Podcasts de historia

Cleopatra probando venenos en los condenados a muerte

Cleopatra probando venenos en los condenados a muerte


Cleopatra: una vida de Stacy Schiff

¿Cómo, se preguntó Pascal, podría resumir mejor las causas y los efectos, la dicha y luego la esclavitud, del amor? Encontró la respuesta en una sola palabra: el nombre de una mujer: Cleopatra.

Han pasado 20 años desde que un excelente libro de Lucy Hughes-Hallett se comprometió a desenredar al último y más ingenioso de los Ptolomeos de esos mitos que la han enmascarado como una prostituta oriental (Boccaccio) un pecador lujurioso (Dante) una ninfómana avariciosa (Cassius Dio) y - aún más lejos de la marca - una "niña tonta" (Shaw). El trabajo de Hughes-Hallett ahora ha dado lugar a un digno sucesor. Idealmente, como Stacy Schiff observa en su magnífica recreación tanto de una mujer extraordinaria como de su época, nuestro sentido de Cleopatra se vería reforzado por su aparición dramática como la heroína condenada al fracaso de una ópera suntuosa (Puccini, preferiblemente).

Que el libro de Schiff sea la base de una nueva película de Paul Greengrass, prevista para 2013, parece un buen augurio. Trae esperanza de que Angelina Jolie pueda finalmente anular la imagen de la pobre Elizabeth Taylor luchando por lucir imperial con una bofetada de una pulgada de espesor y un tocado de Folies Bergère. Ninguna imagen anterior, visual o verbal, coincide con la mujer inspiradora, aterradora y despiadada que conjuró Schiff a partir de una combinación inspirada de textos cuidadosamente analizados, nuevas investigaciones y escritos descriptivos que aceleran el pulso. (No siempre, la mente '"Descent from Hercules es lo suficientemente bueno para mí", resopló Antony, es el tipo de escritura basura que hace que un buen libro no tenga crédito).

Schiff utiliza un método que toma prestado mucho del cine. Acercándose a un evento dramático, luego retrocede para revelar una imagen más grande, la historia de fondo del escenario. Por lo tanto, abre en el 48 a. C. con la desterrada Cleopatra, de 21 años, acampada en el lado más alejado del delta del Nilo, cerca de Port Said, mientras se prepara para su largo viaje acurrucada en la mochila de un soldado (debe haber sido a la vez ligera y diminuta, concluye sensatamente Schiff) en la presencia de César en su propio palacio alejandrino. Cortando, justo antes de la gran escena - Confident Invader desarmado por Audacious Intruder - Schiff hace retroceder el reloj. Todos sabemos lo que estaba a punto de suceder: los ingeniosos cambios de tiempo y ubicación de Schiff mantienen a raya la familiaridad.

Las comparaciones entre Roma (la ciudad en la que Cleopatra cabalgó como consorte de César, mientras su hermana rebelde viajaba, con grilletes de oro, entre la multitud de prisioneros comunes) y Alejandría (a la que Cleopatra se retiró prudentemente después del asesinato de César en 44 a. C.) ofrecen una sorpresa. a cualquiera que no esté familiarizado con esa época remota.

Los no eruditos de la época tienden a imaginarse la antigua Roma con el aspecto que tiene en muchas epopeyas de espada y sandalia: un paraíso fascista, todos gladiadores bronceados y mármol blanqueado por el sol. La Roma a la que llegó Cleopatra no fue nada de eso. (Una ironía bien notada por Schiff es que los edificios más gloriosos de Roma fueron pagados, luego de la muerte de la reina del Nilo, de 39 años, con el vasto tesoro arrebatado de Egipto).

La Alejandría de Cleopatra, en cambio, era una ciudad de deslumbrante lujo, belleza y cultura de amplias avenidas bien sombreadas, deslumbrantes mosaicos, colegios académicos, una biblioteca incomparable, librerías (Roma no tenía ninguna) y una estructura social que, a diferencia de Roma, permitió a las mujeres educación formal, derechos de divorcio, propiedad de la propiedad y, lo más inusual de todo, la oportunidad de explotar sus habilidades comerciales.

Al igual que con la gran ciudad, así con el país más de un tercio del Egipto ptolemaico, en la época de Cleopatra, estaba bajo la administración de mujeres. Una niña de las clases de patricios podía aprender varios idiomas (Cleopatra hablaba nueve, incluidos hebreo, griego y troglodita según Plutarco). Una hija egipcia, golpeada como un niño si no progresaba, podía estudiar filosofía y álgebra. Sabía que el mundo era redondo. Ella entendió el valor de pi. Ella podría dirigir un negocio.

El mayor regalo de Alejandría a un joven y hermoso gobernante, según sostiene Schiff, puede haber sido una lección sobre el poder del boato. Mucho antes del nacimiento de los triunfos romanos, las fabulosas exhibiciones permitieron a Cleopatra glorificarse a sí misma, demostrando una estrecha conexión con los dioses de Egipto. Es en la creación de estas extraordinarias interpretaciones que la propia Schiff sobresale. Cuando describe a Cleopatra y César flotando por el Nilo, coloca a sus lectores a lo largo de las orillas del gran río, compartiendo la experiencia de los campesinos que contemplaron, como se pretendía, "una especie de aparición mágica de otro mundo, la visita terrenal de dos dioses vivientes ".

El boato acudió al rescate de la reina una vez más cuando, tras el asesinato de César y su propia huida apresurada a Alejandría, necesitaba reafirmar su poder sobre Egipto. La inteligencia brilla a través de su hábil yugo de los acontecimientos actuales con el pasado mítico, se presentó como Isis, reuniendo los fragmentos masacrados de su consorte Osiris (César) para formar un nuevo heredero (su pequeño hijo romano). Un hermano Ptolomeo, su corregente, fue rápidamente despachado: el envenenamiento era un arte en el que los creadores de leyendas no exageraban la competencia de Cleopatra.

La pompa, la más famosa, permitió a Cleopatra, en el 42 a. C., controlar los acontecimientos, cuando navegó hacia Tarso con el disfraz de Venus, en un barco tripulado por un grupo de ninfas asistentes. Su presa, Mark Antony, mordió el anzuelo. Se quedó enganchado porque, como explica Schiff, sus sueños de conquistas orientales solo podían financiarse con el tesoro de Egipto. El único error de cálculo de Cleopatra fue suponer que el nieto de César, Octavio (que astutamente había prometido a su hermana con Antonio para vincularlo a los intereses de Roma), resultaría igualmente susceptible. La pompa y las técnicas seductoras no tenían ningún efecto sobre un hombre que solo ansiaba una cosa de Egipto: su riqueza. En el 30 a. C., tras la muerte de Cleopatra y Antonio, Octavio lo obtuvo.

El misterio nunca ha dejado de cubrir a Cleopatra, lo que siempre aumenta su encanto. Schiff demuestra ser brillante al quitar las capas del mito en el que los narradores anteriores envolvieron a la reina egipcia. ¿Una hechicera calculadora distrajo y desanimó a un gran general romano, o Cleopatra inspiró a su amante con su coraje e ingenio? ¿Se envenenó ella, después del fallido suicidio de Antonio, con el áspid - lento -, o introdujo de contrabando un veneno más rápido y monótono en su mausoleo repleto de tesoros?

Mucho, a pesar del formidable y fascinante logro de Schiff, sigue siendo cuestionable. Pero la mayoría de los lectores acabarán coincidiendo con Montaigne en que, siempre que la historia ha presentado la muerte como la opción preferida, pocos la han abrazado con un estilo tan voluptuoso como el último de los Ptolomeos.

Miranda Seymour La niña de Chaplin: La vida y los amores de Virginia Cherrill es publicado por Pocket Books.

Este artículo se modificó el 24 de enero para corregir la leyenda de la imagen y dar crédito al artista correcto.


Mitología griega y romana

Ulises (Odiseo) y la sirena de John William Waterhouse

Una de las colecciones de mitología más importantes que también incluye las leyendas del Rey Arturo y los cuentos románticos de la Edad Media.

Una guía de estudio de Oxford University Press para la mitología clásica.

Sitio web dedicado a la mitología, el folclore y la religión.

Un árbol genealógico interactivo de los dioses griegos.

Mythweb es un sitio dedicado a los héroes, dioses y monstruos de la mitología griega.

Una gran colección digital de arte y literatura, que incluye materiales griegos y romanos.

Un sitio que explora la mitología griega y los dioses en la literatura y el arte clásicos. El objetivo del proyecto es proporcionar una guía de referencia completa y gratuita sobre la mitología griega antigua.

La sección de mitología griega de la Enciclopedia Mythica.

Sección de mitología romana de la Enciclopedia Mythica.


¿Qué pasó con Trifena?

La dinastía ptolemaica es famosa por ser una de las familias más crueles de la historia, por lo que no sería sorprendente que Tryphaena fuera asesinada. Desapareció alrededor del momento del nacimiento de Cleopatra VII en el 69 a. C., lo que también sugiere que podría haber muerto al dar a luz. En 68 a. C., ninguno de los papiros (que han sobrevivido hasta ahora) la menciona. La mujer con el mismo nombre, que fue co-gobernante de Egipto con Ptolomeo y Berenice IV, es casi con certeza su hija mayor.

Cuando Cleopatra VII tenía 12 años, su padre ordenó una dedicación en el Templo de Edfu, que incluye el nombre de Cleopatra Tryphaena. Aparece junto al nombre de Ptolomeo, lo que sugiere que en este caso la mujer no era una hija, sino una esposa. Esta inscripción y el informe de Strabo sugieren que la falta de Cleopatra Tryphaena en la corte fue causada por otros problemas además de la muerte.

El primer pilón del templo de Edfu fue decorado por Ptolomeo XII en el 57 a. C. con figuras de él mismo golpeando al enemigo. ( Dominio publico )

Según otra teoría, Ptolomeo se divorció de ella y tuvo que dejar de ser parte de la vida pública en Alejandría. También hay una sugerencia de que su vida después del 69 a. C. está oculta en una historia sobre co-gobernantes que apoyaron a Ptolomeo XII. Si Estrabón tiene razón y no había una hija llamada Cleopatra Trifena, la corregente del faraón era su esposa. Esto significa que su papel en la corte cambió, lo que habría influido en la vida de su familia.

En el 58 a. C., el pueblo de Egipto quería que Ptolomeo abdicara y dejó el trono para salvar su vida. Cuando Auletes escapó de Egipto, sus co-gobernantes se convirtieron en los gobernantes oficiales del país. Trifena murió pocos meses después, en el 57 a. C., envenenada por Berenice IV, que no quiso compartir el trono de Egipto. La historia no explica completamente lo que sucedió, pero cuando tres años después, Ptolomeo XII regresó a Egipto y recuperó el trono, condenó a muerte a Berenice.


Reflexiones sobre la gran literatura

La pintura de 1887 de Alexandre Cabanel, Cleopatra probando venenos en los condenados a muerte (Cléopâtre essayant des poisons sur des condamnés à mort). Se puede ver en el Museo Real de Bellas Artes (KMSKA) de Amberes.

Palabra por palabra, esta pequeña novela (tres veces la longitud de un cuento corto típico con unas 12.700 palabras) probablemente pinta la descripción más vibrante del antiguo Egipto en toda la literatura. Este es mi aspecto favorito de la obra, aunque para otros podría ser la trama romántica y cautivadora, o la versión típica, aunque atractiva, de la psicología de la reina. Es una historia sencilla, pero bellamente ambientada y narrada.

Al comienzo de la historia, un suntuoso cangia-- su famosa barcaza ... se desliza por el Nilo. y la última faraón en el barco se queja a su esclava favorita, Charmion, de que necesita amor, y sin él, las bellezas de Egipto son monstruosas para ella. Sin embargo, ¿es el amor lo que realmente quiere? Más tarde se nos dice que ella “oró por un nuevo placer, por alguna sensación fresca”, sugiriendo que es una decadente insensible y que el amor mismo no mantendría su interés por mucho tiempo.

Mientras tanto, un joven cazador Tom Sawyerish Meïamoun (o Ammon en algunas traducciones) la sigue con su canoa, enamorado de ella hasta el punto de la imprudencia. Más tarde, merodeando por su palacio, envía una flecha a sus habitaciones con una nota adjunta. Por supuesto, esto logra despertar su interés. El joven vuelve a verla bañarse, pero es atrapado. Él le confiesa su amor y ella decide, por simpatía y alegría, posponer la pena capital hasta que le haya dado una velada con ella. Meïamoun está más que dispuesto a aceptar este arreglo, y está en el paraíso mientras cenan en la opulencia y el afecto mutuo.

Creo que es una pena que el romanticismo francés muriera tan joven…. el movimiento comenzó antes y se prolongó durante más tiempo en Inglaterra, donde, irónicamente, la gente tiende a ser menos romántica. (Esto es consistente con una hipótesis en la teoría de la evolución cultural de que un auge de la moda está asociado con la caída, mientras que un aumento más lento predice una mayor longevidad). Pero mientras duró, en las primeras décadas del siglo XIX, la imaginación francesa se disparó, sin esas riendas oscuras, llámelas realistas, naturalistas, disidentes, existencialistas, lo que sea, que han dado forma a la literatura de esa nación desde entonces. La imagen de Gautier de la belleza y el lujo de la civilización del Nilo es impecable: no doraremos ni examinaremos el lirio. Pero (y aquí dejaremos de lado la maravillosa historia y, en cambio, nos volveremos pedantes con timidez), ¿qué hay de su versión de la apasionada Cleopatra?

Ya mencioné la ambigüedad en la idea de Cleopatra del amor tal como lo representa Gautier. Esta ambigüedad es evidente nuevamente cuando descubrimos que ella está actualmente con Antony. Su relación con el general romano es una de las historias de amor icónicas en todo el mundo y, sin embargo, ¿vemos a Cleopatra suspirando por un nuevo amor? Mmm. Así que Cleopatra de Gautier no está realmente enamorada de Antonio ... sin embargo, derramó una lágrima por Meïamoun ... pero se la quitó de encima. La estrategia aquí es retratar una debilidad genuina en un monarca aparentemente ensimismado. Es un dispositivo conmovedor y eficaz. Sin embargo, se basa en parte en una visión de Cleopatra que bien podríamos dudar.

Gautier está bien dentro de la opinión profesional antigua (por ejemplo, Plutarco, Apio, Ateneo, Josefo, Suetonio, Casio Dio.) De que Cleopatra era muy inteligente (desafortunadamente la interpretación de la película de Elizabeth Taylor no lo entendió) y sensual (um, Liz lo hizo). no extraño esto). ¿Era ella también sorprendentemente atractiva físicamente? Gautier es efusivo al respecto, pero los escritores antiguos no son tan claros: Plutarch tenía la impresión de que eran principalmente sus poderes de conversación y su carisma lo que atraía a sus hombres. Pero, de nuevo, debemos considerar la declaración de Josefo de que Antonio estaba locamente enamorado de ella casi hasta la esclavitud. Y antes de eso, tuvo el coraje de enrollarse desnuda en una alfombra y presentarse subrepticiamente a César ... ¡y funcionó! Parece que hay algo más que inteligencia y buena personalidad aquí. Pero lo que es aún más sospechoso sobre los escritores antiguos es la forma en que algunos de ellos, especialmente aquellos que eran fanáticos de su adversario Octavio, la llaman una puta lasciva. Sobre los relatos romanos se esparcen indicios de su promiscuidad e insaciabilidad sexual, pero nadie es específico. No se hacen acusaciones en particular, solo pequeños golpes. De hecho, las únicas relaciones que conocemos son las de César y Antonio, sin contar los consorcios platónicos y obligados legalmente con sus hermanos.

Y, sin embargo, la visión que tenemos de Cleopatra hoy está formada por rumores que se derivan en última instancia de las burlas de algunos historiadores romanos que escribieron un siglo después de su muerte. ¿Por qué les disgustaba tanto? Parte de esto es probablemente que Egipto era considerado depravado en Roma en ese momento de todos modos. Considere, sin embargo, por qué, en general, podríamos ver a un hombre al mismo tiempo llamar puta a una mujer atractiva y tratar de encontrar fallas en su belleza. ¿Algún tipo de resentimiento, quizás? En este caso, por un lado, ella afirma ser divina, tanto en términos de su propia Isis como de la Venus romana, bastante descarada. Pero un simple hecho proporciona la explicación más potente del resentimiento de Roma: en palabras de Cassius Dio, "cautivó a dos de los más grandes romanos de su época". Simple y llanamente. Ella era una seductora extranjera, jugando con lo mejor que había sucedido en el mundo: una Yoko Ono egipcia, que disolvió a los Beatles romanos y volvió loco al hombre principal con sus estimulantes conversaciones y besos. Entonces todos los fanáticos la odiaban, y continuaron haciéndolo con las generaciones pasadas al escribir sus historias. Luego, mil ochocientos años después, Gautier la hace jugar con el corazón y la vida de un hombre mientras Antony está fuera, aunque, para ser justos, no sin un toque de tierna humanidad.

La crítica de los rumores perennes de Cleopatra es algo habitual en la escritura histórica contemporánea, como era de esperar, ya que hoy somos particularmente sensibles a un grupo de hombres que atacan a una mujer en una posición de poder. Pero mire a su alrededor en el movimiento de los dedos hoy en día, hay algo perturbador en gran parte de eso. Por alguna razón, se nos pide que hagamos una falsa dicotomía entre sexualidad y perspicacia: ¿era una gatita sexual juguetona o una mujer de carrera aguda y ambiciosa? Esa es en gran parte la pregunta que se nos plantea hoy y, por supuesto, se supone que debemos responder a la última, incluso cuando las artes retratan a la primera. ¿Se supone que debemos olvidarnos de su característica seda translúcida? ¿Sus baños de leche? O, si la historicidad de estos es sospechosa, no podemos deshacer su cuerpo rodando de una alfombra, un libro sobre cosméticos que se le atribuye y su capacidad para atraer a dos de los hombres más poderosos del mundo. El hecho es que ella pudo haber sido, y parece haber sido, descaradamente sensual y políticamente astuta. al mismo tiempo. Si esto daña una variedad de sensibilidad feminista ("¡cómo te atreves a degradarla como un objeto sexual!") O una variedad de chovinismo masculino ("inteligente + sexy = aceite + agua"), eso es realmente una lástima. Aquí tenemos a la amante, quizás "Clea", zorra por la que morir, como descubriría Antonio, que es al mismo tiempo la orgullosa y poderosa faraón Cleopatra VII Philopator (Κλεοπάτρα Φιλοπάτωρ), que defendió a Egipto frente a un extranjero. superpoder durante el tiempo que cualquier líder podría tener, hasta que el gigante romano se apoderó de su antigua civilización. Y así murió, se quitó la vida, "como suelen hacer los amantes". Murió la amante tanto de Antonio como de Egipto, incluso cuando ambos murieron en su regazo, sus dos facetas trágicamente al unísono.

TIDBITS OF SIGNIFICANCE (traducido del francés de forma anónima, Black's Readers Service, 1928)

Sobre esta extraña almohada descansaba una cabeza más encantadora, una mirada de la cual una vez causó la pérdida de medio mundo, una cabeza adorable y divina, la cabeza de la mujer más perfecta que jamás haya existido, la más femenina y la más regia de todas las mujeres, un tipo de belleza admirable que la imaginación de los poetas nunca podría investir de gracia nueva, y que los soñadores encontrarán para siempre en el fondo de sus sueños: no es necesario nombrar a Cleopatra.

-ch.1.

“. el vértigo de la enormidad, la embriaguez de lo gigantesco, los esfuerzos imprudentes de ese orgullo que, a cualquier precio, grabaría profundamente su nombre en la faz del mundo ”.

-Cleopatra, de Egipto, cap.2.

"Destripa el cielo con gigantescos triángulos de piedra, no puedes alargar tu cadáver ni una pulgada".

-Cleopatra, de Egipto, cap.2.

¡Oh cruel suerte, que tantos objetos insensibles disfruten de los favores que embelesarían de alegría a un amante! El viento que juega con una abundancia de cabellos perfumados, o besa hermosos labios con besos que no puede apreciar el agua que envuelve un cuerpo adorablemente bello en un beso universal, y sin embargo es indiferente a ese placer exquisito que refleja el espejo. muchas imágenes encantadoras el buskin o tatbeb que aprieta un pie divino: —¡Oh, qué felicidad perdida!

-cuando Cleopatra se desnuda y entra a su baño, cap.5.

. te vendría bien un breve paseo al sensual Nilo

. estás obsesionado con una mujer distante y majestuosa y deseas un poco de aliento.

SI LE GUSTA ESTO, LE GUSTARÍA:

(Para los enamorados de Cleopatra :)

  • Plutarco, "Antony", en Vidas paralelas (principios del siglo II).
  • William Shakespeare, Antonio y Cleopatra (1606-1607)
  • John Dryden, Todo por amor (1677)
  • Sarah Fielding, Vidas de Cleopatra y Octavia (1757)
  • George Bernard Shaw, César y Cleopatra (1901)

(Para el corazón que late para los románticos franceses :)

  • Alphonse de Lamartine, Meditaciones poéticas (1820)
  • Alfred de Vigny, Chatterton (1835)
  • Charles Baudelaire, Las flores del mal (1857)
  • Victor Hugo, los Miserables (1862)

Trágicamente, a pesar del hermoso trabajo de Gautier, solo Mademoiselle de Maupin está impreso en inglés en tapa dura o en rústica (sin incluir esas feas reimpresiones). Ballentine había planeado lanzarlo hace un tiempo, pero nunca se materializó. ¡Mejor usa! Fue publicado originalmente como una de varias historias en Una de las noches de Cleopatra y otros romances fantásticos, traducido por Lafcadio Hearn. La mayoría de las reimpresiones disponibles en la actualidad pertenecen a esa edición. Mi propia copia es del Servicio de lectores de Black de un volumen Obras de Gautier, que es una buena colección. La antigua versión de Modern Library de Señorita en realidad incluye Una de las noches de Cleopatra y también sería un buen hallazgo:


& # 8220 ¡NO SERÉ TRIUNFADO! & # 8221: Historia & # 8217s Tergiversación de Cleopatra

Cleopatra y el áspid por John Edward Poynter

Cleopatra VII es una de las figuras históricas más grandes de todos los tiempos y quizás la mujer más legendaria que jamás haya existido. Tanto en el mito como en la realidad, es venerada por su belleza, inteligencia y astucia. Gobernó Egipto durante dos décadas desde los dieciocho años, y se registró que era una líder despiadada. La historia la ha pintado como la tentadora de la antigüedad y una experta en seducción, pero la verdad es mucho más interesante que el mito.

Representaciones antiguas de Cleopatra como la diosa Isis.

La primera mujer fatal de la historia llevó una vida fascinante desde el momento en que gobernó el Reino de Egipto. Notablemente inteligente, según los historiadores, hablaba más de nueve idiomas (uno de los pocos faraones ptolemaicos que hablaban egipcio), estudiaba química, matemáticas, medicina y biología y era una excelente estratega. Todo esto mientras era una adolescente antes de ascender al trono. Cuando su padre murió en el 51AEC, Cleopatra y su hermano menor Ptolomeo XIII Theos regla compartida. Siendo Cleopatra una líder tan natural, gran parte de la iconografía de Egipto, como la acuñación, mostraba solo su rostro. De hecho, para aumentar su poder, se presentó como la reencarnación de Isis, encargando templos y usando el epíteto “la nueva Isis”. Esto condujo a una adoración de culto a la reina y un mayor apoyo de un país que veía tan bien a sus dioses. Fue una estrategia tan exitosa, que cuando los romanos la derrocaron, prohibieron el culto a Isis debido a que el público egipcio creía que su gobernante fallecido era su reencarnación.

(L & # 8211 R) Cleopatra por la escuela florentina italiana, Cleopatra por la escuela de Fontainebleau, El encuentro de Antonio y Cleopatra por Giovanni Battista Tiepolo

Durante la vida de Cleopatra, tuvo dos infames alianzas románticas. El primero fue con Julio César y el segundo Marco Antonio, ambos de los cuales eran generales romanos. Los asuntos de Cleopatra no eran de pasión ciega, sino de estrategia política. Egipto no podía ganar una guerra contra la república romana y, por lo tanto, la alianza con dos generales poderosos proporcionaría protección a Egipto. Mientras que William Shakespeare Los presentó como amantes cruzados de estrellas en la obra "Antonio y Cleopatra", la reina era demasiado inteligente y astuta para sucumbir a tales tentaciones. Para ser una tentadora tan increíble, habría necesitado una belleza extrema, que se convirtió en una fijación de los artistas. En el siglo XVI, surgió un nuevo interés por la ex reina como símbolo de belleza, por este motivo. Sin embargo, fue pintada según los estándares de belleza del Renacimiento en lugar de de manera realista. Se la presentó de piel pálida, rubia, dócil y femenina, borrando su tez mediterránea. Su cuerpo era voluptuoso y se la mostraba en habitaciones oscuras que no tenían simbolismo egipcio. Podrías mirar las pinturas y no tener idea de que Cleopatra era su tema. Giovanni Battista Tiepolo incluso la pintó con ropa europea entonces moderna que no habría existido en su época. Los pintores europeos crearon arte para su audiencia y, por lo tanto, cambiaron su apariencia para adaptarse a lo que Europa encontraría hermoso.

(L & # 8211 R) Lady Felton, como Cleopatra por Benedetto Gennari el joven, Kitty Fisher como Cleopatra disolviendo la perla por Joshua Reynolds

Una reina feroz se había vuelto dócil y sumisa, traicionando lo que la hacía verdaderamente única en una época en la que estaba muy por delante de sus homólogos griegos y romanos, tanto política como académicamente. Mientras la pintaban como la mujer pasiva del siglo XVI, la verdad está lejos de eso. Cleopatra era famosa por ser casi cruel en su búsqueda del poder y su protección de Egipto. Cuando su hermano y su media hermana, Arsinoe IV, aliada contra ella para sacarla del poder, la guerra civil resultante y el Asedio de Alejandría la dejaron victoriosa. Después de verse obligada a huir a Siria, organizó un ejército y se ganó el favor de César. Ptolomeo XIII había matado al rival político de César que buscaba refugio, lo que disgustaba al hombre al que intentaba conquistar. Al huir, Ptolomeo XIII se ahogó en el río Nilo, a los catorce años. Arsinoe IV fue exiliado y, finalmente, bajo las órdenes de Cleopatra, fue asesinado. Fue despiadada y presentarla como una mujer pasiva defrauda su legado. Ella también era showman, una vez le apostó a Mark Antony que él no podía celebrar un banquete más caro que ella. Para cumplir con esta afirmación, dejó caer una perla rara de valor incalculable en su vino y bebió del guantelete después de que la perla se disolvió. Ella había ganado instantáneamente, y esta astucia es mucho más representativa de ella. A partir del siglo XVII, las mujeres adineradas serían pintadas como Cleopatra, sosteniendo un guantelete y una perla como simbolismo de su riqueza material e inteligencia.

El vuelo de Antonio y Cleopatra de la batalla de Actium por Agnes Pringle

emperador romano Octavio, después de suceder a César después de su muerte, no estaba satisfecho con Roma y se propuso expandirse a la tierra de Egipto. Deseaba el poder absoluto, la república había muerto y había nacido el imperio. Las aventuras románticas de Cleopatra con César y Antonio solo alimentaron más su deseo, creyendo que Roma era más fuerte que la seducción de una mujer soltera. Antonio se divorció de la hermana de Octavio, lo que provocó un odio hacia Cleopatra y la consiguiente guerra final de la República Romana. En una época en la que el reino egipcio vivía con un tiempo prestado, Cleopatra, en teoría, no debería haber vivido tanto como ella. Es gracias a su astucia y estrategia que gobernó durante dos décadas cuando hubo una amenaza constante de invasión. Ella había reclamado el trono contra sus hermanos que tenían el apoyo de Alejandría, tenía romances políticamente cargados con dos de los más grandes generales de la República Romana y el propio Egipto estaba prosperando. Ayudó al país a superar la sequía y las malas cosechas y luchó contra Octavio, que gobernaba a través de la intimidación y el hambre de poder.

(L & # 8211 R) Cleopatra probando venenos en prisioneros condenados por Alexandre Cabanel, Cleopatra y Ceasar por Jean-Leon Gerome

En la guerra final del reino egipcio, muchas tropas en otros reinos apoyaron a Octavio en el avance contra Egipto debido a su propio miedo a la invasión. Pinarius, el gobernador de Cirene entregó cuatro legiones a Octavio para apoyar el asalto a Egipto. Declaró su custodia sobre Egipto, porque la guerra directa con Antonio significaría una guerra civil en Roma. Octavio convirtió lentamente en líderes de reinos contra Egipto, aislando tanto a Cleopatra como a Antonio para que no tuvieran aliados. Cleopatra inicialmente planeó dejar el trono a su hijo, Cesariony huir a Egipto para recuperarse y desarrollar un nuevo plan para salvar a Egipto de la invasión romana. Sin embargo, su flota de barcos fue incendiada por Quinto Didio, gobernador de Siria dejándola sin opción y debe permanecer en Egipto para luchar hasta el amargo final. Fue en este momento que la propaganda de Octavio comenzó a afirmar que estaba probando venenos en prisioneros y sirvientes, que serían representados por Alexandre Cabanel. También fue pintada como una 'Fatale Monstrum'De Romanos, alegando que su seducción de César y Antonio era inmoral y la describió como una amenaza para una sociedad donde se suponía que las mujeres eran sumisas. Estas falsedades fueron creídas, y en su biografía, escrita por Plutarco un siglo después, fueron repetidos e inmortalizados. Esta fascinación por los malos caminos de la reina se hizo mucho más prominente en el arte del siglo XIX debido a la recién descubierta egiptomanía después de Napoleón invadió Egipto entre 1798 y 1801. Nuevas excavaciones mostraron la arquitectura del Antiguo Egipto y la cultura resultante que había estado oculta durante tanto tiempo. Esto llevó a que las representaciones de Cleopatra cambiaran de las oscuras habitaciones europeas al interior de pirámides y castillos.

La muerte de Cleopatra por John Collier

En un último intento por provocar la generosidad romana, Cleopatra envió regalos de un cetro de oro, una corona y un trono para negociar para que sus hijos pudieran heredar el trono de Egipto. Octavio negoció que el asesinato de Antonio (su rival político de Roma) permitiría la buena voluntad, pero no se llegó a un acuerdo. Con Antonio muerto, Cleopatra todavía había dado a luz al heredero de César, Cesarian, quien representaba una amenaza para el trono y ella lo sabía. Después de que las negociaciones no llevaran a ninguna parte, la invasión comenzó en 30AEC. Octavio avanzó rápidamente hacia Alejandría; las fuerzas de Antonio y Cleopatra fueron derrotadas en el camino, y tanto la flota naval como la caballería se rindieron. Cleopatra se escondió en su propia tumba con asistentes cercanos que le informaron a Antonio que se había suicidado. Se apuñaló a sí mismo en el estómago en respuesta, matándose a sí mismo en la desesperación, lo que ya había deseado hacer antes cuando sus asesores no le permitieron hacerlo. Cayo Proculeio entró en su tumba usando una escalera y arrestó a la reina, negándole la capacidad de suicidarse a través de cualquiera de sus tesoros allí con ella. Se le permitió embalsamar a Antonio, dándole un entierro egipcio adecuado. Ella lo enterró dentro de su tumba y fue escoltada al palacio. Muchos de los relatos de la historia argumentan que ella se suicidó inmediatamente en respuesta a la muerte de Antony cuando esto es simplemente falso. John Collier describe este relato, con su muerta sobre una mesa y su criada en el suelo a sus pies, también muerta.

La muerte de Cleopatra por Edmonia Lewis

Según relatos históricos, Octavio se reunió con Cleopatra con un discurso de reconciliación y se apoderó de sus tres hijos menores. Ella le dijo: "No seré guiado por un triunfo", que se traduciría aproximadamente como "No seré triunfado" en el dialecto actual. Incluso en cautiverio, la reina fue feroz en su desafío al enemigo y su orgullo. Octavio prometió que no la matarían ni a ella ni a sus hijos, pero se negó a informarle de sus planes. Cuando los espías le informaron que él había planeado hacer desfilar a ella y a sus hijos por las calles de Roma tres días después, ella había tomado una decisión. La historia popularizada argumentó que se quitó la vida al permitir que un áspid la mordiera, pero como experta en medicina, es mucho más probable que sea una mezcla de venenos que se inyectó a sí misma para evitar una muerte lenta y agonizante. Contrariamente a las representaciones de la histeria, incluso en sus últimos momentos de muerte, mantuvo su autonomía, afirmó su independencia y se consolidó entre los monarcas más increíbles de toda la historia. Su muerte fue una decisión racional y calculada. Hasta el último momento de su muerte, todavía estaba conspirando para reclamar su reino sin un hombre que la ayudara. Una de las representaciones más comprensivas de Cleopatra provino de Edmonia Lewis'Escultura de ella, que muestra su muerte, pero también como madre. Es un hermoso retrato y un reclamo de la presentación de Cleopatra como únicamente malvada y seductora.

The portrayal of Cleopatra as a mother foremost is likely to be accurate. She pleaded for the lives of her children in negotiations and instructed Caesarian to Upper Egypt away from conflict. Despite the desire to preserve her kingdom, she wanted to protect him. He was executed on his journey to India eighteen days later after being betrayed by his tutor. The Roman Empire was now erected following victory, with Egypt becoming a province. The worship of Isis was banned, as she was incarnate of Cleopatra. Cleopatra, in death, had become the enemy of the state, with propaganda painting her as an evil femme fatale who only achieved anything through lack of morals and seduction. The details of her life had been left for the victors to decide. The success of the propaganda has lasted for two millennia, with much of it being believed even today due to the portrayal in ‘Cleopatra’ by Elizabeth Taylor. She was painted as a woman who led strong men to their doom in a society where men were the pillars of strength. Cleopatra was painted as a foreign evil, when in truth she was a great leader who tried to protect her kingdom from Roman invaders. Her reputation as a diligent and cunning diplomat was replaced with one of a devious woman.

Elizabeth Taylor in Cleopatra

In an empire on borrowed time due to their reliance on Roman generosity despite the growing imperial desires of Rome, she managed to rule for decades due to her strategic thinking. She was exceedingly intelligent, past her male peers of the time, and was an incredibly skilled diplomat. She had relations with the two most important people in Rome, strengthening her position of queen and legitimising potential heirs. She was able to speak the native tongue of any diplomat she was talking to, with a noted charm. She was a female published author for medicine, weights and measures and a fierce leader who led Egypt in battle numerous times. She even subtly merged Greek and Egyptian cultures in her dress in order to appeal to both groups of people. Male-written accounts ignored the nuances of her rise and fall from power, but academia as of late has attempted to dissect this. As one of the only woman in ancient times to rule independently, her ability to claim the great ancient kingdom and rule it until her dying breath should not be diminished. In life Cleopatra transcended her peers, and in death she refused to die by them, immortalised as the last queen of Egypt and the Queen of Kings.


Mithridates VI Of Pontus

Tetradrachm (Coin) Portraying King Mithridates VI , 90-89 BCE, via the Art Institute of Chicago

Many rulers in history, ancient and recent, have nurtured a fear of being poisoned. It is, after all, one of the very real risks that comes from holding power:

“ They [despots] go in constant suspicion even of their meat and drink they bid their servitors taste them first before the libation is offered to the gods, because of their misgiving that they may sup poison in the dish or the bowl.” [Xenophon, Heiro The Tyrant , Chapter 4.]

So a great King ruled in Pontus [ 120 to 63 BCE] who was obsessed with the study of poisons. That ruler was Mithridates VI , known to some as Mithridates the Great, one of Rome’s most implacable foreign enemies. Mithridates of Pontus could trace a rich cultural heritage that took in both a Persian and a Hellenic tradition. He ruled over a powerful kingdom in northern Anatolia, centered around the Black Sea that encompassed parts of modern Turkey, Armenia, and Azerbaijan. His power even extended to the remote Greek cities of the Crimea, which were incidentally the traditional heartlands of the Scythians.

Blue Poison Bottle , 1701-1935, via the Wellcome Collection, London

History has recorded Mithridates as a highly educated and sophisticated king who spoke 22 languages. He was also driven by an overriding personal obsession with the study of poisons and their antidotes. Employing something similar to an imperial toxicology department, Mithridates actively employed the best doctors and natural scientists of his day, seeking to entice famous doctors from as far away as Rome. Administering venoms and toxins on prisoners and convicts, it is clear that this king was building a body of proven knowledge that several ancient sources attest to.

Said to take small incremental doses of poison himself, the king was rumored to have a resistance to several poisons and toxins he was attributed with the invention of several antidotes that went by his name. Although we have been left with no medical records of these learnings, Pliny the Elder tells us that Pompey the Great (the Roman who eventually defeated Mithridates in war) captured many of his medical notations and had them copied into Latin:

“These memoranda, which he kept in his private cabinet, fell into the hands of Pompeius, when he took possession of the royal treasures who at once commissioned his freedman, Lenæus the grammarian, to translate them into the Latin language: the result of which was, that his victory was equally conducive to the benefit of the republic and of mankind at large.” [Pliny, Natural History, 25.3]


Cleopatra Testing Poisons on those Condemned to Death

court ensure committee assault.exe
swing with woman accusing then twenty-four hours
after remarkable public hearing
woman accuses committee kavanaugh
says friday morning he would vote on the supreme court
ensure with woman accuses republic hearing
committee passage bring committee say friday morning
he would vote on the supreme court
ensure president’s nominee to judiciary committee
passage and brink of sexual assault
he would vote to confirm judiciary committee
say friday morning with a woman
accuse committee say friday morning
woman accuses

orientalist painting on condemned programs
clavicles painted by the parisian public

virile collectors attempt themes
paint poisons on prisoners’ swamp

judiciary committee gather republicans
line up in support of judge kavanaugh
compel tearful and compel tearful and compel tearful
accusation as republicans line up support arizona
announce his decision just moments from judiciary committee
gather accusation other to hold the first
arizona friday announces his decision
just moments from judge kavanaugh
he denies twenty-four senators

condamnés à mort
royal gallery of critics and fathers


The Fatal Seduction of Oleander

Beautiful anchorages seduce me. Turkey’s Skopea Limani is one of those places: the bay is protected from the meltemi winds, it is an environmentally protected area (SEPA) with clear turquoise water, and it is rich in archeological heritage. But before I knew of any of those attributes though, Skopea Limani had me at oleander…

It is a good year for oleander in the Eastern Mediterranean. Viewed from offshore aboard Flying Fish, clusters of oleander blossoms paint the landscape of this arid shoreline. The plant beckons like a Siren with pink flowers and the fragrance of a fine Turkish rosé. Oleander is also considered one of the most poisonous plants in the world.

All parts of this beautiful shrub contain poison–several types of poison. According to the American Poison Control Center, the two most potent toxins in the plant are oleandrin y neriine, known for their powerful effect on the heart and brain. Ingestion of oleander can cause nausea and vomiting, abdominal pain, and internal bleeding. The effect on the central nervous system may include tremors, seizures, and collapse. The poison of oleander is so strong that a single leaf can kill a person.

Pliny the Elder, who wrote the epic 37-volume treatise Naturalis Historia in AD 77, investigated natural and geographic phenomena in the Mediterranean. Writing of oleander he said it “…grows in sea-bordering places & in places near rivers. But ye flower and the leaves have a power destructive of dogs & of Asses & of Mules & and of most four-footed living creatures.” But it wasn’t all bad news Pliny added that oleander was an effective antidote to venomous snakebites if mixed with other herbs.

Miniature by Andrea da Firenze from an edition of Naturalis Historia by Pliny the Elder, C. 1457–58, showing Pliny writing in his study, with landscape and animals. British Library —Dominio publico.

It was long considered that oleander could even poison a person who simply eats honey made by bees that have digested oleander nectar. Pliny describes a region in Turkey where bees pollinated poisonous flowers and that toxic honey was left as a poisonous trap for an invading army. King Mithridates also used the honey as a deliberate poison when Pompey’s army attacked the Heptakometes in Asia Minor in 69 BC. The Roman soldiers became delirious and nauseated after being tricked into eating the toxic honey, at which point Mithridates’s army attacked. More recent scholars, however, contend that the flowers have been apparently mis-translated. Oleander flowers are nectarless and therefore cannot transmit any toxins via nectar. According to a team of Turkish doctors who in 2009 wrote the wonderfully titled report Mad honey sex: therapeutic misadventures from an ancient biological weapon, the actual flower referenced by Pliny was probably a variety of rhododendron, which is still used in Turkey to produce a type of hallucinogenic honey.

Oleander also has its own record of hallucinogenic qualities. A 2014 article in the medical journal Perspectives in Biology and Medicine suggests that oleander was the substance used to induce hallucinations in the Pythia, the female priestesses of Apollo, also known as the Oracle of Delphi.

A 19th century vision of how the Pythia might have looked intoxicated by hallucinogenics. Priestess of Delphi by John Collier, 1891 —Dominio publico

According to this theory, the symptoms of the Pythia’s trances (enthusiasmos) correspond to either inhaling the smoke or chewing small amounts of oleander leaves. And in his book Enquiries into Plants circa 300 BC, Theophrastus described a shrub he called onotheras, which modern editors render as oleander. When administered in wine, oleander was said to “make the temper gentler and more cheerful.”

Cleopatra was fascinated with oleander. According to her legend she tested its effects on her servants when she was researching the best vehicle to commit suicide as Octavian descended upon ancient Alexandria. When Cleopatra saw the horrific symptoms of oleander (vomiting, facial contortions, severe convulsions), she opted for a less violent way to die. (Interesting footnote: Pulitzer Prize winning author Stacy Schiff suggests that it was also highly unlikely that Cleopatra killed herself with the bite of a poisonous snake, as has been suggested for thousands of years.)

So what does the Mediterranean history of oleander have to do with sailing? Nothing and everything. The voyage of Flying Fish is one driven by curiosity. I am attracted to the aesthetics of nature and how nature not only affects me but also those who sailed these waters before me. That said, the research reminds me that I shouldn’t put oleander leaves in my salad, or mix it with my wine. I would never have guessed that just kneeling on some fallen leaves while I crouched down to make a photograph would set my skin on fire. My antidote was far less complicated than in the time of Pliny the Elder–I just popped a double dose of Benadryl and settled in for some nice dreams.

Cleopatra Testing Poisons on Condemned Prisoners is an 1887 painting by the French artist Alexandre Cabanel showing Cleopatra observing the effects of poisons, including oleander, on prisoners condemned to death. & # 8212Dominio publico

  • REFERENCIAS
  • International Oleander Society: Information on Oleander Toxicity
  • Wikipedia.org: Nerium
  • Pliny the Elder: Historia Natural
  • Stacy Schiff: Cleopatra

Please subscribe at the bottom of this page so that you don’t miss a new update, and consider sharing this post with others who might enjoy following the voyage of Flying Fish. Readers encourage me to continue writing.


Cleopatra Testing Poisons on those Condemned to Death

court ensure committee assault.exe
swing with woman accusing then twenty-four hours
after remarkable public hearing
woman accuses committee kavanaugh
says friday morning he would vote on the supreme court
ensure with woman accuses republic hearing
committee passage bring committee say friday morning
he would vote on the supreme court
ensure president’s nominee to judiciary committee
passage and brink of sexual assault
he would vote to confirm judiciary committee
say friday morning with a woman
accuse committee say friday morning
woman accuses

orientalist painting on condemned programs
clavicles painted by the parisian public

virile collectors attempt themes
paint poisons on prisoners’ swamp

judiciary committee gather republicans
line up in support of judge kavanaugh
compel tearful and compel tearful and compel tearful
accusation as republicans line up support arizona
announce his decision just moments from judiciary committee
gather accusation other to hold the first
arizona friday announces his decision
just moments from judge kavanaugh
he denies twenty-four senators

condamnés à mort
royal gallery of critics and fathers


Ver el vídeo: Entrevistas Antes de la Ejecucion en China HD Parte 1 De 2 (Enero 2022).