Podcasts de historia

Barack Obama elegido como el primer presidente negro de Estados Unidos

Barack Obama elegido como el primer presidente negro de Estados Unidos

El 4 de noviembre de 2008, el senador Barack Obama de Illinois derrota al senador John McCain de Arizona para convertirse en el 44o presidente de los Estados Unidos y el primer afroamericano elegido para la Casa Blanca. El demócrata de 47 años obtuvo 365 votos electorales y casi el 53 por ciento del voto popular, mientras que su retador republicano de 72 años obtuvo 173 votos electorales y más del 45 por ciento del voto popular. El compañero de fórmula de Obama a la vicepresidencia fue el senador Joe Biden de Delaware, mientras que el compañero de fórmula de McCain fue la gobernadora Sarah Palin de Alaska, la primera mujer republicana nominada a la vicepresidencia.

Obama, que nació en 1961 en Hawái de una mujer blanca de Kansas y un hombre negro de Kenia, se graduó de la Facultad de Derecho de Harvard y fue profesor de derecho en la Universidad de Chicago antes de lanzar su carrera política en 1996, cuando fue elegido para el Senado del Estado de Illinois. Fue reelegido para ese puesto en 1998 y 2000. En marzo de 2004, saltó a la fama nacional al ganar las primarias demócratas del Senado de EE. UU. En Illinois, y en julio ganó más exposición cuando pronunció el discurso de apertura en la Convención Nacional Demócrata. en Boston, que incluyó su elocuente llamado a la unidad entre los estados “rojos” (republicanos) y “azules” (demócratas). Ese noviembre, Obama fue elegido para el Senado de los Estados Unidos de forma aplastante.

El 10 de febrero de 2007, en Springfield, Illinois, Obama anunció oficialmente su candidatura a la presidencia. Una victoria en las asambleas electorales de Iowa en enero de 2008 lo convirtió en un retador viable para la primera favorita, la senadora Hillary Clinton de Nueva York, a quien superó en una agotadora campaña primaria para reclamar la nominación demócrata a principios de junio de 2008.

Durante la campaña de las elecciones generales, como en las primarias, el equipo de Obama trabajó para crear seguidores a nivel de base y utilizó lo que sus partidarios veían como el carisma natural del candidato, una historia de vida única y un mensaje inspirador de esperanza y cambio para atraer a grandes multitudes a sus apariciones públicas, tanto en los Estados Unidos como en un viaje de campaña al extranjero. Su equipo también trabajó para atraer a nuevos votantes, muchos de ellos jóvenes o negros, ambos grupos demográficos que creían que favorecían a Obama, para que participaran en las elecciones. Además, la campaña se destacó por su uso sin precedentes de Internet para organizar a los electores y recaudar fondos. Según The Washington Post: “3 millones de donantes hicieron un total de 6,5 millones de donaciones en línea que suman más de $ 500 millones. De esos 6,5 millones de donaciones, 6 millones fueron en incrementos de $ 100 o menos ".

En términos de temas de campaña, Obama se comprometió a sacar a Estados Unidos de la guerra en Irak y expandir la atención médica, entre otras promesas. Una aplastante crisis financiera nacional en los meses previos a las elecciones cambió el enfoque del país a la economía, y Obama y McCain intentaron demostrar que tenían el mejor plan para la mejora económica.

El 4 de noviembre, más de 69,4 millones de estadounidenses votaron por Obama, mientras que 59,9 millones de votantes eligieron a McCain. (Obama fue el primer senador estadounidense en funciones en ganar la Casa Blanca desde John F. Kennedy en 1960). Obama capturó algunos bastiones republicanos tradicionales (Virginia, Indiana) y estados clave en el campo de batalla (Florida, Ohio) que habían sido ganados por los republicanos en los últimos años. elecciones. A última hora de la noche, el presidente electo se presentó ante una gran multitud de simpatizantes en el Grant Park de Chicago y pronunció un discurso en el que reconoció la naturaleza histórica de su victoria (que se produjo 143 años después del final de la Guerra Civil Estadounidense y la abolición de esclavitud): “Si hay alguien que todavía duda de que Estados Unidos es un lugar donde todo es posible, que todavía se pregunta si el sueño de nuestros fundadores está vivo en nuestro tiempo, que todavía cuestiona el poder de nuestra democracia, esta noche es su respuesta ... Ha tardado mucho en llegar, pero esta noche, debido a lo que hicimos en esta fecha en esta elección en este momento decisivo, el cambio ha llegado a Estados Unidos ".

Obama asumió el cargo el 20 de enero de 2009. El 6 de noviembre de 2012, derrotó al retador republicano Mitt Romney para ganar un segundo mandato en la Casa Blanca. Dejó el cargo en enero de 2017.


Historia electoral de Barack Obama

Este es el Historia electoral de Barack Obama. Obama se desempeñó como senador de los Estados Unidos por Illinois (2005-2008) y 44º presidente de los Estados Unidos (2009-2017).

Obama, miembro del Partido Demócrata, fue elegido por primera vez para el Senado de Illinois en 1996 en representación del distrito 13, que cubría gran parte del lado sur de Chicago. En 2000, Obama realizó una campaña infructuosa para el primer distrito del Congreso de Illinois contra el titular de cuatro mandatos Bobby Rush. En 2004, Obama hizo campaña para el Senado de los Estados Unidos, participando en la primera elección del Senado en la que los dos principales candidatos del partido eran afroamericanos, el otro era Alan Keyes. Obama ganó las elecciones y obtuvo un escaño que anteriormente ocupaba un republicano.

En 2008, Obama ingresó a las primarias demócratas para las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Inicialmente ingresaron numerosos candidatos, pero con el tiempo el campo se redujo a Obama y la senadora Hillary Clinton de Nueva York. El concurso fue muy competitivo entre los dos, y ninguno pudo llegar a la mayoría de delegados sin la adición de delegados no comprometidos. Finalmente, Clinton terminó su campaña, respaldando a Obama para la nominación, lo que provocó su victoria. Luego se enfrentó al senador John McCain de Arizona como el candidato republicano, derrotándolo con 365 votos electorales frente a los 173 de McCain.

Obama buscó la reelección para un segundo mandato en 2012, prácticamente sin oposición en las primarias demócratas. Su oponente en las elecciones generales fue el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney. Obama ganó 332 votos electorales, derrotando a Romney que ganó 206. Después de estas elecciones, se convirtió en el primer presidente desde Ronald Reagan en recibir la mayoría del voto popular dos veces.


Barack Obama elegido como el primer presidente negro de Estados Unidos - HISTORIA

Barack Obama nació en Hawai el 4 de agosto de 1961. Su padre, Barack Obama Sr., nació y se crió en un pequeño pueblo de Kenia, donde creció pastoreando cabras con su propio padre, que era un sirviente doméstico de los británicos. .

La madre de Barack, Ann Dunham, creció en un pequeño pueblo de Kansas. Su padre trabajó en plataformas petrolíferas durante la Depresión y luego se inscribió en la Segunda Guerra Mundial después de Pearl Harbor, donde marchó por Europa en el ejército de Patton. Su madre se puso a trabajar en una línea de montaje de bombarderos y, después de la guerra, estudiaron en el G.I. Bill, compró una casa a través del Programa Federal de Vivienda y se mudó al oeste a Hawai.

Fue allí, en la Universidad de Hawai, donde se conocieron los padres de Barack. Su madre estudiaba allí y su padre había ganado una beca que le permitió salir de Kenia y perseguir sus sueños en Estados Unidos.

El padre de Barack finalmente regresó a Kenia, y Barack creció con su madre en Hawai y durante unos años en Indonesia. Posteriormente, se trasladó a Nueva York, donde se graduó de la Universidad de Columbia en 1983.

Recordando los valores de empatía y servicio que le enseñó su madre, Barack dejó en suspenso la escuela de derecho y la vida empresarial después de la universidad y se mudó a Chicago en 1985, donde se convirtió en un organizador comunitario con un grupo basado en la iglesia que buscaba mejorar las condiciones de vida de los pobres. barrios plagados de delincuencia y alto desempleo.

El grupo tuvo cierto éxito, pero Barack se había dado cuenta de que para mejorar realmente las vidas de las personas en esa comunidad y en otras comunidades, no solo se necesitaría un cambio a nivel local, sino un cambio en nuestras leyes y en nuestro política.

Luego obtuvo su título de abogado en Harvard en 1991, donde se convirtió en el primer presidente afroamericano de Harvard Law Review. Poco después, regresó a Chicago para ejercer como abogado de derechos civiles y enseñar derecho constitucional. Finalmente, su trabajo de defensa lo llevó a postularse para el Senado del Estado de Illinois, donde sirvió durante ocho años. En 2004, se convirtió en el tercer afroamericano desde la Reconstrucción en ser elegido para el Senado de los Estados Unidos.

Han sido las ricas y variadas experiencias de la vida de Barack Obama, creciendo en diferentes lugares con personas que tenían ideas diferentes, las que han animado su viaje político. En medio del partidismo y las disputas del debate público de hoy, todavía cree en la capacidad de unir a las personas en torno a una política de propósito, una política que antepone la resolución de los desafíos de los estadounidenses cotidianos al cálculo partidista y la ganancia política.

En el Senado del estado de Illinois, esto significó trabajar con demócratas y republicanos para ayudar a las familias trabajadoras a salir adelante mediante la creación de programas como el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo estatal, que en tres años proporcionó más de $ 100 millones en recortes de impuestos a familias en todo el estado. También impulsó una expansión de la educación de la primera infancia, y después de que varios presos en el corredor de la muerte fueran declarados inocentes, Obama trabajó con los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para exigir la grabación en video de los interrogatorios y confesiones en todos los casos de pena capital.

En el Senado de los Estados Unidos, se centró en abordar los desafíos de un mundo globalizado del siglo XXI con un pensamiento fresco y una política que ya no se conforma con el mínimo común denominador. Su primera ley fue aprobada con el republicano Tom Coburn, una medida para reconstruir la confianza en el gobierno al permitir que todos los estadounidenses se conecten a Internet y vean cómo y dónde se gastan cada centavo de sus impuestos. Ha sido la voz principal en la defensa de la reforma ética que acabaría con la corrupción al estilo de Jack Abramoff en el Congreso.

Como miembro del Comité de Asuntos de Veteranos, Obama luchó para ayudar a los veteranos a obtener el pago por discapacidad que se les prometió, mientras trabajaba para preparar el VA para los miles de veteranos que regresaban de Irak y Afganistán. Reconociendo la amenaza terrorista que representan las armas de destrucción masiva, viajó a Rusia con el republicano Dick Lugar para comenzar una nueva generación de esfuerzos de no proliferación diseñados para encontrar y asegurar armas mortales en todo el mundo. Y sabiendo la amenaza que enfrentamos a nuestra economía y nuestra seguridad de la adicción de Estados Unidos al petróleo, trabajó para unir a las compañías automotrices, sindicatos, agricultores, empresas y políticos de ambas partes para promover un mayor uso de combustibles alternativos y estándares de combustible más altos en nuestros coches.

Su campaña presidencial comenzó en febrero de 2007, y después de una campaña cerrada en las primarias presidenciales del Partido Demócrata de 2008 contra Hillary Rodham Clinton, ganó la nominación de su partido. En las elecciones presidenciales de 2008, derrotó al candidato republicano John McCain y fue investido presidente el 20 de enero de 2009. En octubre de 2009, Obama fue nombrado premio Nobel de la Paz de 2009.

Como presidente, Obama firmó una legislación de estímulo económico en la forma de la Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense de 2009 y la Ley de Desgravación Fiscal, Reautorización del Seguro de Desempleo y Creación de Empleo de 2010. Otras iniciativas de política nacional incluyen la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, la Dodd-Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act, the Don't Ask, Don't Tell Deroal Act de 2010 y la Ley de Control Presupuestario de 2011. En política exterior, puso fin a la guerra en Irak, aumentó los niveles de tropas en Afganistán, firmó el tratado de control de armas New START con Rusia, ordenó la participación de Estados Unidos en la intervención militar de Libia en 2011 y ordenó la operación militar que resultó en la muerte de Osama bin Laden. En abril de 2011, Obama busca la reelección en las elecciones presidenciales de 2012.

Ya sea la pobreza expuesta por Katrina, el genocidio en Darfur o el papel de la fe en nuestra política, Barack Obama continúa hablando sobre los problemas que definirán a Estados Unidos en el siglo XXI. Pero sobre todos sus logros y experiencias, está muy orgulloso y agradecido por su familia: su esposa, Michelle, y sus dos hijas, Malia, 10, y Sasha, 7, viven en el South Side de Chicago.


Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos

El 4 de noviembre de 2008, la cultura estadounidense cambiaría para siempre. Se hizo historia Barack Hussein Obama, fue elegido como el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos. Personas de todas las edades y razas aplaudieron cuando un hombre afroamericano fue elegido presidente de un país conocido por tener una historia de racismo y prejuicios. Barack Obama y el país dudaban de que fuera elegido, él mismo incluso tenía dos discursos preparados, uno si ganaba y otro si perdía. No fue solo un logro para él, sino un logro para la Casa Blanca, poner a la primera familia afroamericana en la "Mansión Ejecutiva", otra frase para la Casa Blanca. Michelle, Malia y Sasha ahora llaman 1600 Pennsylvania Avenue, su hogar. Hemos reunido algunos realmente interesantes Datos de Barack Obama para niños eso le dará más información sobre Barack Hussein Obama.

Barack Obama II, nació el 4 de agosto de 1961 en Oahu, Hawaii en el Hospital Ginecológico y Maternidad Kapiolani de una madre caucásica y un padre keniano, Barack y Ann. El lugar de nacimiento de Obama luego sería cuestionado. Se ha dicho que sus registros de nacimiento son falsos y están corruptos. Los padres de Obama se divorciaron cuando él era joven, su padre se mudó a Kenia, donde murió en un accidente automovilístico. Su madre se casó con un hombre llamado Lolo Soetoro, él era un estudiante de la Universidad de Hawái y luego se llevó a Barack y a su madre Ann a vivir a Indonesia.

Obama se graduó de la Universidad de Columbia en 1983 con una especialización en ciencias políticas, luego se fue a trabajar como defensor de los pobres en Chicago, también fue un organizador comunitario de una organización caritativa católica también en Chicago. Después de trabajar con los pobres y necesitados, fue a la Facultad de Derecho de Harvard para obtener un título en derecho, donde obtuvo su título de abogado y se graduó con honores académicos. Después de tener experiencia en derecho como abogado en un bufete de abogados, se convirtió en abogado de derechos civiles y luego se convirtió en profesor de derecho en la Universidad de Chicago. Durante todo este tiempo en Chicago, pasó mucho tiempo socializando y saliendo con Michelle Obama, entonces conocida como Michelle Robinson. Obama fue el primer presidente negro de Harvard Law Review, de ahí los ideales para convertirse en senador de Illinois y presidente de Estados Unidos. Antes de meterse en política, fue un autor de bestsellers. Un hecho curioso que se desconoce sobre él fue que pudo hacer todo esto mientras seguía fumando marihuana.


Historia como Obama eligió a Estados Unidos y # x27s primer presidente negro

Los estadounidenses eligieron enfáticamente al demócrata Barack Obama como su primer presidente negro, en una elección histórica que remodelará la política estadounidense y el papel de Estados Unidos en el escenario mundial.

"Esta noche, debido a lo que hicimos en este día, en esta elección, en este momento decisivo, el cambio ha llegado a Estados Unidos", dijo Obama a una multitud eufórica de 240.000 seguidores entre lágrimas después de derrotar al republicano John McCain.

Obama, de 47 años, asumirá el 44º presidente de Estados Unidos el 20 de enero de 2009 y heredará una economía sumida en la peor crisis financiera desde la década de 1930, dos guerras en Afganistán e Irak y un enfrentamiento nuclear con Irán.

"El camino por delante será largo, nuestra subida será empinada, es posible que no lleguemos allí en un año o incluso en un período, pero Estados Unidos: nunca he tenido más esperanzas que esta noche de que llegaremos allí", dijo Obama en su ciudad natal de Chicago.

"Te lo prometo, nosotros, como pueblo, llegaremos allí".

Las cadenas de televisión proyectaron la victoria de Obama sobre McCain después de que el senador Obama solidificara los estados demócratas tradicionales y se adentrara profundamente en el territorio republicano que su rival necesitaba controlar para ganar la Casa Blanca.

La victoria de Obama & # x27s fue recibida con euforia en todo Estados Unidos y resonó en todo el mundo.

El Times Square de Nueva York y # x27 estalló de alegría en un momento de curación de las cicatrices raciales de Estados Unidos y # x27 y una multitud se reunió frente a la Casa Blanca. En Kenia, donde nació el padre de Obama, el presidente Mwai Kibaki calificó su victoria como "emocionante".

Los demócratas también lograron grandes avances en el Congreso y mantendrán un monopolio inquebrantable en el poder en Washington después de un raro realineamiento generacional y político.

Después de una campaña biliosa, McCain fue cortés en la derrota y señaló que su elección fue un momento digno de aprecio para los afroamericanos.

“El pueblo estadounidense ha hablado y ha hablado con claridad. Hace poco tuve el honor de llamar al senador Barack Obama para felicitarlo por ser elegido el próximo presidente del país que ambos amamos ”, dijo.

"Aunque nos quedamos cortos, el fracaso es mío, no tuyo", le dijo a una multitud de simpatizantes en Phoenix, en su estado natal de Arizona.

El presidente George W. Bush, que ha dirigido a su país durante ocho años turbulentos, también felicitó a Obama.

"Señor presidente electo, enhorabuena", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, citando al presidente en una llamada telefónica a Obama.

"Qué noche tan maravillosa para usted, su familia y sus seguidores. Laura y yo te llamamos para felicitarte a ti y a tu buena novia ''.

La inauguración de Obama & # x27s completará un impresionante ascenso a la cima de la política estadounidense y mundial desde la oscuridad nacional hace solo cuatro años y cerrará una era de ocho años de turbulencia bajo Bush.

Obama promete renovar los lazos magullados con los aliados de Estados Unidos y comprometer a algunos de los enemigos más feroces de Estados Unidos como Irán y Corea del Norte. Ha prometido abordar el cambio climático y brindar atención médica a todos los estadounidenses.

Su presidencia también marca un cambio social sorprendente, con Obama, el hijo de padre keniano y madre blanca de Kansas, el primer presidente afroamericano de una nación todavía dividida por divisiones raciales.

Cuarenta y cinco años después de que el ícono de los derechos civiles Martin Luther King presentara su "sueño" de igualdad racial, la elección de Obama rompió nuevas barreras y puede haber ayudado a sanar las heridas morales dejadas por la esclavitud y la guerra civil de Estados Unidos.

Cuando lanzó su campaña en un día frío en Illinois en febrero de 2007, Obama forjó un mantra de cambio que lo impulsó a lo largo de la campaña presidencial estadounidense más larga y costosa de la historia.

La madrugada del martes capturó el estado de Pensilvania, el campo de batalla clave que McCain necesitaba ganar para mantener vivas sus esperanzas de victoria.

Y en un momento dulce para los demócratas, también se apoderó del campo de batalla del medio oeste de Ohio y capturó Nuevo México e Iowa, dos estados ganados por Bush en 2004 para cerrar la posible ruta de McCain hacia la Casa Blanca.

McCain había argumentado que Obama era demasiado inexperto para ser el comandante en jefe de Estados Unidos y seguiría políticas de redistribución "socialistas" que dejarían la economía sumida en una recesión.

McCain, de 72 años, senador de Arizona, habría sido el hombre de mayor edad que jamás haya asumido un primer mandato en la Casa Blanca.

Obama dio un aviso temprano de la forma en que se desarrollaría la noche al capturar el estado clave del noreste de Pensilvania: la mejor esperanza de McCain & # x27 de ganar un estado demócrata y evitar que su rival reclame la Casa Blanca.

Más tarde agregó Ohio, el estado decisivo que llevó a Bush a la victoria en 2004 y otro estado republicano, Virginia, que no había votado a los demócratas desde 1964.

También ganó Florida, zona cero de la debacle del recuento de 2000 y capturó otros estados republicanos, incluidos Nuevo México e Iowa.

Hasta ahora había ganado 28 estados, incluido su territorio natal de Illinois, por 349 votos electorales.

McCain había ganado 20 estados pero no se había escapado del corazón y el sur republicanos por 159 votos electorales.

En el Senado, los demócratas arrebataron el control de cinco escaños republicanos, incluido el estado tradicionalmente republicano de Virginia, seguido de New Hampshire, Carolina del Norte y Nuevo México.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se aferró a Kentucky, lo que significa que es poco probable que los demócratas obtengan los 60 escaños que necesitan en la cámara de 100 escaños necesarios para frustrar las tácticas de obstrucción republicanas.

También se proyectaba que los demócratas ampliaran su mayoría en la Cámara de Representantes.


Barack Obama será el primer presidente negro de Estados Unidos y # x27

Los estadounidenses depositaron su fe en Barack Obama hoy, dando la espalda a un pasado de esclavitud y segregación y eligiendo al primer afroamericano para la presidencia de Estados Unidos.

El significado y la escala de su victoria fueron reconocidos hoy por el presidente saliente y comandante en jefe, George Bush.

"No importa cómo voten, todos los estadounidenses pueden estar orgullosos de la historia que se hizo ayer", dijo, y agregó que el "viaje de Obama representa un triunfo de la historia estadounidense".

En un breve discurso, Bush dijo que sería un espectáculo "sorprendente" cuando Obama y su familia vinieran a la Casa Blanca, y que ya lo había invitado a visitarla.

Las palabras de Bush se produjeron horas después de la fiesta electoral de Obama en Chicago, donde hubo una escandalosa celebración y lágrimas de alegría cuando las cadenas de televisión estadounidenses declararon poco después de las 11 pm ET (4 am GMT) que el candidato demócrata había sido elegido como el 44º presidente de Estados Unidos.

Fue llevado a la victoria por una participación récord de votantes en todo el país, lo que le dio un margen más amplio sobre su oponente, John McCain, que cualquier otro presidente en las últimas dos décadas.

Al menos 134 millones de estadounidenses participaron en la elección, según estimaciones iniciales, lo que representa más del 60% de los votantes elegibles y rompió el récord anterior de 122 millones.

Obama, acompañado al podio en su ciudad natal de Chicago por su esposa Michelle y sus dos hijas, aludió al carácter histórico de su victoria.

"Si hay alguien por ahí que todavía dude de que Estados Unidos sea un lugar donde todo es posible y que todavía se pregunte si el sueño de nuestros fundadores está vivo en nuestro tiempo y que todavía cuestiona el poder de nuestra democracia, esta noche es su respuesta", dijo. dijo en su discurso de aceptación.

"Ha tardado mucho en llegar, pero esta noche, debido a lo que hicimos en este día, en esta elección, en este momento decisivo, el cambio ha llegado a Estados Unidos".

El senador de Illinois habló momentos después de que McCain hiciera un gracioso discurso de concesión frente a sus partidarios en Phoenix, Arizona, poniendo fin a las elecciones después de casi dos años tumultuosos.

"Hemos llegado al final de un largo viaje. El pueblo estadounidense ha hablado y ha hablado con claridad", dijo McCain.

El republicano derrotado dijo que Estados Unidos había recorrido un largo camino desde las injusticias raciales que eran una mancha en la historia del país, y pidió que el país se uniera detrás de Obama.

Dijo que admiraba profundamente y elogiaba a Obama por ganar una "elección histórica".

La aclamación de McCain fue seguida por un elogio cordial de los líderes mundiales, lo que refleja un amplio apoyo a Obama en la mayoría de las capitales internacionales.

Gordon Brown llamó al presidente electo "un verdadero amigo de Gran Bretaña", declarando que "conozco a Barack Obama y compartimos muchos valores". El líder de la oposición, David Cameron, aclamó a Obama como "el primero de una nueva generación de líderes".

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que esperaba "una cooperación más estrecha y de mayor confianza entre Estados Unidos y Europa" bajo Obama, una referencia velada a la frustración que George Bush provocaba a menudo en los aliados en el extranjero.

La escala de la victoria superó las expectativas demócratas, y se prevé que Obama obtenga 338 votos electorales frente a los 129 de McCain.

Los éxitos de Obama en la carrera por la Casa Blanca fueron igualados por victorias demócratas en los escaños del Congreso. La reacción violenta contra Bush proporcionó a los demócratas una de sus victorias más satisfactorias de la noche, derrocando a la veterana republicana Elizabeth Dole.

Un giro inesperado se estaba desarrollando en Alaska cuando el republicano Ted Stevens se aferraba a una estrecha ventaja en su carrera, a pesar de haber sido condenado por cargos de corrupción la semana pasada. Si es declarado ganador hoy, Stevens podría enfrentar la expulsión del Congreso.

Las esperanzas de McCain comenzaron a desmoronarse cuando las redes proyectaron que Obama ganaría Pensilvania, el estado donde el republicano planeaba hacer su última batalla.

Un revés aún mayor para McCain siguió cuando las redes proyectaron que Ohio iría a Obama. El estado decidió la carrera de 2004 entre Bush y John Kerry.
Sumando la humillación para el republicano, se proyectaba que Obama ganaría Virginia, la primera vez que el estado vota por un demócrata en una carrera presidencial desde Lyndon Johnson en 1964.

Se proyectaba que Obama se aferraría a todos los estados que los demócratas tomaron en 2004 y ganaría media docena o más de los estados de campo de batalla que habían estado en manos de los republicanos.

Se proyectaba que el demócrata ganaría en New Hampshire, Connecticut, Delaware, Washington DC, Illinois, Maine, Maryland, Massachusetts y Nueva Jersey. Se proyectaba que McCain ganaría Oklahoma, Tennessee, Kentucky, Georgia y Carolina del Sur.

Los temores de que muchos votantes blancos en la privacidad de las urnas no votaran por un candidato negro parecían infundados.

Los estadounidenses votaron en cifras récord a lo largo del día, ya que finalmente tuvieron la oportunidad de darle la espalda a la desastrosa presidencia de Bush y elegir un nuevo líder después de la campaña electoral más larga y costosa de Estados Unidos.

Desde las costas orientales de Virginia, a través del corazón industrial de Ohio, y hasta los estados de las Montañas Rocosas de Colorado y Nuevo México y más allá, los trabajadores electorales y los votantes informaron largas filas y esperas de varias horas en las elecciones estadounidenses más esperadas durante la mitad un siglo.

La participación estuvo en niveles no vistos desde que las mujeres obtuvieron el voto por primera vez en 1920. Los funcionarios electorales pronosticaron que la participación se acercaría al 90% en Virginia y Colorado, y al 80% en Ohio y Missouri.

La oportunidad de elegir al primer presidente negro de Estados Unidos atrajo a más votantes minoritarios que en las elecciones recientes, dijeron expertos en participación. Los votantes blancos representaban el 81% del electorado estadounidense hace ocho años y el 74% este año, según las encuestas a boca de urna.

Las probabilidades habían estado en contra de McCain desde el principio, vinculado, como él, a Bush, con sus índices de popularidad casi récord, hostilidad hacia la guerra de Irak y una recesión inminente. Pero McCain se las arregló para mantenerse firme hasta mediados de septiembre, cuando el colapso de Wall Street vio a Obama abrir una ventaja dominante.

Obama heredará horrendos problemas económicos que limitarán el alcance de sus ambiciones. En sus manifestaciones finales, Obama ya estaba moderando su promesa inicial de cambio con advertencias sobre cómo tendría que frenar algunos de sus planes más ambiciosos, tratando de reducir las expectativas de que podría avanzar rápidamente en la reforma de la salud y la educación.

Los monitores electorales independientes informaron casos esporádicos de apertura retrasada de los colegios electorales, máquinas de votación rotas, escasez de boletas, confusión de votantes y abuso ocasional en varios estados de batalla, incluidos Florida, Ohio, Colorado, Pensilvania y Virginia.


Obama es elegido presidente cuando cae la barrera racial

Barack Hussein Obama fue elegido el 44º presidente de Estados Unidos el martes, barriendo con facilidad la última barrera racial en la política estadounidense cuando el país lo eligió como su primer presidente ejecutivo negro.

La elección de Obama equivalió a una catarsis nacional: un repudio a un presidente republicano históricamente impopular y sus políticas económicas y exteriores, y una aceptación del llamado de Obama para un cambio en la dirección y el tono del país.

Pero fue igualmente un momento sorprendentemente simbólico en la evolución de la tensa historia racial de la nación, un avance que hubiera parecido impensable hace solo dos años.

Obama, de 47 años, senador de Illinois por su primer mandato, derrotó al senador John McCain de Arizona, de 72 años, un ex prisionero de guerra que estaba haciendo su segunda candidatura a la presidencia.

Hasta el final, la campaña de McCain fue eclipsada por un oponente que fue nada menos que un fenómeno, que atrajo a grandes multitudes personificadas por las decenas de miles de personas que asistieron a escuchar el discurso de victoria de Obama en Grant Park en Chicago.

McCain también luchó contra los vientos en contra de un entorno político implacablemente hostil, lastrado por el bagaje que le dejó el presidente Bush y un colapso económico que tuvo lugar en medio de la campaña electoral general.

“Si hay alguien que todavía duda de que Estados Unidos es un lugar donde todo es posible, que todavía se pregunta si el sueño de nuestros fundadores está vivo en nuestro tiempo, que todavía cuestiona el poder de nuestra democracia, esta noche es su respuesta, ”Dijo el Sr. Obama, de pie frente a un enorme atril de madera con una hilera de banderas estadounidenses a la espalda, mirando a una multitud que se extendía hasta muy adentro de la noche de Chicago.

"Ha tardado mucho en llegar", agregó el presidente electo, "pero esta noche, debido a lo que hicimos en esta fecha en esta elección en este momento decisivo, el cambio ha llegado a Estados Unidos".

McCain pronunció su discurso de concesión bajo un cielo despejado en el exuberante césped de Arizona Biltmore, en Phoenix, donde él y su esposa habían celebrado la recepción de su boda. La multitud reaccionó con abucheos dispersos cuando felicitó a Obama y saludó el significado histórico del momento.

“Esta es una elección histórica y reconozco la importancia que tiene para los afroamericanos y el orgullo especial que deben tener esta noche”, dijo McCain, y agregó: “Ambos nos damos cuenta de que hemos recorrido un largo camino desde el injusticias que alguna vez mancharon la reputación de nuestra nación ".

Obama no solo tomó la presidencia, sino que llevó a su partido a grandes avances en el Congreso. Esto pone a los demócratas en control de la Cámara, el Senado y la Casa Blanca por primera vez desde 1995, cuando Bill Clinton estaba en el cargo.

El día resplandeció con la historia cuando los votantes comenzaron a hacer fila antes del amanecer, horas antes de que se abrieran las urnas, para participar en la culminación de una campaña que en el transcurso de dos años atrajo una extraordinaria atención por parte del público estadounidense.

A medida que se conocieron los retornos, y Obama superó hito tras hito —Ohio, Florida, Virginia, Pensilvania, New Hampshire, Iowa y Nuevo México— la gente salió a las calles de forma espontánea para celebrar lo que muchos describieron, con un regocijo quizás exagerado, aunque comprensible, una nueva era en un país donde hace apenas 143 años, Obama, como hombre negro, podría haber sido poseído como esclavo.

Para los republicanos, especialmente los conservadores que han dominado el partido durante casi tres décadas, la noche representó un amargo revés y los dejó contemplando dónde se encuentran ahora en la política estadounidense.

Obama y su amplia mayoría demócrata en el Capitolio ahora enfrentan la tarea de gobernar el país durante un período difícil: la probabilidad de una recesión profunda y prolongada y dos guerras. Tomó nota de esas circunstancias en un discurso que se destacó por su sobriedad y su ausencia del triunfalismo que, comprensiblemente, pudo haber mostrado en una noche en la que ganó un triunfo en el Colegio Electoral.

“The road ahead will be long, our climb will be steep,” said Mr. Obama, his audience hushed and attentive, with some, including the Rev. Jesse Jackson, wiping tears from their eyes. “We may not get there in one year or even one term, but America, I have never been more hopeful than I am tonight that we will get there. I promise you, we as a people will get there.” The roster of defeated Republicans included some notable party moderates, like Senator John E. Sununu of New Hampshire and Representative Christopher Shays of Connecticut, and signaled that the Republican conference convening early next year in Washington will be not only smaller but more conservative.

Mr. Obama will come into office after an election in which he laid out a number of clear promises: to cut taxes for most Americans, to get the United States out of Iraq in a fast and orderly fashion, and to expand health care.

In a recognition of the difficult transition he faces, given the economic crisis, Mr. Obama is expected to begin filling White House jobs as early as this week.

Mr. Obama defeated Mr. McCain in Ohio, a central battleground in American politics, despite a huge effort that brought Mr. McCain and his running mate, Gov. Sarah Palin of Alaska, back there repeatedly. Mr. Obama had lost the state decisively to Senator Hillary Rodham Clinton of New York in the Democratic primary.

Mr. McCain failed to take from Mr. Obama the two Democratic states that were at the top of his target list: New Hampshire and Pennsylvania. Mr. Obama also held on to Minnesota, the state that played host to the convention that nominated Mr. McCain Wisconsin and Michigan, a state Mr. McCain once had in his sights.

The apparent breadth of Mr. Obama’s sweep left Republicans sobered, and his showing in states like Ohio and Pennsylvania stood out because officials in both parties had said that his struggles there in the primary campaign reflected the resistance of blue-collar voters to supporting a black candidate.

“I always thought there was a potential prejudice factor in the state,” Senator Bob Casey, a Democrat of Pennsylvania who was an early Obama supporter, told reporters in Chicago. “I hope this means we washed that away.”

Mr. McCain called Mr. Obama at 10 p.m., Central time, to offer his congratulations. In the call, Mr. Obama said he was eager to sit down and talk in his concession speech, Mr. McCain said he was ready to help Mr. Obama work through difficult times.

“I need your help,” Mr. Obama told his rival, according to an Obama adviser, Robert Gibbs. “You’re a leader on so many important issues.”

Mr. Bush called Mr. Obama shortly after 10 p.m. to congratulate him on his victory.

“I promise to make this a smooth transition,” the president said to Mr. Obama, according to a transcript provided by the White House .“You are about to go on one of the great journeys of life. Congratulations, and go enjoy yourself.”

For most Americans, the news of Mr. Obama’s election came at 11 p.m., Eastern time, when the networks, waiting for the close of polls in California, declared him the victor. A roar sounded from the 125,000 people gathered in Hutchison Field in Grant Park at the moment that they learned Mr. Obama had been projected the winner.

The scene in Phoenix was decidedly more sour. At several points, Mr. McCain, unsmiling, had to motion his crowd to quiet down — he held out both hands, palms down — when they responded to his words of tribute to Mr. Obama with boos.

Mr. Obama, who watched Mr. McCain’s speech from his hotel room in Chicago, offered a hand to voters who had not supported him in this election, when he took the stage 15 minutes later. “To those Americans whose support I have yet to earn,” he said, “I may not have won your vote, but I hear your voices, I need your help, and I will be your president, too.”

Initial signs were that Mr. Obama benefited from a huge turnout of voters, but particularly among blacks. That group made up 13 percent of the electorate, according to surveys of people leaving the polls, compared with 11 percent in 2006.

In North Carolina, Republicans said that the huge surge of African-Americans was one of the big factors that led to Senator Elizabeth Dole, a Republican, losing her re-election bid.

Mr. Obama also did strikingly well among Hispanic voters Mr. McCain did worse among those voters than Mr. Bush did in 2004. That suggests the damage the Republican Party has suffered among those voters over four years in which Republicans have been at the forefront on the effort to crack down on illegal immigrants.

The election ended what by any definition was one of the most remarkable contests in American political history, drawing what was by every appearance unparalleled public interest.

Throughout the day, people lined up at the polls for hours — some showing up before dawn — to cast their votes. Aides to both campaigns said that anecdotal evidence suggested record-high voter turnout.

Reflecting the intensity of the two candidates, Mr. McCain and Mr. Obama took a page from what Mr. Bush did in 2004 and continued to campaign after the polls opened.

Mr. McCain left his home in Arizona after voting early Tuesday to fly to Colorado and New Mexico, two states where Mr. Bush won four years ago but where Mr. Obama waged a spirited battle.

These were symbolically appropriate final campaign stops for Mr. McCain, reflecting the imperative he felt of trying to defend Republican states against a challenge from Mr. Obama.

“Get out there and vote,” Mr. McCain said in Grand Junction, Colo. “I need your help. Volunteer, knock on doors, get your neighbors to the polls, drag them there if you need to.”

By contrast, Mr. Obama flew from his home in Chicago to Indiana, a state that in many ways came to epitomize the audacity of his effort this year. Indiana has not voted for a Democrat since President Lyndon B. Johnson’s landslide victory in 1964, and Mr. Obama made an intense bid for support there. He later returned home to Chicago to play basketball, his election-day ritual.


Barack Obama

When Barack Obama was elected president in 2008, he became the first African American to hold the office. Obama faced major challenges during his two-term tenure in office. His primary policy achievements included health care reform, economic stimulus, banking reform and consumer protections, and a repeal of the “Don’t Ask, Don’t Tell” policy preventing lesbian and gay Americans from serving openly in the military.

Obama’s father, Barack Sr., a Kenyan economist, met his mother, Stanley Ann Dunham, when both were students in Hawaii, where Barack was born on August 4, 1961. They later divorced, and Barack’s mother married a man from Indonesia, where he spent his early childhood. Before fifth grade, he returned to Honolulu to live with his maternal grandparents and attend a private prep school on scholarship. En sus memorias Dreams from My Father (1995), Obama describes the complexities of discovering his identity in adolescence.

After two years at Occidental College in Los Angeles, he transferred to Columbia University, where he studied political science and international relations. Following graduation in 1983, Obama worked in New York City, then became a community organizer on the South Side of Chicago, coordinating with churches to improve housing conditions and create job-training programs in a community hit hard by steel mill closures. In 1988, he went to Harvard Law School, where he attracted national attention as the first African American president of the Revisión de la ley de Harvard. Returning to Chicago, he joined a small law firm specializing in civil rights.

In 1992, Obama married Michelle Robinson, a lawyer who had also excelled at Harvard Law. Their daughters, Malia and Sasha, were born in 1998 and 2001. Obama was elected to the Illinois Senate in 1996, and then to the U.S. Senate in 2004. At the Democratic National Convention that summer, he delivered an acclaimed keynote address. In 2008, after winning the Democratic nomination after a hard-fought primary race with Hillary Clinton, he defeated Arizona Senator John McCain by 365 to 173 electoral votes in the general election.

As an incoming president, Obama faced many challenges including the 2008 financial crisis, wars in Iraq and Afghanistan, and the continuing global war on terrorism. Inaugurated before an estimated crowd of 1.8 million people, Obama proposed unprecedented federal spending to revive the economy and a renewal of America’s stature in the world.

During his first term he signed three signature bills: economic stimulus, health care reform, and legislation reforming the nation’s financial institutions. Obama also pressed for a fair pay act for women and new safeguards for consumer protection. In 2009, Obama became the fourth president to receive the Nobel Peace Prize. However, in the 2010 mid-term elections, the Democrats lost control of the House of Representatives, thus affecting Obama’s future domestic policy agenda.

In 2012, he was reelected over former Massachusetts Governor Mitt Romney by 332 to 206 electoral votes. The Middle East remained a key foreign policy challenge. Obama directed the military and intelligence operation that led to the killing of Osama bin Laden, the head of Al-Qaeda and the terrorist responsible for the September 11, 2001 attacks on the United States. However, a new self-proclaimed Islamic State arose during a civil war in Syria and began inciting terrorist attacks. Obama sought to manage a hostile Iran with a treaty that hindered its development of nuclear weapons. The Obama administration also adopted the Paris Climate Agreement signed by 174 states and the European Union in 2015 to reduce greenhouse gas emissions and slow global warming.

In the last year of his second term, Obama spoke at two events that clearly moved him—the 50th anniversary of the civil rights march from Selma to Montgomery and the dedication of the National Museum of African American History and Culture. “Our union is not yet perfect, but we are getting closer,” he said in Selma. “And that’s why we celebrate,” he told those attending the museum opening in Washington, “mindful that our work is not yet done.”


Our ruling: False

The John Hanson who served as the first president of the Congress of the Confederation was white. The photograph purporting to be of the first Black president of the U.S. is actually of another John Hanson, who served as a Liberian senator in the mid-1800s. Daguerreotype photography wasn’t invented until the 1830s, making it impossible for a photograph of the first U.S. president to exist. In January 2009, Barack Obama became the first Black president of the United States. We rate this claim as FALSE, based on our research.


The Presidency of Barack Obama: a First Historical Assessment

This content aims to critically review the book “The Presidency of Barack Obama: A First Historical Assessment,” by Julian E. Zelizer. He is a CNN political analyst based in the department of History and Public Affairs in Princeton University. Zelizer has authored a variety of books that have significant information on the occurrences and explanations of events in the United States. Zelizer also appears regularly as a news commentator on various platforms such as radio, television, and print. The book that the paper purposes to discuss emphasizes on account of Obama as the first African American president and the years he served with a comparison from criteria of other leading political historians. Further, the primary intention of Zelizer is to call upon some of the distinguished rosters of people that are remarkable in history to evaluate the era of Obama’s presidency.

There was a high expectation when Obama was selected as the president and people considered him to leave the office having made a significant change and progress. Remarkably, he is widely remembered for the enactment of the Obamacare, a bill that was aimed to aid millions of individuals with their medical expenses by acting as medical insurance. The legislative achievement is the primary aspect that Obama can be remembered as having contributed to the country’s history. The book highlights the presidential election of Donald Trump as the president and his effort during the first term of the presidency to irreversibly damage the Obamacare. Moreover, it further extends to question and investigate the gulf that exists between Obama and Trump that needs more explanations from concrete evidence. Besides, it is evident that the book would have a different story had Hilary Clinton won the presidential elections.

With the help from various historians’ contributions, the book purposes to offer clear and valid assessments of the key issues, which shaped the years that Obama was in office. The primary ones include race, healthcare, drugs, violence, economic calamity, Iraq and Afghanistan, gay rights, and the entry of individuals into the country. Additionally, there is focus on education and policies that need to be enacted in the urban settlement areas. Obama is considered to have embraced the Democrats, leading to a paradox in his leadership. Zelizer argues that the former president was a policymaker who was efficient in performing his duties. Still, he was not a successful party builder that would contribute to strengthening the congregation. Instead, he did less that would manage the Democrats to be strong and united. The evidence provided to the claims is the presidential loss of Hillary Clinton who was the party’s candidate. Therefore, Obama had shortcomings that were evident despite his reelection and strong endorsement ratings towards the end of his term. Additionally, the Democrats lost legislative seats estimated to be around one thousand, figures that were high and have never been marked by any other president in the contemporary history of the United States.

Although Obama had numerous shortcomings, in the book, Zelizer occasionally creates excuses for him. In the first chapter, the author mentions that Obama would go out to play golf with John Boehner, who was the Speaker of the House then.