Podcasts de historia

Índice de países: Egipto

Índice de países: Egipto

Índice de países: Egipto

GUERRAS Y TRATADOSBatallasBIOGRAFÍASARMASCONCEPTOS


Guerras y tratados

Babilonia, asentamiento en, 323 a. C.
Guerra Cremonídea, c.266-262 a.C., (Grecia)
Cruzada, Quinta, 1218-1221
Cruzada, Sexta, 1228-1229
Cruzada, Séptima, 1248-1254
Guerra del desierto (1940-1943)
Guerra de Diadoch, Primera, 322-320 a. C.
Guerra de Diadoch, Segunda, 319-316 a. C.
Guerra de Diadoch, Tercera, 315-311 a. C.
Guerra de Diadoch, cuarta, 307-301 a. C.
Guerras de Diadochi, 323-280 a. C.
Egipto, invasión francesa de 1798-1802
Egipto, conquista persa, 525 A.C.
Primera Coalición, Guerra del (1793-97)
Primera Guerra Mundial, 1914-1918
Guerra de Laodicea (Tercera Guerra Siria), 246-241 a. C.
Guerras napoleónicas (1799-1815)
Campaña del norte de África (1940-1943)
Las guerras de Nur ad-Din en Egipto, 1164-1169
Conquista persa de Egipto, 525 a. C.
Segunda Guerra Mundial (1939-1945)
Levantamiento de Senussi, 1915-1917
Guerra de Siria, Primera, 276-272 a. C.
Guerra de Siria, Segunda, 260-255 a. C.
Guerra de Siria, Tercera, 246-241 a. C.
Guerra de Siria, cuarta, 221-217 a. C.
Triparadisus, asentamiento en, 320 a. C.



Batallas

Aboukir, Primera batalla de, 25 de julio de 1799
Agagia, batalla del 26 de febrero de 1916
Alejandría, asedio de abril-agosto de 1167
Alejandría, sitio de, 29 de julio a 2 de agosto de 1174
Andros, batalla de, 246 o 245 a.C.
Ascalon, batalla de, 12 de agosto de 1099 (Primera Cruzada)
Babain, batalla de, 18 de marzo de 1167
Hacha de batalla, Operación, 15-17 de junio de 1941
Beersheba, batalla de, 31 de octubre de 1917
Brevity, Operation, 15-16 de mayo de 1941
Compass, Operation, part 1 (Desert War, diciembre de 1940-enero de 1941)
Compass, Operation, part 2 (Desert War, diciembre de 1940-enero de 1941)
Compass, Operation, part 3 (Desert War, diciembre de 1940-enero de 1941)
Cos, batalla de, 258 a. C.
Crusader, Operation, 18 de noviembre-20 de diciembre de 1941
Damietta, asedio de, 25 de octubre a 19 de diciembre de 1169
Darum, asedio de, mediados de diciembre de 1170
El Alamein, primera batalla del 1 al 27 de julio de 1942
El Alamein, segunda batalla del 23 de octubre al 4 de noviembre de 1942
Fariskur, batalla de, 6 de abril de 1250
Gaza, primera batalla de, 26-27 de marzo de 1917
Gaza, segunda batalla de, 17-19 de abril de 1917
Gaza, tercera batalla del 31 de octubre al 7 de noviembre de 1917
Jerusalén, sitio de, 9 de junio a 18 de julio de 1099
Cades, batalla de, c.1275
Magdhaba, acción en, 23 de diciembre de 1916
Mansura, batalla de, 8 de febrero de 1250 (Egipto)
Memphis, asedio, principios del 525 a. C.
Guerras napoleónicas (1799-1815)
Nilo, batalla del 1 de agosto de 1798
Pelusium, batalla de, principios de 525
Pirámides, batalla del 21 de julio de 1798 (Egipto)
Qatia, acción de 23 de abril de 1916
Rafa, batalla de, 9 de enero de 1917
Raphia, batalla de, 22 de junio de 217 a. C.
Romani, batalla de, 3-9 de agosto de 1916
Canal de Suez, 3-4 de febrero de 1915
Tobruk, sitio de, abril-diciembre de 1941



Biografias


Armas, ejércitos y unidades



Conceptos




Visión general

Las recientes reformas macroeconómicas y estructurales de Egipto estabilizaron la economía y le han permitido al país entrar en la crisis global de COVID-19 mejorando las cuentas fiscales y externas. Sin embargo, las repercusiones adversas de la pandemia desde entonces han socavado este progreso reciente, arrojando luz sobre desafíos de larga data. Estos incluyen la lenta actividad del sector privado y la creación de empleo, especialmente en el sector formal, las exportaciones no petroleras y la Inversión Extranjera Directa (IED) de bajo rendimiento, una relación deuda pública / PIB elevada (a pesar de su reducción significativa en los últimos años), por debajo de posible movilización de ingresos y una estructura presupuestaria desfavorable, con asignaciones limitadas a sectores clave, como la salud y la educación.

El crecimiento real disminuyó de 5.6% en el FY2018 / 19 a 3.6% durante el FY2019 / 20, ya que la crisis del COVID-19 provocó una contracción interanual del 1.7% durante abril a junio (Q4-FY2019 / 20). El crecimiento subió poco a poco de julio a septiembre y de octubre a diciembre (Q1- y Q2-FY2020 / 21), con el levantamiento del toque de queda nocturno y la flexibilización de las medidas de distanciamiento social, aunque se mantuvo bajo en 0,7% y 2%, respectivamente. El desempleo se redujo al 7,2% para el segundo trimestre del año fiscal 2020/21 (después de aumentar al 9,6% seis meses antes), ya que la caída inicial en el empleo total al comienzo de la crisis de COVID-19 se revirtió y tanto la participación en la fuerza laboral como las tasas de empleo repuntaron. de su gran caída inicial, aunque se mantiene por debajo del potencial en 43,5% y 40,4% de la población en edad de trabajar. Los sectores clave, como el turismo, la manufactura, el Canal de Suez y las industrias extractivas de petróleo y gas continúan viéndose gravemente afectados por las restricciones a los viajes internacionales, la caída de la demanda y las interrupciones en las cadenas de suministro y el comercio, tanto a nivel nacional como internacional.

Al comienzo de la crisis de COVID-19, el gobierno diseñó un paquete de respuesta de emergencia por valor de 100.000 millones de leones (1,7% del PIB del año fiscal 2019/20). Las medidas clave incluyen una subvención monetaria excepcional a los trabajadores irregulares y la expansión de los programas de transferencias de efectivo existentes. Se introdujeron medidas de indulgencia en forma de demora en la presentación de impuestos y el reembolso de los préstamos, además de créditos subvencionados para los sectores seleccionados. El Banco Central de Egipto redujo drásticamente las tasas de interés oficiales en 400 puntos básicos para aliviar la liquidez y permitir que las personas accedan al crédito en condiciones favorables. Esta expansión monetaria se produjo en el contexto de una inflación moderada, registrada en 5.7% en el año fiscal 2019/20, que disminuyó aún más a 4.5 por ciento durante el primer semestre-año fiscal 2020/21.

Las reservas internacionales siguen siendo relativamente amplias, en 40.100 millones de dólares a fines de enero de 2021, aunque todavía están por debajo de su pico anterior a la crisis de 45.500 millones de dólares. Las cuentas externas aún se vieron reforzadas por las remesas, la recuperación de las entradas de cartera extranjera y el financiamiento externo, en particular del FMI, las emisiones de eurobonos y un innovador bono verde. Se pronostica que el crecimiento disminuirá del 3.6% en el año fiscal 2019/20 al 2.3% en el año fiscal 2020/21, a la luz del efecto continuo de la pandemia, y especialmente el renovado aumento en los casos de COVID-19 desde fines de 2020. Se espera que la desaceleración de la actividad económica tenga consecuencias sociales adversas.

Bajo el escenario de que la vacuna COVID-19 se implemente de manera constante hasta 2021 y principios de 2022, se espera que Egipto comience lentamente a recuperar su impulso de crecimiento prepandémico para el año fiscal 2021/22/23. Se produciría un escenario a la baja para el crecimiento durante el horizonte de pronóstico si el proceso de vacunación se prolonga más o las variantes de la enfermedad causan más trastornos, con bloqueos impuestos repetidamente.

La crisis económica y de salud multidimensional causada por la pandemia subraya la importancia de promover la agenda del capital humano, acelerar la transformación digital y fortalecer la protección social. Una segunda ola de reformas pendientes, diseñada para desencadenar la actividad del sector privado y abordar los antiguos desafíos estructurales de Egipto, es fundamental para crear mejores oportunidades de empleo y mejorar los medios de vida.

El compromiso actual del Grupo del Banco Mundial con Egipto está guiado por su Marco de Asociación con el País (CPF) 2015-19 y la Revisión de Desempeño y Aprendizaje (PLR), que han dado como resultado la extensión del CPF hasta 2021 y que se enfocan en la lucha contra la pobreza y la desigualdad.

Estos se basaron en un análisis riguroso de las limitaciones clave tanto para la reducción de la pobreza como para la creación de prosperidad compartida, y mediante amplias consultas con el gobierno, el sector privado, la academia, las organizaciones de la sociedad civil y los grupos de jóvenes. El MAP comprende tres esferas de interés estratégicas interconectadas que son coherentes con la estrategia de desarrollo a más largo plazo del Gobierno de Egipto: I) mejorar la gobernanza, ii) mejorar las oportunidades de creación de empleo en el sector privado, y iii) Inclusión social.

La extensión del MAP apoyó un objetivo clave de la estrategia regional del Banco, la renovación del contrato social, abordando las disparidades regionales mediante intervenciones en las regiones rezagadas de Egipto y fortaleciendo el sistema de red de protección social, mejorando la accesibilidad a las viviendas para personas de bajos ingresos y ampliando el acceso. a los servicios de agua y saneamiento (especialmente en zonas rurales) y gas natural domiciliario, y seguir adelante con los programas de reforma educativa y sanitaria. La cartera actual del Banco Mundial en Egipto comprende 14 proyectos con compromisos totales de US $ 5,88 mil millones.

El Grupo del Banco Mundial está preparando un nuevo Diagnóstico Sistemático de País (SCD) para informar el nuevo MAP 2022-2026, con la creación de empleo y la inclusión socioeconómica como tema central. El nuevo MPP abordará las prioridades identificadas por el SCD y el Diagnóstico del sector privado del país (CPSD), además de proporcionar herramientas analíticas relevantes y utilizar conocimientos globales, recursos financieros, asociaciones sólidas y el poder de convocatoria del Banco para ayudar al pueblo de Egipto a cosechar los frutos de su paciencia.

El Gobierno de Egipto, con el apoyo del Grupo del Banco Mundial, ha logrado resultados significativos en las tres áreas de enfoque de este MAP. Las reformas de política, respaldadas por el programa de Financiamiento de Políticas de Desarrollo (DPF) de US $ 3.150 millones y que consta de tres operaciones durante los tres años de 2015 a 2017, han respaldado el programa de reformas locales de Egipto, que tiene como objetivo mejorar la economía, crear empleos y lograr un crecimiento sostenible, especialmente en el sector energético. Las operaciones programáticas del DPF han respaldado reformas para cambiar el enfoque del gobierno de los bienes subsidiados a las soluciones basadas en el mercado. Las reformas apoyan cambios en el entorno empresarial, con el objetivo de promover el crecimiento impulsado por el sector privado para la creación de empleo y mejorar la rendición de cuentas y la transparencia. La sólida consolidación fiscal, respaldada por el DPF, ha permitido al Gobierno de Egipto redirigir sus ahorros fiscales al programa de transferencias monetarias condicionadas, subsidios alimentarios y programas de pensiones sociales.

El Grupo del Banco Mundial ha estado apoyando al gobierno de Egipto para mitigar algunos de los efectos adversos que la primera ola de reformas podría tener en los pobres y la clase media. El Banco ha ayudado a diseñar y financiar proyectos y programas emblemáticos clave para lograrlo, utilizando instrumentos financieros para: (I) mejorar los programas de protección social (ii) apoyar actividades sostenibles de creación de empleo y (iii) mejorar la calidad de la prestación de servicios en el país. Sus intervenciones activas incluyen:


Índice de países: Egipto - Historia

Este es su código de cupón personal para acceder a la información sobre los requisitos de uso y los períodos de gracia para la renovación de la marca GRATUITA.

Importante: Guarde su código. ¡Tienes que ingresarlo para cada nueva sesión!

De esta manera, puede volver a acceder fácilmente a su código.
Alternativa: También puede copiar y guardar el código de cupón.

Nota: Este campo se encuentra en la barra lateral izquierda del sitio web.

Nota: Más información útil sobre estos temas está disponible en nuestras Publicaciones.

Si tiene alguna dificultad,
¡Su equipo de índice de países de SMD estará encantado de ayudarle!

&veces
Lo sentimos, no se encontró un código de cupón de cliente válido.

Próximos pasos

1) Verifique nuevamente si ingresó el código o enlace correcto.
2) Ingrese un código válido y vuelva a intentarlo.

Si tiene alguna dificultad,
¡Su equipo de índice de países de SMD estará encantado de ayudarle!

&veces
Como un bono especial, nuestros valiosos Clientes del Grupo SMD obtienen acceso GRATIS a información sobre los Requisitos de Uso y los Períodos de Gracia para la Renovación de Marcas Registradas.

Por favor ingrese su código de cupón de cliente y presione "Iniciar sesión" para ver la información.

Nota: Para obtener información más detallada sobre estos temas, puede comprar nuestras Publicaciones.

Si es un cliente SMD activo y aún no ha recibido su código de cupón de cliente, o si ha olvidado el código, estaremos encantados de ayudarle:


Historia constitucional de Egipto

La Constitución de 1923

La historia constitucional del Egipto moderno se remonta a la revolución egipcia de 1919. Tras las crecientes agitaciones contra Gran Bretaña, que había gobernado el territorio como un protectorado desde 1914, y las crecientes demandas de independencia, el dominio británico sobre el territorio terminó formalmente bajo el términos de una declaración conjunta entre Gran Bretaña y Egipto en 1922. Esta declaración preveía el establecimiento de un comité legislativo de 30 miembros, compuesto por partidos políticos y miembros del movimiento revolucionario, con la responsabilidad de redactar una constitución para un Egipto independiente. Promulgada en 1923, la Constitución estableció una monarquía constitucional con el Rey como jefe del ejecutivo. La Constitución de 1923 consagró muchas libertades personales y libertades, como un mandato para la educación primaria, la privacidad de la casa, la propiedad y el teléfono. La Constitución de 1923 creó un parlamento bicameral con poderes para reunirse en caso de que no fuera convocado a sesión de acuerdo con el calendario. Esta Constitución ha servido de modelo para todas las constituciones egipcias que la siguieron. La Constitución de 1923 otorgó mucho poder al rey, pero buscó hasta cierto punto empoderar al pueblo.

Aunque fue un paso en la dirección correcta hacia la democratización, la Constitución de 1923 todavía tenía muchos problemas. Primero, el Rey podía disolver el parlamento por sí solo, nombrar hasta dos quintas partes del Senado y vetar proyectos de ley del parlamento. La Constitución protegió la imagen del rey y le dio poder para ratificar leyes. Además, los sucesivos reyes ignoraron o violaron con frecuencia la Constitución. La Constitución tampoco menciona a las mujeres, excepto una vez: exige la educación primaria para niños y niñas. Las excepciones, condiciones y requisitos de la Constitución facilitaron que el gobierno infringiera las libertades personales enumeradas en la constitución. La interferencia intermitente de los británicos en la política y la formulación de políticas de Egipto también obstaculizó la marcha de Egipto hacia la democratización. Una nueva constitución promulgada en 1930 reemplazó brevemente a la constitución de 1923 durante cinco años. Esta nueva Constitución, a diferencia de la Constitución de 1923 que concedía el derecho al voto a todos los hombres adultos, limitaba el derecho a voto a aquellos que poseían una cierta cantidad de propiedad.

En 1952, una Revolución de Oficiales Libres abolió la monarquía constitucional y estableció una república bajo una nueva constitución.


Marco constitucional

La constitución egipcia proclama que la República Árabe de Egipto es un estado democrático con el Islam como religión estatal y el árabe como idioma nacional. Reconoce la propiedad pública y privada y garantiza la igualdad de todos los egipcios ante la ley y su protección contra la intervención arbitraria del Estado en el proceso legal. También afirma el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y el derecho a organizarse en asociaciones o sindicatos y a votar. Prohíbe la formación de partidos políticos basados ​​en la religión.

El presidente de la república es el jefe de estado y, junto con el gabinete, constituye el poder ejecutivo. El presidente debe ser egipcio, nacido de padres egipcios y tener al menos 40 años. El período presidencial es de seis años y puede extenderse por un período adicional. El presidente nombra al primer ministro (que es el jefe de gobierno), ministros y viceministros. El gabinete tiene la obligación de presentar su plataforma al cuerpo legislativo, la Cámara de Representantes, el presidente tiene el derecho de otorgar amnistía y reducción de sentencias y la facultad de nombrar funcionarios civiles y militares y destituirlos en la forma prescrita por la ley. El presidente es el comandante supremo de las fuerzas armadas, pero sólo puede declarar la guerra en consulta con el Consejo de Defensa Nacional, un consejo integrado por militares y civiles, y con la aprobación de una mayoría de dos tercios en la Cámara de Representantes.

El poder legislativo reside en la Cámara de Representantes, que está compuesta por miembros que son elegidos bajo un complejo sistema de representación proporcional por períodos de cinco años. La Cámara de Representantes ratifica todas las leyes y examina y aprueba el presupuesto nacional. Los miembros de la Cámara de Representantes tienen derecho a interrogar a los miembros del gabinete y pueden destituir al primer ministro, a los ministros del gabinete oa gabinetes completos aprobando una moción de censura por mayoría simple. La Cámara de Representantes también puede acusar al presidente con una mayoría de dos tercios. El presidente no puede disolver la Cámara de Representantes sin un referéndum público.

El Senado fue inaugurado en octubre de 2020 después de que las enmiendas constitucionales aprobadas en 2019 restablecieran una cámara alta (la legislatura anteriormente bicameral se convirtió en unicameral según la constitución de 2014). Los senadores sirven términos de cinco años, con un tercio elegido por la circunscripción, un tercio elegido por representación proporcional y otro tercio designado por el presidente. El Senado tiene la tarea principalmente de brindar opiniones y propuestas sobre asuntos de unidad nacional, cohesión social, estructura de gobierno y enmiendas constitucionales. La cámara no tiene obligaciones con respecto al nombramiento o remoción de miembros del gobierno.


  • NOMBRE OFICIAL: República Árabe de Egipto
  • FORMA DE GOBIERNO: República
  • CAPITAL: El Cairo
  • POBLACIÓN: 99,413,317
  • IDIOMA OFICIAL: árabe
  • DINERO: libra egipcia
  • ÁREA: 386,662 millas cuadradas (1,001,449 kilómetros cuadrados)
  • PRINCIPALES RANGOS DE MONTAÑA: Eastern Highlands
  • RÍO PRINCIPAL: Nilo

GEOGRAFÍA

Sin el río Nilo, todo Egipto estaría desierto. Solo alrededor de una pulgada (2.5 centímetros) de lluvia cae en todo Egipto cada año. Pero cada verano, el río crece debido a las lluvias en su origen, muy al sur de Etiopía. Las inundaciones cubren los valles del río, dejando sedimentos necesarios para que crezcan árboles, plantas y cultivos.

Egipto a menudo se divide en dos secciones: Alto Egipto en el sur y Bajo Egipto en el norte. Las secciones se denominan así porque el Nilo fluye de sur a norte. El río desemboca en el mar Mediterráneo.

El paisaje del sur de Egipto contiene montañas bajas y desierto. El norte de Egipto tiene amplios valles cerca del Nilo y desierto al este y al oeste. Al norte de El Cairo, la capital, se encuentra el extenso y triangular delta del río Nilo. Esta tierra fértil está completamente cubierta de granjas.

Mapa creado por National Geographic Maps

PERSONAS Y CULTURA

Alrededor del 90 por ciento de los egipcios son musulmanes, lo que significa que son seguidores de la religión islámica. Alrededor del 10 por ciento de los egipcios son coptos, una de las ramas más antiguas de la religión cristiana.

La población de Egipto está creciendo rápidamente. Esto ejerce presión sobre los recursos de Egipto, ya que la mayoría de la gente vive en una estrecha franja de tierra a lo largo del río Nilo. Tener tanta gente en un área tan pequeña puede causar hacinamiento, desde escuelas hasta edificios de apartamentos y hospitales.

Los niños son muy valorados en Egipto, especialmente en las zonas rurales donde ayudan en las granjas familiares. También se espera que los niños cuiden a sus padres en su vejez.

NATURALEZA

Egipto es el hogar de una amplia variedad de animales y plantas, incluidos chacales, gacelas, cocodrilos y cobras. Los mejores lugares para ver la vida silvestre de Egipto se encuentran en sus más de 20 regiones protegidas, que incluyen oasis, desiertos, montañas, áreas costeras, islas fluviales y humedales.

Los egipcios siempre han estado cerca del mundo natural. Los antiguos egipcios dejaron pinturas y tallas de animales grandes como elefantes, hipopótamos, leopardos y guepardos. Estos animales alguna vez fueron comunes en Egipto, pero ahora son raros o están extintos debido a la caza y la pérdida de hábitat.

GOBIERNO Y ECONOMÍA

La geografía, la población, la historia y la fuerza militar de Egipto lo han hecho muy influyente en la región. Egipto es una república democrática, aunque algunos críticos afirman que no es verdaderamente democrática. Hasta 2005, nunca hubo más de un candidato presidencial por el que votar.

Junto con las exportaciones de petróleo y gas, la industria del turismo de Egipto sigue siendo una parte clave de su economía. Los visitantes acuden en masa al país para ver monumentos antiguos como las Grandes Pirámides y la Esfinge.

HISTORIA

Las primeras personas que vivieron a orillas del Nilo fueron cazadores y pescadores, que se establecieron allí hace más de 8.000 años. Aprendieron a cultivar y criar animales, y comenzaron a construir pueblos y ciudades. Comerciaron con sus vecinos y aprendieron a navegar en barcos. Hacia el 3000 a.C., se estableció una civilización.

Alrededor del 3100 a.C., los reinos del Alto y el Bajo Egipto se unificaron bajo un rey poderoso, más tarde llamado faraón. Estos reyes construyeron enormes pirámides, templos y otros monumentos. También conquistaron otras tierras.

Para el año 1000 a.C., Egipto se había dividido en partes más pequeñas y el reino estaba en declive. Vecinos fuertes atacaron y se apoderaron del territorio egipcio. En el 31 a.C., Egipto cayó bajo el control romano. En el año 640 d.C., los guerreros musulmanes se apoderaron de Egipto y fundaron la capital moderna, El Cairo. Gobernaron durante varios siglos. En el siglo XVI, Egipto se convirtió en parte del Imperio turco otomano.

Las potencias europeas desempeñaron un papel cada vez más importante en Egipto a partir de finales del siglo XVIII. En 1882, los británicos invadieron y ocuparon Egipto. Los británicos querían el control del Canal de Suez, que unía el Mar Mediterráneo con el Mar Rojo y acortaba enormemente el viaje en barco desde Asia a Europa. Egipto obtuvo la independencia total de Gran Bretaña en 1952 y tomó el control del Canal de Suez en 1956.

Egipto y otros países árabes vecinos libraron una serie de guerras con el estado judío de Israel en la década de 1970. En 1979, Egipto e Israel firmaron un acuerdo de paz.

En 2011, un levantamiento popular derrocó al antiguo presidente de Egipto, Hosni Mubarek. El país ha celebrado varias elecciones democráticas desde 2011, pero el papel de los militares en el gobierno sigue siendo fuerte.


Índice de países: Egipto - Historia

Este es su código de cupón personal para acceder a la información sobre los requisitos de uso y los períodos de gracia para la renovación de la marca GRATUITA.

Importante: Guarde su código. ¡Tienes que ingresarlo para cada nueva sesión!

De esta manera, puede volver a acceder fácilmente a su código.
Alternativa: También puede copiar y guardar el código de cupón.

Nota: Este campo se encuentra en la barra lateral izquierda del sitio web.

Nota: Más información útil sobre estos temas está disponible en nuestras Publicaciones.

Si tiene alguna dificultad,
¡Su equipo de índice de países de SMD estará encantado de ayudarle!

&veces
Lo sentimos, no se encontró un código de cupón de cliente válido.

Próximos pasos

1) Verifique nuevamente si ingresó el código o enlace correcto.
2) Ingrese un código válido y vuelva a intentarlo.

Si tiene alguna dificultad,
¡Su equipo de índice de países de SMD estará encantado de ayudarle!

&veces
Como un bono especial, nuestros valiosos Clientes del Grupo SMD obtienen acceso GRATIS a información sobre los Requisitos de Uso y los Períodos de Gracia para la Renovación de Marcas Registradas.

Por favor ingrese su código de cupón de cliente y presione "Iniciar sesión" para ver la información.

Nota: Para obtener información más detallada sobre estos temas, puede comprar nuestras Publicaciones.

Si es un cliente SMD activo y aún no ha recibido su código de cupón de cliente, o si ha olvidado el código, estaremos encantados de ayudarle:


Los éxitos de China en exploración espacial, tecnologías cuánticas y química de vanguardia subrayan su condición de superpotencia en investigación, rivalizando con la de Estados Unidos. A medida que la política científica de la nación se desplaza hacia la autosuficiencia y la repatriación de talentos, vemos el impacto de las crecientes tensiones geopolíticas en los artículos de colaboración con los EE. UU. Y las señales de que su notable crecimiento en la producción de investigación en los últimos años se está desacelerando.


Índice de países: Egipto - Historia

Este es su código de cupón personal para acceder a la información sobre los requisitos de uso y los períodos de gracia para la renovación de la marca GRATUITA.

Importante: Guarde su código. ¡Tienes que ingresarlo para cada nueva sesión!

De esta manera, puede volver a acceder fácilmente a su código.
Alternativa: También puede copiar y guardar el código de cupón.

Nota: Este campo se encuentra en la barra lateral izquierda del sitio web.

Nota: Más información útil sobre estos temas está disponible en nuestras Publicaciones.

Si tiene alguna dificultad,
¡Su equipo de índice de países de SMD estará encantado de ayudarle!

&veces
Lo sentimos, no se encontró un código de cupón de cliente válido.

Próximos pasos

1) Verifique nuevamente si ingresó el código o enlace correcto.
2) Ingrese un código válido y vuelva a intentarlo.

Si tiene alguna dificultad,
¡Su equipo de índice de países de SMD estará encantado de ayudarle!

&veces
Como un bono especial, nuestros valiosos Clientes del Grupo SMD obtienen acceso GRATIS a información sobre los Requisitos de Uso y los Períodos de Gracia para la Renovación de Marcas Registradas.

Por favor ingrese su código de cupón de cliente y presione "Iniciar sesión" para ver la información.

Nota: Para obtener información más detallada sobre estos temas, puede comprar nuestras Publicaciones.

Si es un cliente SMD activo y aún no ha recibido su código de cupón de cliente, o si ha olvidado el código, estaremos encantados de ayudarle:


Nuclear

Si bien se sospecha que alberga ambiciones de armas nucleares en varios momentos de la historia (y especialmente bajo el presidente Gamal Abdel Nasser en la década de 1960), el Egipto moderno es miembro de pleno derecho del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares (TNP), y es el principal proponente del establecimiento de una Zona Libre de Armas de Destrucción Masiva (WMDFZ) en el Medio Oriente. A muchos académicos y practicantes les preocupa que las actividades nucleares de Irán puedan provocar un cambio de política egipcia, pero actualmente Egipto parece percibir el desarrollo de armas nucleares como contrarias a sus intereses nacionales. [1]

El programa nuclear civil de Egipto es relativamente sofisticado en comparación con la mayoría de los demás países de Oriente Medio, aunque permanece en las etapas de investigación y desarrollo. Egipto opera dos pequeños reactores de investigación y ha intentado, hasta ahora sin éxito, adquirir reactores de energía nuclear. Debido a los continuos disturbios políticos y los desafíos básicos de gobernabilidad a raíz de la Revolución de 2011, queda por ver si los intentos más recientes de establecer un programa de energía nuclear (comenzando en 2006 y continuando al menos retóricamente bajo el nuevo gobierno), alcanzarán fruición.

Con respecto a las capacidades sensibles a la proliferación, Egipto ha desarrollado tecnologías de separación de plutonio y gestión de combustible gastado en pequeña escala, que serían aplicables a un programa de armas nucleares. [2] Sin embargo, Egipto no ha adquirido reactores de potencia ni capacidades de enriquecimiento o reprocesamiento, y como afirma Mark Fitzpatrick, "está lejos de poseer una capacidad independiente en las áreas más sensibles del ciclo del combustible". [3] Si bien algunos estudios sugieren Las armas siguen siendo populares entre el público en general, así como entre las élites militares y ex funcionarios del gobierno, la mayoría de los expertos coinciden en que una serie de factores se fusionan para hacer "posible pero poco probable que Egipto busque armas nucleares". [4]

Historia

Ambiciones nucleares ambiguas (1955 a 1981)

Gamal Nasser, quien se convirtió en el segundo presidente de Egipto en 1954, también presidió las primeras incursiones notables de su país en la tecnología nuclear. Nasser fundó la Comisión Egipcia de Energía Atómica (AEC) en 1955. La AEC se transformó en el Establecimiento de Energía Atómica (AEE) en 1956, una organización ahora conocida como la Autoridad de Energía Atómica (AEA). [5] Hasta la Guerra de los Seis Días de 1967, la AEE hizo un progreso impresionante en el desarrollo de una infraestructura nuclear egipcia y si Nasser pretendía que esta infraestructura sirviera para fines militares o exclusivamente pacíficos sigue siendo un tema de considerable debate entre los estudiosos. [6] Bajo Nasser, Egipto también siguió un programa de misiles balísticos, que algún día podría haber producido sistemas de lanzamiento de armas nucleares si el país hubiera decidido "volverse nuclear".

No fue una coincidencia que el creciente interés de Egipto en la energía nuclear siguiera de cerca el discurso del presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower sobre Átomos por la Paz ante la Asamblea General de la ONU en diciembre de 1953. Una conferencia relacionada de la ONU sobre Usos Pacíficos de la Energía Atómica, celebrada en Ginebra en 1955, proporcionó a los representantes de Egipto y de muchos otros países información invaluable para iniciar sus propios programas nucleares. [7] Un informe de 2008 del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) con sede en Londres afirma: "La conferencia no solo proporcionó la estructura básica para los programas de la AEE, sino que también fue la base para una serie de acuerdos de cooperación bilaterales negociados con países extranjeros. Podría decirse que fue esta disposición de los países extranjeros para ayudar lo que permitió que el programa de Egipto se desarrollara en primer lugar ". [8]

Ibrahim Hilmy Abdel Rahman, el primer secretario general de la AEE, presidió los desarrollos nucleares en Egipto hasta 1958. Durante el mandato de Rahman, Egipto llevó a cabo una serie de acuerdos de cooperación nuclear, el más significativo concluyó uno con la URSS en 1956. Esto fue seguido mediante un acuerdo bilateral de reactores de 1958, en virtud del cual la URSS suministró a Egipto un reactor de investigación de agua ligera de 2MWt (el ETRR-1, que entró en funcionamiento en julio de 1961) y los servicios asociados de combustible fresco y gastado. Si bien el ETRR-1, construido en Inshas, ​​no se colocó bajo las salvaguardias administradas por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) hasta la década de 1980, las fuentes que mencionan el acuerdo se apresuran a señalar que el reactor produjo solo cantidades insignificantes de plutonio, un material potencialmente utilizable para armas nucleares. [9] No obstante, el funcionamiento del reactor a lo largo de décadas brindó a generaciones de científicos e ingenieros nucleares egipcios la oportunidad de capacitar y adquirir una amplia experiencia en el uso dual.

La salida de Rahman de la AEE en 1958 dejó un vacío llenado por dos personas: El Sayed Amin al Khashab se convirtió en Secretario General de la AEE, mientras que Salah Hedayat se convirtió en su Director General. [10] Poco después, entre 1960 y 1967, Egipto se embarcó en su período más activo de expansión del programa nuclear. Los analistas atribuyen gran parte del apoyo político y financiero al programa durante este tiempo al anuncio del 21 de diciembre de 1960 del primer ministro de Israel, David Ben Gurion, de que Israel estaba construyendo un reactor de investigación nuclear en Dimona. [11] Aunque Ben Gurion insistió en que Dimona se utilizaría con fines exclusivamente pacíficos, el anuncio provocó preocupaciones importantes, especialmente en los estados vecinos. [12]

Una cadena posterior de declaraciones e incidentes egipcios, a veces bien documentados, y en otros casos, supuestamente comparten la base de las conclusiones de muchos académicos de que entre 1960 y 1967 el gobierno de Nasser estaba buscando armas nucleares. [13] James Walsh, que ha escrito quizás el estudio más profundo del programa nuclear de Egipto hasta la fecha, concluye: & quot. Es justo decir que los esfuerzos más intensos de Egipto para adquirir armas nucleares (o la capacidad para producirlas) ocurrieron durante esta fase, es decir, justo después de la revelación del reactor Dimona, pero antes de la guerra árabe-israelí de 1967 ". 14] Es indiscutible que Egipto intensificó su retórica sobre el tema de las armas nucleares tras el anuncio israelí. Por ejemplo, en 1961 Nasser advirtió que si Israel adquiría tales armas, "aseguraremos armas atómicas a cualquier costo". [15]

De hecho, durante este período, el gobierno egipcio aumentó drásticamente su inversión e investigación en tecnologías nucleares. [16] Por ejemplo, intentó persistentemente adquirir un reactor de potencia considerable, e insistió en que fuera un reactor moderado por agua pesada y alimentado con uranio natural en lugar de un reactor de agua ligera. [17] Si bien los reactores de agua pesada obvian la necesidad de comprar o producir uranio enriquecido, son dignos de mención desde el punto de vista de la proliferación por ser mejores productores que los reactores de agua ligera y mdash en cantidad y calidad y plutonio utilizable como armas de mdashof. Sin embargo, las discusiones inicialmente prometedoras con Siemens (para un reactor de agua pesada), y luego Westinghouse (para un reactor de agua ligera), finalmente fracasaron. [18]

Además, Egipto comenzó a presionar sobre el tema nuclear como parte de sus conversaciones bilaterales y multilaterales. Numerous reports allege that Egypt explicitly requested either nuclear weapons or related assistance from countries such as the Soviet Union, China, and India. [19] Furthermore, Nasser's pan-Arab ambitions increasingly included mention of nuclear weapons&mdash"At several Arab League meetings in the 1960s, Egypt proposed a pan-Arab nuclear programme to match Israel's, hosted by Egypt and financially supported by other members. " [20] None of these diplomatic initiatives are known to have borne fruit.

Interestingly, there does not appear ever to have been an unambiguous top-level political commitment to a domestic program to build nuclear weapons. Despite occasional rhetorical indications of proliferation intent, Egypt's leadership never allocated the financial resources and political capital necessary to the success of a weapons program. This suggests that while Nasser and other Egyptian policymakers explored the proliferation option on the rhetorical level, the actual development of a nuclear weapons capability was never a national priority. As the 2008 IISS report notes, "Tellingly, he [Nasser] never established a separate budget for nuclear-weapons development." [21]

Despite substantial progress in the early- and mid-1960s, the 1967 Six Day War crippled the Egyptian nuclear program. Einhorn observes, "The loss of oil from the Sinai, the closure of the Suez Canal, and the decrease in foreign assistance in the aftermath of the war had a devastating impact on the Egyptian economy, and funding for the nuclear program was frozen. All AEA capital projects were canceled, and activities were limited to planning and paper studies." [22] Soon after, in 1968, Egypt signed the NPT. With Anwar Al-Sadat's assumption of power upon Nasser's death in 1970, Egyptian nuclear rhetoric shifted, with Sadat distancing himself from earlier hints that Egypt would pursue such weapons. Ironically, this retreat from a perceived interest in nuclear weapons came despite growing evidence that Israel was developing such a capability. Changes to both Egypt's leadership and its economic and geopolitical circumstances brought changes to its attitude on how to address the Israeli threat. [23]

Despite a shift in tone, the Sadat government did not abandon the long-cherished dream of an Egyptian nuclear power program. In 1974, Sadat struck a deal with U.S. President Richard M. Nixon for the delivery of eight reactors, but the deal ultimately fell through when "The United States introduced new conditions in the late 1970s that Egypt found unacceptable. " [24] However, the negotiation of a peace settlement with Israel in 1979 dramatically altered Egypt's regional security equation and paved the way for its ratification of the NPT soon thereafter.

Egypt Commits to Nonproliferation&mdashBut on Its Own Terms (1980 to the present)

Sadat's decision to ratify the NPT in December 1980 (followed by a parliamentary ratification on 26 February 1981) was a redefining moment for Egypt's nuclear program. As required by the treaty, Egypt&rsquos nuclear facilities became subject to international inspection with entry into force of the country&rsquos IAEA Comprehensive Safeguards Agreement (INFCIRC 302). [25] Thus, in contrast to the previous position of ambiguity and opaqueness, the Egyptian stance became one of unambiguous commitment to nonproliferation, accompanied by full transparency under the IAEA system. But Egypt's decision to ratify the NPT and accept non-nuclear weapon state status was taken out of rational self-interest. Accordingly, its support for the nonproliferation regime has been conditional since that time. Post ratification, Egypt's nuclear policies have fallen into two broad categories: (1) a fluctuating interest in and commitment to a domestic nuclear power program and (2) a well-articulated, but highly complicated position on the nonproliferation regime.

Ironically, while the historical record suggests that Egypt finally ratified the NPT in large part because it was finding it prohibitively difficult to purchase power reactors from outside the regime [26], government interest in nuclear power declined significantly when Hosni Mubarak assumed office following Sadat's assassination in 1981. The Mubarak government initially moved forward with Sadat's plans, including negotiating for reactors with the United States, France, and West Germany. However, the sudden weakening of the Egyptian economy and the April 1986 Chernobyl catastrophe made the deals both unattractive and unfeasible for Egypt. [27] Over the next two decades, interest in nuclear energy resurfaced periodically, but the government never committed to the idea sufficiently for power reactors to be built. Egypt's most significant improvement to its nuclear technology capabilities was its purchase of a 22MWt light water research reactor from the Argentinean company INVAP in September 1992. [28] The ETRR-2 was completed in 1997 at the Inshas Nuclear Research Center and operates on 19.75 percent enriched uranium (unsuitable for nuclear weapons without further enrichment).

Egypt's position vis-à-vis the nonproliferation regime has been two-fold since its NPT ratification. While consistently leading the efforts to establish a Middle East Nuclear Weapons-Free Zone (and since 1990 a WMD-Free Zone), Egypt has also criticized key components of the nonproliferation regime because of their lack of universality (i.e. because Israel remains outside the NPT). Egypt has also spoken out against the growth of nonproliferation measures in the absence of progress on nuclear disarmament. Egypt has therefore refused to sign the IAEA Additional Protocol and the Chemical Weapons Convention, and to ratify the Comprehensive Nuclear Test Ban Treaty, the African Nuclear Weapon-Free Zone (the Pelindaba Treaty), and the Biological and Toxin Weapons Convention. [29]

At the 1995 NPT Review and Extension Conference, Egypt threatened to block consensus on the indefinite extension of the treaty, [30] and only agreed to an extension in return for the conference's adoption of a Resolution on the Middle East. The resolution, co-sponsored by the three NPT depositaries (Russia, United Kingdom and the United States) called upon all states in the region "to take practical steps in appropriate forums aimed at making progress towards, inter alia, the establishment of an effectively verifiable Middle East zone free of weapons of mass destruction. " It also placed a special responsibility on the three co-sponsors to support efforts towards creating the zone. [31]

In part because of intense Egyptian pressure for substantive action on the issue, the Final Document produced at the 2010 NPT Review Conference called on the UN Secretary General and the three co-sponsors, in consultation with all regional states, to convene a conference in 2012 on the establishment of a Middle East WMD-free zone. [32] Disagreements over core issues, as well as ongoing instability in the region, however, prevented the conference from taking place within the proposed timeframe. As of mid-2014, no agreement has been reached on the probable timing for rescheduling the conference. Egypt expressed strong displeasure with the conference's postponement, rejecting, "the announced excuses not to hold a conference in 2012 as scheduled," and pointing specifically to Israel's "non-constructive attitudes." [33] During a meeting of the NPT Preparatory Committee in April 2013, the Egyptian delegation unilaterally walked out in protest of the continued failure to convene the conference. [34]

From October 2013 to June 2014, Egypt participated in several informal meetings to discuss the possible agenda for a conference aimed at creating a WMD-free zone in the Middle East. [35] In November, ambassador and chairman of the Egyptian council of foreign affairs Mohammed Shaker forwarded a draft framework for an agreement on the zone. [36] The Egyptian proposal calls on all of the states in the region to make a commitment to sign and ratify all WMD-related international treaties, including the CWC and BWC, to which Egypt itself has yet to accede. [37] Along with other Arab countries, Egypt has called on Israel to join the NPT as a non-nuclear weapon state (NNWS). [38] Egypt and Israel continue to approach the talks with opposing objectives, and changing regional security concerns continue to postpone any official meeting for the zone's establishment. [39]

Recent Developments and Current Status

More than two decades after its comprehensive safeguards agreement entered into force, the Egyptian government found itself the subject of an IAEA investigation into possible compliance violations. In 2004, the Agency charged Egypt with failing to report uranium irradiation experiments conducted between 1990 and 2003, and to include imports of uranium material in its initial inventory. [40] While the activities themselves were permissible, they should have been reported to the Agency in a timely manner and continually monitored.

The 2005 Director General's report to the IAEA Board of Governors highlighted compliance problems falling into the categories of "uranium conversion experiments, uranium and thorium irradiation experiments, and preparatory activities related to reprocessing." [41] In its defense, the Egyptian government argued that: "Differing interpretations of some aspects of the Comprehensive Safeguards Agreement, especially with regard to the developments that have occurred in the Safeguards System since the mid-1990's, have resulted in not reporting to the Agency in an appropriate and manner, a number of research experiments and activities." [42]

While the IAEA concluded that no explicit policy of concealment seemed to exist, the Director General reported that ". repeated failures by Egypt to report nuclear material and facilities to the Agency in a timely manner are a matter of concern." Nevertheless, the Agency welcomed "[t]he cooperation extended by Egypt since the September 2004 meeting in clarifying these issues and in granting the Agency access necessary for it to carry out its assessment of the correctness and completeness of Egypt's declarations." [43] Similarly, a U.S. statement to the Board of Governors highlighted the sense that Egypt's cooperative response to the investigation greatly mitigated any concerns brought about by its reporting violations: ". Egypt is demonstrating the appropriate means for resolving outstanding safeguards issues, specifically full cooperation with the IAEA on steps to address all concerns." [44] The 2004 investigation enabled the IAEA to establish a very good baseline for assessing Egypt&rsquos nuclear activity," and it appeared for some time that the issue had been fully resolved. [45] However, traces of highly enriched uranium were detected at Inshas in 2007 and 2008. [46] A leaked 2008 Safeguards Implementation Report submitted to the IAEA Board of Governors by then Director General Mohamed El-Baradei stated that the Agency "has not yet identified the source of the uranium," which Egypt asserts "could have been brought into the country through contaminated radioisotope transport containers." [47]

Beginning in 2006, the Egyptian government, after decades of indifference, once again began to show strong interest in making major investments in nuclear power. Early indications of official interest included Gamal Mubarak's call for Egypt to pursue nuclear energy during the September 2006 National Democratic Party conference, soon followed by similar statements by President Mubarak, his father. [48] In March 2007, Energy and Electricity Minister Hassan Younis announced plans to construct "10 nuclear-powered electricity-generating stations across the country." [49] In 2009, the Egyptian Nuclear Power Plant Authority (NPAA) and WorleyParsons Limited concluded a $160 million consultancy services contract. Services provided under the contract include "site and technology selection studies and carries through to design, construction management, commissioning and start-up [of the 1,200 MWe nuclear power plant]." [50] In 2010, Cairo also formally requested nuclear energy training assistance from South Korea's Korea International Cooperation Agency (KOICA). [51] At that time, then-President Mubarak also announced that the first nuclear power plant would be built in El-Dabaa. [52]

Despite the January 2011 revolution and subsequent leadership changes, Egypt's Ministry of Electricity and Energy (MoEE) announced in spring 2011 that the country would move ahead with plans to complete four nuclear power plants by 2025, and to have the first one operational in 2019. [53] A number of international companies have expressed interest in bidding for the project, including Alstom Company (France), Atomic Energy of Canada Limited, China National Nuclear Corporation, Korea Electric Power Corporation (KEPCO), Rosatom Nuclear Energy State Corporation (Russia), and Westinghouse Electric Company (USA). [54] The costs of the project are estimated at around $1.5 billion [55], and the National Bank of Egypt was initially tasked with raising the required funds. [56] However, to strengthen KEPCO's bid, South Korea indicated that it would be willing to provide below-market-rate loans to Egypt and to assist in the development of relevant infrastructure. [57] Shortly before being removed from office, then-President Mohamed Morsi made a diplomatic trip to Russia, during which he invited Rosatom to send a team to Egypt to restart cooperation on nuclear energy, and proposed Russian participation in developing Egypt's uranium resources. [58]

Although former President Mubarak decided in 2010 to begin construction of the El-Dabaa nuclear reactor, there have been major setbacks since. In January 2012, the Ministry of Electricity and Energy reported that 500 residents looted and vandalized the site. [59] Residents demanded an end to the construction, claiming land confiscation by the government without proper compensation. The sit-in resulted in 41 injuries and numerous damages to the construction site. [60] The IAEA also confirmed that radioactive material from the plant was stolen during the protests. [61] Construction has been indefinitely halted, and in September 2013 the military returned ownership of the 55-kilometer area to locals. [62] The ultimate fate of the El-Dabaa nuclear reactor project remains the subject of much uncertainty, especially given mass speculation surrounding the future of Egypt's leadership.

Perhaps the most contentious issue to surface over Egypt's renewed interest in nuclear power has been the question of whether or not it will build indigenous enrichment and/or reprocessing facilities. Consistent with its refusal to enter into any new nonproliferation agreements, absent Israeli accession to the NPT, Egypt insists that it has every right under the NPT to a complete nuclear fuel cycle. [63] As Egyptian Ambassador Nabil Fahmy has asserted, "What we've spoken out against are any attempts to limit the right of state-parties to the NPT to the full fuel cycle. " [64] He went on to suggest, however, that while Egypt claims the right to this capability, whether it will choose to exercise that right is a different matter. "There is a fundamental difference here," he stated, "between 'Do I have the right to buy or to acquire this technology?' and 'Do I decide that it's the right thing for me to do?'" [65]

Only time will tell whether Egypt's next government will ultimately invest the political and financial resources required to build one or more nuclear power plants. Although some argue that the program is a hedge against Iran's ostensibly peaceful centrifuge-based uranium enrichment program, it remains unlikely that Egypt will develop nuclear weapons in the near future even if Iran obtains them. Since 2011, prominent former government officials and political figures have made public statements opposing the pursuit of nuclear weapons. [66] Given these figures have since resigned, Egypt's nuclear future remains unclear. [67] Certainly the government's ability to focus on nuclear energy is clouded by political, economic and social complications. While the long-term effects of recent leadership changes and the ensuing power struggles on Egypt's nuclear policy remain difficult to forecast, a 2008 Economist article on the general state of Egyptian politics makes an argument that remains applicable today to its nuclear weapons considerations: ". whoever runs Egypt, the task of housing, feeding and schooling all those millions, let alone overhauling the country's myriad crumbling institutions, will leave little energy for other adventures." [68]


Ver el vídeo: Egipcios en America antes que Cristobal Colon; MICMACSALGONQUINOS u0026 EGIPTO (Diciembre 2021).