Podcasts de historia

Comienzan las conversaciones de paz - Historia

Comienzan las conversaciones de paz - Historia

Comienzan las pláticas de paz

Tropas del ejército

En julio de 1951, comenzaron las conversaciones de paz entre la ONU y los comunistas. La ONU esperaba una rápida resolución de las conversaciones de paz; Sin embargo, eso no iba a suceder. Las conversaciones se prolongaron durante dos años; y durante todo ese período, la guerra continuó. La guerra pronto se convirtió en una extensión de las conversaciones de paz. Ambos bandos lo utilizaron para presionar al otro. Desafortunadamente, para los soldados moribundos, no importaba por qué los disparaban.



Conversaciones de paz de la guerra de Vietnam

El conflicto de Vietnam produjo varios intentos de negociar un acuerdo de paz. Hubo varias rondas de conversaciones de paz durante la guerra de Vietnam en las que participaron representantes de Estados Unidos, Vietnam del Norte y otras naciones que actuaron como mediadores. Algunas negociaciones se llevaron a cabo públicamente y otras en secreto, a través de comunicaciones diplomáticas o "canales secundarios".

Diferentes fines y objetivos

El período 1964 a 1972 vio al menos cinco propuestas de paz diferentes de alguna importancia, junto con numerosas ofertas de terceros que fueron ignoradas o rechazadas.

El número significativo de propuestas de paz y su eventual -y algunos pueden decir que un fracaso inevitable- revela mucho sobre la naturaleza del conflicto de Vietnam y sus principales combatientes.

Un problema importante fue que Estados Unidos y Vietnam del Norte abordaron las conversaciones de paz con objetivos diferentes. Para los estadounidenses, el proceso de paz fue una forma de salir de Vietnam, evitando al mismo tiempo la humillación de la derrota.

El estancamiento de Hanoi

Para los norvietnamitas, cuyo objetivo final era la reunificación nacional, las conversaciones de paz eran una táctica militar, un dispositivo para detener y frustrar al enemigo y prolongar la guerra, mientras obtenían un respiro.

Tanto Hanoi como Washington afirmaron ser receptivos a las conversaciones de paz y a un acuerdo de paz negociado. También había método en esto, porque si las negociaciones de paz fracasaban o fracasaban, se podía culpar a la beligerancia o la terquedad de la otra parte.

A finales de 1966, Ho Chi Minh declaró que Vietnam del Norte estaba dispuesto a "hacer la guerra durante 20 años", pero Ho añadió que si los estadounidenses "quieren hacer la paz, haremos la paz y los invitaremos a tomar el té de la tarde".

Las declaraciones públicas del presidente estadounidense Lyndon Johnson también expresaron su voluntad de negociar con Hanoi. En dos ocasiones Johnson incluso emitió propuestas de paz al "viejo Ho" a través de la prensa.

La propuesta de 1965

La primera gran propuesta vino del primer ministro norvietnamita, Pham Van Dong, en abril de 1965. El plan de cuatro puntos de Pham pedía el regreso a las disposiciones de los Acuerdos de Ginebra de 1954, junto con la retirada del personal militar estadounidense:

“1. Reconocimiento de los derechos nacionales básicos del pueblo vietnamita: paz, independencia, soberanía, unidad e integridad territorial ... El gobierno de EE. UU. Debe retirarse de Vietnam del Sur las tropas, el personal militar y las armas de todo tipo de EE. UU., Desmantelar todas las bases militares de EE. UU. Allí, y cancelar su alianza militar con Vietnam del Sur. Debe poner fin a su política de intervención y agresión en Vietnam del Sur ...

2. En espera de la reunificación pacífica de Vietnam, mientras Vietnam todavía está dividido temporalmente en dos zonas, las disposiciones militares de los acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam deben respetarse estrictamente ...

3. Los asuntos internos de Vietnam del Sur deben ser resueltos por el propio pueblo de Vietnam del Sur, de acuerdo con el programa del NLF, sin ninguna interferencia extranjera.

4. La reunificación pacífica de Vietnam debe ser resuelta por el pueblo vietnamita en ambas zonas, sin ninguna injerencia extranjera ”.

El secretario de Estado estadounidense Dean Rusk, respondiendo a las propuestas de Pham, declaró que podía vivir con los puntos uno, dos y cuatro, pero interpretó el punto tres como una demanda por el control del Viet Cong de Vietnam del Sur, una condición que Estados Unidos no podía aceptar.

Rusk afirmó que no podía encontrar ningún miembro del gobierno norvietnamita dispuesto a "renunciar a sus ambiciones agresivas o acudir a una mesa de conferencias", por lo que depositaría su confianza en "nuestros propios hombres en uniforme".

Durante 1966 y 1967 se lanzaron otras propuestas de paz y ceses del fuego planificados, aunque ninguno se tomó en serio.

Las conversaciones de paz de París

El primer intento significativo de conversaciones de paz se produjo en mayo de 1968, con una reunión informal entre los enviados de Estados Unidos y Vietnam del Norte en París. Cada uno hizo demandas al otro antes de que comenzaran negociaciones de paz serias. Hanoi quería detener todos los bombardeos estadounidenses sobre su país, mientras que los estadounidenses insistían en una reducción de las actividades del Viet Cong en Vietnam del Sur.

Cinco meses después, Lyndon Johnson acordó suspender todas las salidas con bombas sobre el territorio de Vietnam del Norte, allanando el camino para negociaciones formales de paz. En enero de 1969, cinco días después de que Richard Nixon asumiera el cargo de presidente de Estados Unidos, los negociadores de Washington volaron a París para reuniones de paz con representantes de Vietnam del Norte y del Sur y el NLF.

Negociaciones dolorosas

Las conversaciones de paz de París durarían más de cuatro años. Estuvieron plagados de reveses y averías desde el principio. Las primeras reuniones se vieron empañadas por disputas sobre legitimidad. Los delegados de Hanoi y el Viet Cong, por ejemplo, se negaron a reconocer la legitimidad del gobierno de Vietnam del Sur. También hubo debates sobre la estructura y el procedimiento de las conversaciones de paz, incluso sobre los tipos de mobiliario que se utilizarán.

Cuando comenzaron las conversaciones, los norvietnamitas exigieron la retirada de las tropas estadounidenses, la disolución del gobierno de Vietnam del Sur y el retorno a los principios de los Acuerdos de Ginebra. Estados Unidos insistió en que Hanoi reconociera la soberanía de Vietnam del Sur.

Estos dos conjuntos de demandas eran tan irreconciliables que el compromiso o el acuerdo parecían imposibles. Para el otoño de 1969, las conversaciones de París habían caído en una rutina monótona e improductiva, donde todas las partes reafirmaron su posición pero se negaron a ceder terreno.

Charlas secretas

La falta de progreso en París hizo que la Casa Blanca buscara otras vías para la paz. Nixon ordenó al asesor de seguridad nacional Henry Kissinger que comenzara conversaciones por separado con los norvietnamitas, sin involucrar ni informar ni a Vietnam del Sur ni a los aliados militares de Estados Unidos en Vietnam.

En agosto de 1969, Kissinger inició reuniones con Le Duc Tho. Durante tres años, estas negociaciones secretas tampoco produjeron ningún resultado significativo.

Esto cambió en octubre de 1972, a raíz de la fallida ofensiva de Pascua de Hanoi. Un Le Duc Tho más complaciente sugirió a Kissinger que Vietnam del Norte estaba dispuesto a considerar un acuerdo que reconociera al gobierno de Vietnam del Sur, siempre que incluyera procesos para elecciones libres y reforma política. La pareja redactó un tratado, que se completó a fines de octubre de 1972 y que Kissinger dio a conocer, con mucha fanfarria, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Acuerdo alcanzado

El tratado de Kissinger y Le Duc Tho fue recibido con entusiasmo en todo el mundo. Después de casi cinco años de punto muerto, parecía como si una paz viable para Vietnam estuviera a la vista.

No todos estaban contentos. El presidente de Vietnam del Sur, Nguyen Van Thieu, estaba indignado por el borrador del tratado, creyendo que colocaba a su país a merced del Viet Cong. La negativa de Thieu a aceptar el tratado casi provocó que los norvietnamitas se retiraran y sólo otro bombardeo aéreo masivo de Estados Unidos contra Vietnam del Norte, ordenado por Nixon, los mantuvo en la mesa de negociaciones.

Thieu finalmente aceptó el tratado bajo la presión de Washington, que se comprometió a respaldarlo si Hanoi incumplía los términos del acuerdo.

A mediados de enero de 1973, Nixon ordenó la suspensión del bombardeo estadounidense de Vietnam del Norte, cuando comenzaron las negociaciones finales. Los Acuerdos de Paz de París fueron firmados formalmente 12 días después (27 de enero de 1973) por representantes de los Estados Unidos, Vietnam del Norte y del Sur y el NLF.

Un premio controvertido

Kissinger y Le Duc Tho fueron aclamados como héroes por lograr un acuerdo de paz, aunque no en todos los ámbitos. En septiembre de 1973, Nixon elevó a Kissinger a su gabinete y lo nombró Secretario de Estado.

Tres meses después, Kissinger y Le Duc Tho recibieron el Premio Nobel de la Paz. Esto creó una tormenta de controversia, dado el papel que ambos hombres habían desempeñado en la perpetuación y escalada de la guerra. los New York Times lo apodó el "Premio Nobel de la Guerra", mientras que la figura estadounidense contra la guerra George Ball bromeó diciendo que "los noruegos deben tener sentido del humor".

Le Duc Tho posteriormente declinó su premio Nobel, lo describió como un “sentimentalismo burgués” y se negó a aceptarlo mientras su país aún estaba dividido y en guerra. Kissinger aceptó su premio, pero temiendo una protesta masiva de los manifestantes pacifistas, decidió no asistir a la ceremonia de presentación. Kissinger luego donó el componente en efectivo del premio ($ 1,3 millones) a organizaciones benéficas y devolvió su medalla de oro al comité del Premio Nobel.

La visión de un historiador:
“Kissinger sabía que Estados Unidos no podía simplemente declararlo un error y retirarse. Entonces, otros compromisos de Estados Unidos en el mundo se verían seriamente cuestionados. Estados Unidos necesitaba salir de Vietnam con su credibilidad intacta, algo que Nixon llamó "paz con honor". Kissinger estaba seguro de que las conversaciones de paz de París nunca alcanzarían ese objetivo. Eran demasiado públicos, demasiado expuestos al escrutinio de los medios y demasiado politizados ".
James S. Olson

1. Hubo varios intentos de conversaciones de paz y acuerdos de paz durante la Guerra de Vietnam, iniciados por los principales combatientes y por terceros.

2. Los diferentes objetivos y actitudes de Estados Unidos, Vietnam del Sur, Vietnam del Norte y el Viet Cong hicieron que alcanzar compromisos fuera muy difícil.

3. Las conversaciones de paz más importantes se celebraron en París y comenzaron en 1968. Se estancaron casi de inmediato debido a disputas sobre la legitimidad y el procedimiento.

4. En agosto de 1969, el asesor de seguridad nacional de Nixon, Henry Kissinger, inició conversaciones secretas de paz con Le Duc Tho de Hanoi. Estos también lograron poco hasta la fallida ofensiva de Pascua de Hanoi.

5. Los Acuerdos de Paz de París finalmente se firmaron en enero de 1973. Kissinger y Le Duc Tho fueron galardonados con el polémico Premio Noble de la Paz por su papel en la facilitación de la paz.


Hacia un alto el fuego Editar

En 1994, continuaron las conversaciones entre los líderes de los dos principales partidos nacionalistas irlandeses en Irlanda del Norte, John Hume del Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP) y Gerry Adams del Sinn Féin (SF). Estas conversaciones dieron lugar a una serie de declaraciones conjuntas sobre cómo se podría poner fin a la violencia. Las conversaciones se llevaban a cabo desde finales de la década de 1980 y habían obtenido el respaldo del gobierno irlandés a través de un intermediario, el padre Alec Reid.

En noviembre se reveló que el gobierno británico también había estado en conversaciones con el IRA Provisional, aunque lo habían negado durante mucho tiempo.

El miércoles 15 de diciembre de 1993, el Declaración conjunta de paz (más conocida como la Declaración de Downing Street) fue emitida por John Major, entonces Primer Ministro del Reino Unido, y Albert Reynolds, entonces Taoiseach (Primer Ministro de la República de Irlanda), en nombre de los gobiernos británico e irlandés. Esto incluyó declaraciones que:

  • El gobierno británico no tenía ningún interés "estratégico o económico egoísta" en Irlanda del Norte. Esta declaración conduciría, eventualmente, a la derogación de la Ley del Gobierno de Irlanda de 1920. [3]
  • El gobierno británico defenderá el derecho del pueblo de Irlanda del Norte a decidir entre la Unión con Gran Bretaña o una Irlanda unida.
  • La gente de la isla de Irlanda, del Norte y del Sur, tenía el derecho exclusivo de resolver los problemas entre el Norte y el Sur por mutuo consentimiento. [4] [5] [6]
  • El gobierno irlandés intentaría abordar los temores unionistas de una Irlanda unida modificando la Constitución irlandesa de acuerdo con el principio del consentimiento. Esto conduciría, eventualmente, a la modificación de los artículos 2 y 3.
  • Una Irlanda unida solo podría lograrse por medios pacíficos.
  • La paz debe implicar el fin permanente del uso o apoyo de la violencia paramilitar.

Ian Paisley del Partido Unionista Democrático (DUP) se opuso a la Declaración, James Molyneaux del Partido Unionista del Ulster (UUP) argumentó que no se trataba de una "venta" de los sindicalistas, y Gerry Adams del Sinn Féin solicitó el diálogo con los gobiernos y aclaración de la Declaración.

Hacia las negociaciones Editar

El 6 de abril de 1994, el IRA Provisional anunció un "cese temporal de las hostilidades" de tres días, desde el miércoles 6 de abril hasta el viernes 8 de abril de 1994.

Cinco meses después, el miércoles 31 de agosto de 1994, el IRA Provisional anunció un "cese de las operaciones militares" a partir de la medianoche. Albert Reynolds, el Taoiseach irlandés, dijo que aceptaba la declaración del IRA como implicando un alto el fuego permanente. Muchos sindicalistas se mostraron escépticos. El líder de la UUP James Molyneaux, en un raro desliz, declaró "Esto (el alto el fuego) es lo peor que nos ha pasado". [7]

En el período siguiente, hubo disputas sobre la permanencia del alto el fuego, si las partes vinculadas a los paramilitares deberían ser incluidas en las conversaciones y la tasa de "normalización" en Irlanda del Norte. Continuaron los bombardeos y tiroteos leales y las palizas de castigo de ambos lados.

Esta es una lista abreviada de eventos importantes en el período previo a las negociaciones de todas las partes:

  • 13 de octubre de 1994: El Comando Militar Leal Combinado, que representa a la Fuerza de Voluntarios del Ulster, la Asociación de Defensa del Ulster y los Comandos de la Mano Roja, anuncian un alto el fuego paramilitar leal.
  • Viernes 15 de diciembre de 1994: Albert Reynolds dimitió como Taoiseach de la República de Irlanda tras el colapso de su coalición Fianna Fáil / Labor. Fue sucedido por John Bruton, al frente de una "Coalición Arco Iris" de Fine Gael, Laborista y la Izquierda Democrática.
  • Miércoles 22 de febrero de 1995: Publicación de los documentos marco:
    • Un nuevo marco para el acuerdo, que se ocupaba de las instituciones norte-sur, y
    • Un marco para un gobierno responsable en Irlanda del Norte, que proponía una Asamblea unicameral de 90 miembros, elegida por representación proporcional y que fue presentada directamente al electorado en 1997 por los candidatos del Partido Conservador que se presentaban en Irlanda del Norte en las elecciones generales.
      Las propuestas no fueron bien recibidas por los sindicalistas y el DUP la describió como una "calle de un solo sentido a Dublín" y un "programa gubernamental conjunto para la unidad irlandesa".

    Hacia otro alto el fuego Editar

    • Viernes 16 de febrero de 1996: Hubo una gran manifestación por la paz en el Ayuntamiento de Belfast y varias manifestaciones más pequeñas en lugares de Irlanda del Norte.
    • Miércoles 28 de febrero de 1996: después de una cumbre en Londres, los primeros ministros británicos e irlandeses fijaron una fecha (10 de junio de 1996) para el inicio de las conversaciones entre todos los partidos, y declararon que los participantes tendrían que aceptar acatar los seis Principios Mitchell y que habría "conversaciones indirectas" preparatorias.
    • Lunes 4 de marzo de 1996: Se iniciaron conversaciones de proximidad en Stormont. El Partido Unionista del Ulster y el Partido Unionista Democrático se negaron a unirse, y al Sinn Féin se le negó nuevamente la entrada, aparentemente debido a la violencia del IRA.
    • Jueves 21 de marzo de 1996: Se anunciaron las elecciones para determinar quién participaría en las negociaciones de todos los partidos. Las elecciones serían para un Foro de 110 delegados, con 90 elegidos directamente y 20 escaños "suplementarios" de los diez partidos con más votos.
    • Jueves 18 de abril de 1996: Ley de Irlanda del Norte (entrada a las negociaciones) pasó en Westminster. Treinta partidos y personas iban a participar en las elecciones.
    • Lunes 20 de mayo de 1996: Gerry Adams, presidente del Sinn Féin, dijo que SF estaba dispuesto a aceptar los seis Principios de Mitchell, si las otras partes están de acuerdo.
    • Jueves 30 de mayo de 1996: En las Elecciones del Foro, con un 65% de participación, la UUP obtuvo 30 escaños, el SDLP 21, el DUP 24, Sinn Féin 17, el Partido de la Alianza 7, el Partido Unionista del Reino Unido 3, el Partido Unionista Progresista 2, el Partido Demócrata del Ulster 2, la Coalición de Mujeres de Irlanda del Norte 2 y el Partido Laborista 2.
    • Martes 4 de junio de 1996: la Oficina de Irlanda del Norte invitó a nueve partidos políticos a asistir a las conversaciones iniciales en Stormont. Una vez más, el Sinn Féin no fue invitado a las charlas. Mary Robinson, entonces presidenta de la República de Irlanda, inició la primera visita oficial a Gran Bretaña de un jefe de estado irlandés.
    • Viernes 7 de junio de 1996: miembros del IRA mataron a Jerry McCabe, un detective de la Garda Síochána (el servicio de policía irlandés), durante un robo en una oficina de correos en Adare, condado de Limerick, en la República.
    • Lunes 10 de junio de 1996: Las negociaciones de todos los partidos (las "conversaciones de Stormont") comenzaron en Stormont. Al Sinn Féin se le negó nuevamente la entrada.
    • Viernes 14 de junio de 1996: El Foro de Irlanda del Norte se reunió por primera vez en Belfast. El Sinn Féin se negó a participar debido a su política de no tomar escaños ni en el parlamento de Westminster ni en un parlamento regional "particionista" de Irlanda del Norte (esta última política cambió en 1998).
    • Sábado 15 de junio de 1996: El IRA detonó una bomba en Manchester, que destruyó gran parte del centro de la ciudad e hirió a 212 personas. Niall Donovan (28), un hombre católico, fue apuñalado hasta la muerte cerca de Dungannon, Condado de Tyrone por la leal Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF).
    • Jueves 20 de junio de 1996: Gardaí encontró una fábrica de bombas del IRA en la República. En respuesta, el gobierno irlandés puso fin a todos los contactos con el Sinn Féin.
    • Domingo 7 de julio de 1996: Como parte del conflicto en curso de Drumcree, la Policía Real del Ulster (RUC) impidió que una marcha de PortadownOrangemen regresara de la iglesia de Drumcree a través de Garvaghy Road, principalmente nacionalista. Esta decisión fue seguida por una protesta generalizada en la comunidad sindicalista y por disturbios en áreas sindicalistas.
    • Jueves 11 de julio de 1996: Hugh Annesley, entonces jefe de policía de la RUC, revocó su decisión y ordenó a sus oficiales que permitieran que la marcha de Orange pasara por Garvaghy Road en Portadown. No se escuchó música cuando el desfile pasó por el área en disputa. Esto fue seguido por protestas nacionalistas y disturbios en áreas republicanas.
    • Sábado 13 de julio de 1996: Un atentado republicano con coche bomba contra un hotel en Enniskillen hirió a 17. Posteriormente, el Ejército Republicano Irlandés de Continuidad se atribuyó la responsabilidad. El SDLP anunció que se retiraría del Foro de Irlanda del Norte.
    • Lunes 15 de julio de 1996: Se anunció un comité para revisar los desfiles en Irlanda del Norte (la Revisión Independiente de Desfiles y Marchas).
    • Jueves 30 de enero de 1997: Informe de la Revisión Independiente de Desfiles y Marchas (El Informe del norte) recomendó la creación de una comisión independiente para revisar los desfiles contenciosos. La mayoría de los nacionalistas acogieron con satisfacción la revisión, pero los sindicalistas la atacaron como una erosión del derecho a la libertad de reunión. Se anunció un período de "consultas adicionales".
    • Miércoles 5 de marzo de 1997: Stormont Talks se aplaza hasta el 3 de junio para que las partes puedan participar en las próximas elecciones generales.
    • Lunes 7 de abril de 1997: El telégrafo de Belfast publicó el primero de tres artículos durante tres días con los resultados de una encuesta de opinión que realizó en colaboración con la Universidad de Queens. Las preguntas de la encuesta se desarrollaron en cooperación con los diez principales partidos de Irlanda del Norte. El noventa y tres por ciento de los protestantes y el 97 por ciento de los católicos dijeron que "apoyan el principio de un acuerdo negociado para el futuro político de Irlanda del Norte", pero sólo el 25 por ciento de los protestantes y el 28 por ciento de los católicos creían que las "conversaciones" conducirían a una asentamiento. [8]
    • Domingo 27 de abril de 1997: En Portadown, Robert Hamill, católico, fue brutalmente golpeado en un ataque sectario por una banda de leales. Hamill murió más tarde a causa de sus heridas.
    • Jueves 1 de mayo de 1997: se celebraron elecciones generales en todo el Reino Unido. El Partido Laborista obtuvo la mayoría y formó un gobierno por primera vez desde 1974. En Irlanda del Norte, el Sinn Féin había aumentado su participación en los votos al 16%, convirtiéndose en el tercer partido más grande de la región y obteniendo dos escaños: Gerry Adams y Martin McGuinness fueron sus nuevos diputados. El Partido Unionista del Ulster ganó 10 escaños, el Partido Socialdemócrata y Laborista 3, el Partido Unionista Democrático 2 y el Partido Unionista del Reino Unido 1.
    • Viernes 16 de mayo de 1997: Tony Blair, el nuevo Primer Ministro británico, respaldó los Documentos Marco, el Informe Mitchell sobre el desmantelamiento y los criterios para su inclusión en las conversaciones de todas las partes. Dijo que valoraba el lugar de Irlanda del Norte en el Reino Unido y sugirió que la República de Irlanda debería enmendar los artículos 2 y 3 de su constitución, e indicó que los funcionarios se reunirían con el Sinn Féin para aclarar ciertas cuestiones.
    • Miércoles 21 de mayo de 1997: En las elecciones del gobierno local, la UUP siguió siendo el partido unionista más grande y el SDLP el partido nacionalista más grande, aunque perdieron el control de los ayuntamientos de Belfast y Derry, respectivamente.
    • Domingo 1 de junio de 1997: Gregory Taylor, un agente de policía de la RUC fuera de servicio, murió tras una paliza que recibió de una mafia leal. Más tarde se supo que Taylor había utilizado su teléfono móvil para tratar de pedir ayuda a la comisaría local, pero no había ningún coche disponible para ayudarlo.
    • Martes 3 de junio de 1997: se reanudan las conversaciones en Stormont. La Fuerza Voluntaria Leal (LVF) y el Ejército Republicano Irlandés de Continuidad (CIRA) fueron proscritos.
    • Viernes 6 de junio de 1997: se celebraron elecciones generales en la República de Irlanda. El gobierno de coalición gobernante de Fine Gael, Labor e Izquierda Democrática fue derrotado por una coalición de Fianna Fáil, Demócratas Progresistas y miembros independientes. El Sinn Féin ganó su primer escaño en el Dáil Éireann, ya que había puesto fin a su política de abstencionismo en 1986.
    • Miércoles 25 de junio de 1997: Los gobiernos británico e irlandés dieron al IRA 5 semanas para pedir un alto el fuego inequívoco. Seis semanas después, se permitiría al Sinn Féin participar en las conversaciones (que se reanudarán el 15 de septiembre).
    • Domingo 6 de julio de 1997: El desfile de la Orden de Orange en Drumcree fue nuevamente autorizado a seguir adelante, después de una gran operación por parte de la RUC y el ejército británico. A esto le siguieron protestas violentas en zonas nacionalistas.
    • Sábado 12 de julio de 1997: Después de una decisión anterior de la Orden de Orange de desviar siete de sus marchas, el Duodécimo desfile en Irlanda del Norte transcurrió pacíficamente.
    • Miércoles 16 de julio de 1997: El DUP y el UKUP abandonaron las conversaciones de Stormont en protesta por lo que, según ellos, era una falta de aclaración por parte del gobierno británico sobre el desmantelamiento.
    • Viernes 18 de julio de 1997: John Hume y Gerry Adams emitieron una declaración conjunta. Gerry Adams y Martin McGuinness pidieron al IRA que renovara su alto el fuego.
    • Sábado 19 de julio de 1997: El IRA anunció la renovación de su alto el fuego de 1994 a partir de las 12:00 horas del 20 de julio de 1997 [9].

    Hacia un acuerdo Editar

    • Martes 26 de agosto de 1997: Los gobiernos británico e irlandés firmaron conjuntamente un acuerdo para establecer una Comisión Internacional Independiente sobre Desmantelamiento (IICD). U2 celebró un concierto en Botanic Gardens, en Belfast, con una audiencia de alrededor de 40.000 personas.
    • Viernes 29 de agosto de 1997: La secretaria de Estado para Irlanda del Norte, Marjorie Mowlam, aceptó el alto el fuego del IRA como genuino e invitó al Sinn Féin a las conversaciones multipartidistas en Stormont.
    • Martes 9 de septiembre de 1997: representantes del Sinn Féin entraron en Stormont para firmar un compromiso de que el partido acataría los Principios Mitchell.
    • Jueves 11 de septiembre de 1997: El IRA dijo que "tendrían problemas con secciones de los Principios Mitchell", pero que lo que el Sinn Féin decidió hacer "era un asunto de ellos".
    • Jueves 11 de septiembre de 1997: The Belfast Telegraph publicó el primero de dos artículos durante dos días con los resultados de una encuesta que realizó con Queens College. Las preguntas de la encuesta se desarrollaron en cooperación con las principales partes de Irlanda del Norte. Noventa y dos por ciento de los encuestados (86 por ciento de protestantes y 98 por ciento de católicos) dijeron que querían que el partido al que apoyaban permaneciera en las conversaciones de Stormont. [8]
    • Lunes 15 de septiembre de 1997: se reanudan las conversaciones multipartidistas. El Partido Unionista del Ulster, el Partido Unionista Progresista y el Partido Demócrata del Ulster asistieron a una reunión especial en la sede de la UUP y volvieron a participar en las conversaciones el miércoles.
    • Miércoles 24 de septiembre de 1997: se acordaron procedimientos en las conversaciones multipartidistas, se eludió el desmantelamiento de armas paramilitares y se inauguró formalmente la Comisión Internacional Independiente sobre Desmantelamiento.
    • Martes 7 de octubre de 1997: Se iniciaron conversaciones sustantivas en Stormont.
    • Viernes 17 de octubre de 1997: Se anunció la Comisión de Desfiles. Su membresía y poderes atrajeron críticas de los sindicalistas.
    • Jueves 6 de noviembre de 1997: Alrededor de 12 miembros del Sinn Féin dimitieron en protesta por la aceptación de los Principios Mitchell.
    • Domingo 9 de noviembre de 1997: durante una entrevista radial en el décimo aniversario de la bomba de Enniskillen que mató a 11 personas el 8 de noviembre de 1987, Gerry Adams dijo que estaba "profundamente apenado por lo ocurrido".
    • Sábado 27 de diciembre de 1997: Dentro de la prisión Maze, miembros del Ejército de Liberación Nacional Irlandés dispararon y mataron a Billy Wright, el líder de la Fuerza Voluntaria Leal.
    • Sábado 10 de enero de 1998: El telégrafo de Belfast publicó la primera de cuatro historias durante cuatro días con los resultados de una encuesta de opinión que había realizado con la Universidad de Queens. Las preguntas se desarrollaron en cooperación con los principales partidos de Irlanda del Norte. El setenta por ciento de los protestantes dijo que el paso más importante para garantizar una paz duradera sería disolver los grupos paramilitares. El 78 por ciento de los católicos dijo que el paso más importante hacia una paz duradera sería una declaración de derechos que garantice la igualdad para todos. [8]
    • Viernes 23 de enero de 1998: Los Ulster Freedom Fighters (UFF), un nombre encubierto de la Ulster Defense Association (UDA), restablecieron su alto el fuego. Esto se tomó como una admisión de que habían sido responsables de los asesinatos de varios católicos.
    • Lunes 26 de enero de 1998: Las conversaciones se trasladan a Lancaster House en Londres. El UDP fue excluido de las conversaciones, luego de la participación de UFF / UDA en tres asesinatos más. Los gobiernos manifestaron que la UDP podría reingresar a las conversaciones si la UFF mantiene su renovado alto el fuego.
    • Jueves 29 de enero de 1998: Tony Blair, el Primer Ministro británico, anunció una nueva investigación sobre el "Domingo Sangriento" en Derry el 30 de enero de 1972. Esta investigación se conoció como la Investigación Saville. La investigación anterior fue ampliamente considerada como un encubrimiento.
    • Viernes 20 de febrero de 1998: Los gobiernos británico e irlandés anunciaron la exclusión del Sinn Féin de las conversaciones durante 17 días debido a la participación del IRA en dos asesinatos en Belfast los días 9 y 10 de febrero de 1998. El Sinn Féin organizó protestas callejeras por su exclusión.
    • Lunes 23 de marzo de 1998: el Sinn Féin acordó reintegrarse a las conversaciones, tras la expiración de su exclusión quince días antes, el 9 de marzo.
    • Martes 31 de marzo de 1998: El telégrafo de Belfast publicó el primero de cuatro artículos durante cuatro días que informaron los resultados de una encuesta que llevaron a cabo con la Universidad de Queens. Las preguntas de la encuesta se desarrollaron en cooperación con las principales partes de Irlanda del Norte. El setenta y siete por ciento de los encuestados (74 por ciento de protestantes y 81 por ciento de católicos) dijeron que votarían "sí" por un acuerdo apoyado por la mayoría de los partidos políticos que participan en las conversaciones. [8]
    • Miércoles 25 de marzo de 1998: El presidente de las conversaciones, el senador George Mitchell, fijó un plazo de dos semanas para llegar a un acuerdo.
    • Viernes 3 de abril de 1998: Se inauguró la Investigación del Domingo Sangriento, presidida por Lord Saville, un Lord de la Ley inglés.
    • Jueves 9 de abril de 1998: Las conversaciones continuaron después de la medianoche. Jeffrey Donaldson, que había sido miembro del equipo de conversaciones del Partido Unionista del Ulster, se retiró, lo que provocó especulaciones sobre una división en el partido. , 10 de abril de 1998: a las 17.30 horas (más de 17 horas después de la fecha límite) George Mitchell declaró: "Me complace anunciar que los dos gobiernos y los partidos políticos de Irlanda del Norte han llegado a un acuerdo". [10] Más tarde se supo que el presidente Clinton de los Estados Unidos había realizado una serie de llamadas telefónicas a los líderes del partido para animarlos a llegar a este acuerdo. [11]
    • Sábado 15 de agosto de 1998: El bombardeo de Omagh por parte del Real IRA provocó 29 muertos y cientos de heridos. Fue el peor incidente en Irlanda del Norte durante el conflicto. [12]

    El acuerdo, conocido como el Acuerdo del Viernes Santo, incluía un gobierno descentralizado e inclusivo, liberación de prisioneros, reducciones de tropas, objetivos para el desmantelamiento de los paramilitares, disposiciones para las urnas sobre la reunificación irlandesa y medidas de derechos civiles y "paridad de estima" para las dos comunidades en Irlanda del Norte.

    La campaña del referéndum Editar

    El acuerdo iba a ser aprobado por referéndum en Irlanda del Norte, y se iba a celebrar un referéndum por separado en la República para aprobar el cambio necesario de los artículos 2 y 3 de la Constitución. El pueblo de la República apoyó abrumadoramente el acuerdo, pero la campaña en Irlanda del Norte fue más controvertida y el resultado menos predecible. Los referendos se celebraron el mismo día 22 de mayo de 1998.

    La campaña pro-acuerdo enmarcó la cuestión como progreso versus estancamiento, como una lucha entre fanáticos intolerantes sin soluciones por un lado, y moderados con un camino constructivo por el otro. El acuerdo fue promovido a la comunidad nacionalista como una entrega de derechos civiles, un gobierno inclusivo, reconocimiento de su ser irlandés y una ruta pacífica hacia la reunificación irlandesa. Para la comunidad sindicalista, se presentó como un fin a los disturbios, un fin garantizado para los paramilitares y sus armas, y una garantía de la Unión en el futuro previsible. Hubo una campaña masiva financiada por el gobierno para el voto del "Sí", con grandes carteles colocados en toda Irlanda del Norte. Uno de esos carteles presentaba cinco "promesas" escritas a mano por el primer ministro Tony Blair en un intento de obtener el voto "Sí" sindicalista, a pesar del hecho de que ninguna de las palabras de estas "promesas" figuraba realmente en el acuerdo que se estaba redactando. puesto al electorado. Estas "promesas" fueron:

    • Ningún cambio en el estado de Irlanda del Norte sin el consentimiento expreso de la gente
    • El poder de tomar decisiones para regresar de Londres a Irlanda del Norte, con una cooperación norte-sur responsable
    • Justicia e igualdad para todos
    • Aquellos que usan o amenazan con la violencia con ser excluidos del gobierno de Irlanda del Norte
    • Los presos deben permanecer en prisión a menos que se abandone la violencia para siempre

    En el lado republicano, la campaña del "No" pareció concentrarse en la pureza del ideal republicano de independencia completa y absoluta de Gran Bretaña. Desde este punto de vista, cualquier compromiso, aunque sea temporal, sobre el objetivo de la unidad irlandesa (o el derecho a proseguir la lucha armada) se describió como una traición a quienes habían luchado y muerto por Irlanda. El desmantelamiento de armas y el fin de la actividad paramilitar se describió como una rendición a los británicos. El principio del consentimiento se representó como un veto sindicalista, ya que significaba que el progreso político sería casi imposible sin la participación sindical. Se señaló que el acuerdo aceptaba la partición. El estado y sus instituciones seguirían siendo hostiles a la comunidad republicana, afirmaron los críticos. A pesar de estos recelos, la gran mayoría de los republicanos votaron a favor, y solo algunos partidos minúsculos no representativos (como el republicano Sinn Féin) del lado nacionalista defendieron el voto del No.

    En el lado sindicalista, la campaña del "No" fue mucho más fuerte y enfatizó lo que se representaba como concesiones al republicanismo y al terrorismo, en particular la liberación de los paramilitares condenados de la cárcel (a menudo aquellos que habían matado a amigos y familiares de políticos sindicalistas y estaban cumpliendo una "cadena perpetua "sentencias"), la presencia de "terroristas" (por lo que se referían al Sinn Féin) en el gobierno, la falta de garantías sobre el desmantelamiento, la naturaleza unidireccional percibida del proceso para avanzar hacia una Irlanda unida, la falta de confianza en todos los que estarían implementando el acuerdo, la erosión de la identidad británica, la destrucción de la Policía Real del Ulster, el lenguaje vago del acuerdo y la naturaleza apresurada en la que se redactó el acuerdo.

    Se esperaba ampliamente que la comunidad nacionalista respaldara el acuerdo. A medida que se acercaba la votación, la opinión sindicalista aparecía dividida en quienes apoyaban el acuerdo, quienes se oponían al acuerdo por principio y quienes acogían el acuerdo, pero aún tenían mayores recelos sobre aspectos como la liberación de los presos y el papel de los paramilitares y los partidos asociados a ellos. (particularmente Sinn Féin). El temor entre los partidarios del Acuerdo era que no hubiera una mayoría (o solo una escasa mayoría) de la comunidad sindicalista a favor del acuerdo y que, por lo tanto, su credibilidad se vería socavada.

    Los votos Editar

    En la República de Irlanda, los resultados de la votación para cambiar la constitución de acuerdo con el acuerdo fueron:

    Decimonovena enmienda del referéndum de la Constitución de Irlanda [13]
    Elección Votos %
    1,442,583 94.39
    No 85,748 5.61
    Votos válidos 1,528,331 98.90
    Votos inválidos o en blanco 17,064 1.10
    Total de votos 1,545,395 100.00
    Votantes registrados y participación 2,747,088 56.26

    En Irlanda del Norte, los resultados de la votación sobre el acuerdo fueron:

    Referéndum del Acuerdo del Viernes Santo de Irlanda del Norte, 1998
    Elección Votos %
    676,966 71.1
    No 274,979 28.9
    Votos inválidos o en blanco 1,738 0.18
    Total de votos 953,683 100.00

    No hay un desglose oficial de cómo votaron las comunidades nacionalistas y unionistas, pero CAIN, el Archivo de Conflictos en Internet, estimó que la abrumadora mayoría (hasta el 97%) de los miembros de la comunidad nacionalista mayoritariamente católica en Irlanda del Norte votaron 'Sí' . Su estimación del apoyo de la comunidad sindicalista mayoritariamente protestante al acuerdo fue de entre el 51 y el 53 por ciento.

    Para complicar las cosas para el cálculo fue la participación, con un aumento sustancial con respecto a las elecciones en muchas áreas tradicionalmente unionistas, mientras que la participación fue cercana a la de las elecciones en áreas nacionalistas acérrimas. Aproximadamente 147.000 personas más votaron en el referéndum que en las posteriores elecciones a la Asamblea, aunque se estima que también hubo algunas abstenciones deliberadas por parte de los votantes republicanos de línea dura.

    El referéndum se calculó de manera centralizada, por lo que no está claro cuál fue la distribución geográfica de la votación, pero una encuesta a boca de urna encontró que de los dieciocho distritos electorales, solo el bastión de Ian Paisley en North Antrim votó en contra del Acuerdo.

    El resultado a favor del acuerdo fue recibido en ese momento con alivio por los partidarios del acuerdo. Sin embargo, la magnitud del sentimiento escéptico y anti-acuerdo en la comunidad sindicalista, sus continuos recelos sobre aspectos del acuerdo y las diferentes expectativas del Acuerdo por parte de las dos comunidades causarían dificultades en los años siguientes.

    Tensiones y amenazas disidentes Editar

    Aunque el proceso de paz avanzó inicialmente sin problemas, las tensiones se intensificaron en 2001 con crecientes conflictos sectarios, disturbios, desacuerdos políticos y el proceso de desmantelamiento. Bombas reales del IRA en la BBC y en un distrito comercial de Londres amenazaban con descarrilar el proceso de paz. [14] [15] La disputa de la Santa Cruz en el norte de Belfast a partir de junio de 2001 se convertiría en un episodio importante de conflicto sectario. En julio se produjeron disturbios generalizados [16], y ese mismo mes los leales Ulster Freedom Fighters (UFF) se retiraron del Acuerdo del Viernes Santo, mientras que el Partido Unionista Progresista (PUP) se retiró de la "fase actual" del proceso de paz. [17] El 26 de julio, dos parlamentarios de línea dura del Partido Unionista del Ulster (UUP), David Burnside y Jeffrey Donaldson, pidieron que su partido se retirara del apoyo a la nueva asamblea de Stormont que comparte el poder. [18]

    Se cree que gran parte de los disturbios fueron causados ​​por la alienación de los leales en los años posteriores al Acuerdo del Viernes Santo, quienes temían cada vez más que el Acuerdo favorecía en gran medida a los católicos y que la unidad irlandesa era inevitable. El secretario de Irlanda del Norte, John Reid, dijo a los sindicalistas en un discurso que están "equivocados" al pensar eso y que el Acuerdo sería un fracaso si los protestantes ya no se sintieran como en casa. [19] El número de tiroteos paramilitares leales aumentó de 33 en el momento del Acuerdo a un máximo de 124 en 2001/02. [20]

    El 9 de septiembre de 2001, una banda de 15 miembros del IRA Provisional golpeó y disparó a dos jóvenes. [21] En medio de la disputa de la Santa Cruz el 27 de septiembre estallaron importantes disturbios y violencia entre los leales. Al día siguiente, el periodista Martin O'Hagan fue asesinado por miembros de la Fuerza Voluntaria Leal (LVF). [22] El 13 de octubre de 2001, Reid declaró el cese del fuego de dos grupos paramilitares leales, la Asociación de Defensa del Ulster (UDA) y la LVF, debido a sus violentos tiroteos y disturbios. [23] El líder del Sinn Féin, Gerry Adams, instó al IRA Provisional a desarmarse en medio del casi colapso de Stormont. [24] En diciembre de 2001, dos torres de vigilancia del ejército fueron atacadas en South Armagh por republicanos que causaron muchos heridos. [25] A lo largo de 2002 continuaron los disturbios y los enfrentamientos sectarios, siendo el incidente más tenso los enfrentamientos en Short Strand. [26] [27]

    El 6 de mayo de 2002, el político del Partido Unionista Progresista, David Ervine, dijo que la violencia continua, las dudas entre los leales y la incertidumbre sobre el IRA han dejado el proceso de paz en una "crisis sustancial y grave". [28] El 14 de octubre de 2002, se suspendió la Asamblea de Irlanda del Norte y se impuso el gobierno directo de Westminster. [29]

    Implementación Editar

    • La Asamblea de Irlanda del Norte tuvo un buen comienzo. Sin embargo, fue suspendido varias veces principalmente debido a la ira de los sindicalistas por la negativa del IRA a desmantelar sus armas "de manera transparente". No obstante, las elecciones continuaron y las votaciones se polarizaron hacia los partidos más radicales: el DUP y el Sinn Féin. En 2004, se llevaron a cabo negociaciones para intentar restablecer la Asamblea y el Ejecutivo.Estas negociaciones fracasaron, pero los gobiernos creyeron que estaban muy cerca de un acuerdo y publicaron su propuesta de acuerdo como el Acuerdo Integral.
    • Aunque el Royal Ulster Constabulary pasó a llamarse Servicio de Policía de Irlanda del Norte el 4 de noviembre de 2001, el Sinn Féin, el segundo partido más grande, no declaró su aceptación del Servicio de Policía de Irlanda del Norte hasta el 28 de enero de 2007 como parte de St Andrews. Convenio. Una encuesta de 2005 [1] indica que el 83% de la población de Irlanda del Norte tiene "algo", "mucha" o "total" confianza en la capacidad de la policía para proporcionar un servicio policial diario.
    • No se retiraron armas del IRA hasta octubre de 2001, y el 26 de septiembre de 2005 se anunció el envío final que se "dejaría fuera de uso". También ha habido denuncias de participación del IRA en actividades de espionaje en la Asamblea de Stormont (lo que llevó a la UUP a derrumbar la Asamblea ), en el entrenamiento de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en varios asesinatos de alto perfil y denuncias de robos importantes como el de aproximadamente £ 1 millón en bienes de un mayorista y más de £ 26 millones en el norte Robo de un banco. [30]

    Final del juego editar

    En enero de 2005, Robert McCartney fue asesinado después de una pelea en un pub por miembros del IRA. Después de una campaña de alto perfil por parte de sus hermanas y prometida, el IRA admitió que sus miembros eran responsables y se ofreció a reunirse con ellos. Las hermanas McCartney rechazaron su oferta, pero el episodio dañó gravemente la posición del IRA en Belfast. [31]

    En abril de 2005, Gerry Adams pidió al IRA que depusiera las armas. El 28 de julio de 2005 acordó pedir a sus voluntarios que utilizaran "medios exclusivamente pacíficos". [32] No se disolvería, sino que simplemente utilizaría medios pacíficos para lograr sus objetivos.

    • Aparte de algunas pistolas gastadas de la Fuerza de Voluntarios Leales, ningún otro grupo paramilitar leal ha desmantelado ninguna de sus armas, y todos han estado involucrados en varios asesinatos, incluidas disputas importantes, tanto internas como con otros grupos leales. La mayoría de los unionistas sostienen que la negativa de los leales es menos un obstáculo para la restauración de la asamblea porque, a diferencia del Ejército Republicano Irlandés Provisional, los partidos con vínculos formales con los grupos paramilitares leales no tienen una representación electa significativa dentro de la Asamblea, a pesar de sus altos niveles. de apoyo. A lo largo de su existencia, algunos (incluido TaoiseachAlbert Reynolds) han descrito a los paramilitares leales como "reaccionarios", es decir, que responden a los ataques de grupos republicanos, y algunos comentaristas afirman que si no hubiera una actividad republicana violenta, la violencia leal cesaría. existir. Otros sostienen que estas afirmaciones de ataques leales únicamente "reaccionarios" son difíciles de cuadrar con el surgimiento de la lealtad militante en la era de los derechos civiles (es decir, cuando el IRA estaba inactivo), y su preferencia por los ataques contra católicos sin conexiones paramilitares, en lugar de que atacar a los miembros más peligrosos de las organizaciones republicanas. En el caso de que se complete el desmantelamiento completamente transparente por parte de los paramilitares republicanos, los comentaristas políticos esperan ampliamente que las organizaciones paramilitares leales se verán sometidas a una fuerte presión para que sigan su ejemplo.
    • Si bien se han producido asesinatos y atentados casi eliminados, continúan la violencia y el crimen de "menor nivel", incluidos los "castigos", las palizas, la extorsión y el tráfico de drogas, especialmente en las zonas leales. Todavía se percibe que las organizaciones paramilitares tienen un control considerable en algunas áreas, particularmente en las menos pudientes. Los detalles del nivel actual de actividad percibido por las organizaciones paramilitares se publicaron en un informe de 2005 de la Comisión de Supervisión Independiente. [33]

    El 28 de julio de 2005, el IRA anunció el final de su campaña y prometió el desmantelamiento completo de todas sus armas, para ser presenciado por clérigos de las iglesias católica y protestante. La declaración decía: [ cita necesaria ]

    La dirección de Óglaigh na hÉireann ha ordenado formalmente el fin de la campaña armada. Esto entrará en vigor a partir de las 4 pm de esta tarde.
    Se ha ordenado a todas las unidades del IRA que arrojen armas. Todos los Voluntarios han recibido instrucciones de ayudar al desarrollo de programas puramente políticos y democráticos a través de medios exclusivamente pacíficos. Los voluntarios no deben participar en ninguna otra actividad.
    El liderazgo del IRA también ha autorizado a nuestro representante a colaborar con el IICD para completar el proceso de poner sus armas más allá del uso de manera verificable de una manera que aumente aún más la confianza del público y concluya esto lo más rápido posible.
    Hemos invitado a dos testigos independientes, de las iglesias protestante y católica, a dar testimonio de esto.
    El Consejo del Ejército tomó estas decisiones luego de un proceso de consulta y discusión interna sin precedentes con las unidades del IRA y los Voluntarios.
    Agradecemos la forma honesta y directa en la que se llevó a cabo el proceso de consulta y la profundidad y contenido de las presentaciones. Estamos orgullosos de la forma camaradería en que se llevó a cabo esta discusión verdaderamente histórica.
    El resultado de nuestras consultas muestra un fuerte apoyo entre los Voluntarios del IRA a la estrategia de paz del Sinn Féin.
    También existe una preocupación generalizada por el hecho de que los dos gobiernos y los sindicalistas no se involucren plenamente en el proceso de paz. Esto ha creado verdaderas dificultades.
    La inmensa mayoría de la población de Irlanda apoya plenamente este proceso.
    Ellos y los amigos de la unidad irlandesa en todo el mundo quieren ver la plena aplicación del Acuerdo del Viernes Santo.
    A pesar de estas dificultades, se han tomado decisiones para promover nuestros objetivos republicanos y democráticos, incluido nuestro objetivo de una Irlanda unida. Creemos que ahora hay una forma alternativa de lograr esto y de poner fin al dominio británico en nuestro país.
    Es responsabilidad de todos los Voluntarios mostrar liderazgo, determinación y coraje. Somos muy conscientes de los sacrificios de nuestros patriotas muertos, los que fueron a la cárcel, los voluntarios, sus familias y la base republicana en general. Reiteramos nuestra opinión de que la lucha armada fue totalmente legítima.
    Somos conscientes de que mucha gente sufrió en el conflicto. Existe un imperativo imperioso en todas las partes de construir una paz justa y duradera.
    Se nos ha planteado el tema de la defensa de las comunidades nacionalistas y republicanas. La sociedad tiene la responsabilidad de garantizar que no se repitan los pogromos de 1969 y principios de la década de 1970.
    También existe la responsabilidad universal de combatir el sectarismo en todas sus formas.
    El IRA está plenamente comprometido con los objetivos de la unidad e independencia de Irlanda y con la construcción de la República descritos en la Proclamación de 1916.
    Pedimos la máxima unidad y esfuerzo de los republicanos irlandeses en todas partes.
    Confiamos en que trabajando juntos los republicanos irlandeses podremos lograr nuestros objetivos.
    Cada Voluntario es consciente de la importancia de las decisiones que hemos tomado y todos los Óglaigh están obligados a cumplir plenamente con estas órdenes.
    Existe ahora una oportunidad sin precedentes de utilizar la considerable energía y buena voluntad que hay para el proceso de paz. Esta amplia serie de iniciativas incomparables es nuestra contribución a esto y a los continuos esfuerzos por lograr la independencia y la unidad del pueblo de Irlanda.

    El IICD confirmó en su informe final de septiembre de 2005 que el IRA había desmantelado todas sus armas.

    El fin definitivo de The Troubles y, por lo tanto, del proceso de paz se produjo en 2007. [34] Tras el Acuerdo de St Andrews de octubre de 2006 y las elecciones de marzo de 2007, el Partido Unionista Democrático y el Sinn Féin formaron gobierno en mayo de 2007. En julio de 2007 , el ejército británico terminó formalmente la Operación Banner, su misión en Irlanda del Norte que comenzó 38 años antes, en 1969. [35]

    El 8 de diciembre de 2007, mientras visitaba al presidente Bush en la Casa Blanca con el primer ministro de Irlanda del Norte, Ian Paisley, Martin McGuinness, el primer ministro adjunto, dijo a la prensa: "Hasta el 26 de marzo de este año, Ian Paisley y yo nunca tuvimos un conversación sobre cualquier tema, ni siquiera sobre el clima, y ​​ahora hemos trabajado muy de cerca durante los últimos siete meses y no ha habido palabras de enojo entre nosotros. Esto demuestra que estamos listos para un nuevo rumbo ". [36] [37]

    Grupo Consultivo sobre el Pasado Editar

    El Grupo Consultivo sobre el Pasado fue un grupo independiente establecido para consultar a toda la comunidad en Irlanda del Norte sobre la mejor manera de lidiar con el legado de los Problemas.

    El Grupo declaró sus términos de referencia como:

    Consultar a toda la comunidad sobre cómo la sociedad de Irlanda del Norte puede abordar mejor el legado de los acontecimientos de los últimos 40 años y hacer recomendaciones, según corresponda, sobre los pasos que se podrían tomar para apoyar a la sociedad de Irlanda del Norte en la construcción de un futuro compartido que sea no eclipsado por los acontecimientos del pasado.

    El grupo fue copresidido por el Reverendísimo Dr. Robin Eames (Lord Eames), ex arzobispo de Armagh de la Iglesia de Irlanda, y Denis Bradley, y publicó su informe en enero de 2009 [38].

    Mientras el grupo se reunió con el MI5 y la UVF, el IRA Provisional se negó a reunirse con el grupo. [39]

    El Grupo publicó sus recomendaciones el 28 de enero de 2009 en un informe de 190 páginas, que contiene más de 30 recomendaciones, y se espera que cueste un total de £ 300 millones. [40] El informe recomendó la creación de una Comisión de Legado de cinco años, un Foro de Reconciliación para ayudar a la comisión existente para víctimas y sobrevivientes, y un nuevo organismo de revisión de casos históricos. El informe concluyó que la Comisión del Legado debería hacer propuestas sobre cómo "se podría trazar una línea", pero omitió las propuestas de amnistía. Además, se propuso que no se realicen nuevas consultas públicas, y un Día anual de Reflexión y Reconciliación y un memorial compartido del conflicto. [40] Una polémica propuesta de pagar a los familiares de todas las víctimas asesinadas en los disturbios, incluidas las familias de los miembros paramilitares, 12.000 libras esterlinas, como "pago de reconocimiento", interrumpió el lanzamiento del informe por parte de los manifestantes. [40] Este costo estimado de esta parte de la propuesta fue de 40 millones de libras esterlinas. [38]


    La historia de las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos en 13 fotos

    El secretario de Estado John Kerry está una vez más en Jerusalén para negociar un acuerdo de paz entre Israel y Palestina.

    Aunque ha insistido en que finalizar un acuerdo no es "una misión imposible", Kerry se enfrenta a una batalla cuesta arriba: décadas de negociaciones no han logrado encontrar una solución sostenible para el actual conflicto entre Israel y Palestina.

    Aquí hay 13 momentos memorables de las charlas pasadas:

    1. Acuerdos de Camp David (1978)

    Después de que el presidente egipcio Anwar Sadat realizara una visita histórica a Jerusalén en 1977, el presidente estadounidense Jimmy Carter decidió que había llegado el momento de entablar conversaciones de paz. Al año siguiente, invitó a Sadat y al primer ministro israelí Menachem Begin al retiro presidencial en Camp David. Si bien los acuerdos reconocieron a Israel como un estado y llevaron a un tratado entre Egipto e Israel, los palestinos no tenían representación.

    En esta foto, los tres líderes se dan la mano luego de anunciar los resultados del acuerdo.

    2. Conferencia de Madrid (1991)

    Estados Unidos y la Unión Soviética convocaron conjuntamente esta conferencia, en la que participaron muchos más países que la última vez: Israel, Egipto, Siria, Líbano y Jordania. Si bien hubo delegados palestinos, la Organización de Liberación de Palestina (OLP) no fue invitada. La conferencia condujo a un tratado de paz entre Israel y Jordania.

    En esta foto, el primer ministro israelí Yitzhak Shamir y el presidente de Estados Unidos, George H. W. Bush, se ríen al comenzar la conferencia.

    3. Acuerdos de Oslo (1993)

    Las conversaciones de Oslo finalmente incluyeron a la OLP y condujeron a un reconocimiento mutuo entre Israel y Palestina. Las negociaciones secretas tuvieron lugar en Noruega y dieron como resultado que los israelíes aceptaran retirar algunas tropas y los palestinos establecieran la Autoridad Palestina. Los acuerdos se finalizaron en una ceremonia de firma en el césped de la Casa Blanca.

    En esta foto, el primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, estrecha la mano del presidente de la OLP, Yasser Arafat, mientras preside el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

    4. Acuerdo de Hebrón (1997)

    El Acuerdo de Hebrón entró en más detalles sobre la implementación de aspectos de los Acuerdos de Oslo, incluida la retirada de las tropas israelíes de Hebrón. Después de cuatro meses de negociaciones, se finalizó el acuerdo.

    En esta foto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, toma el teléfono de Arafat. La persona al otro lado de la línea es Clinton, esperando escuchar las noticias.

    5. Memorando de Wye River (1998)

    Después de Hebrón, las conversaciones de Wye River se consideraron en gran medida un fracaso. La cumbre de 21 horas resultó en vagas promesas de Israel de retirarse de Cisjordania y de la Autoridad Palestina para combatir el terrorismo. En realidad, pocas de estas promesas se cumplieron y, según los informes, la relación entre las partes involucradas empeoró.

    En esta foto, Clinton y la secretaria de Estado Madeleine Albright moderan las conversaciones entre Netanyahu y Arafat.

    6. Cumbre de Camp David (2000)

    Esta cumbre tenía objetivos ambiciosos para abordar las preocupaciones que nunca se habían planteado antes: Jerusalén, la condición de Estado, las fronteras y los derechos de los refugiados palestinos. Si bien las conversaciones fueron más detalladas que nunca, las dos partes no pudieron ponerse de acuerdo sobre un consenso. Las conversaciones finalmente fracasaron, aunque después se siguieron celebrando negociaciones secretas.

    En esta foto, el primer ministro israelí Ehud Barak y Arafat están teniendo una incómoda pelea sobre quién debe entrar primero al edificio, mientras Clinton observa desde la distancia.

    7. Cumbre de Taba (2001)

    Al salir de su cargo, Clinton organizó esta cumbre "puente" para reparar las relaciones y continuar las conversaciones de paz. Esta vez, las conversaciones no se desarrollaron al más alto nivel, sino entre ministros y negociadores. Ambas partes anunciaron que una resolución estaba más cerca que nunca, pero el tiempo se agotó cuando Clinton y Barak dejaron el cargo y los resultados nunca se concretaron.

    En esta foto, el ministro de Relaciones Exteriores israelí, Shlomo Ben-Ami, le da la mano a Ahmed Quriea, el principal negociador de Palestina. Alrededor de la mesa hay otros miembros de las delegaciones.

    8. Cumbre de Beirut (2002)

    Tras el fracaso de estas conversaciones bilaterales, Arabia Saudita decidió acoger una cumbre de la Liga Árabe para encontrar una solución regional al conflicto. Si bien los miembros acordaron una solución de dos estados, las partes principales aún no lograron finalizar los detalles y las conversaciones no llegaron a ninguna parte.

    En esta foto, el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Saud al-Faisal, está hablando con Mustafa Osman Ismail, el ministro de Relaciones Exteriores de Sudán.

    9. "La hoja de ruta para la paz" (2003)

    Esta vez, el Barrio del Medio Oriente (Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU) propuso una solución que funcionaría como un & quot; mapa de ruta & quot para futuras negociaciones. El plan pedía la congelación de los asentamientos israelíes y el establecimiento de un estado palestino. Si bien generó mucho revuelo, la hoja de ruta aún no se ha adoptado.

    En esta foto, el primer ministro israelí Ariel Sharon, el presidente estadounidense George W. Bush y el primer ministro palestino Mahmoud Abbas anuncian la finalización de la hoja de ruta.

    10. Acuerdo de Ginebra (2003)

    No se trataba de un acuerdo oficial, sino de una solución elaborada por negociadores de ambas partes. El Acuerdo de Ginebra habría otorgado Cisjordania a Palestina y el Muro Occidental en Jerusalén a Israel. Nunca fue adoptado.

    En esta foto, el negociador palestino Yasser Abed Rabbo y el negociador israelí Yossi Beilin están a punto de darse la mano en la ceremonia de firma.

    11. Conferencia de Annapolis (2007)

    La Conferencia de Annapolis fue organizada por Bush y resultó en poco más que un llamado a la paz.

    En esta foto, el primer ministro israelí Ehud Olmert, Bush y Abbas se dan la mano en la sesión inaugural de la conferencia.

    12. & quot; Charlas de proximidad & quot (2010)

    Después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidiera una Palestina independiente, el enviado para Oriente Medio, George Mitchell, reinició las conversaciones informales entre Netanyahu y Abbas. En septiembre, las conversaciones directas se reanudaron oficialmente en D.C. con varios jefes de estado de Oriente Medio. Lamentablemente, la tensión sobre la continuación de los asentamientos israelíes paralizó las conversaciones.

    En esta foto, el presidente egipcio Hosni Mubarak, Netanyahu, Obama, Abbas y el rey jordano Abdullah II se pavonean Perros reservorio-estilo a una rueda de prensa en la Casa Blanca.

    13. Reinicio de las negociaciones (2013-presente)

    Después de asumir el cargo, Kerry partió hacia el Medio Oriente para reiniciar las negociaciones. Israel acordó liberar a 104 prisioneros palestinos y, desde entonces, las conversaciones han avanzado lentamente. Kerry ahora tiene cuatro meses hasta la fecha límite prescrita.

    En esta foto, el presidente israelí Shimon Peres, Kerry y Abbas se dan la mano en el Foro Económico Mundial sobre Oriente Medio y África del Norte, que tuvo lugar en Jordania el 26 de mayo.


    Afganistán: comienzan las históricas conversaciones de paz

    Las históricas conversaciones de paz se abrieron entre los talibanes y el gobierno afgano el sábado, y las partes en conflicto se reunieron cara a cara en Qatar, incluso cuando la violencia continuaba sobre el terreno en Afganistán.

    Abdullah Abdullah, ex director ejecutivo de Afganistán que encabeza el proceso de paz de Kabul, pidió un alto el fuego inmediato y destacó el número de víctimas de la guerra, diciendo que 12.000 civiles han muerto y otros 15.000 han resultado heridos desde que Estados Unidos y los talibanes firmaron un acuerdo. tratar en febrero.

    "Tenemos que aprovechar esta oportunidad excepcional para la paz", dijo Abdullah en la ceremonia de apertura de las conversaciones en Doha.

    “Tenemos que detener la violencia y acordar un alto el fuego lo antes posible. Queremos un alto el fuego humanitario ”.

    Abdullah estuvo acompañado en la ceremonia de apertura por el cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

    Pompeo instó a las partes rivales a "aprovechar la oportunidad" para asegurar la paz por el bien de las generaciones futuras.

    “Sin duda, vamos a contrarrestar muchos desafíos en las conversaciones durante los próximos días, semanas y meses. Recuerde que está actuando no solo por esta generación de afganos, sino también por las generaciones futuras, sus hijos y sus nietos ”, dijo en una ceremonia de apertura.

    "Sistema islámico"

    El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, elogió el sábado el inicio de las conversaciones de paz entre los talibanes y el gobierno afgano como una "oportunidad histórica".

    "Doy la bienvenida al inicio de las conversaciones de paz afganas hoy", dijo en Twitter. “Esta es una oportunidad histórica. La # OTAN apoya a #Afganistán para preservar los logros obtenidos y garantizar que el país nunca más se convierta en un refugio seguro para los terroristas ”.

    El líder político de los talibanes reiteró la exigencia de su grupo de que Afganistán adopte un "sistema islámico" cuando comenzaron las conversaciones.

    "Quiero que todos consideren el Islam en sus negociaciones y acuerdos y no sacrifiquen el Islam por intereses personales", dijo Mullah Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes que pasó ocho años bajo custodia paquistaní, y agregó que quería un "sistema islámico". en Afganistán.

    Las negociaciones respaldadas por Estados Unidos se producen seis meses después de lo planeado debido a amargos desacuerdos sobre un controvertido intercambio de prisioneros acordado en febrero.

    Las conversaciones se producen un día después del 19º aniversario de los ataques del 11 de septiembre que llevaron a Estados Unidos a invadir Afganistán y derrocar al régimen talibán que había estado protegiendo al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

    Las dos partes deben desarrollar "cómo hacer que su país avance para reducir la violencia y cumplir con lo que el pueblo afgano está exigiendo: un Afganistán reconciliado con un gobierno que refleje un país que no está en guerra", dijo Pompeo antes de la ceremonia de apertura. .

    Las conversaciones se llevan a cabo en una gran sala de conferencias de un hotel donde las sillas estaban colocadas a intervalos socialmente distanciados frente a una pancarta con las palabras “Negociaciones de paz afganas” en cuatro idiomas.

    Los delegados comenzaron a llegar desde el amanecer al lugar de lujo, que fue sede de la firma de un acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes en febrero que allanó el camino para las conversaciones.

    El presidente Donald Trump, candidato a la reelección en noviembre, se ha esforzado mucho para poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos y quiere que todas las fuerzas extranjeras abandonen Afganistán el próximo año.

    Pero un acuerdo de paz integral podría llevar años y dependerá de la voluntad de ambas partes de adaptar sus visiones competitivas para el país.

    Los talibanes, que se han negado a reconocer al gobierno del presidente Ashraf Ghani, presionarán para transformar Afganistán en un "emirato" islámico.

    La administración de Ghani buscará mantener el status quo respaldado por Occidente de una república constitucional que ha consagrado muchos derechos, incluyendo mayores libertades para las mujeres.

    Terminando la guerra

    “Mi barba era negra cuando comenzó la guerra, ahora está blanca como la nieve y todavía estamos en guerra”, dijo Obaidullah, de 50 años, residente de Kabul.

    "No creo que la guerra termine tan pronto, soy escéptico sobre las conversaciones porque ambas partes quieren que se cumpla su agenda completa y su sistema", agregó el funcionario retirado.

    Muchos afganos temen que cualquier regreso de los talibanes al poder, parcial o total, podría conducir al regreso de la ley islámica sharia.

    Human Rights Watch pidió a todos los participantes en las conversaciones que se comprometan a defender los derechos básicos mientras trazan el futuro de la nación.

    Patricia Gossman, directora asociada para Asia del grupo de defensa, dijo que "todos los participantes en cualquier futuro gobierno afgano deben comprometerse con las instituciones y los procesos para defender los derechos de las mujeres y la libertad de prensa, poner fin a la tortura bajo custodia y garantizar la justicia de los abusos".

    Los insurgentes reclamaron la victoria en febrero después de firmar el acuerdo mediado por Qatar con Washington que establecía un calendario para las conversaciones.

    Qatar ha guiado silenciosamente el proceso que se ha complicado por la violencia en Afganistán y la crisis del coronavirus, y el principal negociador de Doha, Mutlaq al-Qahtani, destacó el jueves "el poder de la diplomacia".

    Doha invitó a los talibanes a abrir una oficina política en 2013 y ayudó a negociar el acuerdo de retiro de tropas de febrero entre Washington y los talibanes.

    El arreglo ha provocado momentos tensos como cuando los talibanes izaron su bandera sobre la oficina, provocando furia en Kabul.


    Afganistán: comienzan las históricas conversaciones de paz

    El gobierno de Afganistán y los talibanes iban a reunirse para las conversaciones de paz en Doha el sábado en un intento por poner fin a casi dos décadas de guerra, aunque parece poco probable que se produzca un avance rápido.

    Las negociaciones respaldadas por Estados Unidos se producen seis meses después de lo planeado debido a amargos desacuerdos sobre un controvertido intercambio de prisioneros acordado en febrero.

    Las conversaciones comenzarán un día después del 19º aniversario de los ataques del 11 de septiembre que llevaron a Estados Unidos a invadir Afganistán y derrocar al régimen talibán que había estado protegiendo al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

    Las dos partes deben desarrollar "cómo hacer que su país avance para reducir la violencia y cumplir con lo que exige el pueblo afgano: un Afganistán reconciliado con un gobierno que refleje un país que no está en guerra", dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. , quien asistirá a la inauguración de las charlas.

    El presidente Donald Trump, candidato a la reelección en noviembre, ha presionado mucho para poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos y quiere que todas las fuerzas extranjeras abandonen Afganistán el próximo año.

    Un acuerdo de paz integral podría llevar años y dependerá de la voluntad de ambas partes de adaptar sus visiones competitivas para el país.

    Los talibanes, que se han negado a reconocer al gobierno del presidente Ashraf Ghani, presionarán para transformar Afganistán en un "emirato" islámico.

    La administración de Ghani buscará mantener el status quo respaldado por Occidente de una república constitucional que ha consagrado muchos derechos, incluyendo mayores libertades para las mujeres.

    Terminando la guerra

    “Mi barba era negra cuando comenzó la guerra, ahora está blanca como la nieve y todavía estamos en guerra”, dijo Obaidullah, de 50 años, residente de Kabul.

    "No creo que la guerra termine tan pronto, soy escéptico sobre las conversaciones porque ambas partes quieren que se cumpla su agenda completa y su sistema", agregó el funcionario retirado.

    Muchos afganos temen que cualquier regreso de los talibanes al poder, parcial o total, podría conducir al regreso de la ley islámica sharia.

    Los insurgentes se adjudicaron la victoria en febrero después de firmar un acuerdo mediado por Qatar con Washington que establecía un calendario para las conversaciones.

    Qatar ha liderado silenciosamente los esfuerzos de mediación que se han visto complicados por la violencia en Afganistán y la crisis del coronavirus, y el principal negociador de Doha, Mutlaq al-Qahtani, destacó el jueves "el poder de la diplomacia".

    Doha invitó a los talibanes a abrir una oficina política en 2013 y ayudó a negociar el acuerdo de retiro de tropas de febrero entre Washington y los talibanes.

    El arreglo ha provocado momentos tensos como cuando los talibanes izaron su bandera sobre la oficina, provocando furia en Kabul.

    El viernes, dos banderas nacionales afganas fueron llevadas al hotel de lujo de Doha que albergará las conversaciones mientras los talibanes con turbante hacían cola junto a los medios de comunicación y los servicios de catering para realizarse pruebas de coronavirus antes de la reunión.


    Un vistazo a la perspectiva de las personas Escenario posterior al retiro

    El escenario posterior a la retirada en el contexto de los pueblos del Afganistán es motivo de grave preocupación. Especialmente cuando se trata de desarrollo de infraestructura como salud y educación, debe haber un gobierno estable que se tome en serio estas tareas después de la retirada de las fuerzas líderes estadounidenses. Los sectores de la salud y la educación en Afganistán ya no están funcionando bien, lo que ha sido destacado por muchos sectores.

    Según UNICEF en Afganistán:

    “El sistema de salud está luchando por absorber a los desplazados internos, los refugiados y los repatriados, así como los casos adicionales relacionados con el COVID-19. La falta de cobertura y capacidad de los servicios de salud está limitando el acceso a la atención de salud esencial, particularmente en áreas de difícil acceso.

    La inmunización infantil disminuyó en un 22 por ciento en el segundo trimestre de 2020, en comparación con el mismo período de 2019, principalmente debido al COVID-19 y las medidas de cuarentena relacionadas ".

    Las urgentes necesidades de salud exigen un sistema de salud organizado que cubra a toda la población de Afganistán. Estados Unidos se está retirando de Afganistán en medio de una pandemia que ha sacudido el sistema de salud a nivel mundial, mientras que en Afganistán el sistema de salud aún requiere un trabajo extenso.

    La continua situación de guerra en el país ha afectado gravemente a los servicios de salud. Los médicos, los profesionales médicos y los medicamentos siempre escasean. Además, los pacientes a veces no pueden acceder a los servicios de salud debido a situaciones similares a las de la guerra en sus áreas.

    El pueblo de Afganistán tiene reservas de que la retirada de Estados Unidos los volverá a causar confusión. En presencia de las fuerzas dirigidas por Estados Unidos, el proceso de reconstrucción estaba abriendo muchas vías para el pueblo de Afganistán. Se abrieron instituciones educativas y los estudiantes asistían regularmente a sus clases. Fue un buen comienzo de la educación moderna en el país, que anteriormente fue prohibido durante el régimen de los talibanes.

    Las mujeres son las ciudadanas más vulnerables de Afganistán. No existe un mecanismo eficaz para proteger los derechos de la mujer. Las mujeres en Afganistán están sujetas a discriminación, marginación y severas restricciones para acceder a todos los derechos básicos de la vida, como la salud, la educación o el empleo.

    Aunque la constitución de Afganistán reserva el 27% de los escaños para mujeres en virtud del artículo 83 en la cámara baja (Wolesi Jirga) y el artículo 84, el 50% de los escaños en la cámara alta (Meshrano Jirga). Pero prácticamente no es una tarea fácil para las mujeres participar activamente en la política.

    Las mujeres empresarias en Afganistán también se enfrentan a nuevos desafíos todos los días. Son acosados, a menudo amenazados físicamente y, a veces, asesinados. Estas circunstancias harán que sea un desafío para las mujeres después de la retirada de EE. UU. Continuar con sus actividades comerciales. Como la mayoría de las mujeres trabajadoras y las mujeres en los negocios temen perder su negocio y su libertad de trabajar.


    Rivales afganos inician históricas conversaciones de paz EE.UU. cautelosamente optimista

    ISLAMABAD - Estados Unidos presionó el sábado a las facciones beligerantes de Afganistán para que se acerquen a sus primeras conversaciones de paz directas con la intención de llegar a un acuerdo de reparto de poder que se adapte a los "puntos de vista en competencia" y ponga fin de forma permanente a décadas de derramamiento de sangre en el país.

    El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, hizo las declaraciones en una ceremonia especial en Doha, Qatar, que marcó el inicio del diálogo mediado por Estados Unidos, conocido como negociaciones intra-afganas, entre delegados de la insurgencia talibán y el gobierno de Afganistán.

    “Hoy es una ocasión verdaderamente trascendental. Por fin, los afganos han optado por sentarse juntos y trazar un nuevo rumbo para su país. Este es un momento para atreverse a tener esperanza ”, dijo Pompeo.

    Advirtió que las conversaciones intraafganas "indudablemente encontrarán muchos desafíos" debido a décadas de divisiones, pero las dos partes deberán "ser pacientes" para aprovechar la oportunidad de escribir el próximo capítulo de la historia de Afganistán.

    “Esperamos que este capítulo sea de reconciliación y progreso, no otra crónica de lágrimas y derramamiento de sangre. Los instamos a tomar decisiones que los alejen de la violencia y la corrupción y hacia la paz y la prosperidad ”, enfatizó Pompeo.

    El principal diplomático estadounidense señaló que un acuerdo histórico que Estados Unidos selló con los talibanes el 29 de febrero sentó las bases para el inicio del sábado de las negociaciones entre las partes beligerantes de Afganistán.

    Si bien dijo que era exclusivamente para los afganos determinar un futuro sistema político para gobernar su país, Pompeo agregó que esperaba que el resultado de las conversaciones respetara los derechos de todos los afganos y protegiera el progreso social logrado en las últimas casi dos décadas.

    “Al tomar sus decisiones, debe tener en cuenta que sus elecciones y conducta afectarán tanto el tamaño como el alcance de la asistencia futura de los EE. UU. Nuestra esperanza es que alcancen una paz sostenible y nuestro objetivo es una asociación duradera ”, dijo.

    Abdullah Abdullah, líder de la delegación afgana, dijo en la ceremonia inaugural que su equipo llegó a Doha con "buena voluntad y buenas intenciones" para negociar con los talibanes el fin de los 40 años de derramamiento de sangre.

    “Hemos venido para lograr una paz digna y duradera. No hay un ganador por medios militares o de guerra, pero no habrá ningún perdedor si esta crisis se resuelve sometiéndose a la voluntad del pueblo ”, dijo Abdullah, presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán.

    Mullah Abdul Ghani Baradar, jefe de la delegación de los talibanes, prometió en su discurso que el equipo de negociación insurgente entraría en el diálogo intraafgano "con total sinceridad" y destacó la necesidad de que ambas partes avancen con paciencia.

    “Le aseguramos al mundo que nos esforzaremos al máximo para que las negociaciones entre los afganos obtengan un resultado satisfactorio. Buscamos un Afganistán que sea independiente, soberano, unido, desarrollado y libre, un Afganistán con un sistema islámico en el que todas las personas de la nación puedan participar sin discriminación ”, dijo Baradar.

    Pompeo luego mantuvo reuniones separadas con Baradar y Abdullah, donde también estuvieron presentes sus equipos negociadores.

    Se reunió con el diputado político talibán Mullah Beradar para dar la bienvenida al inicio de las negociaciones de paz afganas. Los talibanes deben aprovechar esta oportunidad para forjar un acuerdo político y alcanzar un alto el fuego completo y permanente para poner fin a 40 años de guerra. Este esfuerzo debe estar dirigido por los afganos. pic.twitter.com/i7AUlGsBGz

    - Secretario Pompeo (@SecPompeo) 12 de septiembre de 2020

    Las históricas conversaciones afganas surgieron del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes que busca que todas las fuerzas estadounidenses y de la coalición abandonen el país para mediados de 2021 a cambio de garantías de contraterrorismo insurgente y promesas de buscar un acuerdo político entre rivales afganos.

    Estados Unidos ha reducido su presencia militar en Afganistán a 8.600 de aproximadamente 13.000 efectivos desde que firmó el pacto con los talibanes.

    La administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene la intención de reducir aún más el tamaño de las fuerzas estadounidenses a alrededor de 4.500 para noviembre.

    Los analistas anticipan que las negociaciones intraafganas serán un proceso largo y prolongado y experimentarán muchas controversias a medida que avanzan.


    Begin-Sadat: Pacto de paz histórico

    El próximo 26 de marzo se cumplirán 40 años desde que el primer ministro israelí Menachem Begin y el presidente egipcio Anwar al-Sadat firmaron un tratado de paz en el jardín de la Casa Blanca. El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, fue el anfitrión de la ceremonia y firmó como testigo.

    Pero la ceremonia probablemente no hubiera sido posible si Carter no hubiera convocado una intensa cumbre de 13 días seis meses antes que culminó con la firma de los Acuerdos de Camp David hace 40 años, el 18 de septiembre de 1978.

    “Denle crédito a Sadat, Begin y Carter”, dice el Dr. Kenneth Stein, profesor de historia del Medio Oriente y ciencias políticas en la Universidad de Emory en Atlanta, y presidente del Center for Israel Education. "El crédito también tiene que recaer en Kissinger, Nixon y Ford".

    Stein dice que los tratos de los predecesores de Carter con Sadat prepararon el escenario para su turno de la Unión Soviética a Estados Unidos. “Sadat necesitaba paz. Comprendió la realidad ”, dice Stein. Y entendió que un acuerdo con Israel le daría grandes puntos a Estados Unidos y resolvería varios de sus problemas.

    “El crédito por [tomar esa decisión] es para Anwar Sadat”, dice Stein. "Tomó una decisión responsable y Begin dio una reacción responsable".

    Begin, dice, entendió que la paz con Egipto era "importante para la viabilidad a largo plazo del Estado de Israel". Egipto era el líder del mundo árabe y su nación más poblada, y los egipcios habían librado varias guerras sangrientas con Israel.

    Ambos hombres querían la paz, pero también necesitaban las garantías estadounidenses y el apoyo financiero, diplomático y militar para que esto sucediera.

    Poco después de que Carter asumiera el cargo en noviembre de 1976, se centró en convocar una conferencia de paz en el Medio Oriente en Ginebra. Ni a Sadat ni a Begin les gustó mucho la idea, y comenzaron contactos secretos para encontrar otra forma de seguir adelante. El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Moshe Dayan, estuvo profundamente involucrado en las conversaciones.

    Sadat se hizo público el 8 de noviembre de 1977 y le dijo a la Asamblea del Pueblo Egipcio que por el bien de la paz estaba “preparado para ir a los confines de la Tierra, e Israel se sorprenderá al escucharme decirle: estoy listo para irme a su hogar, a su propio Knesset ".

    Seis días después, Walter Cronkite, el respetado ancla de CBS Evening News, retransmitirá entrevistas con los dos líderes en todo el mundo. Sadat confirmó que estaba listo para visitar Israel y estaba "esperando la invitación adecuada". Begin le dijo que estaba preparado para recibir a Sadat "en cualquier momento que esté preparado para venir".

    El 19 de noviembre, Begin estaba esperando en la pista del aeropuerto de Lod (ahora Ben-Gurion) con otros líderes israelíes mientras Sadat desembarcaba, lo saludaba calurosamente y lo llevaban a la Knesset a la Knesset para hablar. Les dijo a los 120 miembros de la Knesset: "Hoy les digo y declaro al mundo entero que aceptamos vivir con ustedes en una paz permanente basada en la justicia".

    Los problemas y las animosidades entre las dos partes aumentaron durante los meses siguientes, lo que llevó a Carter a enviar a su secretario de Estado Cyrus Vance a principios de agosto de 1978 para obtener el acuerdo de ambos líderes para asistir a una cumbre en Camp David, el rústico retiro presidencial en Maryland.

    Fue fuera de lo común convocar una cumbre de tan alto nivel sin una idea bastante clara del resultado, pero Carter se sumergió en los detalles, despidió a la prensa y las conversaciones se convocaron el 5 de septiembre.

    A medida que pasaban los días, los medios de comunicación estaban llenos de especulaciones sobre una avería. De hecho, después de solo tres días, Begin y Sadat ya no se encontrarían directamente y Carter comenzó a moverse entre los dos. Las conversaciones casi se interrumpieron en numerosas ocasiones, pero se logró un progreso lento y minucioso en lo que se convirtió en el "Marco para la paz en el Medio Oriente".

    La sección A del acuerdo se refería a Cisjordania y Gaza. Sadat y Carter insistieron en que la cuestión palestina fuera parte de cualquier acuerdo, y Begin finalmente aceptó las negociaciones para el autogobierno palestino y la "plena autonomía". El acuerdo también preveía tratados de paz con Jordania, Líbano y otros estados árabes, pero las partes árabes se opusieron rotunda y violentamente a un acuerdo con Israel, que se negó a negociar con Israel y suspendió la membresía de Egipto en la Liga Árabe, que duró una década.

    La sección B se ocupó de las relaciones entre Egipto e Israel. A cambio de la aceptación egipcia, la cooperación económica y la desmilitarización de la península del Sinaí, Israel acordó devolver el Sinaí y planteó la cuestión del desarraigo de 2.000 israelíes que viven allí para una votación de la Knesset.

    Acuerdo firmado

    El 17 de septiembre, Begin y Sadat firmaron los Acuerdos de Camp David en la Casa Blanca, con Carter firmando como testigo. Una semana después, la Knesset votó 85-19 a favor de comprometerse con una retirada israelí gradual pero completa de la península del Sinaí, cumpliendo con una demanda clave de Sadat y allanando el camino para las negociaciones sobre un tratado de paz. El tratado de paz se firmó en el césped de la Casa Blanca seis meses después.

    “El interés nacional”, dice Stein, es la base sobre la cual los líderes “toman decisiones sobre soberanía, fronteras, economía y viabilidad.

    “El tratado ha funcionado para ambas naciones durante décadas”, dice Stein.

    "Está intacto y es una piedra angular de la política exterior de Egipto e Israel", dice.“Israel ha predicado gran parte de su política de seguridad basada en una frontera relativamente tranquila con Egipto. Egipto basó su política africana en que no tenían que preocuparse por el conflicto con Israel ".

    Egipto construyó una nueva relación con Estados Unidos y la relación de Israel con Estados Unidos se profundizó. Desde el tratado de paz de 1979, los países han sido los dos mayores receptores de ayuda exterior estadounidense.

    Aunque durante una década se la denominó una paz muy “fría”, la Sección B de los Acuerdos fue un gran éxito para las tres naciones. La sección A que trata con los palestinos y otras naciones árabes fue un callejón sin salida.

    ¿Pueden el éxito de Camp David y las consiguientes negociaciones que condujeron a la paz iluminar un camino para las negociaciones israelo-palestinas? Stein no lo cree así.

    “Ambas partes en Camp David querían un acuerdo. Hoy las condiciones no están maduras ”, dice. “Ambos lados están fragmentados, y los palestinos no solo están fragmentados, sino disfuncionales. Estados Unidos no puede querer un acuerdo más que las partes respectivas ".


    Comienzan las históricas conversaciones de paz afganas en Doha

    Nuestro reportero personal

    Agencias

    ISLAMABAD DOHA - Las históricas conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los representantes de los rsquos y los talibanes han comenzado en Doha, Qatar, para buscar el fin de dos décadas de guerra que ha matado a decenas de miles de personas.

    Antes de que las partes en conflicto se sienten a negociar cara a cara, varios países las instaron a alcanzar un alto el fuego inmediato y a forjar un acuerdo.

    Al dirigirse a la ceremonia de apertura, el secretario de Estado Mike Pompeo instó a las dos partes a aprovechar la oportunidad de lograr un acuerdo de paz integral, reconociendo al mismo tiempo muchos desafíos por delante.

    El jefe del consejo de paz de Afganistán & rsquos, Abdullah Abdullah, dijo que incluso si las dos partes no pudieran ponerse de acuerdo en todos los puntos, deberían comprometerse.

    El líder talibán, Mullah Baradar Akhund, dijo que Afganistán debería tener un sistema islámico en el que todas las tribus y etnias del país se encuentren sin discriminación alguna. Dijo que las negociaciones pueden tener problemas, pero deben avanzar con paciencia.

    Hablando en la ocasión, el proceso del Secretario General de la ONU, Antonio, en el que las mujeres, los jóvenes y las víctimas de conflictos están representados de manera significativa, ofrece la mejor esperanza de una solución sostenible. Guterres expresó su esperanza de que el progreso hacia la paz pueda llevar al regreso de millones de afganos desplazados internamente y a través de las fronteras a sus hogares.

    Al expresar sus puntos de vista, el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China & rsquos, Wang Yi, dijo que el cese de la violencia y la paz duradera es el deseo más fuerte de más de 37 millones de afganos y las expectativas compartidas de los países regionales y la comunidad internacional.

    El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo que un alto el fuego humanitario debe ser una prioridad al principio porque la lucha y las conversaciones no pueden ir juntas. Dijo: "Estamos dispuestos a contribuir a este proceso de todas las formas posibles, incluida la celebración de una ronda de conversaciones".

    Las históricas conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes que buscan poner fin a 19 años de guerra se iniciaron en Doha el sábado. El ministro de Relaciones Exteriores de Qatar & rsquos, el jeque Mohammed bin Abdulrahman Al-Thani, abrió las negociaciones en una ceremonia en un hotel de lujo en Doha, flanqueado por el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el enviado especial de Washington & rsquos para Afganistán, Zalmay Khalilzad.

    El máximo negociador del gobierno afgano y rsquos en las históricas conversaciones de paz en Doha el sábado agradeció a los talibanes por su "disposición para negociar" cuando comenzó la ceremonia de apertura. "Puedo decirles con confianza que la historia de nuestro país recordará hoy como el final de la guerra y el sufrimiento de nuestro pueblo", dijo Abdullah Abdullah, un ex ministro afgano.

    El líder político talibán y rsquos reiteró la demanda de su grupo para que Afganistán adopte un "sistema ldquoIslamic" cuando comenzaron las conversaciones de paz con el gobierno afgano en Doha. "Quiero que todos consideren el Islam en sus negociaciones y acuerdos y no sacrifiquen el Islam por intereses personales", dijo el mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes que pasó ocho años bajo custodia paquistaní, y agregó que quería un "sistema islámico" en Afganistán.

    Pakistán advierte contra los saboteadores y repite errores del pasado

    Mientras las históricas conversaciones de paz afganas comienzan el sábado en Doha para poner fin a una guerra que lleva décadas, Pakistán advirtió a la comunidad internacional contra el papel de los saboteadores que pueden perjudicar el proceso ganado con tanto esfuerzo.

    Al dirigirse a la sesión de apertura de las conversaciones de paz afganas a través de un enlace de video, el ministro de Relaciones Exteriores calificó el comienzo de las conversaciones de paz como un reconocimiento global de la postura de Pakistán y rsquos de una solución no militar a la disputa afgana, más bien una solución política que es solo un camino a seguir.

    El primer ministro y enviado especial de rsquos en Afganistán El embajador Muhammad Sadiq representa a Pakistán en la ceremonia, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores participó virtualmente por invitación especial del homólogo de Qatar, el jeque Mohammed bin Abdulrahman Al-Thani. Entre otros, los oradores clave en el evento incluyeron a Abdullah Abdullah, presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán y rsquos, el líder adjunto de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

    El canciller dijo que las próximas negociaciones eran para que los afganos decidieran sobre su futuro.

    & ldquoLos ​​afganos solos deben ser los dueños de su destino sin influencias o interferencias externas. Los saboteadores internos y externos plantearán desafíos formidables. Se requerirá una vigilancia constante para protegerse contra sus maquinaciones ”, dijo Qureshi.

    Esperaba que todas las partes cumplieran sus compromisos y permanecieran comprometidas a lograr un resultado positivo.

    El ministro de Relaciones Exteriores dijo que las Negociaciones Intra-afganas fueron un hito hacia el establecimiento de la paz en Afganistán. Los dirigentes afganos deben aprovechar la oportunidad histórica de allanar el camino hacia una paz duradera mediante las negociaciones.

    Reiteró que, al considerarlo una responsabilidad colectiva, Pakistán siempre desempeñó un papel conciliador en el proceso de paz afgano y lo mantendría. Dijo que, además de Afganistán, Pakistán era el país que más había sufrido debido al conflicto afgano que acarrea ataques, muertes y desplazamiento de ciudadanos, además de enormes pérdidas económicas. Si bien pidió el máximo papel de la comunidad internacional para llevar el asunto a su final lógico, el ministro de Relaciones Exteriores también recomendó no repetir los errores cometidos en el pasado, para lograr el sueño de un Afganistán pacífico.

    Instó a la comunidad internacional a seguir apoyando el proceso de paz liderado por los afganos y de propiedad afgana, respetando al mismo tiempo el consenso que surgirá de las negociaciones intraafganas.

    Más tarde, en Twitter, el ministro de Relaciones Exteriores lo calificó como un "día histórico para el proceso de paz afgano".

    Dijo que Pakistán había mantenido durante mucho tiempo que la respuesta era la paz, no la guerra. & ldquoNos enorgullece defender una asociación por la paz y avanzar con fe y resolución que no serán disuadidas. Pakistán seguirá siendo una fuerza para una región estable y próspera ”, comentó.


    Ver el vídeo: Conversaciones de Mujeres sobre paz en Colombia (Diciembre 2021).