Podcasts de historia

Vannevar Bush

Vannevar Bush

Vannevar Bush fue un científico de muchos logros. Diseñó algunos precursores analógicos de las computadoras modernas y, durante la Segunda Guerra Mundial, dirigió la organización que supervisó todas las investigaciones científicas con aplicaciones militares, incluidos los orígenes del Proyecto Manhattan. Curiosamente, en última instancia, puede ser recordado por un artículo bastante menor que escribió especulando sobre una futura máquina para la recuperación de datos que tiene un parecido notable con el hipertexto empleado por la World Wide Web. Vannevar, que rima con "receptor", Bush nació en marzo 11 de 1894, en Chelsea, Massachusetts, hijo de un ministro universalista. Recibió su licenciatura en ingeniería en 1913 y había avanzado tanto que se le concedió una maestría al mismo tiempo. En 1916, recibió un doctorado en ingeniería conjuntamente por el Instituto de Tecnología de Massachusetts y la Universidad de Harvard. Luego regresó a Tufts como profesor asistente. Poco después de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, Bush le dijo al Consejo Nacional de Investigación que tenía una idea para la detección de submarinos usando campos magnéticos. Bush desarrolló un sistema que funcionó en las pruebas, pero la Marina no pudo implementarlo con éxito en el campo.Después de que terminó la guerra, Bush dejó Tufts y se unió a la facultad de ingeniería eléctrica del MIT, donde construyó el Analizador Diferencial, una computadora analógica mecanizada que resolvía ecuaciones diferenciales con hasta 18 variables independientes. Y a partir de ahí, la teoría del diseño de circuitos digitales fue desarrollada por uno de los estudiantes graduados de Bush, Claude Shannon. El MIT lo nombró vicepresidente y decano de ingeniería en 1932 y fue nombrado presidente de la Carnegie Institution de Washington y presidente del Comité Asesor Nacional de Aeronáutica en 1939. En 1940, Bush propuso al presidente Franklin D. Roosevelt que una organización se creará para reunir a los principales participantes en la investigación de valor militar desde los negocios, la academia y el gobierno. El comité fue absorbido por la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico en 1941 y Bush se convirtió en el director de la nueva agencia. Inicialmente escéptico de las perspectivas de una bomba atómica, Bush se convenció de que la bomba era una posibilidad y que los alemanes podrían estar trabajando en una . Posteriormente, la responsabilidad del programa de la bomba atómica pasó al Ejército, donde pasó a llamarse Proyecto Manhattan en honor al Distrito de Ingenieros de Manhattan del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. En la ciudad de Nueva York, donde se realizó gran parte de la investigación inicial para el proyecto. la guerra llegó a su fin en 1945, Bush redactó un tratado sobre el futuro de la investigación científica en los Estados Unidos. Titulado "La ciencia, la frontera sin fin", el trabajo esbozó ideas para la financiación permanente por parte del gobierno de la investigación en ciencia e ingeniería. Sus recomendaciones llevaron a la formación de la National Science Foundation en 1950.También en 1945, Bush publicó un artículo en el Atlántico mensual, llamado "Como podemos pensar". "Memex", una contracción de las palabras memoria y extensor, fue descrita en el artículo como una máquina teórica que recuperaba información del microfilm "que está mecanizada para que pueda ser consultada con una velocidad y flexibilidad superiores". Vida La revista publicó una versión condensada de "As We May Think" en noviembre del mismo año e incluyó varios dibujos que ilustraban la máquina memex y sus dispositivos complementarios. Esta versión del ensayo inspiró a Ted Nelson y Douglas Engelbart a exponer de forma independiente varias ideas que más tarde se convirtieron en el "hipertexto" de Internet. Cuando Bush murió el 30 de junio de 1974, Internet estaba en su infancia y la World Wide Web estaba muy lejos de la realidad. futuro, pero sus ideas sobre la información conectada proporcionaron algo de inspiración para la revolución que se avecinaba.


Vannevar E. Bush

Nacido el 11 de marzo de 1890, Everett, Mass. Fallecido el 28 de junio de 1974, Belmont, Mass. Inventor del analizador diferencial electromecánico anterior a la Segunda Guerra Mundial y líder científico estadounidense en tiempos de guerra cuya concepción de "Memex" presagió las computadoras personales que fueron fundamentales para el desarrollo de la bomba atómica.

Educación: BS, MS, Tufts College, 1913 DEng, ingeniería eléctrica, MIT y Harvard University, 1916.

Experiencia profesional: General Electric, 1913 inspector eléctrico, New York Navy Yard, 1919 MIT, profesor asociado de transmisión de energía eléctrica, 1919-1932, primer vicepresidente y decano de ingeniería, 1932-1939 presidente, Carnegie Institution, 1939-1955.

Honores y premios: miembro de la Academia Nacional de Ciencias, 1934 Caballero honorario del Imperio Británico (KBE), 1948.

Entre 1927 y 1943 Bush desarrolló una serie de computadoras analógicas electromecánicas que facilitaron enormemente la solución de problemas matemáticos complejos. En particular, en 1931, con Frank D. Gage, Harold L. Hazen, King E. Gould y Samuel H. Caldwell, Bush completó el Analizador diferencial. Podría resolver ecuaciones diferenciales de sexto orden y tres ecuaciones diferenciales de segundo orden simultáneas.

El artículo de Bush de 1936, titulado "Análisis instrumental", dado como Conferencia Gibbs de la American Mathematical Society ese año, fue un excelente estudio de los dispositivos de cálculo analógicos y digitales. Incluía varias referencias al trabajo de Charles Babbage y, en particular, a la colección de artículos publicados por el hijo de Babbage (1889). La sección sobre dispositivos digitales concluyó con una discusión sobre cómo podría ser posible diseñar un controlador maestro programable que convierta un conjunto de máquinas de tarjetas perforadas de IBM existentes en, efectivamente, lo que Bush describió como "un enfoque cercano a la gran concepción de Babbage. " [En muchos sentidos, por supuesto, esto es exactamente lo que Aiken, a partir de 1937, convenció a IBM para que hiciera, iniciando así un proyecto que condujo a la finalización con éxito en 1944 de la primera calculadora controlada por programas de EE. UU., La Harvard Mark I.]

Resulta que Bush no se detuvo en la especulación, sino que puso en marcha un proyecto, la Máquina Aritmética Rápida, del que se sabe sorprendentemente poco. El mismo Bush en sus últimos años había olvidado lo que parece poco probable, o conscientemente minimizó la importancia de este trabajo. De hecho, en su autobiografía, Piezas de la acción (1970), escribió: "¿Quién inventó la computadora? Puedo escribir de una vez que yo no, de hecho, tuve poco que ver con todo ese desarrollo". En 1936, la Fundación Rockefeller otorgó una importante subvención al MIT, que resultó en el famoso analizador diferencial Rockefeller de la Segunda Guerra Mundial.

Inmediatamente después de entregar su artículo de 1936, Vannevar Bush aparentemente comenzó a trabajar en el diseño de una computadora digital electrónica. Hay evidencia de que documentó estas ideas en una serie de memorandos escritos durante 1937 y 1938 pero, a pesar de las búsquedas exhaustivas, no se han encontrado. [Véase Randell, Brian, "El caso de los memorandos perdidos", Ann. Hist. de Comp. , Vol, 1. 1982, págs. 66-67.] Lo que sabemos de ellos proviene de informes posteriores del MIT de W.H. Radford (1938, 1939) y de algunas cartas y un memorando de 1940 de Bush.

La máquina propuesta debía ser completamente automática, capaz de leer datos en cinta de papel perforada, almacenar los datos en registros internos, realizar cualquiera de las cuatro operaciones aritméticas básicas e imprimir los resultados de sus cálculos. Debía ser controlado por un programa representado en cinta perforada. Cada fila de agujeros constaría de varios campos que juntos constituirían una instrucción. Cada campo podía contener un solo orificio perforado, cuya posición indicaba directamente qué operación debía realizarse, por ejemplo, o qué depósito de almacenamiento debía proporcionar el operando. Aparentemente, no se pensó en tener direcciones codificadas numéricamente, ni en proporcionar medios de ramificación condicional.

El apoyo se obtuvo de la National Cash Register Co., y más tarde resultó en el empleo a tiempo completo de Radford primero y luego de W. P. Overbeck en el proyecto. El trabajo de Radford se concentró en el diseño de las unidades electrónicas básicas. Se construyeron y demostraron varias unidades con éxito, incluido un contador de escala de cuatro y un anillo escalonado, los medios propuestos para almacenar cada dígito decimal. El memorando de Bush de 1940 que revisa el progreso hasta la fecha contiene estimaciones de que la máquina podría multiplicar dos números de seis dígitos decimales en aproximadamente 0.2 segundos, asumiendo una frecuencia de pulso básica de 10,000 por segundo.

Overbeck asumió el mando a finales de 1939 y pasó el año siguiente más o menos ideando tubos para fines especiales en un intento de reducir la cantidad de tubos de vacío necesarios. El trabajo en el proyecto llegó a un final abrupto y prematuro a principios de 1942, cuando se reclamó a Overbeck por trabajar en el proyecto de la bomba atómica. Casi al mismo tiempo, Bush dejó el MIT para convertirse en presidente del Carnegie Institute.

Durante la guerra, Bush dirigió el Comité de Investigación de la Defensa Nacional (NDRQ y su sucesora, la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico (OSRD). Esta oficina dirigió el trabajo de unos 30.000 científicos e ingenieros, trabajando en todo, desde radares, fusibles de proximidad y anfibios. vehículos, a la bomba atómica.

El título abreviado "Diff. Analyzer", que infiere la construcción de una máquina tipo Bush, incluido en la propuesta al NRDC para la financiación de ENIAC por Brainerd (para Mauchly y Eckert) se ha atribuido a la sensibilidad a la posible oposición al proyecto. por los asociados de Bush. Fuera del campo de la computación, Bush fue probablemente más conocido por su liderazgo del "Proyecto Manhattan".

Sin embargo, se había olvidado el proyecto Rapid Arithmetical Machine. Fue redescubierto durante las extensas investigaciones históricas emprendidas en relación con el litigio de patentes entre Univac y Honeywell sobre la validez de la patente de ENIAC, litigio que duró seis años e involucró el testimonio de más de 150 testigos y 30.000 piezas de prueba, que van desde una sola hoja de papel a un archivador completo. El proyecto de Bush jugó sólo un papel muy pequeño en la evidencia y el testimonio, quizás porque ninguna de las personas del MIT directamente involucradas en el proyecto testificó en el juicio. De hecho, el proyecto Rapid Arithmetical Machine no se mencionó en el volumen de 319 páginas titulado Findings of Fact, Conclusions of Law and Order for Judgment, que fue la única publicación oficial resultante del litigio. [Larson, E. R., "Determinaciones de hecho, conclusiones de ley y orden de sentencia", expediente núm. 4-67, Civ. 138, Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito de Minneapolis, Cuarta División (180 USPQ 673), 19 de octubre de 1973.]

Bush tenía una larga historia de interés en el problema de la búsqueda de información, y en 1945 escribió un artículo describiendo "Memex", compuesto por un escritorio que proporcionaba acceso instantáneo a libros, publicaciones periódicas y documentos microfotografiados. [En el Atlantic Monthly.] Para ayudar al investigador, el Memex mantuvo un rastro de modo que se pudiera retroceder rápidamente a búsquedas anteriores. [Ver esp. Nyce y Kahn, 1991.] Este concepto se logró básicamente en el desarrollo de sistemas informáticos interactivos en el MIT a mediados de la década de 1960. [Ver biografías de Fernando Corbató y Robert Fano.]

Después de la guerra, Bush volvió a sus responsabilidades en la Carnegie Institution. Cuando se jubiló en 1955, se fue a su casa en Cambridge y asumió funciones como miembro de los consejos de administración de varias empresas, incluida la MIT Corp.

Cuando Bush murió en 1974, periódicos como el New York Times publicaron extensos relatos de su carrera más impresionante (véase Reinhold, 1974). Detallaron sus muchos inventos, su ilustre carrera académica en el MIT y el Instituto Carnegie y, quizás lo más importante, su papel vital en tiempos de guerra como director de Investigación y Desarrollo de la Defensa Nacional. [Basado principalmente en Owens 1987 y Randell 1982.]


Contenido

El artículo era una versión reelaborada y ampliada del ensayo de Bush "Mechanization and the Record" (1939). Aquí, describió una máquina que combinaría tecnologías de nivel inferior para lograr un nivel más alto de conocimiento organizado (como los procesos de memoria humana). Poco después de la publicación de este ensayo, Bush acuñó el término "memex" en una carta escrita al editor de Fortuna revista. [2] Esa carta se convirtió en el cuerpo de "As We May Think", que añadió sólo una introducción y una conclusión. Como se describió, el memex de Bush se basó en lo que se pensaba, en ese momento, que era la tecnología avanzada del futuro: carretes de microfilm de ultra alta resolución, acoplados a múltiples visores de pantalla y cámaras, mediante controles electromecánicos. El memex, en esencia, refleja una biblioteca de conocimiento colectivo almacenado en una pieza de maquinaria descrita en su ensayo como "un mueble". [3] El atlántico La publicación del artículo de Bush fue seguida en el número del 10 de septiembre de 1945 de Vida revista, por una reimpresión que mostraba ilustraciones del escritorio memex propuesto y la máquina de escribir automática. (Casualmente, el mismo problema de Vida contenía fotos aéreas de Hiroshima después del lanzamiento de la bomba atómica, un proyecto en el que Bush fue fundamental para comenzar). Bush también habló sobre otras tecnologías como la fotografía en seco y la microfotografía, donde profundiza en las potencialidades de su uso futuro. Por ejemplo, Bush afirma en su ensayo que:

La combinación de proyección óptica y reducción fotográfica ya está produciendo algunos resultados en microfilm con fines académicos, y las potencialidades son muy sugerentes.

"As We May Think" predijo (hasta cierto punto) muchos tipos de tecnología inventados después de su publicación, incluidos el hipertexto, las computadoras personales, Internet, la World Wide Web, el reconocimiento de voz y enciclopedias en línea como Wikipedia: "Formas completamente nuevas de aparecerán enciclopedias, confeccionadas con una malla de senderos asociativos que las atraviesan, listas para ser arrojadas al memex y allí amplificadas ". [3] Bush imaginó la posibilidad de recuperar varios artículos o imágenes en una pantalla, con la posibilidad de escribir comentarios que podrían almacenarse y recuperarse juntos. Creía que las personas crearían enlaces entre artículos relacionados, mapeando así el proceso de pensamiento y la ruta de cada usuario y guardándolo para que otros lo experimenten. Wikipedia es un ejemplo de cómo esta visión se ha realizado en parte, permitiendo que los elementos de un artículo hagan referencia a otros temas relacionados. El historial del navegador de un usuario mapea los rastros de posibles rutas de interacción, aunque normalmente solo está disponible para el usuario que lo creó. El artículo de Bush también sentó las bases de los nuevos medios.Doug Engelbart se encontró con el ensayo poco después de su publicación, y teniendo en cuenta el memex, comenzó a trabajar que eventualmente resultaría en la invención del mouse, el procesador de texto, el hipervínculo y los conceptos de nuevos medios para los cuales estos innovadores inventos eran simplemente habilitando tecnologías. [1]

Hoy en día, el almacenamiento ha superado con creces el nivel imaginado por Vannevar Bush,

los Encyclopædia Britannica podría reducirse al volumen de una caja de cerillas. Una biblioteca de un millón de volúmenes podría comprimirse en un extremo de un escritorio.

Por otro lado, todavía utiliza métodos de indexación de información que Bush describió como artificiales:

Cuando se almacenan datos de cualquier tipo, se archivan alfabéticamente o numéricamente, y la información se encuentra (cuando lo está) rastreándola de una subclase a otra. Puede estar en un solo lugar, a menos que se utilicen duplicados.

Esta descripción se asemeja a los sistemas de archivos populares de los sistemas operativos informáticos modernos (FAT, NTFS, ext3 cuando se utilizan sin enlaces físicos y enlaces simbólicos, etc.), que no permiten fácilmente la indexación asociativa como imaginó Bush.

Bush insta a los científicos a que se dediquen a la enorme tarea de crear una accesibilidad más eficiente a nuestro fluctuante depósito de conocimientos. Durante años, las invenciones han ampliado los poderes físicos de las personas en lugar de los poderes mentales. Sostiene que los instrumentos están a la mano que, si se desarrollan adecuadamente, darán a la sociedad acceso y dominio sobre el conocimiento heredado de las épocas. La perfección de estos instrumentos pacíficos, sugiere, debería ser el primer objetivo de nuestros científicos. [3]

A través de este proceso, la sociedad podría enfocarse y evolucionar más allá del conocimiento existente en lugar de hacer un bucle a través de cálculos infinitos. Deberíamos ser capaces de pasar el tedioso trabajo de los números a las máquinas y trabajar en la intrincada teoría que los utiliza mejor. Si la humanidad pudiera obtener el "privilegio de olvidar las múltiples cosas que no necesita tener inmediatamente a mano, con alguna seguridad de que podrá encontrarlas de nuevo si se demuestra que son importantes", "sólo entonces" las matemáticas serán prácticamente efectivas para traer el conocimiento creciente de atomística a la solución útil de los problemas avanzados de química, metalurgia y biología ". [1] Para ejemplificar la importancia de este concepto, considere el proceso involucrado en la compra 'simple': "Cada vez que se realiza una venta con cargo, hay una serie de cosas que hacer. El inventario debe revisarse, el vendedor debe para que se le dé crédito por la venta, las cuentas generales necesitan una entrada y, lo más importante, es necesario que se le cobre al cliente ". [1] Debido a la conveniencia del dispositivo central de la tienda que gestiona rápidamente miles de estas transacciones, los empleados pueden centrarse en los aspectos esenciales del departamento, como ventas y publicidad.

De hecho, a día de hoy, "la ciencia ha proporcionado la comunicación más rápida entre individuos, ha proporcionado un registro de ideas y ha permitido al hombre manipular y extraer extractos de ese registro para que el conocimiento evolucione y perdure a lo largo de la vida de una raza en lugar de un individuo". [1] La tecnología mejorada se ha convertido en una extensión de nuestras capacidades, al igual que la forma en que funcionan los discos duros externos para las computadoras, por lo que pueden reservar más memoria para tareas más prácticas.

Otro papel importante de la practicidad en la tecnología es el método de asociación y selección. "Puede haber millones de pensamientos excelentes, y el relato de la experiencia en la que se basan, todos encerrados dentro de muros de piedra de forma arquitectónica aceptable, pero si el erudito puede obtener solo uno por semana mediante una búsqueda diligente, su síntesis no es probable para mantenerse al día con la escena actual ". [1] Bush cree que las herramientas disponibles en su época carecían de esta característica, pero señaló el surgimiento y desarrollo de ideas como el Memex, un sistema de referencias cruzadas.

Bush concluye su ensayo afirmando que:

Las aplicaciones de la ciencia han construido al hombre una casa bien abastecida y le están enseñando a vivir sanamente en ella. Le han permitido lanzar masas de personas unas contra otras con armas crueles. Todavía pueden permitirle abarcar verdaderamente el gran récord y crecer en la sabiduría de la experiencia racial. Puede morir en un conflicto antes de que aprenda a manejar ese récord por su verdadero bien. Sin embargo, en la aplicación de la ciencia a las necesidades y deseos del hombre, parecería ser una etapa singularmente desafortunada en la que terminar el proceso o perder la esperanza en cuanto al resultado.

Muchos científicos, especialmente los físicos, adquieren nuevas funciones durante la guerra. Ahora, después de la guerra, necesitan nuevos deberes.

Sección 1: El uso de la ciencia ha mejorado enormemente de muchas maneras para los humanos. El conocimiento de la ciencia ha crecido considerablemente. Sin embargo, la forma en que gestionamos el conocimiento se ha mantenido igual durante siglos. Ya no podemos acceder a la amplitud de los avances científicos. Alternativamente, la tecnología ha madurado mucho y ahora nos permite producir máquinas complicadas, pero baratas y confiables.

Sección 2: La ciencia es realmente útil. Sin embargo, para que sea muy eficiente y útil, no solo debe almacenarse, sino que también debe consultarse y mejorarse con frecuencia. En el futuro, Bush predice que los humanos podrán almacenar escritos humanos en una habitación pequeña con el uso de fotografías y microfilmes.

Seccion 3: Utilizando los últimos avances en grabación de voz y taquigrafía, pronto podremos hacer que la impresión sea inmediata. El avance de la fotografía no se detendrá. Además, las tareas repetitivas simples, como los problemas matemáticos, se pueden delegar a las máquinas. Las máquinas eléctricas serán el avance de la computación aritmética.

Sección 4: Hay más en el razonamiento científico que solo aritmética. Hay algunas máquinas que no se utilizan para aritmética, en parte debido a las necesidades del mercado. Resolver matemáticas superiores requiere mecanizar otros procesos repetitivos de pensamiento.

Sección 5: Una máquina podría usarse en cualquier lugar donde exista un proceso de pensamiento lógico. En este momento no contamos con las herramientas necesarias para la selección (clave para utilizar la ciencia) del conocimiento. Una de las mejores formas de selección la ilustra la central telefónica automática.

Sección 6: Hay un problema con la selección. El principal problema es la deficiencia de los sistemas de indexación. Cuando los datos se registran y almacenan, generalmente se archivan alfabéticamente o numéricamente. La mente humana funciona de manera diferente. Funciona según asociación. En lugar de utilizar la selección por indexación, la selección por asociación puede mecanizarse. De esta forma, se mejora la permanencia y claridad de los artículos almacenados. El memex es un dispositivo que podría almacenar información y comunicación (gran memoria). Algunas cosas que se pueden ingresar son, periódicos y libros. El usuario también puede encontrar un libro en particular al tocar su código en el teclado. Los códigos que se utilizan con frecuencia para invocar páginas son nemotécnicos y es posible navegar por estas páginas a diferentes velocidades.

Sección 7: La característica principal del memex es la capacidad de unir dos cosas a voluntad. En otras palabras, poder asociar dos elementos arbitrarios cuando se desee. El usuario también puede crear un rastro, en el que lo nombra, inserta un nombre en el libro de códigos y luego lo pulsa en el teclado. En cualquier momento, el usuario puede ver dos elementos al mismo tiempo, visualización en paralelo. También es posible pasar elementos a otro memex.

Sección 8: Los rastros realizados se pueden compartir con otros y también se pueden publicar, como una enciclopedia (van a aparecer muchas más formas nuevas). Pronto seremos capaces de establecer algún tipo de conexión directa con material absorbente del disco con uno de nuestros sentidos, táctil, oral y visualmente. Sería genial para los humanos poder analizar los problemas actuales. A partir de ahora, la ciencia se ha aplicado para vivir mejor, así como para la destrucción. Posiblemente podamos aplicar el registro para ser más sabios.

"As We May Think" ha resultado ser un ensayo visionario e influyente. En su introducción a un artículo que analiza la alfabetización informacional como disciplina, Johnston y Webber escriben

Podría considerarse que el artículo de Bush describe un microcosmos de la sociedad de la información, con los límites estrictamente trazados por los intereses y las experiencias de un científico importante de la época, en lugar de los espacios de conocimiento más abiertos del siglo XXI. Bush ofrece una visión central de la importancia de la información para la sociedad industrial / científica, utilizando la imagen de una "explosión de información" que surge de las demandas sin precedentes sobre la producción científica y la aplicación tecnológica de la Segunda Guerra Mundial. Él describe una versión de la ciencia de la información como una disciplina clave dentro de la práctica de los dominios del conocimiento científico y técnico. Su visión abarca los problemas de la sobrecarga de información y la necesidad de idear mecanismos eficientes para controlar y canalizar la información para su uso.

De hecho, Bush estaba muy preocupado por la sobrecarga de información que inhibía los esfuerzos de investigación de los científicos. Su científico, que opera en condiciones de "explosión de información" y requiere un respiro de la marea de documentos científicos, podría interpretarse como una imagen naciente de la "persona alfabetizada en información" en una sociedad saturada de información.

Hay una montaña creciente de investigación. Pero cada vez hay más pruebas de que hoy estamos estancados a medida que se extiende la especialización. El investigador está asombrado por los hallazgos y conclusiones de miles de otros trabajadores.

Las escuelas, las universidades, el cuidado de la salud, el gobierno, etc., están todos implicados en la distribución y el uso de la información, en condiciones similares de "explosión de información" a las de los científicos de la posguerra de Bush. Podría decirse que todas estas personas necesitan algún tipo de "control de información" personal para funcionar.


11 de marzo de 1890 Nacimiento, Everett (Massachusetts).

1913 Obtuvo una licenciatura y una maestría, Tufts College (ahora Tufts University), Medford (Mass.).

1913 Ingeniero, Departamento de Pruebas, General Electric Company.

1914 Ingeniero, Departamento de Inspección, Marina de los Estados Unidos.

1914-1917 Instructor de matemáticas (1914-1915) y profesor asistente de ingeniería eléctrica (1916-1917), Tufts College, Medford (Massachusetts).

1916 Obtenido DE, Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Cambridge (Mass.).

1917-1918 Investigador, Marina de los Estados Unidos.

1919-1938 Profesor asociado de transmisión de energía eléctrica (1919-1923) Profesor de ingeniería eléctrica (1923-1932) y vicepresidente y decano de ingeniería (1932-1938), Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Cambridge (Mass.).

1922 Vannevar Bush, Laurence K. Marshall y Charles G. Smith fundaron la American Appliance Company (ahora Raytheon), Cambridge (Massachusetts).

1934 Miembro de la Academia Nacional de Ciencias.

1939 - 1941 Presidente del Comité Asesor Nacional de Aeronáutica.

1939-1955 Presidente de la Carnegie Institution de Washington, Washington (D.C.).

1940 - 1941 Presidente del Comité de Investigación de la Defensa Nacional.

1941 - 1946 Director de la Oficina de Investigación y Desarrollo Científicos.

1942 - 1946 Presidente, Comité Conjunto sobre Nuevas Armas y Equipo, Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

1946 - 1947 Presidente de la Junta Conjunta de Investigación y Desarrollo del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos.

1947 - 1948 Presidente de la Junta de Investigación y Desarrollo del Establecimiento Militar Nacional de los Estados Unidos (ahora Departamento de Defensa).

1955 - 1974 Miembro vitalicio, MIT Corporation, Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Cambridge (Mass.).


La ciencia, la frontera sin fin

CAPÍTULO 1 INTRODUCCIÓN

El progreso científico es esencial

Todos sabemos cuánto ha significado la nueva droga, la penicilina, para nuestros hombres gravemente heridos en los lúgubres frentes de batalla de esta guerra, las innumerables vidas que ha salvado, el incalculable sufrimiento que su uso ha evitado. La ciencia y el gran genio práctico de esta nación hicieron posible este logro.

Algunos de nosotros conocemos el papel vital que ha desempeñado el radar para llevar a las Naciones Unidas a la victoria sobre la Alemania nazi y para expulsar a los japoneses de sus bastiones isleños. Una vez más, fue una minuciosa investigación científica durante muchos años lo que hizo posible el radar.

Lo que a menudo olvidamos son los millones de sobres de pago en una noche de sábado en tiempos de paz que se llenan porque los nuevos productos y las nuevas industrias han proporcionado puestos de trabajo a innumerables estadounidenses. La ciencia también lo hizo posible.

En 1939, millones de personas estaban empleadas en industrias que ni siquiera existían al final de la última guerra: la radio, el aire acondicionado, el rayón y otras fibras sintéticas y los plásticos son ejemplos de los productos de estas industrias. Pero estas cosas no marcan el final del progreso, son solo el comienzo si hacemos un uso completo de nuestros recursos científicos. Se pueden iniciar nuevas industrias manufactureras y muchas industrias más antiguas se pueden fortalecer y expandir en gran medida si continuamos estudiando las leyes de la naturaleza y aplicamos los nuevos conocimientos con fines prácticos.

Los grandes avances en la agricultura también se basan en la investigación científica. Las plantas que son más resistentes a las enfermedades y están adaptadas a la corta temporada de crecimiento, la prevención y curación de las enfermedades del ganado, el control de nuestros insectos enemigos, mejores fertilizantes y mejores prácticas agrícolas, todo se deriva de una minuciosa investigación científica.

Los avances en la ciencia, cuando se ponen en práctica, significan más trabajos, salarios más altos, menos horas, cosechas más abundantes, más tiempo libre para la recreación, para el estudio, para aprender a vivir sin la monotonía que ha sido la carga del hombre común durante siglos. pasado. Los avances en la ciencia también traerán niveles más altos de vida, conducirán a la prevención o curación de enfermedades, promoverán la conservación de nuestros limitados recursos nacionales y asegurarán medios de defensa contra la agresión. Pero para lograr estos objetivos, asegurar un alto nivel de empleo, mantener una posición de liderazgo mundial, el flujo de nuevos conocimientos científicos debe ser continuo y sustancial.

Nuestra población aumentó de 75 millones a 130 millones entre 1900 y 1940. En algunos países, aumentos comparables han ido acompañados de hambrunas. En este país, el aumento ha ido acompañado de un suministro de alimentos más abundante, una mejor vida, más ocio, una vida más larga y una mejor salud. Esto es, en gran parte, el producto de tres factores: el libre juego de la iniciativa de un pueblo vigoroso bajo la democracia, la herencia de una gran riqueza nacional y el avance de la ciencia y su aplicación.

La ciencia, por sí sola, no proporciona una panacea para los males individuales, sociales y económicos. Puede ser eficaz en el bienestar nacional solo como miembro de un equipo, ya sea que las condiciones sean de paz o de guerra. Pero sin progreso científico, ningún logro en otras direcciones puede asegurar nuestra salud, prosperidad y seguridad como nación en el mundo moderno.

La ciencia es una preocupación adecuada del gobierno

Ha sido una política básica de los Estados Unidos que el gobierno fomente la apertura de nuevas fronteras. Abrió los mares a los barcos clíper y proporcionó tierras a los pioneros. Aunque estas fronteras han desaparecido más o menos, la frontera de la ciencia permanece. Es de acuerdo con la tradición estadounidense, una que ha hecho grande a los Estados Unidos, que las nuevas fronteras sean accesibles para el desarrollo de todos los ciudadanos estadounidenses.

Además, dado que la salud, el bienestar y la seguridad son preocupaciones propias del gobierno, el progreso científico es, y debe ser, de vital interés para el gobierno. Sin el progreso científico, la salud nacional se deterioraría sin el progreso científico, no podríamos esperar una mejora en nuestro nivel de vida o un mayor número de trabajos para nuestros ciudadanos y sin el progreso científico no podríamos haber mantenido nuestras libertades contra la tiranía.

Relaciones gubernamentales con la ciencia: pasado y futuro

Desde sus inicios, el Gobierno se ha interesado activamente por las cuestiones científicas. Durante el siglo XIX se establecieron el Estudio Costero y Geodésico, el Observatorio Naval, el Departamento de Agricultura y el Servicio Geológico. A través de las leyes de Land Grant College, el gobierno ha apoyado la investigación en instituciones estatales durante más de 80 años en una escala gradualmente creciente. Desde 1900 se han establecido una gran cantidad de agencias científicas dentro del Gobierno Federal, hasta que en 1939 eran más de 40.

Gran parte de la investigación científica realizada por agencias gubernamentales es de carácter intermedio entre los dos tipos de trabajo comúnmente denominados investigación básica y aplicada. Casi todo el trabajo científico del Gobierno tiene objetivos prácticos fundamentales pero, en muchos campos de gran interés nacional, suele implicar una investigación a largo plazo de carácter fundamental. En términos generales, las agencias científicas del gobierno no están tan preocupadas por los objetivos prácticos inmediatos como los laboratorios de la industria ni, por otro lado, tienen tanta libertad para explorar cualquier fenómeno natural sin tener en cuenta las posibles aplicaciones económicas como lo son las instituciones educativas y privadas. instituciones de investigación. Las agencias científicas gubernamentales tienen espléndidos registros de logros, pero su función es limitada.

No tenemos una política nacional para la ciencia. El gobierno recién ha comenzado a utilizar la ciencia para el bienestar de la nación. No existe ningún organismo del Gobierno encargado de formular o ejecutar una política científica nacional. No hay comisiones permanentes del Congreso dedicadas a este importante tema. La ciencia ha estado en las alas. Debería situarse en el centro del escenario, porque en él reside gran parte de nuestra esperanza para el futuro.

Hay áreas de la ciencia en las que el interés público es agudo, pero es probable que no se cultiven adecuadamente si se dejan sin más apoyo del que provendrá de fuentes privadas. Estas áreas, como la investigación sobre problemas militares, agricultura, vivienda, salud pública, ciertas investigaciones médicas e investigaciones que involucran costosas instalaciones de capital más allá de la capacidad de las instituciones privadas, deben ser impulsadas por el apoyo activo del gobierno. Hasta la fecha, con la excepción de la intensa investigación bélica realizada por la Oficina de Investigación y Desarrollo Científicos, ese apoyo ha sido escaso e intermitente.

Por las razones expuestas en este informe, estamos entrando en un período en el que la ciencia necesita y merece un mayor apoyo de los fondos públicos.

Se debe preservar la libertad de investigación

Los colegios, universidades e institutos de investigación con apoyo público y privado son los centros de investigación básica. Son las fuentes del conocimiento y la comprensión. Mientras sean vigorosos y saludables y sus científicos sean libres de buscar la verdad dondequiera que los lleve, habrá un flujo de nuevos conocimientos científicos para aquellos que puedan aplicarlos a problemas prácticos en el gobierno, en la industria o en otros lugares.

Muchas de las lecciones aprendidas en la aplicación de la ciencia en tiempos de guerra bajo el gobierno pueden aplicarse con provecho en la paz. El Gobierno está especialmente capacitado para desempeñar determinadas funciones, como la coordinación y el apoyo de amplios programas sobre problemas de gran importancia nacional. Pero debemos proceder con cautela al trasladar los métodos que funcionan en tiempo de guerra a las muy diferentes condiciones de paz.Debemos eliminar los rígidos controles que hemos tenido que imponer y recuperar la libertad de investigación y ese sano espíritu científico competitivo tan necesario para la expansión de las fronteras del conocimiento científico.

El progreso científico en un amplio frente es el resultado del libre juego de los intelectos libres, que trabajan sobre temas de su propia elección, de la manera dictada por su curiosidad por la exploración de lo desconocido. La libertad de investigación debe preservarse bajo cualquier plan de apoyo gubernamental a la ciencia de acuerdo con los Cinco Fundamentos enumerados en la página 26.

El estudio de las cuestiones trascendentales presentadas en la carta del presidente Roosevelt ha sido realizado por comités capaces que han trabajado diligentemente. Este informe presenta conclusiones y recomendaciones basadas en los estudios de estos comités que aparecen en su totalidad como apéndices. Solo en la creación de un mecanismo general en lugar de varios, este informe se aparta de las recomendaciones específicas de los comités. Los miembros de los comités han revisado las recomendaciones con respecto al mecanismo único y han encontrado este plan completamente aceptable.

CAPÍTULO 2. LA GUERRA CONTRA LA ENFERMEDAD

En guerra

La tasa de mortalidad por todas las enfermedades en el Ejército, incluidas las fuerzas de ultramar, se ha reducido del 14,1 por mil en la última guerra al 0,6 por mil en esta guerra.

Enfermedades devastadoras como la fiebre amarilla, la disentería, el tifus, el tétanos, la neumonía y la meningitis han sido prácticamente vencidas por la penicilina y las sulfamidas, el insecticida DDT, mejores vacunas y mejores medidas higiénicas. Se ha controlado la malaria. Ha habido un progreso espectacular en la cirugía.

Los sorprendentes avances de la medicina durante la guerra sólo han sido posibles porque teníamos una gran cantidad de datos científicos acumulados a través de la investigación básica en muchos campos científicos en los años anteriores a la guerra.

En los últimos 40 años, la esperanza de vida en los Estados Unidos ha aumentado de 49 a 65 años, en gran parte como consecuencia de la reducción de las tasas de mortalidad de lactantes y niños en los últimos 20 años, la tasa de mortalidad por enfermedades de la infancia se ha reducido 87 por ciento.

La diabetes ha sido controlada por la insulina, la anemia perniciosa por los extractos de hígado y las enfermedades por deficiencia, una vez generalizadas, se han reducido mucho, incluso en los grupos de ingresos más bajos, por factores alimentarios accesorios y la mejora de la dieta. Se han logrado avances notables en el diagnóstico precoz del cáncer y en el tratamiento quirúrgico y radiológico de la enfermedad.

Estos resultados se han logrado a través de una gran cantidad de investigación básica en medicina y ciencias preclínicas, y por la difusión de este nuevo conocimiento científico a través de los médicos y servicios médicos y agencias de salud pública del país. En este esfuerzo cooperativo, la industria farmacéutica ha jugado un papel importante, especialmente durante la guerra. Todos los grupos médicos y de salud pública comparten el crédito por estos logros, ya que forman miembros interdependientes de un equipo.

El progreso en la lucha contra las enfermedades depende de un cuerpo cada vez mayor de nuevos conocimientos científicos.

Problemas no resueltos

Como observó el presidente Roosevelt, las muertes anuales por una o dos enfermedades superan con creces el número total de vidas estadounidenses perdidas en la batalla durante esta guerra. Una gran parte de estas muertes en nuestra población civil acorta la vida útil de nuestros ciudadanos. Ésta es nuestra posición actual a pesar de que en las últimas tres décadas se han logrado avances notables en la medicina civil. La reducción de la tasa de mortalidad por enfermedades de la infancia ha desplazado el énfasis hacia los grupos de mediana edad y vejez, en particular hacia las enfermedades malignas y los procesos degenerativos prominentes en la edad adulta. Las enfermedades cardiovasculares, incluidas las enfermedades crónicas de los riñones, la arteriosclerosis y la hemorragia cerebral, ahora representan el 45 por ciento de las muertes en los Estados Unidos. En segundo lugar están las enfermedades infecciosas y en tercer lugar el cáncer. A estos se suman muchas enfermedades (por ejemplo, el resfriado común, la artritis, el asma y la fiebre del heno, la úlcera péptica) que, aunque infrecuentemente fatales, causan una invalidez incalculable.

Otro aspecto del énfasis cambiante es el aumento de las enfermedades mentales. Aproximadamente 7 millones de personas en los Estados Unidos tienen enfermedades mentales, más de un tercio de las camas de los hospitales están ocupadas por esas personas, a un costo de $ 175 millones al año. Cada año se hospitalizan 125.000 nuevos casos mentales.

A pesar de los grandes avances en la prolongación de la vida y el alivio del sufrimiento, quedan muchas enfermedades para las que aún no se conocen los medios adecuados de prevención y cura. Si bien se necesitan más médicos, hospitales y programas de salud, no se puede lograr su plena utilidad a menos que ampliemos nuestro conocimiento del organismo humano y la naturaleza de la enfermedad. Cualquier ampliación de las instalaciones médicas debe ir acompañada de un programa ampliado de formación e investigación médica.

Se necesitan estudios amplios y básicos

Los descubrimientos pertinentes al progreso médico a menudo provienen de fuentes remotas e inesperadas, y es seguro que esto será cierto en el futuro. Es totalmente probable que se logren avances en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, nefropatías, cáncer y enfermedades refractarias similares como resultado de descubrimientos fundamentales en sujetos no relacionados con esas enfermedades, y tal vez completamente inesperados por el investigador. Un mayor progreso requiere que se desarrolle ampliamente todo el frente de la medicina y las ciencias subyacentes de la química, la física, la anatomía, la bioquímica, la fisiología, la farmacología, la bacteriología, la patología, la parasitología, etc.

El progreso en la guerra contra las enfermedades es el resultado de descubrimientos en campos remotos e inesperados de la medicina y las ciencias subyacentes.

Ataque coordinado a problemas especiales

La penicilina llegó a nuestras tropas a tiempo para salvar innumerables vidas porque el Gobierno coordinó y apoyó el programa de investigación y desarrollo de la droga. El desarrollo pasó de la etapa inicial de laboratorio a la producción y el uso a gran escala en una fracción del tiempo que hubiera tomado sin ese liderazgo. La búsqueda de mejores antipalúdicos, que se desarrolló a un ritmo moderado durante muchos años, se ha acelerado enormemente gracias al apoyo del Gobierno durante la guerra. Se pueden citar otros ejemplos en los que el progreso médico ha avanzado de manera similar. Para lograr estos resultados, el Gobierno ha brindado coordinación y apoyo generales; no ha dictado cómo se debe realizar el trabajo dentro de ninguna institución cooperante.

El descubrimiento de nuevos agentes y métodos terapéuticos suele ser el resultado de estudios básicos en medicina y las ciencias subyacentes. El desarrollo de tales materiales y métodos hasta el punto en que estén disponibles para los médicos requiere un trabajo en equipo en el que participen las facultades de medicina, los departamentos de ciencias de las universidades, el gobierno y la industria farmacéutica. La iniciativa, el apoyo y la coordinación del gobierno pueden ser muy eficaces en esta fase de desarrollo.

La iniciativa y el apoyo del gobierno para el desarrollo de materiales y métodos terapéuticos recientemente descubiertos pueden reducir el tiempo necesario para llevar los beneficios al público.

La acción es necesaria

El lugar principal para la investigación médica son las facultades y universidades de medicina. En algunos casos, equipos de investigadores pueden realizar ataques directos coordinados a problemas especiales, complementando ataques similares llevados a cabo por el Ejército, la Armada, el Servicio de Salud Pública y otras organizaciones. Sin embargo, además de la enseñanza, la obligación principal de las escuelas de medicina y las universidades es continuar la función tradicional de tales instituciones, es decir, brindar al trabajador individual la oportunidad de estudiar la naturaleza de manera libre y sin trabas, en las direcciones y por los métodos. sugerido por sus intereses, curiosidad e imaginación. La historia de la ciencia médica enseña claramente la importancia suprema de otorgar a la mente preparada completa libertad para el ejercicio de la iniciativa. Es competencia especial de las facultades y universidades de medicina fomentar la investigación médica de esta manera, un deber que no puede transferirse a agencias gubernamentales, organizaciones industriales ni a ninguna otra institución.

Cuando se requieren investigaciones clínicas del cuerpo humano, las facultades de medicina se encuentran en una posición única, debido a su estrecha relación con los hospitales docentes, para integrar tales investigaciones con el trabajo de los departamentos de ciencias preclínicas y para impartir nuevos conocimientos a los médicos en capacitación. Al mismo tiempo, los hospitales universitarios están especialmente capacitados para realizar investigaciones médicas debido a su estrecha relación con las facultades de medicina, de las que dependen para el personal y la supervisión.

Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos superó a todas las demás naciones en investigación médica y asumió una posición de liderazgo mundial. En gran medida, este progreso reflejó el generoso apoyo financiero de los ingresos de donaciones universitarias, donaciones de individuos y subvenciones de fundaciones en los años 20. Sin embargo, el crecimiento de los departamentos de investigación en las facultades de medicina ha sido muy desigual y, en consecuencia, la mayor parte del trabajo importante se ha realizado en unas pocas grandes facultades. Esto debería corregirse fortaleciendo las instituciones más débiles, especialmente en las regiones que ahora no tienen fuertes actividades de investigación médica.

Las fuentes tradicionales de apoyo a la investigación médica, en gran parte ingresos patrimoniales, subvenciones de fundaciones y donaciones privadas, están disminuyendo y no hay perspectivas inmediatas de un cambio en esta tendencia. Mientras tanto, los costos de investigación han aumentado constantemente. Se requieren equipos más elaborados y costosos, los suministros son más costosos y los salarios de los asistentes son más altos. La industria es sólo hasta cierto punto una fuente de fondos para la investigación médica básica.

Está claro que si queremos mantener el progreso de la medicina que ha marcado los últimos 25 años, el Gobierno debe extender el apoyo financiero a la investigación médica básica en las facultades de medicina y en las universidades, a través de subvenciones tanto para investigación como para becas. La cantidad que se puede gastar efectivamente en el primer año no debe exceder los 5 millones de dólares. Una vez que un programa está en marcha, tal vez se puedan gastar de manera eficaz 20 millones de dólares al año.

CAPÍTULO 3. CIENCIA Y BIENESTAR PÚBLICO

Relación con la seguridad nacional

En esta guerra ha quedado claro más allá de toda duda que la investigación científica es absolutamente esencial para la seguridad nacional. La amarga y peligrosa batalla contra el submarino fue una batalla de técnicas científicas, y nuestro margen de éxito fue peligrosamente pequeño. Los nuevos ojos que el radar proporcionó a nuestras fuerzas de combate rápidamente evocaron el desarrollo de contramedidas científicas que a menudo podían cegarlos. Esto nuevamente representa la batalla de técnicas siempre continua. El ataque V-1 en Londres fue finalmente derrotado por tres dispositivos desarrollados durante esta guerra y utilizados magníficamente en el campo. V-2 fue contrarrestado solo por la captura de los sitios de lanzamiento.

Los Secretarios de Guerra y Marina declararon recientemente en una carta conjunta a la Academia Nacional de Ciencias:

Esta guerra enfatiza tres hechos de suprema importancia para la seguridad nacional: (1) Se desarrollan nuevas y poderosas tácticas de defensa y ofensiva en torno a nuevas armas creadas por la investigación científica y de ingeniería (2) el elemento de tiempo competitivo en el desarrollo de esas armas y tácticas puede ser decisivo ( 3) la guerra es cada vez más una guerra total, en la que las fuerzas armadas deben complementarse con la participación activa de todos los elementos de la población civil.

Para asegurar una preparación continua a lo largo de líneas técnicas previsoras, se debe pedir a los científicos investigadores del país que continúen en tiempo de paz con una parte sustancial de los tipos de contribución a la seguridad nacional que han hecho con tanta eficacia durante la tensión de la guerra actual * * * .

Debe haber más investigación militar, y más adecuada, durante tiempos de paz. No podemos volver a confiar en nuestros aliados para mantener a raya al enemigo mientras luchamos por alcanzarlo. Además, está claro que sólo el Gobierno puede realizar investigaciones militares, ya que deben realizarse en secreto, muchas de ellas no tienen valor comercial y son caras. La obligación del gobierno de apoyar la investigación sobre problemas militares es ineludible.

La guerra moderna requiere el uso de las técnicas científicas más avanzadas. Muchos de los líderes en el desarrollo del radar son científicos que antes de la guerra habían estado explorando el núcleo del átomo. Si bien debe haber un mayor énfasis en la ciencia en el entrenamiento futuro de los oficiales tanto del Ejército como de la Marina, no se puede esperar que tales hombres sean especialistas en investigación científica. Por lo tanto, se necesita una asociación profesional entre los oficiales de los Servicios y los científicos civiles.

El Ejército y la Marina deben continuar investigando y desarrollando el mejoramiento de las armas actuales. Durante muchos años, el Comité Asesor Nacional de Aeronáutica ha complementado el trabajo del Ejército y la Armada realizando investigaciones básicas sobre los problemas del vuelo. Ahora debería haber una actividad civil permanente para complementar la labor de investigación de los Servicios en otros campos científicos a fin de llevar a cabo en tiempo de paz una parte de las actividades de la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico de emergencia en tiempos de guerra.

La preparación militar requiere una organización permanente independiente, controlada por civiles, que tenga un vínculo estrecho con el Ejército y la Marina, pero con fondos directamente del Congreso y con el poder claro para iniciar investigaciones militares que complementen y fortalezcan las que se llevan a cabo directamente bajo el control del Ejército. Ejército y Marina.

La preparación militar requiere una organización permanente independiente, controlada por civiles, que tenga un vínculo estrecho con el Ejército y la Marina, pero con fondos directamente del Congreso y con el poder claro para iniciar investigaciones militares que complementen y fortalezcan las que se llevan a cabo directamente bajo el control del Ejército. Ejército y Marina.

Ciencia y trabajos

Una de nuestras esperanzas es que después de la guerra haya pleno empleo y que la producción de bienes y servicios sirva para elevar nuestro nivel de vida. Todavía no sabemos cómo alcanzaremos ese objetivo, pero es seguro que solo se puede lograr liberando todas las energías creativas y productivas del pueblo estadounidense.

Seguramente no llegaremos allí si nos quedamos quietos, simplemente haciendo las mismas cosas que hacíamos antes y vendiéndolas al mismo precio o más. No avanzaremos en el comercio internacional a menos que ofrezcamos productos nuevos, más atractivos y más baratos.

¿De dónde vendrán estos nuevos productos? ¿Cómo encontraremos formas de fabricar mejores productos a menor costo? La respuesta es clara. Debe haber una corriente de nuevos conocimientos científicos para hacer girar las ruedas de la empresa pública y privada. Debe haber muchos hombres y mujeres capacitados en ciencia y tecnología, porque de ellos depende tanto la creación de nuevos conocimientos como su aplicación a fines prácticos.

Más y mejores investigaciones científicas son esenciales para lograr nuestro objetivo de pleno empleo.

La importancia de la investigación básica

La investigación básica se realiza sin pensar en fines prácticos. Da como resultado un conocimiento general y una comprensión de la naturaleza y sus leyes. Este conocimiento general proporciona los medios para responder a una gran cantidad de problemas prácticos importantes, aunque es posible que no dé una respuesta completa y específica a ninguno de ellos. La función de la investigación aplicada es proporcionar respuestas tan completas. El científico que realiza la investigación básica puede no estar interesado en absoluto en las aplicaciones prácticas de su trabajo, sin embargo, el progreso ulterior del desarrollo industrial eventualmente se estancaría si se descuidara durante mucho tiempo la investigación científica básica.

Una de las peculiaridades de la ciencia básica es la variedad de caminos que conducen al avance productivo. Muchos de los descubrimientos más importantes se han producido como resultado de experimentos llevados a cabo con propósitos muy diferentes en mente. Estadísticamente, es cierto que algunos descubrimientos importantes y sumamente útiles resultarán de una fracción de las actividades de la ciencia básica, pero los resultados de una investigación en particular no pueden predecirse con precisión.

La investigación básica conduce a nuevos conocimientos. Aporta capital científico. Crea el fondo del que deben extraerse las aplicaciones prácticas del conocimiento. Los nuevos productos y los nuevos procesos no parecen completamente desarrollados. Se basan en nuevos principios y nuevas concepciones, que a su vez se desarrollan minuciosamente mediante la investigación en los reinos más puros de la ciencia.

Hoy es más cierto que nunca que la investigación básica es el marcapasos del progreso tecnológico. En el siglo XIX, el ingenio mecánico yanqui, basado en gran parte en los descubrimientos básicos de los científicos europeos, pudo hacer avanzar enormemente las artes técnicas. Ahora la situación es diferente.

Una nación que depende de otros para su nuevo conocimiento científico básico será lento en su progreso industrial y débil en su posición competitiva en el comercio mundial, independientemente de su habilidad mecánica.

Centros de Investigaciones Básicas

Los colegios y universidades con apoyo público y privado y los institutos de investigación dotados deben proporcionar tanto el nuevo conocimiento científico como los investigadores capacitados. Estas instituciones están calificadas de manera única por la tradición y por sus características especiales para realizar investigación básica. Tienen la responsabilidad de conservar los conocimientos acumulados por el pasado, impartir esos conocimientos a los estudiantes y aportar nuevos conocimientos de todo tipo. Es principalmente en estas instituciones donde los científicos pueden trabajar en una atmósfera relativamente libre de la presión adversa de las convenciones, los prejuicios o las necesidades comerciales. En el mejor de los casos, proporcionan al trabajador científico un fuerte sentido de solidaridad y seguridad, así como un grado sustancial de libertad intelectual personal. Todos estos factores son de gran importancia en el desarrollo de nuevos conocimientos, ya que es seguro que muchos de estos nuevos conocimientos suscitarán oposición debido a su tendencia a desafiar las creencias o prácticas actuales.

La industria generalmente se ve inhibida por objetivos preconcebidos, por sus propios estándares claramente definidos y por la presión constante de la necesidad comercial. El progreso satisfactorio en las ciencias básicas rara vez ocurre en las condiciones que prevalecen en el laboratorio industrial normal. Hay algunas excepciones notables, es cierto, pero incluso en tales casos rara vez es posible igualar a las universidades con respecto a la libertad que es tan importante para el descubrimiento científico.

Para servir eficazmente como centros de investigación básica, estas instituciones deben ser fuertes y saludables. Deben atraer a nuestros mejores científicos como profesores e investigadores. Deben ofrecer oportunidades de investigación y una compensación suficiente que les permita competir con la industria y el gobierno por la flor y nata del talento científico.

Durante los últimos 25 años ha habido un gran aumento en la investigación industrial que implica la aplicación del conocimiento científico a una multitud de propósitos prácticos, proporcionando así nuevos productos, nuevas industrias, nuevas oportunidades de inversión y millones de puestos de trabajo.Durante el mismo período, la investigación dentro del gobierno, de nuevo en gran parte investigación aplicada, también se ha ampliado considerablemente. En la década de 1930 a 1940, los gastos de investigación industrial aumentaron de $ 116 000 000 a $ 240 000 000 y los de investigación científica en el gobierno aumentaron de $ 24 000 000 a $ 69 000 000. Durante el mismo período, los gastos para investigación científica en los colegios y universidades aumentaron de $ 20.000.000 a $ 31.000.000, mientras que los de los institutos de investigación dotados disminuyeron de $ 5.200.000 a $ 4.500.000. Estas son las mejores estimaciones disponibles. Las cifras se han tomado de diversas fuentes y se han aplicado necesariamente definiciones arbitrarias, pero se cree que pueden aceptarse como indicativas de las siguientes tendencias:

  1. Los gastos en investigación científica de la industria y el gobierno, casi en su totalidad investigación aplicada, se han más que duplicado entre 1930 y 1940. Mientras que en 1930 eran seis veces más grandes que los gastos de investigación de los colegios, universidades e institutos de investigación, en 1940 eran casi diez veces más grandes.
  2. Si bien los gastos para la investigación científica en los colegios y universidades aumentaron a la mitad durante este período, los de los institutos de investigación dotados han disminuido lentamente.

Si los colegios, universidades e institutos de investigación han de satisfacer las demandas cada vez mayores de la industria y el gobierno de nuevos conocimientos científicos, su investigación básica debe fortalecerse mediante el uso de fondos públicos.

Investigación dentro del gobierno

Aunque hay algunas excepciones notables, la mayoría de las investigaciones realizadas en laboratorios gubernamentales son de naturaleza aplicada. Esto siempre ha sido así y es probable que siga siéndolo. Por lo tanto, el gobierno, como la industria, depende de los colegios, universidades e institutos de investigación para expandir las fronteras científicas básicas y proporcionar investigadores científicos capacitados.

La investigación dentro del Gobierno representa una parte importante de nuestra actividad investigadora total y debe fortalecerse y expandirse después de la guerra. Dicha expansión debería dirigirse a campos de investigación y servicio que son de importancia pública y no son llevados a cabo adecuadamente por organizaciones privadas.

El factor individual más importante en el trabajo científico y técnico es la calidad del personal empleado. Los procedimientos que se siguen actualmente dentro del Gobierno para contratar, clasificar y compensar a dicho personal colocan al Gobierno en una grave desventaja para competir con la industria y las universidades por el talento científico de primer nivel. Deben tomarse medidas para reducir esa desventaja.

En el Gobierno, el arreglo por el cual las numerosas agencias científicas forman parte de departamentos más grandes tiene ventajas y desventajas. pero la pauta actual está firmemente establecida y hay mucho que decir a favor de ella. Sin embargo, existe una necesidad muy real de cierta coordinación de las actividades científicas comunes de estos organismos, tanto en lo que respecta a las políticas como a los presupuestos, y en la actualidad no existen tales medios.

Debería crearse una Junta Consultiva Científica permanente para consultar con estas oficinas científicas y asesorar a los poderes ejecutivo y legislativo del gobierno sobre las políticas y presupuestos de los organismos gubernamentales dedicados a la investigación científica.

Esta junta debe estar compuesta por científicos desinteresados ​​que no tengan conexión con los asuntos de ninguna agencia gubernamental.

Investigación industrial

La forma más sencilla y eficaz en que el gobierno puede fortalecer la investigación industrial es apoyar la investigación básica y desarrollar el talento científico.

Los beneficios de la investigación básica no llegan a todas las industrias por igual ni a la misma velocidad. Algunas pequeñas empresas nunca reciben ninguno de los beneficios. Se ha sugerido que los beneficios podrían aprovecharse mejor si se establecieran "clínicas de investigación" para tales empresas. De este modo, los empresarios podrían hacer un mayor uso de la investigación de lo que lo hacen ahora. Ciertamente, esta propuesta merece un estudio más a fondo.

Uno de los factores más importantes que afectan la cantidad de investigación industrial es la ley del impuesto sobre la renta. La acción del gobierno con respecto a este tema afectará la tasa de progreso técnico en la industria. Las incertidumbres en cuanto a la actitud de la Oficina de Rentas Internas con respecto a la deducción de los gastos de investigación y desarrollo son un impedimento para los gastos de investigación. Estas incertidumbres surgen de la falta de claridad de la legislación fiscal en cuanto al tratamiento adecuado de dichos costos.

El Código de Rentas Internas debe enmendarse para eliminar las incertidumbres actuales con respecto a la deducibilidad de los gastos de investigación y desarrollo como cargos actuales contra los ingresos netos.

La investigación también se ve afectada por las leyes de patentes. Estimulan nuevos inventos y hacen posible que se creen nuevas industrias en torno a nuevos dispositivos o nuevos procesos. Estas industrias generan nuevos empleos y nuevos productos, todo lo cual contribuye al bienestar y la fortaleza del país.

Sin embargo, las incertidumbres en el funcionamiento de las leyes de patentes han afectado la capacidad de las pequeñas industrias para traducir nuevas ideas en procesos y productos de valor para la nación. Estas incertidumbres son, en parte, atribuibles a las dificultades y gastos inherentes al funcionamiento del sistema de patentes tal como existe actualmente. Estas incertidumbres también son atribuibles a la existencia de ciertos abusos, que han aparecido en el uso de patentes. Los abusos deben corregirse. Han llevado a ataques extravagantemente críticos que tienden a desacreditar un sistema básicamente sólido.

Es importante que el sistema de patentes siga sirviendo al país en la forma prevista por la Constitución, ya que ha sido un elemento vital en el vigor industrial que ha distinguido a esta nación.

La Comisión Nacional de Planificación de Patentes ha informado sobre este tema. Además, bajo el liderazgo del Secretario de Comercio, se está realizando un estudio detallado con recomendaciones sobre la medida en que se deben realizar modificaciones en nuestras leyes de patentes. Se recomienda, por lo tanto, que se suspenda la acción específica en materia de patentes a la espera de la presentación del informe dedicado exclusivamente a ese tema.

Intercambio internacional de información científica

El intercambio internacional de información científica tiene una importancia creciente. La creciente especialización de la ciencia hará que sea más importante que nunca que los científicos de este país se mantengan continuamente a la vanguardia de los desarrollos en el extranjero. Además, el flujo de información científica constituye una faceta del acuerdo internacional general que debe cultivarse.

El Gobierno puede lograr resultados significativos de varias maneras: ayudando en la organización de congresos científicos internacionales, en la acreditación oficial de científicos estadounidenses en tales reuniones, en la recepción oficial de científicos extranjeros de prestigio en este país, en hacer posible un flujo rápido de información técnica, incluido el servicio de traducción, y posiblemente en la concesión de becas internacionales. Las fundaciones privadas y otros grupos cumplen parcialmente algunas de estas funciones en la actualidad, pero su alcance es incompleto e inadecuado.

El Gobierno debe desempeñar un papel activo en la promoción del flujo internacional de información científica.

La necesidad especial de apoyo federal

Ya no podemos contar con una Europa devastada como fuente de conocimiento fundamental. En el pasado, hemos dedicado gran parte de nuestros mejores esfuerzos a la aplicación de ese conocimiento que se ha descubierto en el extranjero. En el futuro, debemos prestar mayor atención a descubrir este conocimiento por nosotros mismos, especialmente porque las aplicaciones científicas del futuro dependerán más que nunca de este conocimiento básico.

Hay que dar un nuevo impulso a la investigación en nuestro país. Ese ímpetu sólo puede provenir rápidamente del Gobierno. De lo contrario, los gastos de investigación en los colegios, universidades e institutos de investigación no podrán satisfacer las demandas adicionales de una mayor necesidad pública de investigación.

Además, no podemos esperar que la industria cubra adecuadamente el vacío. La industria estará a la altura del desafío de aplicar nuevos conocimientos a nuevos productos. Se puede confiar en el incentivo comercial para eso. Pero la investigación básica es esencialmente de naturaleza no comercial. No recibirá la atención que requiere si se deja en manos de la industria.

Durante muchos años, el gobierno ha apoyado sabiamente la investigación en las universidades agrícolas y los beneficios han sido grandes. Ha llegado el momento de extender ese apoyo a otros campos.

Sin embargo, al proporcionar apoyo gubernamental, debemos esforzarnos por preservar en la medida de lo posible el apoyo privado de la investigación tanto en la industria como en los colegios, universidades e institutos de investigación. Estas fuentes privadas deberían seguir soportando su parte de la carga financiera.

El costo de un programa

Se estima que un programa adecuado de apoyo federal a la investigación básica en los colegios, universidades e institutos de investigación y para financiar importantes investigaciones aplicadas de interés público, costará al principio unos 10 millones de dólares y puede ascender a unos 50 millones de dólares. anualmente cuando esté completamente en marcha al cabo de quizás 5 años.

CAPÍTULO 4. RENOVACIÓN DE NUESTRO TALENTO CIENTÍFICO

Naturaleza del problema

La responsabilidad de la creación de nuevos conocimientos científicos recae en ese pequeño grupo de hombres y mujeres que comprenden las leyes fundamentales de la naturaleza y son expertos en las técnicas de la investigación científica. Si bien siempre habrá un raro individuo que llegará a la cima sin el beneficio de una educación y capacitación formal, él es la excepción e incluso podría hacer una contribución más notable si tuviera el beneficio de la mejor educación que tenemos para ofrecer. No puedo mejorar la declaración del presidente Conant de que:

& quot * * * en cada sección de toda el área donde la palabra ciencia puede aplicarse correctamente, el factor limitante es humano. Avanzaremos rápido o lentamente en esta dirección o en aquella según el número de hombres realmente de primera clase que se dediquen al trabajo en cuestión. * * * Entonces, en último análisis, el futuro de la ciencia en este país estará determinado por nuestra política educativa básica & quot.

Una nota de advertencia

Sería una locura establecer un programa en virtud del cual la investigación en ciencias naturales y medicina se expandiera a costa de las ciencias sociales, las humanidades y otros estudios tan esenciales para el bienestar nacional. Este punto ha sido bien establecido por el Comité Moe de la siguiente manera:

“Como ciudadanos, como buenos ciudadanos, pensamos, por tanto, que debemos tener en cuenta al examinar la cuestión que tenemos ante nosotros - el descubrimiento y desarrollo del talento científico - las necesidades de todo el bienestar nacional. No podríamos sugerirle un programa que desvíe hacia la ciencia y la tecnología una parte desproporcionadamente grande de las capacidades más altas de la nación, sin dañar a la nación, ni, de hecho, sin paralizar la ciencia. * * * La ciencia no puede vivir por sí sola y por sí sola.

“Los usos que se pueden dar a la alta capacidad en la juventud son diversos y, en gran medida, están determinados por las presiones y recompensas sociales. Cuando se les ayuda con dispositivos selectivos para seleccionar jóvenes científicamente talentosos, está claro que grandes sumas de dinero para becas y becas y recompensas monetarias y de otro tipo en cantidades desproporcionadas podrían atraer a la ciencia un porcentaje demasiado grande de la alta capacidad de la nación, con un resultado altamente perjudicial para la nación y la ciencia. Los planes para el descubrimiento y desarrollo del talento científico deben estar relacionados con las demás necesidades de la sociedad de alta capacidad. * * * Nunca hay suficiente capacidad en los niveles altos para satisfacer todas las necesidades de la nación, no intentaríamos atraer a la ciencia más que la parte proporcional de la ciencia.

El déficit de la guerra

Entre los hombres y mujeres jóvenes calificados para emprender trabajos científicos, desde 1940 ha habido pocos estudiantes mayores de 18 años, excepto algunos en medicina e ingeniería en programas del Ejército y la Marina y algunos 4-F, que han seguido una carrera científica integrada. . Ni nuestros aliados ni, hasta donde sabemos, nuestros enemigos han hecho nada tan radical como para suspender casi por completo sus actividades educativas en actividades científicas durante el período de guerra.

Dos grandes principios nos han guiado en este país mientras dedicamos todos nuestros esfuerzos a la guerra. Primero, el sólido principio democrático de que no debe haber clases favorecidas ni privilegios especiales en tiempos de peligro, que todos deben estar dispuestos a sacrificarse por igual, segundo, el principio de que todo hombre debe servir en la capacidad en la que sus talentos y experiencia puedan mejor. ser solicitado para el enjuiciamiento del esfuerzo bélico. En general, hemos mantenido estos principios bien equilibrados.

En mi opinión, sin embargo, nos hemos basado demasiado, con fines no científicos, en el gran recurso natural que reside en nuestros jóvenes científicos e ingenieros capacitados. Por el bien general del país, demasiados hombres de ese tipo se han puesto el uniforme y sus talentos no siempre se han utilizado plenamente. Con la excepción de los hombres que se dedican a la investigación bélica, todos los estudiantes de posgrado en buena forma física han sido incorporados a las fuerzas armadas. Aquellos que están preparados para la formación universitaria en ciencias no se les ha permitido ingresar a esa formación.

Por lo tanto, existe un déficit acumulado de personal de investigación capacitado que continuará durante muchos años. El déficit de estudiantes de ciencia y tecnología que, de no haber sido por la guerra, hubieran obtenido títulos de licenciatura es de unos 150.000. Se ha estimado que el déficit de quienes tienen títulos avanzados, es decir, jóvenes académicos capacitados hasta el punto en que son capaces de realizar un trabajo original, asciende a alrededor de 17,000 en 1955 en química, ingeniería, geología, matemáticas, física, etc. psicología y ciencias biológicas.

Con la creciente demanda de científicos tanto para la enseñanza como para la investigación, entraremos en el período de la posguerra con un grave déficit en nuestro personal científico capacitado.

Mejorar la calidad

Frente a estos déficits, nos vemos obligados a buscar el uso de nuestros recursos humanos básicos y formular un programa que asegure su conservación y desarrollo efectivo. El comité que me asesora sobre personal científico ha establecido el siguiente principio que debe guiar nuestra planificación:

"Si fuéramos omniscientes y sabios, podríamos, pero creemos que probablemente no, escribirles un plan por el cual podrían ser seleccionados para capacitación, que de otra manera no obtendrían, aquellos que, dentro de 20 años, serían líderes científicos, y es posible que no nos preocupemos por ninguna manifestación menor de capacidad científica. Pero en el estado actual del conocimiento no se puede hacer un plan que seleccione y ayude solo a los hombres y mujeres jóvenes que darán el liderazgo superior a la ciencia en el futuro. Para obtener el liderazgo superior debe haber una base relativamente grande de alta capacidad seleccionada para el desarrollo y luego sucesivos desnates de la flor y nata de la capacidad en momentos sucesivos y en niveles más altos. Nadie puede seleccionar desde abajo a aquellos que serán los líderes en la parte superior porque factores desconocidos y no medidos entran en el liderazgo científico o en cualquier otro. Hay cerebro y carácter, fuerza y ​​salud, felicidad y vitalidad espiritual, interés y motivación, y nadie sabe qué más, que deben entrar en este cálculo supramatemático.

"Creemos que probablemente, incluso si fuéramos sabios y omniscientes, no le escribiríamos un plan mediante el cual se le aseguraría el liderazgo científico de un plumazo". Pensamos como pensamos porque no estamos interesados ​​en establecer un elegido. Creemos que es el mejor plan, en esta República constitucional, que se brinde la oportunidad a todo tipo y condición de hombres para que puedan mejorarse a sí mismos. Esta es la forma estadounidense, esta es la forma en que Estados Unidos se ha convertido en lo que es. Creemos que es muy importante que las circunstancias sean tales que no haya límites, además de la capacidad misma, para la ambición intelectual. Creemos que es muy importante que cada niño y niña sepa que, si demuestra que tiene lo que se necesita, el cielo es el límite. Incluso si se demuestra posteriormente que no tiene lo necesario para llegar a la cima, llegará más lejos de lo que iría si hubiera habido un límite más allá del cual siempre supo que no podía aspirar.

“Pasando de un punto a otro y haciendo balance del camino, dando más oportunidades a aquellos que se muestran dignos de más oportunidades, dando la mayor oportunidad a aquellos que se muestran en continuo desarrollo, esta es la forma que proponemos. Esta es la forma estadounidense: un hombre trabaja por lo que obtiene ''.

Eliminar las barreras

La educación superior en este país es en gran parte para aquellos que tienen los medios. Si los que tienen los medios coincidieron totalmente con los que tienen el talento, no deberíamos estar derrochando una parte de nuestra educación superior en quienes no la merecen, ni descuidar el gran talento entre los que no asisten a la universidad por razones económicas. Hay individuos talentosos en cada segmento de la población, pero con pocas excepciones, aquellos que no tienen los medios para comprar una educación superior se quedan sin ella. Aquí hay un tremendo desperdicio del mayor recurso de una nación: la inteligencia de sus ciudadanos.

Si la capacidad, y no la circunstancia de la fortuna familiar, se determina para determinar quién recibirá una educación superior en ciencias, entonces tendremos la seguridad de mejorar constantemente la calidad en todos los niveles de la actividad científica.

La generación en uniforme no debe perderse

Tenemos un grave déficit de personal científico en parte porque los hombres que habrían estudiado ciencias en los colegios y universidades han estado sirviendo en las Fuerzas Armadas. Muchos habían comenzado sus estudios antes de ir a la guerra. Otros con capacidad para la educación científica fueron a la guerra después de terminar el bachillerato. La perspectiva más inmediata de compensar parte del déficit de personal científico es rescatar el talento científico de la generación en uniforme. Porque incluso si comenzáramos ahora a capacitar a la actual generación de graduados de la escuela secundaria, sería 1951 antes de que completaran sus estudios de posgrado y estuvieran preparados para una investigación científica eficaz. Este hecho subraya la necesidad de rescatar a los posibles científicos en uniforme.

Las Fuerzas Armadas deben examinar sus registros en busca de hombres que, antes o durante la guerra, hayan dado evidencia de talento para la ciencia, y hacer arreglos rápidos, consistentes con los planes de alta vigentes, para ordenar a aquellos que permanezcan en uniforme tan pronto como sea posible militarmente para deberes en instituciones aquí y en el extranjero donde puedan continuar su educación científica. Además, deberían ver que aquellos que estudian en el extranjero se benefician de los últimos avances científicos.

El país puede estar orgulloso del hecho de que el 95 por ciento de los niños y niñas en edad de quinto grado están matriculados en la escuela, pero la caída en la matrícula después del quinto grado es menos satisfactoria. Por cada 1,000 estudiantes en el quinto grado, 600 se pierden de la educación antes del final de la escuela secundaria, y todos menos 72 han dejado la educación formal antes de terminar la universidad.Si bien nos interesan principalmente los métodos para seleccionar y educar a los graduados de la escuela secundaria en la universidad y los niveles superiores, no podemos estar satisfechos con la pérdida de talento potencial que es inherente a la situación actual.

Los estudiantes abandonan la escuela, la universidad y la escuela de posgrado, o no llegan tan lejos, por una variedad de razones: no pueden permitirse el lujo de ir a escuelas y universidades que ofrecen cursos de la misma capacidad que no están disponibles a nivel local empresas e industrias contratan a muchos de los más prometedores antes de que hayan terminado la formación de la que son capaces. Estas razones se aplican con especial fuerza a la ciencia: el camino es largo y costoso, se extiende al menos 6 años después de la escuela secundaria; el porcentaje de estudiantes de ciencias que pueden obtener una formación de primer nivel en instituciones cercanas a casa es pequeño.

La mejora en la enseñanza de las ciencias es imperativa para los estudiantes de capacidad científica latente que son particularmente vulnerables a la enseñanza de la escuela secundaria que no despierta el interés o no proporciona una instrucción adecuada. Para ampliar el grupo de hombres y mujeres especialmente calificados es necesario aumentar el número de personas que van a la universidad. Esto implica una mejor instrucción en la escuela secundaria, la provisión para ayudar a los estudiantes talentosos individuales a terminar la escuela secundaria (principalmente la responsabilidad de las comunidades locales) y oportunidades para que los estudiantes de secundaria más capaces y prometedores vayan a la universidad. Todo lo que no sea esto significa un grave desperdicio de educación superior y descuido de los recursos humanos.

Para alentar y capacitar a un mayor número de hombres y mujeres jóvenes con capacidad para emprender la ciencia como carrera, y a fin de reducir gradualmente el déficit de personal científico capacitado, se recomienda que se prevea un número razonable de (a) becas de pregrado y posgrado y (b) becas para formación avanzada e investigación fundamental. Los detalles deben elaborarse teniendo en cuenta los intereses de los distintos Estados y de las universidades y facultades, y debe tenerse cuidado de no menoscabar la libertad de las instituciones y las personas interesadas.

El programa propuesto por el Comité Moe en el Apéndice 4 proporcionaría 24,000 becas de pregrado y 900 becas de posgrado y costaría alrededor de $ 30,000,000 anualmente cuando esté en pleno funcionamiento. Cada año, bajo este programa, se pondrán a disposición de los graduados de la escuela secundaria 6,000 becas de pregrado, y se ofrecerán 300 becas de posgrado a los graduados universitarios. Aproximadamente la escala de asignaciones previstas en el programa educativo para los veteranos que regresan se ha utilizado para estimar el costo de este programa.

El plan es, además, que todos aquellos que reciban tales becas o becas en ciencias deben estar inscritos en una Reserva Nacional de Ciencias y estar sujetos a ser llamados al servicio del Gobierno, en relación con trabajos científicos o técnicos en tiempo de guerra u otros. emergencia nacional declarada por el Congreso o proclamada por el Presidente. Por lo tanto, además de los beneficios generales para la nación debido a la adición a sus filas capacitadas de tal cuerpo de trabajadores científicos, habría un beneficio definitivo para la nación al tener estos trabajadores científicos disponibles en emergencias nacionales. El gobierno haría bien en invertir el dinero involucrado en este plan incluso si los beneficios para la nación se pensaran únicamente, lo cual no es así, en términos de preparación nacional.

CAPÍTULO 5. UN PROBLEMA DE RECONVERSIÓN CIENTÍFICA

Efectos de la movilización de la ciencia para la guerra

Hemos estado viviendo de nuestra grasa. Durante más de 5 años, muchos de nuestros científicos han estado librando la guerra en los laboratorios, en las fábricas y tiendas, y en el frente. Hemos estado dirigiendo las energías de nuestros científicos al desarrollo de armas y materiales y métodos, en un gran número de proyectos relativamente limitados iniciados y controlados por la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico y otras agencias gubernamentales. Como tropas, los científicos han sido movilizados y puestos en acción para servir a su país en tiempos de emergencia. Pero se han desviado en mayor medida de lo que generalmente se aprecia de la búsqueda de respuestas a los problemas fundamentales, de la búsqueda de la que depende el bienestar y el progreso humanos. Esto no es una queja, es un hecho. La movilización de la ciencia detrás de las líneas está ayudando a los combatientes en el frente a ganar la guerra y acortarla, y ha tenido como resultado la acumulación de una gran cantidad de experiencia y conocimiento de la aplicación de la ciencia a problemas particulares, gran parte de que se puede utilizar cuando termine la guerra. Afortunadamente, este país tuvo los científicos - y el tiempo - para hacer este aporte y así adelantar la fecha de la victoria.

Las restricciones de seguridad deben levantarse de inmediato

Gran parte de la información y la experiencia adquirida durante la guerra se limita a las agencias que la recopilaron. Excepto en la medida en que la seguridad militar dicte lo contrario, tal conocimiento debe difundirse en el registro para beneficio del público en general.

Gracias a la sabia disposición del Secretario de Guerra y del Secretario de Marina, se han publicado la mayoría de los resultados de la investigación médica en tiempos de guerra. Han aparecido varios cientos de artículos en las revistas profesionales, muchos de los cuales están en proceso de publicación. El material aún sujeto a clasificación de seguridad debe liberarse lo antes posible.

En mi opinión, la mayor parte del resto del material científico clasificado debería publicarse tan pronto como haya motivos para creer que el enemigo no podrá volverlo contra nosotros en esta guerra. La mayor parte de la información que necesita la industria y la educación se puede divulgar sin revelar sus formas de realización en material y dispositivos militares reales. Básicamente, no hay razón para creer que los científicos de otros países no redescubrirán a tiempo todo lo que sabemos ahora que se mantiene en secreto. Una amplia difusión de información científica sobre la que se puedan realizar más avances proporciona una base más sólida para nuestra seguridad nacional que una política de restricción que impediría nuestro propio progreso, aunque impuesta con la esperanza de que los posibles enemigos no nos alcancen.

Durante la guerra ha sido necesario que determinados grupos de científicos trabajaran en problemas especializados, con relativamente poca información sobre lo que estaban haciendo y habían hecho otros grupos. Trabajando contra el tiempo, la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico se ha visto obligada a hacer cumplir esta práctica durante la guerra, aunque todos los interesados ​​se dieron cuenta de que era una medida de emergencia que impedía la fertilización cruzada continua, tan esencial para un esfuerzo científico fructífero.

Nuestra capacidad para vencer a los posibles enemigos futuros depende de los avances científicos que avanzarán más rápidamente con la difusión del conocimiento que bajo una política de restricción continua del conocimiento que ahora tenemos en nuestro poder.

Necesidad de coordinación

Al planificar la divulgación de los datos científicos y la experiencia recopilada en relación con la guerra, no debemos pasar por alto el hecho de que la investigación ha avanzado bajo muchos auspicios: el Ejército, la Armada, la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico, el Comité Asesor Nacional. para Aeronáutica, otros departamentos y agencias del Gobierno, instituciones educativas y muchas organizaciones industriales. Ha habido numerosos casos de descubrimiento independiente de la misma verdad en diferentes lugares. Permitir la divulgación de información por parte de una agencia y continuar restringiéndola en otra parte sería injusto en su efecto y tendería a menoscabar la moral y la eficiencia de los científicos que han sumergido los intereses individuales en los controles y restricciones de la guerra.

Una parte de la información ahora clasificada que debería ser divulgada está en posesión conjunta de nuestros aliados y nosotros. Los planes para la divulgación de dicha información deben coordinarse con nuestros aliados para minimizar el peligro de fricciones internacionales que resultarían de la divulgación esporádica y descontrolada.

Un tablero para controlar la liberación

La agencia responsable de recomendar la divulgación de información de clasificación militar debe ser un cuerpo civil del Ejército, la Armada, bien fundamentado en ciencia y tecnología. Debe ser competente para asesorar al Secretario de Guerra y al Secretario de Marina. Además, debería tener el reconocimiento suficiente para asegurar decisiones rápidas y prácticas.

Para satisfacer estas consideraciones recomiendo la creación de una Junta, integrada por igual por científicos y militares, cuya función sería la de traspasar la desclasificación y controlar la liberación para publicación de la información científica que ahora se clasifica.

Se debe fomentar la publicación

La divulgación de información de las regulaciones de seguridad es solo una fase del problema. El otro es prever la preparación del material y su publicación en una forma y a un precio que faciliten su difusión y uso. En el caso de la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico, se han hecho arreglos para la preparación de manuscritos, mientras el personal bajo nuestro control todavía está reunido y en posesión de los registros, tan pronto como la presión para la producción de resultados para esta guerra ha comenzado a relajarse.

Debemos hacer llegar este material científico a los científicos de todo el mundo con gran rapidez ya un precio tan bajo como sea compatible con el formato adecuado. También deberíamos comunicárselo a los hombres que estudian en el extranjero para que sepan lo que ha sucedido en su ausencia.

Se recomienda que todas las agencias, gubernamentales y privadas, que posean información científica liberada del control de seguridad, adopten inmediatamente medidas que estimulen y faciliten la preparación y publicación de informes.

CAPÍTULO 6. LOS MEDIOS HASTA EL FIN

Nuevas responsabilidades para el gobierno

Una lección se desprende claramente de los informes de los diversos comités que se adjuntan como apéndices. El Gobierno Federal debe asumir nuevas responsabilidades para promover la creación de nuevo conocimiento científico y el desarrollo del talento científico en nuestra juventud.

El alcance y la naturaleza de estas nuevas responsabilidades se detallan en los informes de los comités cuyas recomendaciones al respecto están plenamente respaldadas.

Para cumplir con estas responsabilidades, se deben poner a disposición fondos federales. Hemos pensado mucho en la cuestión de cómo se pueden organizar los planes para el uso de fondos federales de modo que dichos fondos no salgan del cuadro de fondos de gobiernos locales, fundaciones y donantes privados. Creemos que nuestras propuestas minimizarán ese efecto, pero no creemos que pueda evitarse por completo. Sin embargo, sostenemos que la necesidad nacional de más y mejores investigaciones científicas es tal que el riesgo debe aceptarse.

También está claro que el desempeño efectivo de estas responsabilidades requerirá la atención total de algún organismo general dedicado a ese propósito. Debería haber un centro de coordinación dentro del Gobierno para un programa concertado de asistencia a la investigación científica que se lleve a cabo fuera del Gobierno. Tal agencia debería proporcionar los fondos necesarios para apoyar la investigación básica en los colegios y universidades, debería coordinar, donde sea posible, programas de investigación sobre asuntos de suma importancia para el bienestar nacional, debería formular una política nacional para el gobierno hacia la ciencia, debería patrocinar el intercambio de información científica entre científicos y laboratorios tanto del país como del exterior, y debe asegurar que se mantengan los incentivos a la investigación en la industria y las universidades. Todos los comités que asesoran sobre estos asuntos están de acuerdo en la necesidad de tal agencia.

El mecanismo

Dentro de los departamentos gubernamentales hay muchos grupos cuyos intereses son principalmente los de la investigación científica. Se encuentran ejemplos notables en los Departamentos de Agricultura, Comercio, Interior y la Agencia Federal de Seguridad. Estos grupos se preocupan por la ciencia como colateral y periférico a los principales problemas de esos Departamentos. Estos grupos deben permanecer donde están y continuar desempeñando sus funciones actuales, incluyendo el apoyo a la investigación agrícola mediante subvenciones a los Colegios y Estaciones Experimentales Land Grant, ya que su mayor contribución radica en aplicar los conocimientos fundamentales a los problemas especiales de los Departamentos dentro de que están establecidos.

De la misma manera, estos grupos no pueden ser depositarios de las nuevas y grandes responsabilidades en ciencia que pertenecen al Gobierno y que el Gobierno debe aceptar. Las recomendaciones de este informe que se relacionan con la investigación dentro del Gobierno, la divulgación de información científica, el esclarecimiento de las leyes tributarias y la recuperación y desarrollo de nuestro talento científico ahora uniformado pueden implementarse mediante acciones dentro de la estructura existente de el Gobierno. Pero en ninguna parte de la estructura gubernamental que recibe sus fondos del Congreso hay una agencia adaptada para complementar el apoyo de la investigación básica en las universidades, tanto en medicina como en ciencias naturales, adaptada para apoyar la investigación sobre nuevas armas para ambos Servicios o adaptada para administrar un programa. de becas y becas científicas.

Por lo tanto, el Congreso debería establecer una nueva agencia a tal efecto. Además, dicha agencia debería ser una agencia independiente dedicada exclusivamente al apoyo de la investigación científica y la educación científica avanzada. La industria aprendió hace muchos años que la investigación básica a menudo no se puede realizar de manera fructífera como un adjunto o una subdivisión de una agencia o departamento operativo. Las agencias operativas tienen metas operativas inmediatas y están bajo presión constante para producir de manera tangible, porque esa es la prueba de su valor. Ninguna de estas condiciones es favorable para la investigación básica. la investigación es la exploración de lo desconocido y es necesariamente especulativa. Está inhibido por enfoques, tradiciones y estándares convencionales. No se puede realizar satisfactoriamente en una atmósfera en la que se mida y pruebe según los estándares de operación o producción. Por lo tanto, la investigación científica básica no debe estar bajo la responsabilidad de una agencia operativa cuya principal preocupación sea otra cosa que no sea la investigación. La investigación siempre se verá afectada cuando se ponga en competencia con las operaciones. La decisión de que debería haber una agencia nueva e independiente fue tomada por cada uno de los comités que asesoraron en estos asuntos.

Estoy convencido de que estas nuevas funciones deberían estar centradas en una sola agencia. La ciencia es fundamentalmente una cosa unitaria. El número de agencias independientes debe mantenerse al mínimo. Gran parte del progreso médico, por ejemplo, vendrá de avances fundamentales en química. La separación de las ciencias en compartimentos reducidos, como ocurriría si estuviera involucrado más de un organismo, retrasaría y no haría avanzar el conocimiento científico en su conjunto.

Cinco Fundamentos

Hay ciertos principios básicos que deben ser la base del programa de apoyo gubernamental para la investigación y la educación científicas para que dicho apoyo sea eficaz y no perjudique las mismas cosas que buscamos fomentar. Estos principios son los siguientes:

(1) Cualquiera que sea el alcance del apoyo, debe haber estabilidad de los fondos durante un período de años para que se puedan emprender programas a largo plazo. (2) La agencia para administrar dichos fondos debe estar compuesta por ciudadanos seleccionados únicamente sobre la base de su interés y capacidad para promover el trabajo de la agencia. Deben ser personas de amplio interés y comprensión de las peculiaridades de la investigación científica y la educación. (3) La agencia debe promover la investigación a través de contratos o subvenciones a organizaciones fuera del Gobierno Federal. No debe operar ningún laboratorio propio. (4) El apoyo a la investigación básica en los colegios, universidades e institutos de investigación públicos y privados debe dejar el control interno de la política, el personal y el método y alcance de la investigación a las propias instituciones. Esto es de suma importancia. (5) Al tiempo que asegura completa independencia y libertad por la naturaleza, alcance y metodología de la investigación realizada en las instituciones receptoras de fondos públicos, y conservando la discreción en la asignación de fondos entre dichas instituciones, la Fundación aquí propuesta debe ser responsable ante la Presidente y Congreso. Solo a través de esa responsabilidad podemos mantener la relación adecuada entre la ciencia y otros aspectos de un sistema democrático. Los controles habituales de auditorías, informes, presupuestación y similares, deben, por supuesto, aplicarse a las operaciones administrativas y fiscales de la Fundación, sujeto, sin embargo, a los ajustes de procedimiento que sean necesarios para cumplir con los requisitos especiales de investigación.

La investigación básica es un proceso a largo plazo; deja de serlo si se esperan resultados inmediatos en el apoyo a corto plazo. Por lo tanto, deben encontrarse métodos que permitan a la agencia contraer compromisos de fondos de las asignaciones actuales para programas de cinco años de duración o más. La continuidad y estabilidad del programa y su apoyo puede esperarse (a) de la creciente comprensión por parte del Congreso de los beneficios para el público de la investigación científica, y (b) de la convicción que crecerá entre quienes realizan investigaciones bajo los auspicios de la agencia que un trabajo de buena calidad será seguido por un apoyo continuo.

Investigación militar

Como se indicó anteriormente en este informe, la preparación militar requiere una organización permanente, independiente, controlada por civiles, que tenga un vínculo estrecho con el Ejército y la Marina, pero con fondos directos del Congreso y el poder claro para iniciar investigaciones militares que complementen y fortalezcan las realizadas. directamente bajo el control del Ejército y la Armada. Como medida temporal, la Academia Nacional de Ciencias ha establecido la Junta de Investigación para la Seguridad Nacional a solicitud del Secretario de Guerra y el Secretario de Marina. Esto es muy deseable para que no haya interrupciones en las relaciones entre científicos y militares después de que la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico de emergencia en tiempos de guerra deje de existir. El Congreso ahora está considerando una legislación para proporcionar fondos para esta Junta mediante asignación directa.

Creo que, como medida permanente, sería apropiado agregar a la agencia necesaria para realizar las otras funciones recomendadas en este informe las responsabilidades de investigación militar iniciada y controlada por civiles. La función de tal grupo civil sería principalmente realizar investigaciones científicas de largo alcance sobre problemas militares, dejando a los Servicios la investigación sobre la mejora de las armas existentes.

Algunas investigaciones sobre problemas militares deberían ser realizadas, tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra, por civiles independientemente del establecimiento militar. Es responsabilidad principal del Ejército y la Armada entrenar a los hombres, poner a disposición las armas y emplear la estrategia que traerá la victoria en el combate.No se puede esperar que las Fuerzas Armadas sean expertos en todos los campos complicados que hacen posible que una gran nación luche con éxito en una guerra total. Hay ciertos tipos de investigación, como la investigación sobre la mejora de las armas existentes, que se pueden realizar mejor dentro del establecimiento militar. Sin embargo, el trabajo de la investigación a largo plazo que implica la aplicación de los descubrimientos científicos más recientes a las necesidades militares debería ser responsabilidad de los científicos civiles en las universidades y en la industria que estén mejor capacitados para desempeñarlo de manera completa y exitosa. Es fundamental que ambos tipos de investigación avancen y que exista el vínculo más estrecho entre los dos grupos.

Colocar la función de investigación militar civil en la agencia propuesta la pondría en estrecha relación con un amplio programa de investigación básica tanto en ciencias naturales como en medicina. Por tanto, se podría mantener fácilmente un equilibrio entre la investigación militar y de otro tipo.

El establecimiento de la nueva agencia, incluido un grupo de investigación militar civil, no debe retrasarse por la existencia de la Junta de Investigación para la Seguridad Nacional, que es una medida temporal. Tampoco debería retrasarse la creación de la nueva agencia por las incertidumbres con respecto a la organización de posguerra de nuestros propios departamentos militares. Claramente, la nueva agencia, incluido un grupo de investigación militar civil dentro de ella, puede permanecer lo suficientemente flexible para adaptar sus operaciones a cualquiera que sea la organización final de los departamentos militares.

Fundación Nacional de Investigaciones

En mi opinión, el mejor modo de promover el interés nacional en la investigación científica y la educación científica es mediante la creación de una Fundación Nacional de Investigación.

I. Finalidades. - La Fundación Nacional de Investigación debe desarrollar y promover una política nacional para la investigación científica y la educación científica, debe apoyar la investigación básica en organizaciones sin fines de lucro, debe desarrollar el talento científico en la juventud estadounidense por medio de becas y becas, y debe por contrato y de otra manera apoyar a largo plazo. rango de investigación sobre asuntos militares.

II. Miembros. - 1. La responsabilidad ante el pueblo, a través del Presidente y el Congreso, debería recaer en, digamos, nueve diputados, que deberían ser personas que no estén relacionadas con el Gobierno y que no representen ningún interés especial, que deberían ser conocidas como nacionales. Miembros de la Fundación de Investigación, seleccionados por el Presidente en función de su interés y capacidad para promover los propósitos de la Fundación.

2. Los mandatos de los miembros deberían ser, digamos, de 4 años, y ningún miembro debería ser elegible para una reelección inmediata siempre que haya cumplido un mandato completo de 4 años. Debería disponerse que los miembros nombrados por primera vez sirvan mandatos de tal duración que al menos dos miembros sean nombrados cada año sucesivo.

3. Los miembros deben servir sin compensación, pero deben tener derecho a los gastos en que incurran en el desempeño de sus funciones.

4. Los miembros deben elegir su propio presidente anualmente.

5. El director ejecutivo de la Fundación debe ser un director designado por los miembros. Sujeto a la dirección y supervisión de los Miembros de la Fundación (actuando como una junta), el director debe desempeñar todas las funciones fiscales, legales y administrativas de la Fundación. El director debe recibir un salario que sea totalmente adecuado para atraer a un hombre destacado al puesto.

6. Debe haber una oficina administrativa responsable ante el director para manejar en un solo lugar las funciones fiscales, legales, de personal y otras funciones administrativas similares necesarias para el cumplimiento de los propósitos de la Fundación.

7. Con la excepción del director, los miembros de la división y un funcionario ejecutivo designado por el director para administrar los asuntos de cada división, todos los empleados de la Fundación deben ser nombrados de conformidad con los reglamentos del Servicio Civil.

III. Organización. - 1. Para lograr los propósitos de la Fundación, los Miembros deben establecer varias Divisiones profesionales que sean responsables ante los Miembros. Al principio, estas Divisiones deberían ser:

  1. División de Investigaciones Médicas. - La función de esta División debería ser la de apoyar la investigación médica.
  2. División de Ciencias Naturales. - La función de esta División debería ser la de apoyar la investigación en las ciencias físicas y naturales.
  3. División de Defensa Nacional. - Debería ser función de esta División apoyar la investigación científica de largo alcance sobre asuntos militares.
  4. División de Personal Científico y Educación. - Debería ser función de esta División apoyar y supervisar el otorgamiento de becas y becas en ciencias.
  5. División de Publicaciones y Colaboración Científica. - Esta División debería encargarse de fomentar la publicación de conocimientos científicos y promover el intercambio internacional de información científica.

2. Cada División de la Fundación debe estar compuesta por al menos cinco miembros, designados por los Miembros de la Fundación. Al hacer tales nombramientos, los miembros deben solicitar y considerar las recomendaciones de la Academia Nacional de Ciencias, a la que se debe solicitar que establezca un nuevo comité de nominaciones de la Fundación Nacional de Investigación para reunir las recomendaciones de los científicos de todas las organizaciones. El presidente de cada División debe ser designado por los miembros de la Fundación.

3. Los miembros de la división deben ser nombrados por los períodos que los miembros de la Fundación puedan determinar, y pueden ser nombrados nuevamente a discreción de los miembros. Deben recibir sus gastos y compensación por sus servicios a una tarifa diaria de, digamos, $ 50 mientras se dedican a los negocios de la Fundación, pero ningún miembro de la división debe recibir más de, digamos, $ 10,000 de compensación por año.

4. La membresía de la División de Defensa Nacional debe incluir, además de, digamos, cinco miembros civiles, un representante designado por el Secretario de Guerra y un representante del Secretario de la Marina, quienes deben servir sin compensación adicional por este deber. .

IV. Funciones. - 1. Los miembros de la Fundación deberán tener las siguientes funciones, poderes y deberes:

  1. Formular políticas generales de la Fundación.
  2. Establecer y mantener las oficinas dentro de los Estados Unidos, sus territorios y posesiones, según lo consideren necesario.
  3. Reunirse y funcionar en cualquier lugar dentro de los Estados Unidos, sus territorios y posesiones.
  4. Obtener y utilizar los servicios de otras agencias gubernamentales en la medida en que dichas agencias estén preparadas para prestar dichos servicios.
  5. Adoptar, promulgar, enmendar y derogar normas y reglamentos para llevar a cabo las disposiciones de la legislación y las políticas y prácticas de la Fundación.
  6. Revisar y equilibrar los requisitos financieros de las distintas Divisiones y proponer al Presidente la estimación anual de los fondos requeridos por cada División. Las asignaciones deben destinarse a los propósitos de Divisiones específicas, pero la Fundación debe dejarse a la discreción con respecto al gasto de los fondos de cada División.
  7. Realizar contratos o subvenciones para la realización de investigaciones mediante negociación sin publicidad a licitación.

Y con el asesoramiento de las Divisiones de la Fundación Nacional de Investigación correspondientes:

2. Las Divisiones deben ser responsables ante los Miembros de la Fundación de:

  1. Formulación de programas y políticas en el ámbito de las Divisiones particulares.
  2. Recomendaciones sobre la asignación de programas de investigación entre organizaciones de investigación.
  3. Recomendación de arreglos apropiados entre la Fundación y las organizaciones seleccionadas para llevar a cabo el programa.
  4. Recomendación de arreglos con autoridades estatales y locales en relación a la cooperación en un programa de becas y becas científicas.
  5. Examen periódico de la calidad de la investigación que se realiza bajo los auspicios de la División de que se trate y revisión del programa de apoyo a la investigación.
  6. Presentación de presupuestos de necesidades financieras para el trabajo de la División.
  7. Mantener el enlace con otros organismos de investigación científica, tanto gubernamentales como privados, relacionados con la labor de la División.

V. Política de patentes. - El éxito de la Fundación Nacional de Investigaciones en la promoción de la investigación científica en este país dependerá en gran medida de la cooperación de organizaciones ajenas al Gobierno. Al celebrar contratos o subvenciones a dichas organizaciones, la Fundación debe proteger el interés público de manera adecuada y, al mismo tiempo, dejar a la organización cooperante con la libertad y el incentivo adecuados para realizar investigaciones científicas. Normalmente, el interés público estará adecuadamente protegido si el gobierno recibe una licencia libre de regalías para fines gubernamentales en virtud de cualquier patente resultante de trabajos financiados por la Fundación. La institución de investigación no debería estar obligada a patentar los descubrimientos realizados como resultado del apoyo de la Fundación. Ciertamente no debería haber ningún requisito absoluto de que todos los derechos sobre tales descubrimientos sean asignados al Gobierno, pero debería dejarse a la discreción del director y de la División interesada si en casos especiales el interés público requiere tal asignación. La legislación sobre este punto debería dejar a los miembros de la Fundación la discreción en cuanto a su política de patentes a fin de que los acuerdos de patentes puedan ajustarse según lo requieran las circunstancias y el interés público.

VI. Autoridad especial. - Para asegurar que hombres de gran competencia y experiencia puedan ser designados como Miembros de la Fundación y como miembros de las distintas Divisiones profesionales, la legislación que crea la Fundación debe contener una autorización específica para que los Miembros de la Fundación y los Miembros de la Las divisiones también pueden participar en empleos privados y remunerados, sin perjuicio de las disposiciones de cualquier otra ley: siempre que, sin embargo, no se reciba ninguna compensación por dicho empleo de ninguna forma de ninguna institución con fines de lucro que reciba fondos bajo contrato, o de otra manera, del División o Divisiones de la Fundación a las que se refiere el particular. En tiempos normales, en vista de las prohibiciones legales restrictivas contra los intereses duales por parte de los funcionarios del gobierno, sería virtualmente imposible persuadir a las personas que tienen un empleo privado de cualquier tipo para que sirvan al gobierno en una capacidad oficial. Sin embargo, para asegurar los servicios a tiempo parcial de los hombres más competentes como Miembros de la Fundación y las Divisiones, estas estrictas prohibiciones deberían relajarse en la medida indicada.

Dado que la investigación es diferente a la adquisición de artículos estandarizados, que son susceptibles de licitación competitiva sobre especificaciones fijas, la legislación que crea la Fundación Nacional de Investigación debería liberar a la Fundación de la obligación de colocar sus contratos de investigación a través de publicidad para licitaciones. Esto es particularmente así porque la medida de un contrato de investigación exitoso no radica en el costo en dólares sino en la contribución cualitativa y cuantitativa que se hace a nuestro conocimiento. El alcance de esta contribución, a su vez, depende del espíritu creativo y el talento que se pueda llevar a cabo dentro de un laboratorio de investigación. La Fundación Nacional de Investigación debe, por tanto, tener libertad para colocar sus contratos de investigación o becas no solo con aquellas instituciones que tengan una capacidad investigadora demostrada, sino también con otras instituciones cuyo talento latente o atmósfera creativa prometa el éxito de la investigación.

Como en el caso de la investigación patrocinada durante la guerra por la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico, la investigación patrocinada por la Fundación Nacional de Investigación debe realizarse, en general, sobre una base de costo real sin que la institución que reciba el contrato de investigación o conceder.

Hay otro asunto que requiere una mención especial. Dado que la investigación no se incluye en la categoría de operaciones comerciales o de adquisición normales, que se cubren fácilmente con las relaciones contractuales habituales, es fundamental que se renuncien a determinados requisitos fiscales legales y reglamentarios en el caso de los contratistas de investigación. Por ejemplo, la National Research Foundation debe estar autorizada por la legislación para realizar, modificar o enmendar contratos de todo tipo con o sin consideración legal y sin garantías de cumplimiento. Del mismo modo, los pagos por adelantado deben permitirse a discreción del Director de la Fundación cuando sea necesario. Por último, los requisitos normales de comprobantes de la Oficina de Contabilidad General con respecto al desglose detallado o la justificación de los comprobantes presentados en el marco de los contratos de costos deben flexibilizarse para los contratistas de investigación. La adherencia a los procedimientos habituales en el caso de contratos de investigación afectará la eficiencia de las operaciones de investigación y aumentará innecesariamente el costo del trabajo del Gobierno. Sin la amplia autoridad en este sentido que estaba contenida en la Ley de Poderes de la Primera Guerra y sus Órdenes Ejecutivas de implementación, junto con la relajación especial de los requisitos de comprobantes otorgados por la Oficina General de Contabilidad, la Oficina de Investigación Científica y Desarrollo se habría visto gravemente obstaculizada en llevando a cabo investigaciones sobre asuntos militares durante esta guerra. Los colegios y universidades en los que la investigación se llevará a cabo principalmente bajo contrato con la Fundación, a diferencia de las instituciones comerciales, no están equipados para manejar los procedimientos detallados de comprobantes y los tecnicismos de auditoría que se requieren de los contratistas gubernamentales habituales.

VII. Presupuesto. - Los estudios de los diversos comités proporcionan una base parcial para hacer una estimación del orden de magnitud de los fondos necesarios para implementar el programa propuesto. Claramente, el programa debería crecer de manera saludable desde un comienzo modesto. Las siguientes estimaciones muy aproximadas se dan para el primer año de operación después de que la Fundación esté organizada y operando, y para el quinto año de operación cuando se espera que las operaciones hayan alcanzado un nivel bastante estable:

Acción del Congreso

La Fundación Nacional de Investigación que aquí se propone satisface la necesidad urgente de los días venideros. La forma de organización sugerida es el resultado de una considerable deliberación. La forma es importante. El muy exitoso modelo de organización del Comité Asesor Nacional de Aeronáutica, que ha promovido la investigación básica sobre problemas de vuelo durante los últimos treinta años, ha sido cuidadosamente considerado al proponer el método de nombramiento de los miembros de la Fundación y al definir sus responsabilidades. Además, sea cual sea el programa que se establezca, es de vital importancia que satisfaga los Cinco Fundamentos.

La Fundación aquí propuesta se ha descrito sólo en forma esquemática. Los excelentes informes de las comisiones que estudiaron estos temas se adjuntan como anexos. Serán de ayuda para proporcionar sugerencias detalladas.

La legislación es necesaria. Debe redactarse con mucho cuidado. Sin embargo, la acción temprana es imperativa si esta nación quiere enfrentar el desafío de la ciencia y utilizar plenamente las potencialidades de la ciencia. De la sabiduría con la que hagamos que la ciencia se enfrente a los problemas de los próximos años depende en gran medida de nuestro futuro como nación.


Vannevar Bush

Vannevar Bush nunca participó directamente en la creación o el desarrollo de Internet. Murió antes de la creación de la World Wide Web. Sin embargo, muchos consideran a Bush como el padrino de nuestra época de cableado, haciendo referencia a menudo a su ensayo de 1945, "As We May Think". En su artículo, Bush describió una máquina teórica que llamó "memex", que debía mejorar la memoria humana al permitir al usuario almacenar y recuperar documentos vinculados por asociaciones. Esta vinculación asociativa era muy similar a lo que hoy se conoce como hipertexto. De hecho, Ted Nelson, que más tarde hizo un trabajo pionero con el hipertexto, acreditó a Bush como su principal influencia (Zachary, 399). Otros, como J.C.R. Licklider y Douglas Engelbart también han rendido homenaje a Bush.

Vannevar Bush (11 de marzo de 1890 - 30 de junio de 1974) fue un ingeniero y administrador científico estadounidense conocido por su trabajo en computación analógica, su papel político en el desarrollo de la bomba atómica y la idea del memex, que se vio durante décadas. más tarde como un concepto pionero para la World Wide Web.

Una figura destacada en el desarrollo del complejo militar-industrial y la financiación militar de la ciencia en los Estados Unidos, Bush fue un destacado político e intelectual público ("el santo patrón de la ciencia estadounidense") durante la Segunda Guerra Mundial y la subsiguiente Guerra Fría. , y fue de hecho el primer asesor científico presidencial. A lo largo de su carrera pública, Bush fue un defensor de la tecnocracia democrática y de la centralidad de la innovación tecnológica y el espíritu empresarial para la seguridad económica y geopolítica. Su nombre se pronuncia van-NEE-ver (con el mismo acento que en "receptor")

Durante la Primera Guerra Mundial, trabajó con el Consejo Nacional de Investigación en el desarrollo de técnicas mejoradas para detectar submarinos. Se incorporó al Departamento de Ingeniería Eléctrica del MIT en 1919 y fue profesor allí desde 1923-1932.

En 1922, Bush y su compañero de cuarto en la universidad, Laurence K. Marshall, establecieron American Appliance Company para comercializar un dispositivo llamado S-tube. Este fue un rectificador gaseoso inventado por C. G. Smith que mejoró enormemente la eficiencia de las radios. Bush ganó mucho dinero con la empresa. La empresa, rebautizada como Raytheon, se convirtió en un gigante de la electrónica y en un contratista de defensa.

A partir de 1927, Bush construyó un analizador diferencial, una computadora analógica que podía resolver ecuaciones diferenciales con hasta 18 variables independientes. Una rama del trabajo en el MIT fue el nacimiento de la teoría del diseño de circuitos digitales por uno de los estudiantes graduados de Bush, Claude Shannon.

Cronología histórica de Vannevar Bush:


El Padrino

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

El Proyecto Manhattan, Silicon Valley, The World Wide Web. Mire donde mire en la era de la información, Vannevar Bush estuvo allí primero.

Vannevar Bush es un gran nombre para jugar a seis grados de separación. Si retrocede el reloj en cualquier aspecto de la tecnología de la información, desde el nacimiento de Silicon Valley y el matrimonio de la ciencia y el ejército hasta el advenimiento de la World Wide Web, encontrará sus huellas. Como dice el historiador Michael Sherry: "Para comprender el mundo de Bill Gates y Bill Clinton, comience por comprender a Vannevar Bush".

Los mejores años de Bush - nació en 1890 - llegaron antes de que los profesores fueran millonarios y los capitalistas de riesgo fueran presidentes & # x27 amigos.Casi olvidado hoy, esencialmente inventó el mundo tal como lo conocemos: no tanto las cosas que hay en él, por supuesto, sino la forma en que pensamos sobre la innovación, lo que significa y por qué sucede.

Bush empezó con algo pequeño. En la década de 1930, como profesor de ingeniería eléctrica en el MIT, diseñó las que entonces eran las computadoras más poderosas del mundo: dispositivos mecánicos del tamaño de una habitación que tardaban días en estar listos para un nuevo problema. Cuando esos artilugios fueron suplantados por los digitales a principios de la década de 1940, imaginó una revolucionaria máquina de información personal que almacenaría y recuperaría no solo todo el conocimiento humano esencial, sino también los recuerdos específicos de su propietario.

El dispositivo, que presagió tanto la PC como la Web, fue solo una de las muchas contribuciones fundamentales de Bush. A principios de la década de 1940, a instancias del entonces presidente Roosevelt, dirigió la campaña para construir la primera bomba atómica, organizó el Proyecto Manhattan y preparó el escenario para todos los proyectos de Big Science de EE. UU., Desde la bomba H hasta la carrera lunar y Star Wars. . Concibió la National Science Foundation y la Advanced Research Projects Agency, ayudando a garantizar la supremacía de Estados Unidos en tecnologías de vanguardia al canalizar juiciosamente los fondos federales hacia nuevas fronteras.

Bush también fue uno de los primeros en ver la importancia del capital de riesgo y la forma en que los inventores que asumen riesgos, recurriendo a universidades de primer nivel, pueden generar industrias completamente nuevas y, en el proceso, destruir las ineficientes oligarquías corporativas que gobernaron Estados Unidos desde el principio. cambio de siglo hasta la década de 1980. En el MIT, comenzó a forjar asociaciones de investigación con empresas locales y luego cofundó Raytheon, entonces un proveedor de radiotubos, hoy un gigante de la electrónica de defensa.

Y mientras sentaba las bases para el corredor de la Ruta 128 de alta tecnología alrededor de Boston, hizo lo que puede ser una contribución aún más crucial a la historia industrial de este siglo: ayudó a crear Silicon Valley inculcando a uno de sus estudiantes de posgrado, Frederick Terman, la creencia de que las economías regionales algún día dependerían de una extraña mezcla de capital riesgo, empresarios esforzados y académicos soñadores. Después de la Segunda Guerra Mundial, Terman se fue a Stanford y desempeñó un papel fundamental en la ingeniería de las asociaciones entre académicos y empresas que dieron lugar a lo que ahora es la mayor concentración de poder de alta tecnología en el mundo.

Pero si se olvida o se malinterpreta la influencia histórica de Bush & # x27, su inspiración técnica no. Incluso antes de su muerte en 1974, muchos en la vanguardia de la informática lo consideraban el padrino de la era de la información, un talentoso vidente del futuro forjado por las computadoras y las redes electrónicas. Doug Engelbart, quien inventó el mouse y ayudó a lanzar el precursor de Internet & # x27, el Arpanet, le da crédito a Bush por haberlo despertado al potencial de las computadoras para administrar información, no solo procesar números. Para Engelbart y una legión de otros ingenieros de vanguardia, el artículo de Bush & # x27s 1945 Atlantic Monthly, & quotAs We May Think & quot es un texto fundamental. "Es nuestra biblia", dice el diseñador de software de San Francisco, Z. Smith, a quien le entregaron una copia hace una década como ingeniero novato en Xerox PARC.

"Como podemos pensar" describe un dispositivo - Bush lo llamó un "memex" - que estaba destinado a domesticar el entonces novedoso problema de la sobrecarga de información mejorando la memoria humana (de ahí su nombre). Bush la concibió como una biblioteca universal, confiando en el microfilm para almacenar grandes cantidades de texto, abarrotado en un escritorio. Teniendo un parecido sorprendente con la computadora personal, el memex prometió el beneficio adicional de permitir que su propietario vincule piezas dispares de información, automatizando así un proceso de recuperación de ideas y datos asociados. Estas asociaciones personales, o "pistas", podrían compartirse entre la gente, pensó Bush, incluso transmitirse de padres a hijos, dando a sus creadores una medida de inmortalidad.

El nacimiento de la PC a mediados de la década de 1970 atrajo una renovada atención a Bush. Los diseñadores de software despegaron con las ideas de Bush de senderos asociativos. Ted Nelson, quien popularizó la noción de hipertexto, agradeció a Bush por la inspiración. Y el auge de Internet consolidó la reputación de Bush como un profeta de la cibercultura, y algunos entusiastas incluso argumentaron que "Como podemos pensar" sentó las semillas intelectuales de la World Wide Web.

Esa influencia continúa hoy. "La visión de Bush es extremadamente relevante", dice Andries van Dam, profesor de informática en la Universidad de Brown. “Y el núcleo de esa visión aún no se ha hecho realidad. Así que no puedes & # x27 simplemente decir: & # x27He estado allí, hecho eso & # x27 & quot. Comparado con el ideal de Bush & # x27, señala van Dam, & quot; la Web es embrionaria. Sus sistemas de recuperación, por ejemplo, son increíblemente primitivos. Los mecanismos son repugnantes. Bush habló sobre la amplificación de la mente humana. Hoy no tenemos eso. Incluso los motores de búsqueda en la Web hacen todo por la fuerza bruta, en lugar de recuperar enlaces personalizados establecidos por el usuario, que es la razón por la que obtienes tanta basura & quot.

Encontrar información útil en medio de la basura es el gran problema técnico del momento. "Nos estamos ahogando en información", declaró Interactions, la revista de la Association for Computing Machinery, en un homenaje a Bush el año pasado, "mientras que muy poca información está en forma potable. Bush sabía que una computadora conectada a una red de información global podría resolver un problema que, en 1945, apenas existía todavía. Ahora estamos aprendiendo cómo hacerlo. & Quot

Bush ha inspirado abiertamente algunos esfuerzos ambiciosos para dominar el caos de la Red. En Twisted Systems Inc. en Providence, Rhode Island, el ingeniero Gregory Lloyd está diseñando mejores formas de registrar las asociaciones de un usuario entre diferentes sitios web. "Hay herramientas web que administran los marcadores, que lo ayudan a encontrar su lugar", dice Lloyd. & quot; Los marcadores son un comienzo. Pero entonces el problema es administrar tus marcadores. Pueden degenerar en un montón de aguanieve, que no es lo que Bush quería ". Lloyd no dice nada acerca de su trabajo hacia una solución, pero dice rotundamente:" Estoy construyendo un memex, el santo grial ".

Alexa Internet, una empresa de San Francisco, también participa. "Lo que estamos haciendo está en la línea de Bush", dice el fundador Brewster Kahle. La pieza central de la empresa es un servicio de navegación que proporciona información sobre dónde se encuentra un usuario y dónde puede ir en la Web, así como rutas preempaquetadas a través de temas seleccionados. Otra característica de Bush por venir: anotaciones archivadas o comentarios de reacción hechos por viajeros anteriores en un camino en particular. "El gran conocimiento de Bush fue darse cuenta de que hay más valor en las conexiones entre los datos que en los datos en sí", dice Kahle.

Bush es un antepasado sorprendente del cibernauta despreocupado. Estrecho y conservador, supervisó la creación de tecnologías altamente centralizadas contra las que más tarde se rebelaron los fanáticos de la informática. Descendiente de los resistentes marinos y balleneros de Cape Cod, era ingeniero eléctrico de profesión, parte de una raza claramente estadounidense de entusiastas capaces, una línea que comenzó con Ben Franklin y conectaba a Eli Whitney, Thomas Edison, los hermanos Wright, Steve Wozniak, e incluso Bill Gates, en una gran tradición de hackers-inventores.

Políticamente, Bush fue más influyente que cualquiera de ese ilustre grupo excepto Franklin. (Veremos acerca de Gates). Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Inglaterra se tambaleaba al borde de la derrota y los nazis parecían invencibles, la popular revista Collier & # x27s comenzó un perfil de él con la simple declaración: & quot; Conoce al hombre que puede ganar o perder la guerra. & quot

La personalidad de Bush & # x27s fue diseñada para tranquilizar al público. Fue elegido como un estadounidense popular cuyo ingenio y encanto provocó comparaciones con el cómico Will Rogers. Sin embargo, a medida que aprendí más sobre él, revisando archivos mohosos de todo el país, leyendo viejos clips de noticias y hablando con personas que lo conocían, Bush comenzó a recordarme cada vez más al Hombre Fumador en Expediente X: el personaje sombrío sentado en una habitación oscura, rodeada de secuaces pero casi invisibles, fumando y moviendo los hilos que manipulan a Mulder, Scully y todos los demás.

Bush también trabajaba en una neblina de humo, y no solo en el que emanaba de la pipa que era su constante compañero. El secreto era su sinónimo. Antes de que comenzara a organizar a científicos e ingenieros en nombre de las fuerzas armadas, la mayor parte de la investigación en lo que se denominaría alta tecnología era pública y abierta. Por razones de seguridad nacional, casi nada de eso fue durante las décadas siguientes. Durante la guerra, Bush parecía estar en todas partes y en ninguna. Era un fantasma con un coeficiente intelectual alto.

Hijo único de un ministro unitario, Bush creció en la clase trabajadora Chelsea, en las afueras de Boston. Un genio de las matemáticas en la escuela, se fue a la cercana Universidad de Tufts, donde realizó una de las primeras transmisiones de radio. Hizo su doctorado en el MIT, luego se quedó para construir analizadores diferenciales del tamaño de una habitación, antepasados ​​electromecánicos de las computadoras actuales que podían simular minuciosamente el funcionamiento real de las redes de energía eléctrica, calcular las trayectorias de las bombas y analizar otras operaciones tan complejas. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, diseñó máquinas para descifrar códigos para el súper secreto OP-20-G de la Marina & # x27, el precursor de la temida Agencia de Seguridad Nacional de hoy & # x27.

El salto de Bush al ojo público se produjo después de Pearl Harbor, cuando el presidente Roosevelt lo nombró director de la Oficina de Investigación Científica y Desarrollo (OSRD), una agencia especial que depende directamente de la Casa Blanca. Como asesor principal de Roosevelt & # x27s en tecnología militar, Bush organizó el Proyecto Manhattan y contrató a 6.000 investigadores civiles en todo el país para realizar trabajos de armamento bajo contrato. Él y el presidente juntos tomaron la decisión final de seguir adelante con un esfuerzo total para construir una bomba atómica. También supervisó la creación de decenas de herramientas militares formidables, aunque menos conocidas, como el radar y la espoleta de proximidad.

Uno de los proyectos favoritos de Bush fue un arco largo ultrapotente para uso de la resistencia europea contra los nazis. Como arquero recreativo, se complació en mejorar un arma centenaria que requería la habilidad y el vigor del individuo, un recordatorio de que incluso en una era de muerte instantánea e impersonal a través de bombardeos aéreos masivos o aniquilación atómica, todavía era posible individual para marcar la diferencia. Bush tampoco era ajeno al espionaje. Creó un grupo de investigación ultrasecreto dentro de la OSRD para construir armas especiales para la Oficina de Servicios Estratégicos, precursora de la CIA. Una línea de trabajo dudosa involucraba drogas que alteran la mente que podrían introducirse en agentes enemigos y bebidas # x27.

Una vez que una victoria aliada sobre Alemania y Japón parecía inevitable, Bush estaba ansioso por comenzar a pensar en organizar la ciencia y la ingeniería con fines pacíficos. En "The Endless Frontier", un informe de 1945 al presidente Truman, presentó un plan para un sistema permanente de apoyo federal para la ciencia y la ingeniería civiles, que en su apogeo inyectó decenas de miles de millones de dólares anuales en investigación y desarrollo. Los planes de Bush & # x27 condujeron directamente a las dos joyas de la corona de este sistema de innovación financiado con fondos federales: la National Science Foundation, que financia profesores universitarios, y la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada, la principal vía del Pentágono para la investigación básica. "Bush es responsable de toda la arquitectura del apoyo gubernamental a la ciencia", dice Paul Ceruzzi, curador de la Institución Smithsonian. "Hoy en día, todo el mundo piensa que estas fantásticas innovaciones surgieron de la mente de niños inteligentes, pero no se dan cuenta de que estos niños necesitaban un entorno en el que estar. Provenía de Bush. Dijo: & # x27Dale dinero a esta gente, déjalos jugar y & # x27 se les ocurrirá algo & # x27 & quot.


Grados de doctorado otorgados

Harold I. Dorn
Disertación: "El arte de la construcción y la ciencia de la mecánica: un estudio de la unión de la teoría y la práctica en la historia temprana del análisis estructural en Inglaterra"
Asesor: Charles Gillispie

Jagdish Hattiangadi
Disertación: "Notas sobre la teoría de la racionalidad"
Asesor: C. Hempel

Arthur Quinn
Disertación: "Evaporación y repulsión: un estudio de la filosofía corpuscular inglesa de Newton a Franklin"
Asesor: Charles Gillispie

Lewis Creary
Disertación: "La justificación pragmática de la inducción: un examen crítico"
Asesor: C. Hempel

Sigalia Dostrovsky
Disertación: "Los orígenes de la teoría de la vibración: la revolución científica y la naturaleza de la música"
Asesor: Charles Gillispie

Thomas J. Nickles
Disertación: "La estructura e interrelación de las teorías físicas"
Asesor: C. Hempel

Theodore Brown
Disertación: "La filosofía mecánica y la economía animal: un estudio en el desarrollo de la fisiología inglesa en el siglo XVII y principios del XVIII"
Asesor: Charles Gillispie

C. Stewart Gillmor
Disertación: "Charles Augustin Coulomb: Física e Ingeniería en la Francia del siglo XVIII"
Asesor: Charles Gillispie

Richard E. Grandy
Disertación: "Sobre las filosofías farmalistas de las matemáticas"
Asesor: P. Benacerraf

Robert H. Silliman
Disertación: "Augustin Fresnel (1788-1827) y el establecimiento de la teoría ondulatoria de la luz"
Asesor: Charles Gillispie

Baruch Brody
Disertación: "El auge del álgebra de la lógica"
Asesor: Charles Gillispie

Michael Mahoney
Disertación: "El camino real: el desarrollo del análisis algebraico desde 1500-1650, con especial referencia al trabajo de Pierre de Fermat"
Asesor: T. S. Kuhn

Lawrence Laudan
Disertación: "La idea de una teoría física de Galileo a Newton: estudios en la metodología del siglo XVII"
Asesor: Charles Gillispie

Seymour Mauskopf
Disertación: "Estructura y composición molecular: la interacción de la cristalografía, la química y la óptica a principios del siglo XIX"
Asesor: Charles Gillispie

Michael R. McVaugh
Disertación: "La teoría medieval de los medicamentos compuestos"
Asesor: Charles Gillispie


Vannevar Bush - Historia

En "As We May Think", Bush describe la situación actual de sobrecarga de información dentro de la sociedad, y continúa describiendo el Memex y cómo resolvería estos problemas, y más.

El Memex, una propuesta en papel, consistía en una mesa de trabajo con pantallas de visualización, un teclado, botones y palancas. Dentro del escritorio había mecanismos capaces de almacenar información mediante microfotografía. El material podría ingresarse en este almacén de información mediante microfilm, fotografía en seco o un teclado (Bush, 1945, 102).

El enfoque principal de Bush del Memex fue la noción de asociación, que es el patrón que utiliza el cerebro humano para asimilar información. Creía que las formas existentes de indexación eran limitantes y contrarias a la intuición. El Memex mejoraría este sistema existente mediante el uso de senderos asociativos, análogos al sendero de asociación mental del cerebro humano (Bush, 1945, 101-105).

Bush estaba obsesionado con la mente humana. Todas sus máquinas y visiones iniciales eran dispositivos analógicos. Además, usó con frecuencia la analogía de la electricidad con el cerebro humano. Al hacerlo, creía que podía mejorar los procesos biológicos imperfectos que existían. Bush propuso la noción de que para que el conocimiento sea utilizado, debe seleccionarse y recuperarse. Esto es evidente en el uso que hace Bush de la asociación como medio de selección en el Memex. Según Bush, la selección "es una azuela de piedra en manos de un ebanista". (Bush, 1945, 99). Al trabajar a través de la "intrincada red de senderos llevados por las células del cerebro", el Memex serviría al hombre como "un complemento íntimo ampliado de su memoria". (Bush, 1945, 102).

La información personalizada de Memex vinculándola entre sí, basándose en los rastros de asociación del usuario. Esta idea de recuperar información basada en asociaciones personales separa el hipertexto / medios de los sistemas tradicionales de recuperación de información. Bush se centró en las asociaciones personales al sugerir la importancia de vincular elementos a través de códigos y senderos con nombres personales. Un usuario escribiría un determinado código de índice o tiraría de las palancas para mostrar la información que estaba buscando. Los rastros creados en la búsqueda de información de uno no se desvanecen, lo que permite una referencia futura rápida y fácil (Bush, 1945, 104).


Un hacedor de diferencia

"150 años del MIT" es una serie que analiza personas y momentos específicos de los 150 años de historia del MIT y explica su efecto duradero en el Instituto, la nación y el mundo. Vea la línea de tiempo interactiva completa en el sitio de MIT150.

En enero de 1942, un mes después de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, Japón lanzó una nueva serie de ataques en el Pacífico, mientras que los submarinos alemanes iniciaron una nueva ola de ataques en el Atlántico. Contra este sombrío telón de fondo, MineroLa revista publicó una historia para sus 2,5 millones de lectores sobre una persona vital que, afirmó, podría cambiar el rumbo: "Conozca al hombre que puede ganar la guerra", dijo la publicación.

Ese hombre era Vannevar Bush PhD '16, inventor, ingeniero, ex profesor y decano de la Escuela de Ingeniería del MIT y, en 1942, director de la recién creada Oficina de Investigación y Desarrollo Científico (OSRD) del presidente Franklin Roosevelt, donde Bush supervisó gran parte de la investigación científica de los Estados Unidos durante la guerra. Algunos académicos han llamado a Bush "el primer asesor científico presidencial", un rol que no existía formalmente entonces. Tiempo revista, en un artículo de portada de 1944, apodó a Bush "El general de la física".

Pero no hay una descripción de trabajo única que encierre los logros de Bush. Las tecnologías que Bush ayudó a introducir le dieron a Estados Unidos su ventaja militar crítica: supervisó el desarrollo del radar y aceleró el Proyecto Manhattan para producir las primeras bombas atómicas. Además, Bush creó su propio papel en tiempos de guerra cuando, sintiendo la necesidad de una nueva tecnología militar, persuadió a Roosevelt en 1940 para que estableciera una agencia de investigación científica en primer lugar. Esencialmente, Bush proporcionó a la investigación militar estadounidense la dirección y la urgencia que necesitaba.

Al final de la guerra, Bush también había creado una hoja de ruta para el futuro de Estados Unidos con su informe, Ciencia: la frontera sin fin, que abogaba por la financiación gubernamental a largo plazo de la investigación académica para producir progreso a través de la innovación. “Ningún estadounidense ha tenido mayor influencia en el crecimiento de la ciencia y la tecnología que Vannevar Bush”, escribió una vez el ex presidente del MIT Jerome B. Wiesner.

'Señor. Presidente, ¿qué diablos cree que he estado haciendo?

Vannevar (rima con "castor") Bush nació en 1890 en Everett, Mass. Recibió su licenciatura de Tufts y su doctorado en ingeniería conjuntamente del MIT y Harvard en 1916. Se unió al MIT en 1919 como profesor asociado de transmisión de energía. y se convirtió en decano de la Escuela de Ingeniería en 1932. Bush podía intimidar a sus colegas y jugar a la política profesional dura, pero también adoptó una visión romántica de su trabajo: “El que lucha con alegría en su corazón lucha más intensamente por esa alegría, ”, Escribió Bush.

Bush también tenía una mente inventiva. Su innovación más conocida, el "analizador diferencial", fue un dispositivo de cálculo del tamaño de una habitación que representa un paso importante hacia la computadora. Como profesor del MIT, Bush asesoró a Claude Shannon, el pionero de la teoría de la información, y a Frederick Terman, quien ayudó a desarrollar Silicon Valley como un centro tecnológico.

En 1938, Bush dejó el MIT para dirigir la Carnegie Institution de Washington, y pronto se acercó a Roosevelt con el objetivo de mejorar la investigación científica de Estados Unidos. "Bush se dio cuenta de lo que las universidades tenían para ofrecer de una manera que nadie más se dio cuenta en ese momento, especialmente en lo que respecta a la defensa", dice David A. Mindell, profesor Frances y David Dibner de Historia de la Ingeniería y la Fabricación en el MIT, que ha escrito sobre Arbusto. (Mindell también es director del Programa de Ciencia, Tecnología y Sociedad del MIT, profesor de aeronáutica y astronáutica y presidente del Comité Directivo del MIT150). A través del OSRD, el ejército de los Estados Unidos aprovechó el poder intelectual de la academia mientras que las universidades, especialmente el MIT, recibieron aumentos masivos en la financiación del gobierno.

Conducir el radar y la bomba atómica hasta su finalización también implicó años de luchas burocráticas con el liderazgo militar de Washington. Para tener éxito, Bush formó tenazmente buenas relaciones de trabajo con Roosevelt y su sucesor, Harry Truman.

Como Bush contó más tarde, Truman comentó una vez: "Van, deberías ser un político". Bush respondió: “Sr. Presidente, ¿qué diablos cree que he estado haciendo en esta ciudad durante cinco o seis años? "

En 1945, Bush describió su visión de una agencia federal permanente para financiar la investigación en La frontera sin fin. "No tenemos una política nacional para la ciencia", escribió Bush, aunque, afirmó, la ciencia brinda "muchas de nuestras esperanzas para el futuro". La propuesta de Bush llevó a la creación de la National Science Foundation (NSF) bajo Truman, en 1950.

Sin embargo, Bush no fue elegido para encabezar la NSF, que se convirtió en una agencia muy diferente a la que había sido la OSRD. Como señala Mindell, Bush dirigió la OSRD como una organización científica caballerosa en la que los administradores de programas tomaban decisiones exitosas conociendo íntimamente al establecimiento científico. Por el contrario, la NSF estaba sujeta a la supervisión del Congreso y las subvenciones distribuidas se basaban en la revisión por pares.

"Bush era un elitista en algunos aspectos que funcionó bien", dice Mindell. "En su opinión, los científicos vieron el paisaje mejor que otras personas y deberían poder distribuir los recursos en consecuencia". Ese enfoque fue efectivo durante la Segunda Guerra Mundial, pero fue menos necesario después, señala Mindell: "En 1939, estaba en una trayectoria ascendente increíble, pero en 1947, su visión tenía que comprometerse con las necesidades de una democracia". Bush regresó a la Carnegie Institution y luego se desempeñó como presidente y presidente honorario de MIT Corporation. Murió en 1974.

Como podemos vincular

Aún así, el legado de Bush sigue vivo de múltiples formas. El crecimiento de la informática ha atraído una renovada atención a sus ideas sobre el procesamiento y almacenamiento de información, incluido el "Memex", un concepto de almacenamiento de información detallado en el ensayo de Bush de 1945 "As We May Think", en The Atlantic Monthly.

El Memex, como lo describió Bush, sería un dispositivo basado en microfilmes “en el que un individuo almacena sus libros, registros y comunicaciones, y que está mecanizado para que pueda ser consultado con excesiva rapidez y flexibilidad. Es un complemento ampliado de su memoria ". Algunos pioneros de la computación personal han citado al Memex como una fuente de inspiración que presagia las formas en que vinculamos la información digital en la actualidad.

"Recuerdo que me emocioné" después de leer "As We May Think", dijo una vez Douglas Engelbart, inventor del ratón de la computadora, debido a la visión de Bush de "una estructura de memoria [que crea] relaciones de formas que el papel lineal no podría".

Sin embargo, en última instancia, se necesitaron todos los conocimientos y habilidades de Bush - tecnológicos, intelectuales y políticos - para transformar el establecimiento científico de Estados Unidos en un momento de urgente necesidad en tiempos de guerra. Ese MineroEl artículo de los días oscuros de 1942 resultó ser profético.