguntando: "¿Cómo contamos esta historia?" Vivió hasta los 80 años y tenía 50 años en la vida pública. ¿Donde empezamos? ¿Cómo nos enfocamos?

Queríamos contar la historia de Israel, sus dificultades, cómo se construyó, con qué todavía lucha hoy: la relación inestable entre Mizrahi y Ashkenazi, los problemas de nacionalidad palestina, el terrorismo global, los asentamientos, las dificultades económicas. Todo sigue vigente, así que queríamos contar su historia y cómo se entrelazó con todos estos conflictos. Esa entrevista es una guía perfecta. Cada capítulo comienza con un clip de esa entrevista, ya sea desde una perspectiva política o personal.

¿Es la primera vez que se muestra este metraje?

Sí, estaba en los archivos de la Autoridad de Radiodifusión de Israel. Tienen tanto material de los primeros días que nunca se ha digitalizado. Está en formatos antiguos; en este caso, era básicamente una caja negra y nadie sabía qué había dentro. No es el tipo de cosas que puede aparecer en una máquina para ver. Entonces, el trato con los cineastas es el siguiente: si lo digitaliza usted mismo, puede usarlo. Ayuda a sus esfuerzos por digitalizar el archivo, pero los cineastas se arriesgan. Gasta el dinero y puede terminar sin nada, o gasta el dinero y puede terminar con oro. Que hicimos.

Los miembros vivos de su familia ni siquiera lo habían visto. Uno de sus nietos asistió a una proyección y se emocionó mucho y dijo: "¡Ésta era ella!". Fue emocionante y significativo para él tener otro pedazo de abuela.

Sí, ella bajó la guardia, y hay un buen momento en el que habla de la música moderna y la forma en que se visten las mujeres en estos días. Es muy humano.

Es una especie de entrevista heredada. Sabía que sería una de las últimas entrevistas que daría. Poco después se puso muy enferma. Quiere hablar de idealismo. Quería que lo dijera y, aunque no estaba en el aire, sabía que estaba hablando con los periodistas.

Trabajó en esto con un equipo, usted en Alemania y sus dos socios en Israel. Como el alunizaje, dos en la superficie y uno en órbita en el módulo de mando. Tengo & # 8217 curiosidad por ese proceso y también & # 8212 no hacer todo sobre género & # 8212 pero tú eres mujer y ellos son hombres, y esta es una película sobre una de las mujeres más importantes del siglo XX. ¿Hubo momentos en que esa perspectiva hizo una contribución específica?

Sí, soy una mujer, una mujer remota, y también una madre joven. He traído dos hijos al mundo, así que siempre digo que "Golda" es mi tercer hijo. Así que fue difícil. Pero conozco a Udi Nir y Sagi Bornstein desde hace años y tengo un gran vínculo con ellos. Desearía tener más tiempo en los archivos, pero viajaba mucho a Israel para todas las entrevistas de producción. Estuve a distancia durante gran parte de la edición, pero lo hicimos funcionar.

Cada uno trae algo diferente. Soy más un friki de la historia. El estilo cinematográfico de Sagi & # 8217 tiene más que ver con los aspectos emocionales y visuales. Udi aportó las declaraciones políticas e idealistas, así como sus aspiraciones personales. Pero reconozco que, como mujer, desearía que tuviéramos más referencias a su perspectiva de la feminidad y sus luchas como mujer. Pero las historias políticas se volvieron más dominantes.

Una de las cosas curiosas de su vida, y creo que se puede decir esto de muchas mujeres pioneras, es que, como pioneras, uno quiere marcarlas como feministas, pero ella dudaba & # 8212

¡Más que vacilante! ¡Ella estaba en contra! Pregúntele y se opondría con vehemencia a ser definida como feminista. Ella nunca se vio a sí misma como una política orientada al género. Si le preguntaras a Golda qué era, lo primero que diría sería: "Soy socialista".

No, eso no es cierto. Lo primero que diría sería: "Soy judío" y luego ella & # 8217d diría: "Yo & # 8217 soy socialista".

Lo que finalmente hizo por las mujeres en la política fue mucho más allá de su concepción. Su efecto en la política de género fue mucho más allá de lo que estaba pasando por su cabeza.

¿Qué opinas de las representaciones de Golda en otros medios, como la película "Munich" o la obra "Golda & # 8217s Balcony"?

“Golda & # 8217s Balcony” es un gran ejemplo de la diferencia en cómo se la percibe en Israel y en otros lugares. Nunca hubiera sido un éxito en Israel. Nunca.

Tomemos como otro ejemplo la encuesta Gallup de 1974. Golda Meir fue votada como la mujer más admirada, la primera mujer no estadounidense de la historia. En ese mismo momento ella era probablemente la mujer más odiada en Israel. Un punto de vista muy diferente.

Así que estamos tratando de romper eso. Es fácil llamar a alguien villano o santo. Estamos tratando de mostrar la complejidad. Es algo que no hacemos con los políticos. Olvidamos que son humanos.

Vives en Alemania ahora, ¿cuál es la percepción de ella allí?

Mucha curiosidad. La idea inicial de esto vino de nuestro productor alemán. Se encontró con ella y se sorprendió de que no supiera que había una primera ministra israelí. Tenía la percepción de Israel como muy masculino, con los generales y esa imagen.

Entonces la gente está intrigada. Muestra un lado diferente de Israel. Además, en Alemania, la masacre de Munich es algo que toca la fibra sensible, es otra parte vergonzosa de la historia conjunta.

Si fueras a hincarle el diente a otro primer ministro, ¿quién más necesita una visión revisionista?

Levi Eshkol, definitivamente & # 8230 [Él & # 8217 está teniendo] un poco de renacimiento. Me encantaría mirarlo y comprenderlo mejor. En ese momento se lo consideraba una especie de personalidad gris, pero ahora hay más aprecio. All those gentle, quiet, patient qualities — all the things he was mocked for in the past are now valued as an advantage. The story of him and the Six Day War is the watershed moment for Israel. Everything changes.

Les diré la verdad: la vida aquí en Israel no siempre es fácil. Pero está lleno de belleza y significado.

Me enorgullece trabajar en The Times of Israel junto a colegas que ponen su corazón en su trabajo día tras día para capturar la complejidad de este extraordinario lugar.

Creo que nuestros informes establecen un tono importante de honestidad y decencia que es esencial para comprender lo que realmente está sucediendo en Israel. Se necesita mucho tiempo, compromiso y trabajo arduo de nuestro equipo para hacerlo bien.

Su apoyo, a través de la membresía en Comunidad de The Times of Israel, nos permite continuar nuestro trabajo. ¿Te unirías a nuestra comunidad hoy?

Sarah Tuttle Singer, editora de nuevos medios

Estamos muy contentos de que hayas leído Artículos de X Times of Israel en el último mes.

Es por eso que venimos a trabajar todos los días, para brindar a lectores exigentes como usted una cobertura de lectura obligada sobre Israel y el mundo judío.

Entonces ahora tenemos una solicitud. A diferencia de otros medios de comunicación, no hemos instalado un muro de pago. Pero como el periodismo que hacemos es costoso, invitamos a los lectores para quienes The Times of Israel se ha vuelto importante a ayudar a apoyar nuestro trabajo uniéndose a Comunidad de The Times of Israel.

Por tan solo $ 6 al mes, puede ayudar a respaldar nuestro periodismo de calidad mientras disfruta de The Times of Israel. LIBRE DE ANUNCIOS, además de acceder a contenido exclusivo disponible solo para los miembros de la comunidad Times of Israel.


Golda Meir elected in Israel - HISTORY


Golda Meir

Golda Meir and David Ben Gurion

Golda Meir was the Iron Lady of Israeli politics years before the epithet was coined for Margaret Thatcher. David Ben Gurion once described her as "the only man in the Cabinet."

She was in all ways a formidable woman: in appearance she was tall and austere, with the stresses of a hard life reflected in her face in personality, she was honest, straightforward and single-minded. In the eyes of the world, she personified the Israeli spirit.

After the death of Levi Eshkol in 1969, Golda Meir was called out of retirement, at the age of 70, to become the new prime minister of Israel.

It marked the high point of a long career dedicated to the cause of the Labour party's vision of Zionism.

Although she was born in Russia and educated in the United States, where she trained as a teacher, she arrived in Palestine when she was in her twenties and lived on a kibbutz.

She immediately became active in the newly-formed Histadrut trade union movement, but broke off for four years to stay at home and raise her two children. But there was nothing of the housewife in Golda Meir.

"There is a type of woman," she said, "who does not let her husband narrow her horizons."

In 1928 she returned to the Histadrut, becoming Secretary of its Council for Women Workers. By the mid-1930s Golda Meir was heading the Histadrut's political department, and was active as an administrator in many spheres of public life.

Her enormous workload contributed to the collapse of her marriage in 1945.

Golda Meir in 1948
With her children grown, Golda Meir devoted even more of her time and energy to public service. In 1946, she was appointed head of the political department of the Jewish Agency - the body organising the migration of Jews to Palestine.

Late in the following year, with war between the Jews and the Arabs looming, she undertook a daring mission. Disguised as an Arab woman she crossed the border into Transjordan and held secret talks with King Abdullah. She tried unsuccessfully to persuade him to keep his country out of the war.

In 1949, a year after the creation of the state, Golda Meir was appointed Israel's first ambassador to Moscow.

She also won a seat in the first Knesset, remaining in parliament until 1974. During that time she held several ministerial posts and was active in Labour politics.

When Golda Meir became prime minister, Israel was brimming with confidence, having humiliated the Arabs in the 1967 war and captured large areas of territory.

She saw no need to seek compromise with the Palestinians so long as Israel was secure. Her rigid nationalism and blinkered view of the Arabs led her to say once: "There are no Palestinians."

Israel's euphoria in the early 1970s was punctured by the 1973 war. After early reverses, Israel - with American assistance - fought back and won.

But the government was severely criticised for the fact that the country had been caught napping by its Arab enemies. Much of the blame was directed at Golda Meir.

The government won the elections held two months after the war, but Golda Meir, still facing criticism, resigned a few months later.

She left public office, therefore, under something of a cloud and without the recognition she perhaps deserved for a lifetime in public service. She died in 1978.


The mixed legacy of Golda Meir, Israel’s first female PM

Meir’s tenure was marked by racist comments about Palestinians and contentious events on her watch.

Golda Meir, Israel’s only female prime minister, once commented on her fairly advanced years upon securing the country’s top job, saying “Being 70 is no sin, but it’s not a joke either.”

But Meir, who was confirmed by the Knesset as prime minister 50 years ago on Sunday, was also renowned for her more xenophobic remarks, particularly at the expense of Palestinians.

“There were no such thing as Palestinians,” she was quoted as saying in the Sunday Times and Washington Post in June 1969.

“When was there an independent Palestinian people with a Palestinian state? … It was not as though there was a Palestinian people in Palestine considering itself as a Palestinian people and we came and threw them out and took their country away from them. They did not exist,” Meir said.

For her critics, Meir’s jingoistic comments concerning Palestinians remain one of her defining – and most damning – legacies.

Meir, said Elinor Burkett, author of Golda Meir: The Iron Lady of the Middle East (2008), “was not a subtle thinker.”

Indeed she was, according to many observers, incapable of contemplating that the creation of Israel had given Palestinians, who lost their homes in the wake of its rise, a different narrative of events.

“[Meir] was intent on ethnically cleansing the indigenous population from Palestine to make room for Jewish immigrants,” the American Muslims for Palestine, a US-based group dedicated to educating the American public about Palestine and its heritage, said. “She had no problem with forcibly removing people from their homes and kicking them out of their country in order that Israel may exist.”

Jonathan Ofir, an Israeli musician, conductor and blogger based in Denmark, wrote of Meir’s observations about Palestinians: “If one wanted to be apologetic, one could attempt to see Meir’s comments as a mere reference to national definition, as I have heard even liberal Israelis seek to do.

“But, as mentioned, the view of the nationality and local connection as ‘non-existent’ played a part in the Israeli-Zionist ideology of dispossession.”

Meir, right, is escorted by Israeli Major General in the Reserves Ariel Sharon, left, while visiting the Sinai Peninsula, then occupied by Israel, October 29, 1973 [File: Yehuda Tzion/Government Press Office/Handout/Reuters]

Meir grabbed the reins of the prime minister’s post and held on tight for five years.

Her tenure saw her make headlines for her terse and aggressive comments, but also for those events that happened on her watch – not least the 1972 Munich massacre in which 11 members of the Israeli Olympic team were killed and the 1973 October War.

But, according to Burkett, this Jewish immigrant to the United States and Israeli stateswoman was certainly no feminist.

“American feminists loved to adopt Golda, but she was not interested,” Burkett told Al Jazeera. “It wasn’t that she was hostile to women’s achievements, it was that she ignored gender prejudices. And she was like a bulldozer … She didn’t think of her [premiership] as an achievement for women. She thought of it as an achievement for Golda.”

Born into poverty in what is today Ukraine, in 1898, she emigrated to the US as a child with her family and settled in Milwaukee, Wisconsin, where she completed her education and eventually became a teacher.

In 1921, after marrying, she and her husband immigrated to Palestine, then under British mandate. From then on, her political trajectory took flight and by 1948, when the state of Israel was established after the British mandate expired, she had already cemented her place in Israeli history.

Prior to her assuming the most powerful job, Meir, a socialist Zionist, cut her teeth as a cabinet minister, not least as minister for labour and then as foreign minister.

In the former role, and as Jewish immigrants flocked to settle in the new nation-state as Palestinians were forced from their homes, she oversaw the construction of housing and a new welfare system.

“As foreign minister, [her activities] with Africa kept Israel popular at the UN, much, much longer than would have been expected,” Burkett, the biographer said, referring to Meir’s foreign policy overtures in supplying aid and technical know-how to emerging African states.

But it was her alliance with the US that many of her advocates see as her ultimate achievement as the state’s top diplomat.

“People forget that the alliance between the United States and Israel, coming from the top of the US government, was not so clear before Golda was foreign minister,” continued Burkett. “But Golda made that happen.”

By the time this mother of two took over as prime minister in March 1969, Meir’s fire was fading – and she was at an age where many, even today, would consider calling it a day.

Her perceived successes as a politician – and her role in 1948 in raising millions of dollars in funds from the US to aid Israel’s evolution – had given her national clout like few others as the rise of Israel saw the rights of Palestinians become ever-more superfluous.

However, Meir, who was secretly undergoing cancer treatment at the time and who often played up to her craggy appearance as a good-natured Jewish grandmother, now faced a very different kind of role in the hot seat, which opened up following the death of then-Israeli Prime Minister Levi Eshkol.

In this time of turmoil, Meir, tempted back having previously retired from politics, found favour with her Labour Party as a “consensus candidate”.

“Her motive as prime minister was ‘don’t rock the boat’,” said professor Meron Medzini, author of Golda – A Political Biography, to Al Jazeera of Meir’s “temporary” job that lasted half a decade.

“No revolutions, no changes, no experiments – both at home and overseas. This had partly to do with her age and partly to do with the fact that she had lost her revolutionary zeal … Her achievements were before she became prime minister.”

That said, Meir was, as political leaders the world over, at the mercy of events.

Arguably, the most contentious of all was the 1973 October War, which saw Egyptian and Syrian forces launch a surprise attack against Israel on Yom Kippur, the holiest day in the Jewish calendar. Israel soon turned the tide – but at great military cost.

Meir, whose government was lambasted for its lack of preparedness and who remains the subject of fierce criticism from some in Israel for allegedly ignoring previous peace overtures from then Egyptian President Anwar Sadat, stepped down amid the political fallout in April the following year.

Israeli left-wing activists wear T-shirts with pictures of first Israeli Prime Minister David Ben-Gurion, right, and fourth Israeli Prime Minister Golda Meir as they participate in a rally against West Bank Jewish settlements, in Jerusalem on May 15, 2010 [Sebastian Scheiner/AP]

Shunned by Palestinians who recall her indifference to their rights, Meir, who died in Jerusalem in 1978 at the age of 80, is not beloved by all Israelis, despite many in her country recalling her with fondness.

Ofir, himself born in the early 1970s, told Al Jazeera that, while he felt pride for Meir in his younger days, his views of Israel’s uncompromising stateswoman had changed rapidly over the years.

“In the end, her attitude towards Palestinians was basically a macho, chauvinist, denialist attitude, which is intrinsically inherent in Zionism,” he added.

Follow Alasdair Soussi on Twitter: @AlasdairSoussi


Israel’s History: When Golda Meir Endorsed Palestinian Citizenship

An archive containing nearly 70,000 Palestinian citizenship requests submitted to the British Mandate between 1937 and 1947 has been digitized and was made public Thursday. Many of the requests were filed by Jews fleeing from Europe fleeing the Nazis during World War Two.

The digitization of the archive was a joint venture between the Israeli State Archives and MyHeritage – a high-tech Israeli firm which specializes in gene pools and family trees, allowing users to locate long lost relatives.

Among those who applied for citizenship were some individuals who went on to become prominent figures in Israeli history, including former Israeli President Shimon Peres, who at the time of his application was known as Shimel Perski radio broadcaster Dahn Ben-Amotz and photographer David Rubinger. Peres’ application included a request to legally change his name to Shimon.

Each request consisted of 15-20 pages, and included the names and birthdates of every applicant’s immediate family members. The total sum of names included in the archive is roughly 206,000.

The applicants were also required to enclose two letters of recommendation by Palestinian citizens endorsing their requests. Among those endorsing requests were prominent Zionist figures such as former Prime Minister Golda Meir and David Florentin, a Greek Jew who founded the eponymous Florentin neighborhood in Tel Aviv.

“After extensive digitization and indexing, we are proud to add and grant access to one of the most significant historical collections of archives in the history of the state,” said MyHeritage CEO and founder Gilad Yefet, adding that “Many Israelis, as well as Jews living all over the world with relatives in Israel, will be able to use these archives to find documentation and pictures of their loved ones, and to discover new and exciting details about them.”


Israel’s History: When Golda Meir Endorsed Palestinian Citizenship

An archive containing nearly 70,000 Palestinian citizenship requests submitted to the British Mandate between 1937 and 1947 has been digitized and was made public Thursday. Many of the requests were filed by Jews fleeing from Europe fleeing the Nazis during World War Two.

The digitization of the archive was a joint venture between the Israeli State Archives and MyHeritage – a high-tech Israeli firm which specializes in gene pools and family trees, allowing users to locate long lost relatives.

Among those who applied for citizenship were some individuals who went on to become prominent figures in Israeli history, including former Israeli President Shimon Peres, who at the time of his application was known as Shimel Perski radio broadcaster Dahn Ben-Amotz and photographer David Rubinger. Peres’ application included a request to legally change his name to Shimon.

Each request consisted of 15-20 pages, and included the names and birthdates of every applicant’s immediate family members. The total sum of names included in the archive is roughly 206,000.

The applicants were also required to enclose two letters of recommendation by Palestinian citizens endorsing their requests. Among those endorsing requests were prominent Zionist figures such as former Prime Minister Golda Meir and David Florentin, a Greek Jew who founded the eponymous Florentin neighborhood in Tel Aviv.

“After extensive digitization and indexing, we are proud to add and grant access to one of the most significant historical collections of archives in the history of the state,” said MyHeritage CEO and founder Gilad Yefet, adding that “Many Israelis, as well as Jews living all over the world with relatives in Israel, will be able to use these archives to find documentation and pictures of their loved ones, and to discover new and exciting details about them.”


Ver el vídeo: جولدا مائير وعشيقها الفلسطينى (Noviembre 2021).