Podcasts de historia

Knute Rockne

Knute Rockne

Knute Rockne nació en Voss, Noruega, el 4 de marzo de 1888. Cuando Rockne tenía cinco años su familia emigró a los Estados Unidos y se estableció en Chicago.

En 1910 Rockne ingresó a Notre Dame, donde se destacó en el fútbol y el atletismo. En 1914 estaba enseñando química y fútbol, ​​y se convirtió en entrenador en jefe en 1918.

Rockne fue un excelente entrenador de fútbol y cambió el énfasis de la fuerza física al ritmo, la habilidad y el manejo del balón. Su estrategia fue exitosa y Notre Dame estuvo invicta en 1919, 1920, 1924, 1929 y 1930. Durante los 13 años que fue entrenador en jefe, Notre Dame solo perdió 12 partidos.

Knute Rockne murió el 31 de marzo de 1931, cuando su avión se estrelló contra las tierras de cultivo de Kansas mientras se dirigía a Los Ángeles.


Knute Rockne


El entrenador de fútbol de "Gana uno para el Gipper", Knute Rockne, cambió la apariencia del fútbol y puso a South Bend, Indiana en el mapa.

Aunque su estímulo para "ganar uno para el Gipper" es todo lo que muchos saben sobre él, se le puede atribuir al legendario entrenador de fútbol Knute Rockne el haber cambiado la cara del juego y poner a South Bend, Indiana en el mapa. Como entrenador de Notre Dame "Fighting Irish" de 1918 a 1931, Rockne tuvo el récord más ganador de cualquier entrenador de fútbol profesional o universitario antes o desde entonces. Su récord de 88.1% incluyó 105 victorias, 12 derrotas, 5 empates y 6 campeonatos nacionales. Cinco de sus trece temporadas el equipo estuvo invicto sin empate.

Rockne, nacido en Noruega, emigró de niño a los Estados Unidos y finalmente se inscribió en Notre Dame a la edad de 22 años. pounder, una estrella del fútbol, ​​conocido por hacer un gran uso del "pase adelantado". Después de graduarse, Rockne permaneció en South Bend para enseñar química y entrenar fútbol. Tácticas como una ofensiva de pase y un movimiento único de su backfield, el "cambio de Notre Dame" que pronto será ilegalizado, ganaron partidos y fanáticos para los Fighting Irish. Lejos del campo de juego, las habilidades de Rockne como promotor también mejoraron el alcance del juego. El entrenador gestionó la publicidad del equipo, diseñó uniformes, escribió una columna de noticias semanal y contribuyó regularmente a las transmisiones de radio. La asistencia aumentó a los juegos, y la pequeña escuela parroquial en el norte de Indiana se convirtió en el foco de un creciente grupo de fanáticos del fútbol. Los equipos de Rockne tenían un atractivo especial para la población católica inmigrante. La canción de lucha de Notre Dame se convirtió en un himno deportivo nacional.

Aunque Rockne sufría de flebitis y pasó algún tiempo entrenando desde una silla de ruedas, permaneció activo en muchos campos. Trabajó en promociones para la compañía de automóviles Studebaker, y dos modelos del automóvil fabricado localmente llevaban su nombre. A principios de 1931, se dirigía a Hollywood para ayudar en la producción de la película El espíritu de Notre Dame cuando su avión se estrelló en Kansas, matando a Rockne a la edad de 43 años. Más de 100.000 personas le rindieron homenaje en la procesión de su South Bend, hogar de su funeral en Notre Dame, el primero en ser transmitido internacionalmente.

Aunque el entrenador fue nombrado caballero póstumamente en Noruega, es como "Knute Rockne: All-American" como mejor se le recuerda, gracias a la repetición del presidente Ronald Reagan de una frase de esa película de 1940 en la que coprotagonizó: "Win one para el Gipper ”. Irónicamente, se ha sugerido que Rockne inventó las últimas palabras de George Gipp para unir al equipo durante un partido cerrado ocho años después de la muerte del jugador estrella.


LOS NIETOS DE ROCKNE SE SIENTEN DEJADOS POR SU NOMBRE

El FÚTBOL es muy importante en East Carbon, Utah. Entonces, cuando Gregg Wakefield, el director de East Carbon High School, tomó su teléfono hace dos años y el superintendente de la escuela le preguntó cómo le gustaría que Knute Rockne fuera su entrenador de fútbol, ​​el director respondió rotundamente, & # x27 & # x27Don & # x27t niño conmigo. & # x27 & # x27

No fue una broma. Knute Rockne 3d, nieto del legendario entrenador de Notre Dame que murió en un accidente aéreo hace 52 años, quería el trabajo. Quería ir a una ciudad con una población de 2000 habitantes, a una escuela con 125 estudiantes. & # x27 & # x27 Primero contuve el aliento, & # x27 & # x27 recordó al director. & # x27 & # x27Entonces me pregunté, con su nombre, por qué no podía & # x27t conseguir un trabajo mejor. & # x27 & # x27

Dos años más tarde, la pregunta todavía deja perplejo a Knute Rockne 3d como lo hace a su hermano John, el entrenador en jefe de fútbol en la escuela secundaria Jonathan Alder en Plain City, Ohio. A veces, la pregunta se interpone en su camino. Su abuelo murió unos 20 años antes de que ellos nacieran, pero su leyenda es tan poderosa que se ha extendido a través de generaciones.

John tiene 33 años. Knute tiene 32 años. Son los mayores de una familia de siete niños y una niña. De los tres hijos, una hija y 12 nietos de Knute Rockne & # x27, son los únicos que han elegido el fútbol como profesión. Por muchas razones y circunstancias diferentes, sus carreras han tenido que soportar muchos baches y vueltas.

En parte, debido a la penetrante influencia del legado de Rockne, los dos hermanos no se han visto en más de cinco años y rara vez se hablan. Aún así, comparten el mismo sueño: ser entrenador en Notre Dame algún día.

& # x27 & # x27Sé que puede sonar cursi, & # x27 & # x27 dice Knute, & # x27 & # x27 pero realmente sueño con el día en que pueda salir al campo en Notre Dame y las gradas se llenen, y lo haría mire mi camisa y vea & # x27Notre Dame & # x27 escrito en el frente. ¿Qué más hay? & # X27 & # x27

John está de acuerdo. & # x27 & # x27 Empecé a entrenar, & # x27 & # x27 él dice, & # x27 & # x27 porque amo el fútbol, ​​no por quién era mi abuelo. Crecimos en South Bend. Eso es todo de lo que todos hablan allí. Fuera de Notre Dame, no hay otros lugares. & # X27 & # x27

Sin embargo, aparentemente los hay, porque John y Knute han estado en muchos de ellos. Ellos y sus familias han hecho nueve paradas en el camino. Ninguno de los nietos ha presentado nunca un currículum laboral a Notre Dame, y ambos prefieren esperar hasta que tengan más experiencia.

& # x27 & # x27 & # x27 he tenido suficiente & # x27 & # x27 dice Knute, & # x27 & # x27 de gente que me mira por quién soy y cómo me llamo. Quiero llegar porque soy & # x27 soy el mejor en lo que hago. & # X27 & # x27

& # x27 & # x27 Para Knute tiene que ser peor, & # x27 & # x27 dice John. & # x27 & # x27 Tiene el primer nombre con el que lidiar. Al menos, puedo esconderme un poco. & # X27 & # x27

Este siempre ha sido el problema de Knute Rockne 3d. Cuando era niño, recuerda que su padre, Jack, el menor de los cuatro hijos de Rockne, invitaba a algunos de los veteranos a regresar a la casa después de los juegos los sábados, tal como lo había hecho su abuelo 30 años antes. Hablarían con asombro sobre el récord de Knute Rockne & # x27 de 105-12-5, la mejor marca porcentual en la historia de los principales entrenadores de fútbol americano universitario. Usando tapas de botella, ilustrarían algunas de sus innovaciones, incluida la puesta en movimiento del backfield antes del chasquido de la pelota. Pero sobre todo, la conversación sería sobre la noción de espíritu de Knute Rockne, que las cosas más importantes en la vida son el trabajo duro y una vida limpia.

& # x27 & # x27Para escuchar a estos veteranos contarlo, & # x27 & # x27 dice Knute, & # x27 & # x27mi abuelo no era & # x27t humano. Me gustaría saber si alguna vez estuvo realmente separado de la leyenda. ¿Dónde estaba su verdadero lado humano? ¿Dónde terminó el mito y comenzó el hombre? & # X27 & # x27

Cuando Knute Rockne jugaba al fútbol en Notre Dame antes de la Primera Guerra Mundial, era otra época. Su altura era de 5 pies y 8 pulgadas y su peso era de 145 libras. Hace catorce años, Knute Rockne 3d, con 5-11 y 160, pensó que no tenía el tamaño para competir en Notre Dame. Aceptó una beca atlética parcial en el estado de Utah, donde resultó que tampoco era lo suficientemente grande. Fue delegado a un papel de asiento trasero, haciendo acto de presencia, dice, solo cuando el equipo subía por 40 puntos o bajaba por 40.

& # x27 & # x27Fue decepcionante, & # x27 & # x27, dice. & # x27 & # x27Crecí leyendo todas las historias de Horatio Alger. Todo lo que necesitas es trabajo duro y determinación, vivir una vida limpia y, si haces estas cosas, te sucederán todas las cosas buenas. La ética laboral estadounidense.

& # x27 & # x27 Lo frustrante es que cuando llegué a la universidad, no funcionó. Viví según los viejos clichés. Fui el primer chico en el campo, fui el último en salir. Corrí a todas partes. Me apresuré. Hice todo lo que pude, pero en algún momento, eso no te hace más rápido en los 40. No te hace más grande. No te hace más fuerte.

& # x27 & # x27 Pensé en mi abuelo y dije: & # x27Si él podía hacerlo, ¿por qué no puedo & # x27t yo? & # x27 Pero no & # x27t funcionó & # x27 & # x27 Como resultado, se convirtió en un objeto de desprecio por los otros jugadores de Utah State, quienes se sintieron resentidos por la publicidad que recibió mientras estaban sentados en el banco.

& # x27 & # x27Y era muy sensible, & # x27 & # x27 dice Jeff Jorgensen, su mejor amigo, entonces y ahora, quien también era compañero de equipo. & # x27 & # x27 La gente podría irritarlo con comentarios. En aquel entonces, se suponía que los hombres no lloraban, pero se burlaban de él y le gastaban bromas pesadas y él lloraba. & # X27 & # x27

Finalmente, al final de su segundo año, incapaz de tolerar el ridículo de sus compañeros de equipo y tener dificultades para vivir a la altura de su propia imagen de su abuelo, dejó la escuela temporalmente y se perdió un examen final. Llegó, dice, más cerca de una crisis nerviosa que nunca. & # x27 & # x27 Pasamos ese verano hablando, & # x27 & # x27 Jorgensen recuerda. & # x27 & # x27 Finalmente se dio cuenta de que estaba bien. no poder caminar sobre el agua. & # x27 & # x27 Knute Rockne 3d regresó al estado de Utah el semestre siguiente, pero no al equipo de fútbol.

& # x27 & # x27 Decidí entonces & # x27 & # x27 él dice, & # x27 & # x27que si no podía & # x27t jugar, intentaría la siguiente mejor opción, incluso si eso significaba competir contra la leyenda. Por lo menos no tendría que desarrollar músculos que no tenía. & # X27 & # x27.

Después de graduarse, trabajó en Logan, Utah, como profesor de historia de secundaria a tiempo parcial, y luego en Kremmling, Colorado, durante un año como entrenador en jefe de un equipo de fútbol con solo 13 jugadores. Luego fue a Frederick, Oklahoma, durante tres años como asistente en fútbol y baloncesto femenino y como entrenador en jefe de béisbol, antes de detenerse en Denver durante tres años como asistente de entrenador de fútbol en la escuela secundaria.

Durante los últimos dos años, Knute Rockne 3d ha sido profesor de historia, entrenador asistente de baloncesto y entrenador en jefe de fútbol en East Carbon High School. Su equipo de fútbol ganó seis y perdió tres la temporada pasada después de ir 4-5 el año anterior. Hace tres meses, su esposa dio a luz a su quinto hijo, una niña, dándoles dos hijos y tres hijas. & # x27 & # x27Podemos sobrevivir, & # x27 & # x27 dice Patsy Rockne, & # x27 & # x27, pero a medida que los niños crezcan, los movimientos se harán más difíciles. & # x27 & # x27

El salario de Knute & # x27s es de $ 19,700. En un mundo perfecto, dice, le gustaría llegar a Notre Dame en tres pasos más: primero una escuela secundaria más grande, luego una pequeña universidad y luego, lo que él llama su sueño hecho realidad. Por el momento, no envía ninguna solicitud a ninguna escuela. & # x27 & # x27 Supongo que & # x27 todavía tengo miedo al rechazo, & # x27 & # x27, dice.

Por el contrario, cada primavera durante los últimos tres años, su hermano, John Rockne, ha enviado 200 cartas a las universidades. Cada primavera, el esfuerzo trae la misma reacción: primero, sorpresa de que un Rockne realmente tenga que postularse para un trabajo y luego, rechazo.

& # x27 & # x27A veces me siento atrapado & # x27 & # x27 dice John, que gana $ 17,500 al año. & # x27 & # x27Una vez hablé con el entrenador en una escuela importante en el Este. Tenían dos puestos vacantes. El entrenador dijo: & # x27Con un nombre como tú & # x27tienes, no deberías tener problemas para encontrar trabajo. & # X27 Dije, & # x27Dame un trabajo. & # X27 Dijo que no podía & # x27t. & # X27 & # x27

Aún así, John planea, extrayendo su estrategia en gran parte de los libros de guerra y la experiencia de la guerra. Pasó dos años y medio en Vietnam como sargento y especialista en inteligencia militar del ejército. Acaba de terminar de leer & # x27 & # x27Campañas de Napoleón, & # x27 & # x27 que, dice, aboga por & # x27 & # x27 golpear al enemigo en total & # x27 & # x27.

Esa es una de las razones por las que envió tantas consultas laborales. & # x27 & # x27Para asegurarme de llegar a todas las bases, & # x27 & # x27, dice. & # x27 & # x27War también puede enseñarte muchas lecciones útiles en el campo de fútbol: cómo engañar al oponente, cómo recuperarte.

& # x27 & # x27Mi abuelo usó las mismas tácticas. Cuando un jugador tenía una mala primera parte, hacía que el jugador se cambiara de zapatos. Culpaba a los zapatos y psicológicamente al jugador para que pensara que no había hecho nada malo. Hago lo mismo. Si uno de mis chicos tiene un mal juego, me culpo a mí mismo. & # X27 & # x27

Su récord de tres años en Plain City, Ohio, es 14-16. Después de regresar a casa de Vietnam, asistió a Northeastern A. and M., una universidad junior en Miami, Oklahoma, donde fue mariscal de campo de reserva y back defensivo. Dejó la escuela después de un año y medio, diciendo que sus compañeros de clase estaban malcriados y no apreciaban su experiencia en Vietnam. & # x27 & # x27 Pensé que sería un buen truco tener a Rockne en el equipo, & # x27 & # x27, dice Chuck Bowman, quien era su entrenador, & # x27 & # x27, pero el talento realmente no estaba allí. No era & # x27t un atleta talentoso. & # X27 & # x27

John recibió su licenciatura en la Universidad Central State en Edmond, Oklahoma, donde también fue entrenador asistente. Luego fue a Murray State en Kentucky, donde entrenó a los receptores y obtuvo su maestría y su título. Antes de llegar a Plain City, fue coordinador ofensivo en una escuela secundaria en Kentucky.

A pesar de todo, su deseo de llegar a Notre Dame algún día solo se ha intensificado. A menudo se queda en la escuela secundaria por las tardes, ocasionalmente durante la noche, usando las computadoras de la escuela para trabajar en su libro de jugadas.

& # x27 & # x27Ser exitoso es lo más importante en mi vida, & # x27 & # x27 dice John. & # x27 & # x27 Para llegar a una universidad importante y luego a Notre Dame, es & # x27 mi prioridad número uno. & # x27 & # x27

& # x27 & # x27Es un objetivo digno, & # x27 & # x27, dice el actual entrenador en jefe de Notre Dame & # x27, Gerry Faust, & # x27 & # x27, pero tendrán que ser pacientes. Tengo una lista de una milla de personas a las que tendría que considerar antes que ellos. & # X27 & # x27 Notre Dame & # x27s, director atlético retirado, Ed (Moose) Krause, quien fue uno de los jugadores de Rockne & # x27, es más optimista. & # x27 & # x27Nunca se sabe, & # x27 & # x27 dice Krause, & # x27 & # x27, las cosas tienen una forma de suceder. & # x27 & # x27

Mientras John y Knute esperan, otra generación está siendo tocada por la tradición Rockne. El hijo de 8 años de Knute & # x27, Jonathon, traza la estrategia de su padre entre las mitades de los juegos.

El segundo hijo de John & # x27, Gary, se llamaba Knute Rockne cuarto cuando nació, pero la esposa de Knute Rockne 3d & # x27, Patsy, insistió en que se cambiara el nombre. & # x27 & # x27 Teníamos dos niños en ese momento, & # x27 & # x27, dice. & # x27 & # x27Y quería el nombre de nuestro próximo bebé. Knute no quería darle a su hijo el mismo nombre con el que había estado agobiado, pero lo convencí de que el nombre del bebé sería él, no su abuelo. Desde entonces, las dos familias rara vez hablan.

& # x27 & # x27Desde entonces, & # x27 & # x27 dice Patsy Rockne, & # x27 & # x27 He tenido tres bebés, todas niñas. & # x27 & # x27


¿Knute Rockne alguna vez boxeó con Dwight D. Eisenhower?

Hemos escuchado esta historia antes. Cuenta la leyenda que Rockne, que luego ganaría fama como entrenador de fútbol de Notre Dame, viajó por el país como boxeador de exhibición y se enfrentó a un joven Dwight D. Eisenhower en Abilene. Luego, Rockne intentó convencerlo de que se convirtiera en un boxeador profesional.

Desafortunadamente para los historiadores presidenciales y deportivos, este evento nunca tuvo lugar.

En una carta de 1947 a su ex asistente Harry Butcher, Eisenhower escribió: “No hay nada de verdad en la historia sobre Knute Rockne tratando de interesarme en la carrera de un boxeador profesional. Las personas que comenzaron esa historia tomaron dos o tres pequeños incidentes diferentes, los juntaron todos en una sola historia y se les ocurrieron algunas ideas extrañas y maravillosas ".

Ann Whitman, la secretaria personal del presidente, escribió en 1956 que "el presidente dice que no hay una palabra de verdad en esto, y que nunca conoció a Knute Rockne hasta que creció".

El personal de la biblioteca responde todas las preguntas de referencia que recibimos, pero no todas las preguntas se publicarán en Ask an Archivist. Las preguntas se editarán por motivos de extensión y privacidad. Si desea hacer una pregunta, comuníquese con nosotros.


Planos de planta

NARRADOR: Este minuto del Bicentenario de Indiana es posible gracias a la Sociedad Histórica de Indiana y el bufete de abogados Krieg DeVault.

Se muestran fotografías en blanco y negro de varios equipos de fútbol, ​​con videos en blanco y negro de fútbol que se juega.

PAULEY: En 13 años, el entrenador en jefe de la Universidad de Notre Dame su récord fue de 105 y 12 con 5 empates. El porcentaje de victorias más alto en la historia del fútbol americano universitario. Knute Rockne utilizó todas las tácticas para inspirar a sus equipos, rapidez, engaño y trabajo en equipo.

Se muestran imágenes de su equipo de fútbol vestido con trajes y gorros.

PAULEY: Sus charlas animadas fueron verdaderamente motivantes.

Se reproduce un video en blanco y negro de Knute Rockne dando una charla estimulante.

ROCKNE: Vamos a entrar en ellos. Saldremos de ellos. Dentro de ellos, fuera de ellos. Cuando los hagamos huir, los mantendremos huyendo. No vamos a pasar hasta que esa secundaria llegue al 12. No olviden a los hombres, que los vamos a sacar a la carrera y nos vamos, vamos, vamos, vamos! ¡Y no vamos a parar hasta llegar a la meta!

Se muestran imágenes de un joven Rockne con su equipo de fútbol.

PAULEY: Knute Rockne, jugador All-American y luego entrenador en Notre Dame, está legítimamente en la cima del fútbol y es una leyenda del deporte total en la actualidad. Soy Jane Pauley con este Minuto del Bicentenario de Indiana.

NARRADOR: Hecho posible por la Sociedad Histórica de Indiana y el bufete de abogados Krieg DeVault.


Historia del legendario Knute Rockne

Según cuenta la historia, Rockne era un pasajero en el vuelo 599 de TWA esa mañana a bordo de un Fokker F10-A cuando él y otros siete pasajeros encontraron niebla y llovizna helada mientras cruzaban Flint Hills. Tras el contacto por radio con un aeropuerto cercano, el piloto estaba contemplando regresar al aeropuerto de Kansas City donde había partido el vuelo. Cuando una torre de control de tráfico aéreo en Wichita informó de cielos despejados en esa ciudad, el piloto decidió seguir adelante.

El hielo en el ala derecha literalmente lo arrancó del avión y pronto el avión estuvo en el suelo en el pasto donde la tripulación y los pasajeros fueron arrojados de la nave y murieron instantáneamente.

El lugar del accidente no es visible desde la autopista 177, pero los transeúntes notarán un camino de entrada muy desgastado en el lado oeste de la carretera, 6 millas al sur de Bazaar. El camino de entrada tiene aproximadamente 2 millas de largo y sobre una colina, donde los visitantes pueden ver un monumento en el lugar del accidente que se erigió en 1935.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) estaba en su infancia en ese momento y envió personal al condado de Chase para investigar la causa del accidente, pero no antes de que los cazadores de recuerdos se hubieran abastecido de suficientes piezas de aviones para abastecer algunos museos.

Como se cuenta la historia, en la semana siguiente al accidente, 1.500 automóviles desafiaron el pasto fangoso para ver el lugar del accidente.

Por lo tanto, no es de extrañar que el accidente haya producido una gran cantidad de historias que vale la pena repetir. Cuando los investigadores de la FAA notaron que faltaba la hélice del avión, inspeccionaron los ranchos del área para determinar si alguien podría tener conocimiento interno de su paradero.

En una visita a una granja del área, entraron en una sala de estar y allí, ante sus ojos, estaba la hélice del avión colgando sobre una puerta.

Notre Dame tomó nota de la ocasión y Jack Swarbrick, el director atlético de la escuela, escribió una larga carta que se leyó en voz alta durante el homenaje conmemorativo de este año.

El nieto parecido a Rockne, Nils Rockne, habló con emoción sobre un abuelo que nunca conoció. El padre de Nils, Jack Rockne, era un niño de 5 años cuando el capitán de Notre Dame de 43 años fue asesinado.

También estuvo presente la familia Heathman. El día del accidente, Easter Heathman, entonces un niño granjero de 13 años, escuchó el avión cruzar la granja de su familia esa mañana y cuando los motores se silenciaron a las 10:48 am, se reunió con su padre y dos hermanos. como el primero en observar el lugar del accidente. Easter murió en 2008, después de dar más de 800 recorridos por el lugar del accidente en los 77 años restantes de su vida.

El hijo de Easter, Tom, un agricultor del condado de Chase, dijo que los escombros del accidente continúan llegando a la superficie del suelo después de las fuertes lluvias.

Durante un almuerzo, que siguió en la escuela Bazaar, Jerry McKenna pronunció un discurso que vale la pena recordar sobre la vida de Rockne.

McKenna se graduó en Notre Dame en 1962 y, tras una carrera en las fuerzas armadas, se dedicó a la escultura. Durante los últimos 20 años ha esculpido la semejanza de Rockne para los estatutos vistos en todo el mundo. Su otro trabajo incluye esculpir a otros entrenadores de Notre Dame, Lou Holtz, Ara Parseghian y Frank Leahy.

Durante este tiempo, trazó la historia de la vida de Rockne desde su nacimiento en Voss, Noruega, hasta su muerte en Kansas. Mientras estaba en la ciudad natal de Rockne, dejó una estatua del entrenador de Notre Dame en su lugar de nacimiento.

El Museo del Condado de Chase en Cottonwood Falls entró en acción este día mientras presentaba una exhibición de Rockne, completa con fotos reales del lugar del accidente.

Además, se exhibió un automóvil Rockne de 1932 meticulosamente restaurado, prestado por la familia Rockne, que se fabricó en la planta de Studebaker en South Bend, Indiana.

Rockne murió 27 días después de cumplir 43 años. Pasó sus años de formación en Chicago y, después de la escuela secundaria, pasó cuatro años como empleado de la oficina de correos antes de ingresar a Notre Dame como estudiante de primer año de 21 años y fue un jugador estrella en el equipo de fútbol de la escuela.

Graduado Magna Cum Laude con una licenciatura en química, se unió a la facultad mientras se desempeñaba como entrenador asistente de fútbol y fue elevado al puesto más alto en 1918. En los 13 años siguientes, Rockne acumuló un récord de 105-12-5, un buen con un porcentaje de victorias de .881, incluidas cinco temporadas invictas, un récord que no se ha logrado antes ni desde entonces.

El humorista Will Rogers, que estaba destinado a morir en un accidente aéreo apenas cuatro años después, se apresuró a elogiar a su amigo Rockne: `` Tú (Knute Rockne) muriste como un héroe nacional, Notre Dame era tu dirección, pero cada parrilla de Estados Unidos era tu hogar."


Knute Rockne: Cómo un noruego se volvió esencial para los irlandeses estadounidenses

& # 8220 Fui a South Bend con una maleta y $ 1,000, sintiendo la extrañeza de ser un protestante nórdico solitario invadiendo un bastión católico, & # 8221 Knute Rockne escribió sobre su llegada a Notre Dame en 1910, donde se inscribió a los 22 años. permaneció allí hasta que murió a los 43 años en 1931. Primero como estudiante (se graduó magna cum laude en química y farmacología) y jugador All-American, luego asistente y finalmente como entrenador en jefe, jugó un papel vital en la transformación del fútbol universitario. y asegurar que los Fighting Irish tuvieran seguidores que se negaran a ser contenidos por las fronteras de Indiana.

Pero el impacto de Rockne va más allá del campo de juego. Este inmigrante noruego fue esencial para que los irlandeses fueran aceptados en Estados Unidos. Incluso en la muerte causó innovación, inspirando grandes avances en la seguridad de la aviación. En honor a su 130º cumpleaños, es por eso que Knute Rockne continúa siendo el raro ícono atlético con un legado más allá de los deportes.

En el campo

Rockne sería una nota a pie de página importante en la historia del fútbol, ​​incluso si nunca hubiera pasado a ser entrenador. A pesar de ser pequeño para los estándares de cualquier época (medía 5'8 "y su peso se ha informado de solo 145 libras), ayudó al mariscal de campo Charles" Gus "Dorais a desarrollar el pase adelantado en 1913. Jugando en West Point contra el Ejército favorito, Notre Dame demostró que los pases pueden ser más que un truco para preparar la carrera. Dorais completó 14 de 17 pases para 243 yardas en una victoria 35-13, con Rockne atrapando un touchdown.

Cuando terminó su carrera como jugador, Rockne se convirtió en asistente de Notre Dame y finalmente entrenador en jefe en 1918. Con su carrera prematuramente acortada por su trágicamente joven muerte, entrenó solo 13 temporadas. (Nick Saban de Alabama tiene 22 años y sigue contando, sin incluir su tiempo en la NFL). Rockne dirigió 122 juegos y tuvo 105 victorias, 12 derrotas y 5 empates, acumulando lo que sigue siendo el porcentaje de victorias más alto en su carrera para el fútbol universitario importante: .881. Estuvo invicto cinco temporadas mientras ganaba tres títulos nacionales.

Rockne continuó demostrando el atractivo del juego aéreo, ayudando a sentar las bases de los Bradys y Breeses de la era moderna. (Vale la pena recordar que esto es extremadamente al principio de la historia del fútbol americano: Vince Lombardi tenía 17 años en el momento de la muerte de Rockne y no se haría cargo de los Green Bay Packers durante otros 28 años). Los jugadores de Rockne y # 8217 incluían a los célebres "Cuatro jinetes" del mariscal de campo Harry Stuhldreher, el corredor izquierdo Jim Crowley, el corredor derecho Don Miller y el corredor Elmer Layden, así como el corredor estadounidense George Gipp. La muerte de Gipp & # 8217 a los 25 le dio al futuro presidente Ronald Reagan su papel más famoso en la película de 1940 Knute Rockne, todo americano.

Rockne mostró un genio para el fútbol y la promoción, ya sea de Notre Dame, el fútbol o él mismo. (Él escribió el libro Entrenamiento: el sistema completo de fútbol de Notre Dame, con una portada que dice que fue "Escrito por el mejor entrenador del juego"). Hollywood más tarde enorgulleció a Rockne al tomar su habilidad para exagerar y pasar a la pura invención. Ejemplo: La frase "Gana uno para el Gipper" sigue siendo famosa tanto como el discurso agonizante de George Gipp como la inspiración para un legendario discurso de medio tiempo de Rockne. En la película, esa conmovedora dirección fue algo como esto:

Sin embargo, Rockne no escuchó las últimas palabras de Gipp. Tampoco lo invocó en el entretiempo. Y así es como sonaba realmente.

Si bien recordamos muchos mitos sobre Rockne, hemos olvidado gran parte de su verdadera importancia. Estas son dos formas en las que dio forma a Estados Unidos fuera del estadio.

Icono irlandés de Noruega

Notre Dame fue fundada en 1842, pero pasaron muchas décadas antes de que adquiriera el apodo de & # 8220Fighting Irish & # 8221. El primer uso puede haber sido ya en 1909, pero el equipo todavía se conocía comúnmente como otras cosas. Por ejemplo, las publicaciones escolares a menudo los denominan "Oro y azul".

La prensa más allá del campus encontró términos más coloridos, incluidos "papistas", "Dumb Micks" y "Dirty Irish".

Cuando Rockne se hizo cargo del fútbol de Notre Dame, John F. Kennedy tenía solo 16 años meses viejo. Rockne dirigió un equipo que llegó a simbolizar a los católicos irlandeses-estadounidenses en un momento en que gran parte del país hubiera preferido que esas personas se fueran. (O al menos permanecer fuera de la vista, en lugar de aparecer en los titulares por dominar el campo de fútbol).

Esto fue particularmente cierto en Indiana. El Ku Klux Klan es mejor conocido por su odio a los negros, pero llegó a despreciar a judíos y católicos casi con la misma profundidad. En 1925, el Klan tenía aproximadamente 250.000 miembros en Indiana. De hecho, durante un tiempo controlaron efectivamente el gobierno estatal. Su reinado solo terminó cuando el Gran Dragón de Indiana fue declarado culpable de violación y asesinato; luego decidió destruir a sus aliados por no haberlo mantenido fuera de prisión.

Las tensiones entre Notre Dame y el KKK explotaron en 1924 cuando miles de estudiantes casi lucharon contra el Klan por un mitin en South Bend. Rockne habló en un evento en el campus para ayudar a evitar un combate total.

Poco a poco, Notre Dame decidió no resistirse a los apodos burlones, sino abrazarlos. Bien, uno de ellos. En 1927, el presidente de Notre Dame, el reverendo Matthew Walsh, emitió una declaración: "Las autoridades universitarias no son de ninguna manera contrarias al nombre 'Fighting Irish' aplicado a nuestros equipos deportivos". De hecho, dijo que esperaba que "siempre seamos dignos del ideal encarnado en el término 'Fighting Irish'".

El orgullo irlandés fue un poco más fácil sabiendo que habían ganado su primer título nacional en 1925, venciendo a Stanford en el Rose Bowl.

Ese fue el año en que Rockne se convirtió al catolicismo. También brindó su apoyo al líder católico irlandés-estadounidense más destacado de su generación. El gobernador de Nueva York, Al Smith, ganó la nominación demócrata a la presidencia en 1928, siendo el primer católico romano en hacerlo. Smith provenía de un entorno bastante diverso (tenía algo de herencia alemana e italiana), pero estaba firmemente asociado con los irlandeses estadounidenses.

Parecía que los católicos irlandeses estaban a punto de hacer historia, con Rockne, Babe Ruth y otras celebridades dándole todo su respaldo.

Luego, Herbert Hoover recibió el 58 por ciento del voto popular. Si bien Rockne había ayudado a mover las cadenas una gran distancia durante su vida, serían casi 30 años después de su muerte que JFK ganó la presidencia y un católico irlandés finalmente llegó a la Casa Blanca.

Un regalo final

La última parte del legado de Rockne definitivamente no fue por diseño. Rockne había estado volando a Los Ángeles para participar en la película. El espíritu de Notre Dame. Fue una de las ocho víctimas cuando su avión se estrelló en Kanas en 1931. Su muerte llamó la atención nacional masiva. Años más tarde, el entrenador de Notre Dame, Ara Parseghian, quien llevó a Notre Dame a dos títulos nacionales propios y entrenó a jugadores como Joe Montana y Daniel Eugene Ruettiger (más conocido como & # 8220Rudy & # 8221) - recordó a los vendedores de periódicos que vendían ediciones especiales para anunciar específicamente la tragedia.

El público estaba desconsolado. Luego enojado, confundido y asustado. Si bien Estados Unidos ha perdido un número deprimente de celebridades por accidentes aéreos, esto fue antes de que esas tragedias parecieran casi un lugar común. (El accidente que mató a Buddy Holly, Ritchie Valens y "The Big Bopper" no ocurrió hasta 1959). Estados Unidos quería saber exactamente qué tan peligroso era el transporte aéreo. ¿Debería evitarse por completo? Toda la industria de los vuelos infantiles parecía estar en peligro.

Como señala la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., & # 8220 La respuesta al accidente del transporte F-10A que mató a Rockne fue dejar en tierra todos los aviones ". Lo cual fue una suerte, porque la causa del accidente fue realmente horrible: el ala del avión se había roto por completo. ¿Cómo? Para empezar, el ala estaba hecha de madera. Sí, la muerte de Rockne finalmente hizo que las aerolíneas consideraran que Solo tal vez sus aviones no deberían tener alas de madera. También ayudó a establecer protocolos para investigar accidentes y un impulso general para construir mejores aviones de pasajeros, que culminó con la creación del DC-3 en 1936.

Independientemente, ¿los viajes aéreos se habrían vuelto más seguros eventualmente? Sin duda, pero la atención que atrajo Rockne aceleró el período de tiempo. Sin duda, la muerte de Knute Rockne evitó otros accidentes y su muerte salvó otras vidas.

Un entrenador que mantenemos con nosotros

Hoy, Rockne se encuentra en la extraña posición de ser conocido más por su leyenda (y mitos) que por su legado real. Sin embargo, se le recuerda mientras que se olvidan también grandes entrenadores. Bud Wilkinson ganó tres títulos nacionales y lideró a su equipo de Oklahoma en una asombrosa racha de 47 victorias consecutivas, la más larga en la historia de la universidad. Pero su nombre es poco conocido fuera del país de Sooner.

Aparentemente a diario, entrenadores como Steve Kerr invocan a Rockne.

El fútbol de hoy tiene muchos grandes entrenadores. Pero 50 años después de la muerte de Bill Belichick, ¿todavía se prestará a los chistes clásicos? Rockne hizo precisamente eso para 1980 & # 8217s ¡Avión! It’s just one of the ways a child from Norway grew up to transcend ethnicity, religion and even the sport that made him famous in the first place. As Rockne quipped, “One loss is good for the soul. Too many losses are not good for the coach.”

Este artículo apareció en elInsideHook Boletin informativo. Regístrate ahora.


“Not a Very Edifying Spectacle”: The Controversial Women’s 800-Meter Race in the 1928 Olympics

In the IAAF World Championships, the Olympic Games, and a host of other international, national, and local track and field meets, women compete in a wide variety of events, including middle- and long-distance races, like the 1500-meter, 10,000-meter, and the marathon. However, the inclusion of women in these races has a long history of exclusion. Many people already know the story of women’s fight for acceptance into the marathon—from Bobbi Gibb unofficially racing, wearing a swimsuit and nurse’s shoes, to Kathrine Switzer registering in 1967 using only her initials, to the USA’s Joan Benoit capturing the Olympic gold medal in 1984. These fights for entrance into the marathon represent key moments in women’s attempts at equality in sport. However, earlier struggles for inclusion must also be included in the history of women’s struggles for participation.

One such event, the women’s 800-meter race in the 1928 Olympics in Amsterdam—the first ever time women competed in Olympic track and field—led to the exclusion of women from the race (and any Olympic competition longer than 200 meters) for the next 32 years. Part of the reason for the controversy surrounding this 800-meter race stemmed from the perception that nearly all the women collapsed upon finishing the race. In this post, I will explore why one short race led to decades of women’s exclusion.

Hitomi Kinue (left) and Lina Radke (right) run the 800 meter race. Cortesía de Wikimedia Commons.

The fateful race began on August 2, 1928, with nine women at the starting line. Each of the nine women finished the race with six runners breaking the previous world record. Lina Radke of Germany won the gold medal, completing the race in 2 minutes, 16 and 4/5 seconds, fully seven seconds faster than the previous world record, which Radke also held.[1] Hitomi Kinue of Japan placed second followed by Sweden’s K. Gentzel in third. Other world record breakers included Canada’s Jean Thompson and Fanny Rosenfeld, finishing fourth and fifth respectively, and American runner Florence MacDonald who finished sixth.

The media, at least in part, were responsible for stirring up controversy surrounding the race. Many newspapers reported the event as a disaster. Sportswriter William Shirer detailed in the Chicago Tribune that five women collapsed after the race and that Bostonian and fifth-place-finisher Florence MacDonald needed to be “worked over” after “falling onto the grass unconscious” at the end of the race. His story also included details that silver medalist Hitomi of Japan required a fifteen-minute revival period after suffering from complete exhaustion after nearly beating Radke in the final seconds of the race.[2] En el Pittsburgh Press, Notre Dame football coach and in Amsterdam, reporter for a press syndicate, Knute Rockne claimed that only six women finished the race and that five of these women collapsed. He stated, “It was not a very edifying spectacle to see a group of fine girls running themselves into a state of exhaustion.”[3] New York Times correspondent Wythe Williams reported the event similarly. He claimed that six of the women “fell headlong on the ground.”[4]

Chicago Tribune, August 3, 1928.

In Great Britain and Canada, the press shared similar attitudes toward the race as those in the United States. In London, Los tiempos called the 800-meter race for women “dangerous.”[5] The London Daily Mail also decried the race, highlighting the exhaustion of the competitors and claiming that the race was too difficult for women. Even Lou Marsh’s balanced reaction to the race in the Toronto Star, where he lamented that Canadian Jean Thompson didn’t win, mentions that Thompson and her teammate, Rosenfeld, collapsed at the finish.[6] los Montreal Daily Star took Marsh’s criticisms a step further, calling the race a “disgrace” and recommending that it “should be taken off any future program” because “it is obviously beyond women’s powers of endurance, and can only be injurious to them.”[7]

The fact that Germany’s Radke won the race in world record breaking time, as did the other five top finishers, did not play a role in the media’s diagnosis of the problem. These performances, which outmatched all previous records, couldn’t, at least for the media, explain the understandable exhaustion after running the half mile. According to the press, the only viable reason for world-record breaking women to exhibit visible exhaustion was innate female frailty. Surely it couldn’t have been the fact that they had run faster than any before them. All these competitors had shown, at least in the eyes of the (male-dominated) media was that they were too weak to complete two laps around the track.

The background of the inclusion of women’s track and field events in the Amsterdam Games also provides some insight into the controversy surrounding the 800-meter race. The struggle for the inclusion of any events for women proved tempestuous. The traditional belief system of the IOC, championed by the founder of the modern Olympic movement, Baron Pierre de Coubertin, excluded women from competition and made the addition of events for women extremely difficult. According to historian Shelia Mitchell, Coubertin believed that allowing women in sports would harm their feminine charm and degrade the sport in which they participated. Because women were continually barred from participating on the Olympic stage, Alice Milliat created the Fédération Sportive Féminine Internationale (FSFI, International Federation of Women’s Sports) and began hosting the successful Women’s Olympic Games. To curb the progress of the FSFI, the IOC and the IAAF starting making moves to control women’s sport. According to sport historian Carly Adams, the president of the IAAF in 1928, Sigfrid Edstrøm expressed contempt for Milliat and the FSFI and intended to take control of women’s sports. His position was not necessarily to advance women’s sport, but instead to exact control so he “could maintain a ‘watchful eye’ over the activities women were allowed to participate in, ensuring the events were conducive to their bodies and acceptable in relation to social perceptions of the time.”[8]

In 1923, the international governing body of track and field, the IAAF, followed the request of the IOC and took steps toward regulating women’s track and field—quelling the power of the FSFI. Their early attempts to control the sport included denying the admission of women’s track and field in the 1924 Olympic Games. Eventually, the IAAF and FSFI came to a bargain. The FSFI agreed to follow the general rules of the IAAF and the IAAF agreed to consider a proposal for a full program of track and field events for women in the 1928 Games. Though the IAAF Congress voted against a full program of eleven events, they allowed women to participate in five track and field events in Amsterdam. This led to the inclusion of the most controversial event in the women’s track and field competition—the 800-meter race.

After the race, the IOC and IAAF shared the press’s sentiments, indicating a level of discomfort many people, particularly men, had with women’s newfound role in Olympic track and field. Only days after the controversial race, and despite the falsity of the reports (shown by video and photographic evidence), the IAAF voted to eliminate the 800-meter run from future Olympic Games. los Los Angeles Times reported that the IAAF congress engaged in a “long, hot debate” concerning the banishment of the race, ultimately leading to its elimination.[9] The 800-meter would not return to the Olympic program until 1960.

IOC and IAAF members cited scientific reasoning for eliminating the 800-meter from women’s competition, going as far as to say that the 800-meter was too hard for women, and should be erased from the Olympic program. Their decisions—relying on mythology about women’s weaknesses, partly fit within the women’s sporting narrative of the time. Historians Patricia Vertinksy and Martha Verbrugge detail this mythology and the treatment of women in physical activity in the 19 th century. They highlight the belief system, where women were seen as frail and physically incapable, that kept women from participating in vigorous exercise and competitive sport. These attitudes toward women’s bodies and abilities persisted into the early 20 th century, affecting what types of competitions women could enter and how they were viewed in these athletic events.

Gertrude Ederle swimming the English. Cortesía de Wikimedia Commons.

The type of sports that women participated in also played a role in their acceptability. For instance, long distance swimmers, like Gertrude Ederle, the first woman to swim the English Channel (who swam the distance faster than all the men before her), was praised by the media. Reporters didn’t mention that Ederle might be too weak to make the swim or that she would suffer extreme exhaustion after 14 ½ hours in the water. Instead, they noticed that she appeared fresh, unhurried, and free from exhaustion, even after completing the arduous task.

Sport historian Mark Dyreson gives some insight into the mindset of these reporters. During the 1920s, although women began to increase their participation in sport, oftentimes the press portrayed famous women athletes as “objects of desire.”[10] Despite the fact that these women displayed a newfound freedom, the press continued focus on appearance rather than accomplishment. Therefore, sports deemed appropriate for women consisted of activities where women could remain beautiful—in male eyes—while competing. Even though Ederle’s swim across the Channel lasted 14 ½ hours while the 800-meter race lasted barely more than two minutes, the media still praised the swim while disparaging the run. Because they accepted swimming as appropriate for women, the press could report Ederle’s accomplishment without criticizing the endurance event. She remained beautiful—at least the press portrayed her that way—after swimming the Channel while they described unappealing exhaustion in the women breaking world records in the 800-meters in a grueling race. By emphasizing the importance of beauty, the media could deem the women’s 800-meter race unfit for women while commending Gertrude Ederle’s English Channel swim.

Explanations of the quick elimination of the women’s 800-meter race point to many of the usual suspects. Olympic officials preferred to rely on shaky medical proof concerning women’s health to keep them from participating. The media focused on the athlete’s appearances, especially their exhaustion, rather than their impressive performances. All parties continued to believe (or at least promote) mythology about women’s frailty. Combined, these factors led to a multi-decade drought in women’s middle and long distance running. Two laps had the power to slow track and field’s movement toward equality and the acceptance of women in endurance running for the next 32 years.

Colleen English is an Assistant Professor of Kinesiology at Penn State Berks. Her research focuses primarily on issues surrounding gender in sport. She can be reached on Twitter @colleen_english or by email at [email protected].

[1] Alan J. Gould, “U.S. Gets Two Places During Competition,” Constitución de Atlanta, August 3, 1928, Sports Section, pp. 14.

[2] William Shirer, “5 Women Track Stars Collapse in Olympic Race,” Chicago Tribune, August 3, 1928, Sports Section, pp. 21.

[3] Knute Rockne, “Yankees Have Another Dull Day in Olympics,” Pittsburgh Press, August 3, 1928, Sports Section, pp 21.

[4] Wythe Williams, “Americans Beaten in 4 Olympic Tests,” Nuevo York Times, August 3, 1928, Sports Section, pp 32.

[5] “The Olympic Games,” Los tiempos, August 3, 1928, Sports Section, pp. 6.

[6] Lou F. Marsh, “Jean Thompson Loses But Beats World Mark with Fanny Rosenfeld,” Toronto Star, August 3, 1928, News Section, pp. 1.

[7] “Amsterdam Like a Gigantic Circus, Including Clowns,” Montreal Daily Star, August 3, 1928, News Section, pp. 1.

[8] Carly Adams, “Fighting For Acceptance: Sigfrid Edstrom and Avery Brundage: Their Efforts to Shape and Control Women’s Participation in the Olympic Games,” In The Global Nexus Engaged, Sixth International Symposium for Olympic Research (London, Ontario: International Centre for Olympic Studies, 2002): 144-145.

[9] “World Saved for Feminism as Federation Decides to Retain Women’s Olympics,” Los Angeles Times, August 8, 1928, Sports Section, pp. 10.

[10] Mark Dyreson, “Icons of Liberty or Objects of Desire? American Women Olympians and the Politics of Consumption,” Revista de Historia Contemporánea, 2003, pp. 435-460.


The 90th Anniversary Commemoration

The 90th Anniversary Commemorative Event will be held on Saturday, April 3 at 10 a.m. in the Chase County Historical Museum in Cottonwood Falls. The event is available remotely by clicking on the following Zoom link: h ttps://kansas.zoom.us/j/97887951336—Meeting ID: 978 8795 1336—Passcode: 570525. The program will include remarks by Notre Dame graduate Jerry McKenna, a world-renowned sculptor who has created 11 Rockne sculptures and busts Rockne’s grandsons Nils Rockne and Knute Rockne III Notre Dame All-American football player Reggie Brooks, and Blair Kerkhoff, Hall of Fame sportswriter with the Kansas City Star.

Father Matt Nagle of Emporia State University and Father Paul Doyle of the University of Notre Dame will offer prayers at the event.

The late Easter Heathman, the man who took care of the Rockne Monument Site for 34 years and escorted more than 800 visitors to the site, will be honored with a video tribute.

Ann O’Hare with some of her Notre Dame and Knute Rockne/D.M. Nigro memorabilia. Photo by Kathy Feist


Carrera profesional

During his tenure, Notre Dame were national champions in 1924, 1929 and 1930. Overall the teams won 105, lost 12 and tied 5 for the period 1918-1931. Rockne was an inspirational coach and speaker who became famous for promoting the game as well as products and businesses. He is recognized as one of the most successful coaches in the history of American college football. In March 1931, Rockne was flying to Los Angeles to take part in the production of The Spirit of Notre Dame when the plane crashed killing everyone on board. Tributes poured in headed by President Herbert Hoover who declared Rockne&rsquos death was a national loss.


Ver el vídeo: Win One For The Gipper. Knute Rockne: All American. Warner Archive (Enero 2022).